La audaz entrada de Einhorn en Toshiba tiene la lógica suficiente | Compañías

La audaz entrada de David Einhorn, jefe de Greenlight Capital, en Toshiba tiene la lógica suficiente. Ha tomado inesperadamente una participación en el acosado grupo, apostando que sus acciones han tocado fondo. Es valiente, pero no necesariamente imprudente.

En una carta a los inversores fechada el 14 de julio, el hedge fund de EE UU dice que espera que las acciones de Toshiba valgan hasta 400 yenes (3,57 dólares) una vez resuelva las actuales incertidumbres. Está envuelta en una disputa legal con Western Digital sobre la venta planeada de su unidad de chips, y aún está resolviendo problemas en su quebrada filial nuclear de EEUU, Westinghouse. La revelación de Greenlight, así como un resultado favorable de los tribunales para Toshiba en la venta de chips, hizo que la acción subiera un 19% hasta los 275,8 yenes el martes. Aún así, tendrán que ganar más del 50% para tocar el objetivo de Greenlight, incluso después del repunte. Y la decisión judicial no es definitiva. 

Tiene mérito centrarse en el valor futuro de los negocios restantes del conglomerado, que van desde los ascensores a la energía térmica, y que solo aportan 5.000 millones de yenes en beneficio de explotación después de 3,7 billones de yenes en ventas. Así que hay margen para reducir costes y elevar los márgenes. Pero para acercarse a la valoración implícita de Einhorn, la compañía necesitaría multiplicar por 26 el beneficio de explotación. Eso requeriría elevar los márgenes al 3,6% desde casi cero, así como recortar hasta un 15% de la mano de obra de Toshiba; no sería hazaña pequeña para ninguna empresa.

Hay otros riesgos. Las negociaciones con el postor preferido del negocio de chips se han estancado. Westinghouse puede incurrir en cargos por deterioro y desembolsos en efectivo adicionales. Mientras, se avecina la posibilidad de que Toshiba deje de cotizar, y una mala apuesta por el gas natural licuado de EE UU podría traer más sufrimiento financiero.

Desde luego, la acción no tienen que llegar a 400 yenes para que Einhorn gane: las compró a un precio promedio de 234,79 yenes –lo que implica una ganancia del 11% al cierre del miércoles. Puede que Einhorn haya encontrado valor después de todo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Source link