Volkswagen lanza una megaoperación de compra de baterías para coches eléctricos: 50.000 millones hasta 2030 | Compañías

El grupo Volkswagen invertirá más de 20.000 millones de euros “en una estrategia completa” alrededor de la electromovilidad hasta 2030. La iniciativa supone el lanzamiento de 80 modelos eléctricos, de los que 50 serán eléctricos puros y otros 30 híbridos enchufables; dos plataformas de producción de vehículos; infraestructuras de recarga, formación de los empleados y mejora de las fábricas, marketing y “no por ello menos importante”, en el desarrollo de tecnologías para las baterías que cargarán los vehículos eléctricos y su producción a gran escala.

Para 2030, “todos los modelos que lance el grupo tendrán una versión eléctrica”, afirmó Matthias Müller, presidente del grupo Volkswagen en un evento previo a la apertura del Salón del Automóvil de Fráncfort (IAA).

La automovilística lanzó, con la presentación de su estrategia RoadmapE, la mayor oferta para un proyecto de suministro de la historia de la automoción: 50.000 millones para surtirse de baterías solo para sus lanzamientos eléctricos de aquí a 2030. Tal y como explicó Müller, la automovilística necesita “150 gigavatios/hora en baterías solo para equipar sus modelos eléctricos de aquí a 2025. Esto es el equivalente a, al menos, cuatro gigafactorías de producción de baterías (en clara alusión a la fábrica de baterías de Tesla en EE UU)”. Por eso, pone sobre la mesa esta necesidad, valorada en 50.000 millones de euros, y busca socios en China, Europa y EE UU para encontrar suministro.

Y esto solo es el primer paso. “Volkswagen ya está desarrollando la tecnología del futuro de las baterías, las sólidas, que con menos peso, serán capaces de dar una autonomía de más de 1.000 kilómetros”, señaló Müller. El grupo también busca socios para desarrollar esta tecnología a futuro.

Todas las gamas de todas las enseñas de grupo (12 en total) tendrán vehículos eléctricos para 2030. Esto supone que “irán desde las marcas más generalistas (como Skoda) al mayor lujo (Bentley) o los deportivos (Lamborghini)”, aseguró Müller. “La cifra de 80 modelos eléctricos se irá incrementando en función de la introducción de una versión eléctrica en los más de 300 modelos diferentes de la compañía”, dijo.

Pero el máximo responsable de Volkswagen no quiso dar la espalda al diésel en este momento de puesta de largo de la electrificación de su grupo. El escándalo protagonizado por su empresa hace ahora dos años sobre la manipulación de las emisiones contaminantes de los motores diésel ha provocado un rechazo masivo a este combustible entre los reguladores, con caídas en las compras en toda Europa. Müller destacó que “los motores diésel actuales no son el problema”. “Nuestros motores registran medidas de contaminación por debajo de los límites legales y son los más eficientes. No lo digo yo, lo dicen estudios independientes”, explicó.

El presidente remarcó que seguirán ofreciendo toda la gama de motorizaciones, desde gasolina o el denostado diésel a eléctricos o híbridos. “Estamos comprometidos con la movilidad del futuro y tenemos que diseñarla de manera rentable y fuerte”, afirmó.

“Estamos escuchando la voz de la razón”, afirmó, como si respondiera a sus propios políticos, que han hecho del fin del diésel una de las banderas de la campaña electoral alemana. La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó el sábado que las automovilísticas alemanas deberían aprovechar esta cita del IAA para “subsanar los errores cometidos”.

“La confianza tenemos que ganarla con el trabajo y estamos comprometidos a llevar movilidad a un precio asequible para la mayoría”, afirmó Müller. Y esto supone el uso del diésel también en el futuro.

Todos los Mercedes, con opción eléctrica

A 5 años. Mercedes-Benz, propiedad del grupo Daimler, ofrecerá la opción eléctrica para todos sus vehículos en el año 2022, según indicó este lunes Dieter Zetsche, jefe ejecutivo de Daimler, en una reunión con inversores. La previsión es que el 50% de las versiones de Mercedes-Benz cuenten con motores híbridos y el resto con variantes eléctricas. La compañía tiene previsto ahorrar 4.000 millones de euros para hacer frente a la sustitución de motores diésel por variantes no contaminantes. Del mismo modo, el responsable de Desarrollo de la compañía, Ola Källenius, señaló que el 25% de las matriculaciones de Mercedes-Benz Cars, corresponderá a automóviles 100% eléctricos. La compañía seguirá trabajando en el concepto CASE, que contempla que los vehículos serán conectados, autónomos, compartidos y eléctricos.

Source link