El turismo espacial será posible el próximo año por 250.000 dólares | Compañías

Hace años viajar al espacio parecía un sueño imposible, sin embargo poco a poco han comenzado a surgir distintas alternativas que hacen creer que los viajes turísticos por la órbita terrestre están cada vez más cerca.

Richard Branson, fundador de la productora musical Virgin Records, se unió en2004 a esta particular carrera espacial privada al fundar Virgin Galactic. A día de hoy, es la empresa de este limitado sector que parece llevar la delantera para ofrecer el primer viaje turístico al espacio exterior.

El sueño se acerca. Previsto para el primer trimestre de 2018, la página web de la compañía permite a los más entusiastas apuntarse ya a este programa espacial privado.

El precio fijado para poder viajar durante seis minutos en uno de sus cohetes es de 250.000 dólares, aunque según indican, esta cifra puede incrementarse a lo largo del proceso. Uno de los tripulantes de la primera nave espacial será el científico Stephen Hawking, que aseguró que viajar al espacio “es lo que me haría realmente feliz”.

Para formar parte de la tripulación, se debe rellenar un cuestionario web en el que se pregunta tanto datos personales como cuestiones motivacionales. ¿Qué puedes aportar a esta comunidad? o ¿Qué es lo que más te emociona de este proyecto? Son algunas de las preguntas a las que debe enfrentarse una persona que quiera formar parte de esta aventura. Antes de enviar el formulario, se confirma que el solicitante conoce que la suma a la que asciende este programa es de 250.000 dólares por tripulante. El proceso de despegue del cohete es un tanto distinto a los habituales. En este caso, la nave es lanzada desde un avión. El objetivo es que el servicio esté en marcha en el primer trimestre de 2018.

Otra de las empresas que apuestan por esta innovadora idea es Blue Origin, compañía fundada en el año 2000 por Jeff Bezos, la mente detrás del gigante del ecommerce Amazon, que tiene como objetivo ofrecer viajes turísticos al espacio exterior, pero para ello, debe reducir los costes al máximo posible. La empresa ofrece a sus clientes una “experiencia de astronauta” que todavía no tiene precio y fecha exacta.

Blue Origin busca la máxima rentabilidad. Para ello desarrolla una tecnología que tiene como prioridad principal recuperar parte de la nave, de manera que se pueda utilizar para otro viaje espacial. La clave para lograr este objetivo es el New Shepard, un modelo de cohete que consta de dos partes en las que ambas son reutilizables durante cierto número de viajes espaciales.

Hasta la fecha se han realizado de manera exitosa cinco ascensos y descensos con el mismo cohete. Este está compuesto por dos grandes partes. Un propulsor y una cápsula de pasajeros. Cuando el propulsor suelta, a 100 kilómetrosde altura, la cápsula de seis plazas (también recuperable) vuelve a aterrizar sin daños.

El fin es realizar viajes turísticos integrados en una experiencia completa, explicada detalle a detalle en su página web. Según informa la propia empresa, las primeras pruebas con humanos están programadas para finales de este año.

Además del turismo espacial, uno de los pioneros en este sector es Elon Musk, el sudafricano creador de Paypal y Tesla, se ha propuesto colonizar Marte en el año 2022. En esa fecha, según la versión de la compañía, entre 100 y 200 personas viajarán al planeta rojo y comenzarán la primera civilización interplanetaria.

El precio por ser uno de los primeros colonizadores y según datos de Space X, estará entre los 88.900 y los 177.800 euros y durará 26 meses. Eso sí, si alguien quiere volver a casa, el billete de vuelta será gratuito.

La única vía para ofrecer estos precios es abaratar al máximo los costes. Actualmente, según las Fuerzas Aéreas Norteamericanas, cada lanzamiento al espacio cuesta 400 millones de dólares. Una de las principales fuentes de ahorro son los cohetes de propulsión, Space X, la empresa de Musk, ya ha logrado que sus lanzadores aterricen y con ello, conseguir poner dos cargas en órbita en 48 horas. El resultado: mandar el cohete Falcon 9 del creador de Tesla al espacio cuesta 60 millones de dólares, 340 millones menos que el Delta IV Heavy, su principal competidor.

Aunque, a priori debería existir una competencia entre estas tres compañías, en unas recientes declaraciones, el fundador de Virgin Galactic, Richard Branson, manifestó que su empresa “nunca será capaz de construir suficientes naves espaciales” debido a la elevada demanda de este futuro servicio turístico, y que su competencia con otras empresas del sector, como es el caso de Blue Origin o Space X no es real.

Las tres mentes detrás del turismo espacial

Elon Musk, nacido en Pretoria en 1971. Es uno de los genios del siglo XXI. Con tan solo 24 años fundó Zip 2, empresa revolucionaria de los medios de comunicación online. En 1999 fue uno de los creadores de Paypal, una forma segura de pago por internet. Tras estas exitosas creaciones, se propuso colonizar Marte. Así en 2002 nació Space X, empresa puntera en tecnología espacial. A la vez, nacía Tesla Motors que, en la actualidad, está revolucionando el mercado automovilístico.

Jeff Bezos, nacido en Alburquerque en 1964. Ha cambiado por completo la experiencia de compra al fundar Amazon en 1994. Tras comenzar vendiendo libros en esta plataforma, cambió por completo la forma de lectura al crear el dispositivo electrónico Kindle, que ha dado origen a los ya famosos ebooks. En 2013, Bezos, de origen español, compró The Washington Post por 250 millones de dólares.

Sir Richard Branson, nacido en Blackheath en 1950. Comenzó su fortuna vendiendo discos de música de manera ilegal. En 1972 creó Virgin Records, discográfica que a lo largo de los años ha tenido en sus filas a artistas de la talla de Sex Pistols o The Rolling Stones. Ha creado más de 360 compañías, entre las que destaca, además de la discográfica, la aerolínea Virgin Atlantic Airways, En 2010 creó un equipo de Fórmula 1, Virgin Racing.

Source link