A Unilever le sale caro recuperar el control de la compañía | Compañías

Recuperar el control no le ha sido barato a la multinacional británico-neerlandesa Unilever. La propietaria del jabón Dove y los helados Ben & Jerry pagará 450 millones de euros para recomprar acciones preferentes con un valor original de menos de un tercio. Es parte de un plan para hacer que el grupo sea menos vulnerable a postores hostiles.

Las acciones preferentes que ha recomprado se remontan a finales de la década de 1920, cuando la entidad, con sede en Holanda, necesitaba recaudar dinero después de la Primera Guerra Mundial. La compañía ofreció a los nuevos inversores rendimientos del 6% y el 7%, así como derechos adicionales. Los poseedores de dichas acciones controlan ahora un 23% de los votos de Unilever, a pesar de poseer menos del 1% de su capital.

Unilever ha tratado con anterioridad de deshacerse de estos arcaicos instrumentos. En 2011 persuadió a la aseguradora holandesa Aegon de vender, pero ASR Nederland y NN Investment Partners, que sumados poseen el 97% de lo que queda, jugaron duro.

Ahora la compañía ha acordado pagar 450 millones de euros, casi cuatro veces el precio de 2011:125 millones, según dijo que valían en sus cuentas de 2016. ASR Nederland recibirá 142 millones de euros por unos títulos que compró por solo 25 millones en 2007.

Han de estar agradecidos a la multinacional alimentaria estadounidense Kraft Heinz. Un acercamiento no deseado de esta, que ofreció 143.000 millones de dólares (122.000 millones de euros) en febrero por Unilever, la puso a la defensiva.

El consejero delegado de la compañía de Axe o Flora, Paul Polman, quiere ahora poner en orden la delicada estructura del grupo, que cotiza tanto en Reino Unido como en Países Bajos. Así podría tener una sola moneda para las adquisiciones, lo cual le ayudaría a vender activos.

Pero los excesivos privilegios de votación de los poseedores de las preferentes podrían bloquear la reorganización o hacer más difícil conseguir grandes acuerdos defensivos. Visto así, pagar más de la cuenta puede que no sea tan mal negocio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Source link