Las asignaturas pendientes en reciclaje | Compañías

La UE ha endurecido recientemente las metas de reciclaje a 2030. El Parlamento Europeo elevó la tasa al 70% desde el 44% actual y redujo del 10% al 5% la de vertido en basureros. Las enmiendas modifican así cuatro directivas centradas en esta materia. La meta final es pasar de una economía lineal a otra circular, donde se reutilicen más los recursos.

Europa produce cada año más de 79.000 millones de toneladas de envases, y la cifra va en aumento. Menos de la mitad se recicla o se transforma en compost. España reutilizó apenas el 31% de su basura en 2014 –último dato disponible–, por debajo del 44% de la media europea, y acumuló en vertederos un 58% de desechos, señala la UE como ejemplo. Finlandia y Dinamarca almacenan, en cambio, menos desperdicios porque registran una excesiva tasa de incineración que disminuye la práctica del reciclaje. Pero en Grecia, tres cuartas partes de sus residuos municipales terminan en el basurero.

En Europa y España no hay una normativa que nos obligue a utilizar la materia prima reciclada en el proceso productivo

Alberto Peralta, (EAE Business School)

“En España, y en Europa, hay una disfunción en el mercado que elimina por defecto la materia prima reciclada; no hay una normativa que nos obligue a incorporarla en el proceso productivo ni que indique las características de calidad que debe cumplir. La competencia es desleal”, opina Alberto Peralta, profesor de EAE y experto en sostenibilidad.

En los últimos años, el modelo que se promueve es el circular, pero aún es incipiente. En Dinamarca se ha instaurado el parque ecoindustrial Kalundborg, donde cada empresa optimiza y comparte sus desperdicios y recursos, o el Suzhou New Distrito, en China, que aprovecha hasta el agua y el textil, apunta Peralta. En el caso español –dice– se han puesto en marcha algunas iniciativas aisladas, donde se reutilizan algunos productos, no todos.

“En España solo se recicla el 30% del agua industrial, mientras que en Israel ha llegado a tasas del 80%”, añade. El experto cree que la asignatura pendiente está precisamente en los restos textiles, polímeros, plásticos, componentes industriales y tecnológicos.

“Más que en el [contenedor] amarillo, verde y azul, hay que poner el foco en la orgánica, que solo se recupera en Cataluña, País Vasco yNavarra [tras introducir otro contenedor, el marrón], y la moda, porque cada vez desechamos más rápido”, insiste Nieves Rey, portavoz de Ecoembes.

Es que el 37% de los residuos urbanos que se genera en España es materia orgánica y va al vertedero en su totalidad, según la entidad. El 19% es envase comercial; el 13%, resto de plásticos y metales; el 8%, envases domésticos; el 7%, vidrio, y el 6% es textil.

Desde Ecovidrio piden medidas adicionales como el pago por generación, la incorporación de otro contenedor para los desechos biodegradables y sanciones en caso de separación incorrecta

En la Asociación Española de Fabricantes de Pastas, Papel y Cartón (Aspapel) preocupa el hurto en los contenedores azules, ya que, “aunque acaba reciclándose, desmotiva a ciudadanos y ayuntamientos”.

Para Ecovidrio es fundamental que desde la Administración se pongan en marcha medidas adicionales que mejoren la gestión. José Manuel Núñez-Lagos, director general de la entidad, cita los cánones al vertido, el pago por generación, la incorporación de otro contenedor para los desechos biodegradables y sanciones en caso de separación incorrecta.

“La evolución de la concienciación ambiental de la sociedad española es notable (el 79% dice que recicla vidrio siempre), pero debe existir también voluntad y compromiso por parte de todos los agentes económicos y sociales”, cree.

Los datos de recogida

Las asignaturas pendientes en reciclaje

Vidrio. En 2016, los españoles reciclaron 752.000 toneladas de vidrio, lo que supone un incremento del 4% respecto al mismo periodo de 2015, según las últimas cifras de Ecovidrio. La entidad quiere elevar la tasa de recogida al 77% en 2020, desde el 73% actual, para lo cual invertirá 330 millones. No obstante, su aspiración es llegar al 100%.

Envases domésticos. El año pasado se depositaron en el contenedor amarillo 1,3 millones de toneladas de envases, lo que representa un incremento del 4% frente al año anterior. La tasa de reciclaje se sitúa así en el 76%, de acuerdo con los datos de Ecoembes. Por tipo, los residuos de metal (latas de refrescos y conservas) alcanzaron un porcentaje del 84,8%; los de papel y cartón del contenedor, el 82,3%, y los de plásticos (PET), el 66,5%. En el amarillo se depositó el año pasado una media de 1.081 envases por habitante.

Papel. En 2016, la recuperación total de papel (cajas, periódicos, bolsas, libros, cuadernos, folios… del contenedor azul, puerta a puerta, puntos limpios, grandes superficies, imprentas e industrias) creció un 3,1%, hasta los 4,7 millones de toneladas, lo que situó la tasa de reciclaje en el 71%, contabiliza Aspapel.

La tecnología aportará también otro tanto. Ecoembes prueba en La Rioja, “el Silicon Valley del reciclaje”, una plataforma de geolocalización de contenedores; Ecovidrio ensaya la introducción de sensores de llenado para la planificación de rutas en tiempo real y Aspapel trabaja con Ecoembes y Recicap en soluciones antihurto.

“Las medidas deben venir de distintas áreas: fiscal, normativa, cultural y público-privada”, concluye Peralta, de EAE.

Source link