Hipotecas con condiciones fuera de lo habitual que buscan marcar la diferencia | Mi dinero

La oferta hipotecaria de la banca atraviesa uno de sus mejores momentos tras las duras restricciones durante los años de la crisis inmobiliaria. Las entidades financieras saben que vuelve a haber movimiento en el mercado de vivienda y tratan de convencer a los potenciales compradores de que sus condiciones de financiación son las mejores y las más ventajosas. Para conseguir seducir al cliente, y dada la fuerte competencia, algunos bancos se desmarcan del resto del sector con tipos de interés por debajo de la media, una mínima vinculación o promociones puntuales que llaman la atención; son conscientes de que un detalle o un guiño pueden inclinar la balanza hacia su producto financiero.

Entre la amplia exposición de hipotecas a tipo variable o fijo hay algunas con características que las hacen un poco diferentes al resto:

LAS MÁS BARATAS

El precio de un producto suele fijarse en base a la competencia para estar en niveles similares al resto del sector. Pero siempre hay quien busca diferenciarse por el factor precio. La que tiene uno de los intereses variables más bajos del mercado es la Hipoteca Kutxabank, con un diferencial del 0,90% más el euríbor. Eso sí, como ya viene siendo habitual en este tipo de préstamos, establece un tipo fijo inicial del 1,40% durante los doce primeros meses. La Pre-Hipoteca a tipo variable del Banco Santander es la tiene el tipo de partida para el primer año más reducido, del 0,99%, lo mismo que el diferencial (idénticos intereses tiene la Hipoteca Cereza de Banco Popular, en vías de integración con la entidad que preside Ana Patrica Botín). Lacontrapartida en estos casos es una elevada vinculación. Sin tipo de salida queda la Hipoteca Open de Openbank con un diferencial del 0,99%.

Entre las hipotecas fijas, destacan Bankoa con un tipo del 2,55 TAE a 15 años, del 2,71% hasta 20 años y del 2,83% hasta 25 años. Hasta 15 años, BBVA tiene un TAEdel 2,51%. En plazos hasta 10 años, Bankia ofrece un tipo del 2,41% TAE y Bankinter, del 2,78%. En los periodos más largos, hasta 30 años, Bankia y Liberbank rondan el 3,16%.

Ante la dificultad de competir en precio, algunas entidades se desmarcan del sector con condiciones fuera de lo habitual

SIN COMISIONES

Las comisiones pueden llegar a encarecer notablemente un préstamo hipotecario. Sin embargo, hay bancos que han optado por eliminarlas, aportando al cliente un ahorro de dinero en este sentido. Bankia dio la bienvenida al año 2017 suprimiendo las comisiones de sus nuevas hipotecas. Así, La Hipoteca Sin Comisiones (variable y fija) de Bankia no tiene cargos asociados al préstamo (ni de apertura, ni de amortización total o parcial) a cambio de domiciliar unos ingresos iguales o superiores a 1.800 euros al mes.

La Hipoteca Naranja de ING tampoco tiene comisiones, así como la Hipoteca Ahora de Liberbank, que está libre de los recargos de apertura y estudio y de compensación por desistimiento por amortización parcial. Igualmente, con la Hipoteca Open de Openbank y la Hipoteca Inteligente de Evo Banco, contratables a través de internet, no se pagan comisiones de ningún tipo.

POCA VINCULACIÓN

Para acceder a la mejor oferta hipotecaria de un banco suele ser necesario contratar productos adicionales como seguros de hogar y vida, tarjetas o planes de pensiones. Es una forma de ligar todavía más al cliente con la entidad. La no contratación de alguno de estos extras suele conllevar una revisión al alza del precio de la hipoteca. No obstante, existen préstamos que exigen una vinculación mínima.

La Hipoteca Open solo requiere tener domiciliada la nómina, o percibir cualquier ingreso retributivo, o realizar cada mes un ingreso en Openbank desde una cuenta de otra entidad. Para un único titular, el importe de cualquiera de los conceptos anteriores debe ser igual o superior a 900 euros mensuales. Si son dos o más titulares, el importe mínimo es de 1.800euros. Por su parte, la Hipoteca Inteligente de Evo Banco únicamente pide la nómina y un seguro de hogar.

En Banco Sabadell, las hipotecas fijas únicamente exigen la domiciliación de la nómina y el resto de condiciones se adaptan al perfil del cliente.

PROMOCIONES

Las ofertas especiales o puntuales suelen servir de gancho. ING ha lanzado una promoción para quien firme una Hipoteca Naranja o lleve la hipoteca de otro banco antes del 31 de enero de 2018. En tales casos, la primera cuota del préstamo será gratis.

Por su parte, Openbank ha ampliado del 1 de septiembre al 29 de diciembre de 2017 la promoción de la Hipoteca Open para recuperar hasta 250 euros por domiciliar los principales recibos.

CARENCIA

El periodo de carencia de una hipoteca, que puede ir desde varios meses de duración hasta superar los cinco años, da la opción de pagar una cuota mensual más reducida, dado que durante ese tiempo solo se pagan los intereses, o incluso aplazar el pago total de las cuotas. Este último es el caso de la hipoteca Mari Carmen Variable de Abanca, que ofrece la posibilidad de estar hasta dos años sin pagar las cuotas. Las condiciones son haber pagado las 60 primeras cuotas completas y siempre que no queden menos de cinco años para el vencimiento del préstamo. Hay dos opciones: o aplazar el pago durante esos 24 meses seguidos o solicitar varios meses sin pagos y dejar los restantes por si el cliente necesita volver a pedir un aplazamiento más adelante.

La Hipoteca Evoluciona II de Ibercaja a tipo variable ofrece la posibilidad de hasta dos años de carencia.

EXCLUSIVIDAD

Hay entidades que buscan ser únicas por algo y, con la Hipoteca Inteligente, de Evo Banco quiere ofrecer una ventaja exclusiva en relación al euríbor, que es el tipo al que están referenciadas las mayoría de las hipotecas variables en España. Así, si el euríbor sube, el diferencial de la hipoteca baja. En concreto: si el euríbor está entre el 2% y el 4%, el diferencial se reduce un 0,20%; si el euríbor se sitúa entre el 4% y el 6%, el diferencial baja un 0,40%, y si el euríbor supera el 6%, el diferencial se recorta un 0,80%. La revisión del tipo de interés es anual. Se pretende que el cliente no sufra tanto con las fluctuaciones del euríbor pese a que el préstamo es variable.

-0,171% es la media provisional del euríbor a doce meses en octubre

DACIÓN EN PAGO

Un concepto que se popularizó durante la crisis es el de la dación en pago, que es una alternativa a la ejecución hipotecaria, ya que ofrece la posibilidad de entregar el inmueble hipotecado y cancelar la deuda con el banco.

En Bankinter, en la Hipoteca Sin Más, y también en las modalidades de tipo fijo y mixto, es la vivienda la que responde como única garantía. Es decir, incluye la dación en pago, lo que supone que en caso de impago de la deuda el cliente respondería, única y exclusivamente, con el bien tomado como garantía, en este caso la propia vivienda hipotecada.

Y la Hipoteca Sin permite disponer de las cantidades amortizadas con una línea de crédito: es posible solicitar desde 1.500 euros a devolver entre 12 y 120 meses. Además, a partir de los 24 meses se pueden solicitar prórrogas con un máximo de 6 meses por cada 12 pagados. También tiene periodo de carencia.

SIN SUELO

El controvertido suelo hipotecario establece un interés mínimo en la cuota aunque el tipo de interés baje. En España se declararon nulas las cláusulas suelo de carácter abusivo en las hipotecas ya contratadas. Ahora, hay bancos que publicitan que sus hipotecas directamente no tienen suelo, en un momento en el que los tipos de interés están en mínimos. Es el caso de la Hipoteca Variable de BBVA, así como la Hipoteca Sin Comisiones Variable de Bankia y la Hipoteca Inteligente de Evo Banco. Además, la Hipoteca Variable de Kutxabank es sin cláusula suelo y ofrece la posibilidad de negociar cláusula techo.

EXTRAS

Algunas entidades que requieren la domiciliación de la nómina para poder contratar la hipoteca dan acceso a las ventajas de sus cuentas. Banco Santander permite contratar la Cuenta 1,2,3 y obtener así una remuneración por los haberes, así como accedar a descuentos y acciones de la entidad.

PERSONALIZACIÓN

No hay intereses ni requisitos preestablecidos, sino que las condiciones de la hipoteca varían en función del perfil del cliente. Banco Sabadell y Caixabank son dos de los bancos que más han apostado por este tipo de oferta hipotecaria, adaptando el precio, los plazos y los productos vinculados a las características del cliente.

PRÉSTAMOS SIN INTERESES

Coste de financiación cero: El diferencial más barato jamás comercializado en España fue el 0,17% ofrecido por la filial española de Deutsche Bank al lanzar al mercado su Hipoteca Rompedora en marzo de 2008. En aquel entonces, el euríbor a doce meses se encontraba en el 4,59%. Casi diez años después, el tipo hipotecario por excelencia se sitúa en el mínimo histórico negativo del -0,171%, según la media provisional de octubre. De terminar el mes en estos niveles, la hipoteca de Deutsche Bank a la que le toque revisión dejará de aplicar intereses. Es decir, que su coste de financiación será nulo porque el euríbor anula por completo el diferencial aplicado por el banco. Así, los hipotecados únicamente tendrán que abonar a la entidad la parte correspondiente al capital pendiente. Sería la primera vez en España que se da esta circunstancia.

Cláusulas para protegerse del euríbor: El euríbor de las hipotecas sigue cuesta abajo y las previsiones de los expertos apuntan a que esta tendencia continuará hasta que el Banco Central Europeo (BCE) inicie el repliegue de los estímulos, que provocará una reducción de la oferta monetaria y consecuentemente un alza en los tipos de interés. Pero ya con un caso real de anulación del diferencial de una hipoteca por el euríbor, puede resurgir el debate sobre si la banca tendría que llegar a pagar por las hipotecas. Por si acaso, algunas entidades incorporaron hace ya algún tiempo a los nuevos contratos hipotecarios cláusulas de tipos mínimo cero para blindarse frente al euríbor. De esta manera, el interés más bajo posible -sumando euríbor y diferencial- no puede ser inferior al 0%.

Tipos fijos versus tipos variables: Con el euribor en mínimos, la banca sigue apostando por las hipotecas a tipo fijo, que ya suponen casi el 37% de los nuevos préstamos para la compra de vivienda, según Estadística. En la medida en que suba el precio del dinero a largo plazo, a la banca le interesará menos el tipo fijo y lo encarecerá, primando entonces el tipo variable.

Source link

El euríbor de las hipotecas marca otro mínimo en septiembre: ¿por qué sigue cayendo? | Mi dinero

El euríbor a 12 meses, utilizado mayoritariamente en el cálculo de las cuotas de las hipotecas variables en España, marca otro mínimo histórico mensual negativo. Y la racha de pulverizar récords por debajo del umbral del 0% dura ya más de un año (a excepción de mayo y agosto de 2016, el índice no ha parado de caer mes a mes desde que en febrero de ese año entrara en tasas negativas). La media provisional de septiembre es del -0,168% frente al -0,156% de agosto y al -0,057% de un año antes. La diferencia con respecto a hace doce meses es de -0,111 puntos.

El índice hipotecario sigue inmerso en una tendencia bajista que se inició con el recorte de los tipos oficiales de interés y, de momento, no parece encontrar suelo, pese a que a comienzos de año los analistas auguraban que el euríbor tocaría fondo en 2017. Entonces las previsiones tenían en cuenta las expectativas de subidas de tipos en Europa replicando más pronto que tarde los movimientos de la Fed en Estados Unidos. Pero el panorama ha cambiado en los últimos meses y el cambio de rumbo del euríbor hacia niveles positivos no solo no llega sino que tardará en llegar, de acuerdo con las nuevas proyecciones que baraja el mercado.

“Cuando parecía que la situación podía empezar a normalizarse y que el índice podría repuntar, la reciente apreciación del euro ha hecho que el Banco Central Europeo se replantee de nuevo el tapering, que es el comienzo del retiro de las inyecciones de liquidez por parte del BCE”, explica Gustavo Martínez, analista de XTB, que añade que en su última comparecencia Mario Draghi “ha dejado caer que continuaría con el programa de compra de deuda (QE) incluso en 2018”. Según el experto, esto significa que “el euríbor continuará cayendo por las mismas razones por las que venía cayendo: un exceso de oferta monetaria en el mercado por un lado y una facilidad de depósito marginal del -0.40% en el BCE por otro”.

La pregunta del millón entonces es: ¿cuándo dejará de caer? Y la respuesta es simple: cuando el BCE inicie el plan de retirada de estímulos que provocará una reducción de la oferta monetaria y consecuentemente un alza en los tipos de interés.

Desde Fidelity apuntan que el BCE mantendrá su postura de poner fin a la expansión monetaria de forma muy gradual y que la reducción de los estímulos cuantitativos probablemente dure todo 2018. Con o sin fortaleza del euro, otros factores de tipo más fundamental, como el pobre crecimiento de los salarios y los procesos estructurales de fondo, probablemente impidan al BCE poner fin a sus medidas no convencionales de forma rápida y limpia.

“A pesar de reconocer que la recuperación económica es mayor de lo esperado y admitir que el riesgo de deflación ya está superado, el BCE prefiere tener indicios más claros de la recuperación de la inflación antes de iniciar la normalización monetaria”, señala a Efe José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB). Destaca además que el BCE parece estar seguro sobre los beneficios de las políticas ultraexpansivas a corto plazo. “La autoridad monetaria defiende que, hasta el momento, la aplicación de estas medidas extremas ha sido muy positiva, una condición suficiente para mantenerlas. La condición necesaria es precisamente la prolongación de un escenario de baja inflación”.

En el último informe de estrategia de Bankinter correspondiente al cuarto trimestre del año, la firma recalca que “la inflación es la gran incógnita de este ciclo. A su juicio, en la zona euro se mantendrá en niveles bajos (actualmente se encuentra en el 1,5% y en el 1,2% en términos subyacentes). “Sin tensiones inflacionistas los bancos centrales no tienen ninguna presión para aplicar sus estrategias de salida, para realizar una rápida retirada de estímulos. Y eso es justo lo que estamos viendo: una gran lentitud por su parte”. Así, la entidad estima que el euríbor a doce meses terminará 2017 en el entorno del -0,15% y finalizará 2018 en el -0,03%, según su escenario central, para volver a tasas positivas en 2019.

Abaratamiento de las hipotecas

Así, en el caso que el euríbor cierre septiembre en el valor medio actual de -0,168%, para una hipoteca media de 120.000 euros a 20 años que le toque revisión anual, la rebaja en la cuota mensual será de unos 5,71 euros, lo que supone 68,5 euros al año.

Para una hipoteca media de 120.000 euros a 20 años que le toque revisión anual, la rebaja en la cuota mensual será de unos 5,71 euros

Los grandes beneficiarios son los prestatarios o tomadores que se financian o refinancian cada vez más barato. En este sentido, el analista de XTB asegura que los deudores hipotecarios pueden estar tranquilos, pues al menos durante los próximos seis meses van a continuar pagando cada vez menos.

Para determinar la evolución del euríbor en los próximos meses hay que tener en cuenta muchas variables, como el consumo y evolución de la inflación, estado de las bolsas, precio oficial del dinero, precio del petróleo. “Los bancos tienen buenos profesionales para prever como va a evolucionar el euríbor y el precio del dinero, con una hipoteca a tipo de interés variable no arriesgan ya que aumentan o suben el tipo de interés según evolucione el mercado. Sin embargo, todo cambia en las hipotecas a interés fijo, ya que se arriesgan a que el euríbor suba por encima de ese interés fijo, por lo que perderían mucho dinero si estimarán mal como evolucionará el euríbor. Por eso cuentan con profesionales que hacen previsiones y ponen el interés fijo con un margen más alto de las previsiones que hagan para no arriesgar”, explican agentes del mercado.

Source link

El Ibex, impasible a la subida de los bancos, ¿qué pasa? | Mercados

Con los mercados europeos cerrados, la Reserva Federal anunció un nuevo paso en el proceso de normalización monetaria que pone el foco esta vez en su balance. Hoy era el momento para que los inversores pusieran en precio lo acordado un día antes por la institución. Las Bolsas europeas amanecieron al alza, unas subidas que se vieron impulsadas por la apreciación del dólar frente al euro, que el miércoles en cuestión de minutos pasó de los 1,20 billetes verdes a los 1,18. Sin embargo, esta revalorización de la divisa estadounidense duró poco y en una jornada en la que el euro se mantuvo estable, la moneda única retomó los 1,19 dólares.

La Bolsa española continúa anclada en el letargo y no consigue encontrar motivos suficientes ni para las subidas ni las caídas. Pero que el selectivo no termine de reaccionar no significa que no lo hagan algunas cotizadas. Es el caso de la banca que se aferró a las expectativas de subida de tipos en EE UU para retomar las subidas. El impulso del sector financiero no fue suficiente para que la Bolsa española recuperara los 10.300 puntos que perdió el miércoles y concluyó la sesión en tablas (0,05%). La Bolsa española ha movido 1.666,5 millones, un 16,5% menos que la media de septiembre (1.994,8 millones)

Precisamente una entidad, la catalana CaixaBank (2,24%), que un día antes sufrió el castigo de las tensiones independentistas, lideró las subidas de la Bolsa española. Le siguieron de cerca BBVA (1,71%), Santander (1,19%) y Bankia (1%). De los representantes bancario solo Sabadell fue incapaz de sacudirse las caídas (-0,06%), eso sí esta vez mucho más limitada que las registradas un día antes cuando la entidad se dejó un 3,78% como reacción al desafío secesionista que plantea el Govern.

En el lado de las caídas se situaron ArcelorMittal (-2,88%), Seimens Gamesa (-2,43% y reanuda la senda bajista en la que lleva inmersa desde la presentación de resultados) e Indra (-1,92%),

El resto de Bolsa europeas se mostraron más receptivas a las informaciones macroeconómicas y corporativas. El repunte de las rentabilidades en el mercado secundario de deuda sirven de impulso a la banca europea. Junto a la Bolsa española, el otro índice en el que el sector financiero tiene un peso elevado es el italiano que se anotó un 0,61%. Le siguen de cerca el Cac francés (0,49%), el Euros Stoxx (0,4%) y el Dax alemán (0,25%). Dentro de la Bolsa alemana destaca el ascenso de Commerzbank, que se nota un 2,69% ante el interés de Unicredit de llevar a cabo una fusión con el banco germano.

Más movido que la renta variable fue el mercado de deuda. El anuncio efectuado ayer por la Fed, que a partir del mes de octubre comenzara a dejar de reinvertir los vencimientos, tuvo efecto en las rentabilidades de la deuda europea. Los inversores empiezan a descontar que el movimiento del banco central de EE UU servirá de impulso al dólar. Esto restaría presión a Mario Draghi para anunciar la reducción de los volúmenes de compra activos. Antes estas expectativa, la rentabilidad de la deuda española subió al 1,6% desde el 1,56% de ayer. Por su parte, la prima de riesgo se anotó tres puntos básicos, hasta los 115.



Source link

La Fed deja ya de reinvertir en bonos y prevé volver a subir los tipos en EE UU este año | Mercados

La Reserva Federal de Estados Unidos cumplió con el guión previsto y, dejando a un lado los tipos de interés, ha optado por avanzar en la normalización monetaria a través de la reducción de su balance, que actualmente asciende a 4,25 billones de dólar. El Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) ha elegido octubre como el momento idóneo para iniciar el repliegue. A partir del próximo mes la institución dejará de reinvertir los vencimientos de deuda para llegar al objetivo final de poner fin a la comprar bonos y acabar con la liquidez extrema que inunda el mercado.Es decir, se adentra en un terreno inexplorado hasta la fecha por los bancos centrales.

El esquema a seguir por la institución ya fue detallado en su reunión de junio. De acuerdo a lo expuesto en los meses previos, la reducción inicial sería de 6.000 millones de dólares en bonos estadounidenses al mes y 4.000 millones en activos respaldados por hipotecas (MBS). Estos importes se incrementarían trimestralmente hasta los 30.000 millones de dólares en treasuries y 20.000 millones de dólares en MBS.

En lo que respecta a los tipos de interés, la Fed optó por mantener sin cambios el precio del dinero que permanece entre el 1% y el 1,25% desde junio. Pero se mantiene fiel al guión de los últimos meses y prevé subir una vez más las tasas este año hasta el 1,5%. El próximo año repetiría el movimiento (tres alzas), limitando los incrementos a dos en 2019 y uno en 2020.El objetivo es establecer el precio del dinero entre el 2,75% y 3%, un rango que la Fed califica como “neutral”. Las decisiones acordadas este mes fueron adoptadas por unanimidad, algo que contrasta con la actitud de los meses posteriores en los que las voces disidentes fueron cobrando protagonismo.

En el comunicado remitido por el comité, el banco central estadounidense confirma que el incremento experimentado por la inflación el último mes (en agosto el IPCcerró el 1,9% y el dato subyacente, en el 1,7%) obedece a los efectos de los huracanes Harvey e Irma. “La reconstrucciones relacionadas con las tormentas afectarán la actividad económica en el corto plazo”, apunta. El alza de los precios de la gasolina después de los desastres naturales aumentarán la inflación temporalmente, pero a 12 meses vista la institución espera que se mantengan por debajo del 2%.

La primera cita tras la vuelta de las vacaciones vino acompañada de una revisión de las proyecciones macroeconómicas. La Fed elevó sus estimaciones de crecimiento de EE UUpara 2017 dos décimas hasta el 2,4%. Lo que permanece sin cambios son las previsiones de PIB para 2018 que sitúan el aumento en el 2,1%, en el 2% para 2019 y en el 1,8% en 2020.
El desempleo cerrará este año en el 4,3 %. Para 2018 y 2019 ha revisado a la baja sus previsiones hasta el 4,1%.

La inflación, el gran obstáculo de las economías desarrolladas tras los duros años de crisis económica, evoluciona a paso lento. En 2017 cerrará en el 1,6%. Un año después se situará en el 1,9% y el objetivo del 2% se alcanzará en 2019. La presidenta del Fed, Janet Yellen, afirmó que los bajos niveles de inflación serán temporales.El tono empleado fue más duro de lo que viene acostumbrando al mercado, pero en un intento de calmar los ánimos sentenció que la institución hará todo lo que esté en sus manos para lograr el ansiado objetivo del 2%.

El dólar recupera fuerza

El dólar venía registrando un comportamiento pobre a lo largo de la sesión, en línea con la debilidad mostrada tras la comparecencia de Donald Trump ante la asamblea general de Naciones Unidas el pasado martes. Una constante en los últimos meses. Pero ayer consiguió desmarcarse de la espiral bajista al calor de las declaraciones de Janet Yellen. El dólar logró darse la vuelta y pasó de caer un 0,2% a anotarse un 0,8% frente al euro, ascenso que provocó que el euro perdiera los 1,19 billetes verdes. Más impasible se mostró Wall Street, que al cierre de esta edición cotizaba en tablas.

La rentabilidad de la deuda estadounidense retomó las subidas.Donde más se notaron los efectos de la Fed fue en la deuda a dos años que ascendió al 1,44%, su nivel más alto desde octubre de 2008.El bono con vencimiento en 2027 se mostró más estable y pasó del 2,24% al 2,28%.

En Europa los principales índices apenas se movieron. Con excepción del Mib italiano (-0,31) y el Ibex 35 (-0,83%) , el resto concluyeron en tablas.

Source link

Los depósitos más rentables del mercado que todavía sobreviven | Mi dinero

Después de casi una década en el mercado español, el popular depósito naranja a corto plazo de ING ha sido eliminado de la oferta. Como en la mayoría de productos de ahorro conservador, la rentabilidad había bajado en los últimos años, afectada por el recorte de los tipos oficiales de interés hasta mínimos históricos. Pero este mes de septiembre, el banco de origen holandés ya no ha revisado los intereses sino que directamente ha puesto punto y final a uno de sus reclamos para captar clientes. A juicio de los expertos, la decisión de ING puede considerarse un paso lógico en un momento en el que la banca ya no necesita recurrir al dinero de los clientes minoristas ante el exceso de liquidez y con los tipos al cero. “Los depósitos sobreprimados existieron cuando los bancos necesitaban sustituir la financiación mayorista por otra fuente de dinero. Empezaron a pagar mucho por el pasivo porque los tipos eran más altos y no quedaba más remedio”, explica Asier Uribeechebarria, CEO de Finanbest.

Actualmente, ni la banca tiene la necesidad de sobrepremiar el pasivo ni tampoco hay demasiado margen para ello, dada además la gran competencia en préstamos que ha obligado a reducir los intereses. “Todas las entidades en España están inmersas en el mismo proceso de recortar la remuneración de los depósitos, y más incluso desde que en Estados Unidos se están planteando frenar el alza de tipos”, sostiene Lorenzo Dávila, director del departamento de investigación del IMF Business School, que destaca que “es una pauta que vamos a experimentar en los próximos dos o tres años salvo una causa exógena que revierta el proceso”.

Los españoles guardan 775.000 millones en imposiciones a plazo fijo y cuentas a la vista a tipos casi al cero

Lo cierto es que, hoy por hoy, las grandes entidades financieras apenas apuestan por los depósitos tradicionales. Banco Santander centra sus esfuerzos en la Cuenta 1,2,3 remunerada y no oferta en su web ningún depósito, y en BBVA el depósito online ofrece un nimio 0,02% a trece meses. Fuentes de Caixabank, por su parte, invitan a los clientes que quieran obtener una rentabilidad más elevada a “diversificar”. Y desde Banco Sabadell señalan que la retribución de sus depósitos es personalizada, sin una tarifa estándar.

Esto no impide, sin embargo, que todavía existan varias ofertas interesantes y con intereses por encima de la media. El tipo medio de las nuevas operaciones de depósito se sitúa en el 0,11%, según los últimos datos del Banco de España, y las rentabilidades más altas que se pueden encontrar ahora mismo son el 2% TAE del depósito Self de Selbank, aunque a tres meses (el tipo efectivo aplicable en este caso es del 0,5%), el 4% TAE a seis meses del depósito 4.0 MIX de Banco Mediolanum, que exige una vinculación extra con la entidad, o el 1,15% TAE a 14 meses del depósito de Wizink. A un plazo largo, de 60 meses, destaca el 1,66% TAE del depósito Facto de Banca Farmafactoring.

Y si se mira a Europa, la plataforma Raisin permite acceder a depósitos a plazo fijo de bancos franceses, de Portugal, Polonia o Bulgaria con rentabilidades apetecibles, que incluso superan el 1,60% a más largo plazo. “Ahora más que nunca nuestros productos se convierten en un oasis de rentabilidad para los ahorradores españoles”, aseguran desde el portal de ahorro, que además mantiene hasta el 2 de octubre la promoción para nuevos clientes de conseguir hasta 175 euros de regalo.

En definitiva, los expertos manifiestan que los depósitos no van a desaparecer del todo porque todavía hay ahorradores con aversión al riesgo que los demandan, pero los tipos se mantendrán en mínimos y las buenas ofertas serán puntuales. “Ahora mismo los depósitos, junto a las cuentas remuneradas, son productos poco atractivos para los bancos, que los mantienen porque siguen teniendo ahorradores tradicionales que los demandan, pero que intentan aprovechar estos tipos bajos para derivar a parte de sus clientes a otro tipo de productos, que les generan más ingresos, como los fondos de inversión”, indica Antonio Gallardo, experto de iAhorro.com.

Uribeechebarria subraya que “el ahorrador conservador español mantiene su costumbre de tener el dinero en depósitos aunque no den nada”. Esto es, que los depósitos continúan siendo uno de los productos preferidos de los ahorradores a pesar de los bajos intereses. No en vano, los españoles guardan casi 775.000 millones de euros en imposiciones a plazo fijo y cuentas a la vista, de acuerdo con el Banco de España. “Esto lleva a la banca a mantener la tendencia de no pagar”, asevera el CEO de Finanbest, que estima que “irán desapareciendo los depósitos sobreprimados y el que quiera más rentabilidad tendrá que irse a otro tipo de productos como los fondos de inversión”. En la misma línea, Dávila piensa que siempre quedarán “ofertas residuales o de captación de clientes fruto de las estrategias de marketing, pero no sostenibles en el tiempo en el escenario que se avecina”.

Por primera vez, la inversión en fondos tiene un peso en la estructura financiera de las familias superior al de los depósitos

Así, a los ahorradores no les queda más remedio que asumir que los productos con menos riesgo son los que menos rentabilidad ofrecen, y si quieren más retornos tendrán que arriesgarse más. Y parece que algunos ya empiezan a cambiar el chip. De acuerdo con datos de Inverco, correspondientes al primer trimestre del año, las Instituciones de Inversión Colectiva (que abarcan fondos de inversión y sicavs) tienen ya un peso en la estructura de ahorro financiero de las familias del 13,2%, por encima de los depósitos, que se sitúan en el 12,4%. Es la primera vez que esto sucede y podría no ser la última,dado que las entidades están aprovechando los tipos bajos de los depósitos a fondos de inversión.

El cambio de ING tras 18 años en España: ING Direct llegó a España en 1999 y supuso una revolución no solo al introducir la banca sin oficinas sino al centrarse en el ahorro ofreciendo un único producto: la Cuenta Naranja con un interés por aquel entonces del 3,1%. Años más tarde reforzó su producto estrella (que en sus mejores tiempos llegó a pagar un 5% TAE) con una remuneración extra al principio gracias al Depósito Naranja. Cuando se lanzó en 2008, este depósito bienvenida ofrecía un 4,5% TAE. Antes de desaparecer daba un 1% TAE a dos meses. “ING Direct ha cambiado de forma continua pero bastante importante. Ha pasado de autodenominarse “tu otro banco” que captaba clientes por productos de ahorro a ser un banco global”, comenta Antonio Gallardo, de iAhorro.

Posible efecto contagio en el sector: La decisión de ING refleja el delicado momento que atraviesan los depósitos tras años de remuneraciones en caída libre. Según Gallardo, las rentabilidades de estos productos “difícilmente pueden bajar mucho más, pero habrá muy pocos incentivos a su contratación”. Y, en su opinión, sí podría ser que otros bancos que ofertan productos similares a los de ING, como Openbank o Selfbank, para contratar cuentas remuneradas dejen de hacerlo.

Los tipos medios se estabilizan: En lo que va de año 2017, los tipos medios de las nuevas operaciones de depósito que reporta el Banco de España muestran signos de estabilidad. El tipo medio ponderado marcó en enero el 0,10% y en julio registra un 0,11%, habiendo tocado el mínimo anual en el 0,09%. Las remuneraciones hasta un año se mueven entre el 0,08% de enero y el 0,09% de julio. Y el interés a más de dos años no se mueve del 0,08% desde el pasado mayo.

Source link

José Antonio Tamayo: “Vemos potencial en Telefónica, Acerinox, Técnicas y Bankia” | Mercados

En un entorno marcado por la fortaleza del euro y el revuelo causado por las la tensiones entre EE UU y Corea del Norte, José Antonio Tamayo, director general de mercado de GVC Gaesco Beka, analiza el devenir de la Bolsa. Con unas valoraciones cada vez más ajustadas, las posibilidades de encontrar rentabilidades se ven limitadas, pero sigue existiendo un puñado de compañías con potencial.

En los últimos tiempos se habla del apetito de los inversores por la Bolsa española. ¿A qué se debe?

El interés no se limita a España. La economía está creciendo sólidamente y se está creando empleo, mientras activos como el bund solo cotizan en el entorno del 0,4%. El apetito tiene que ver con lo poco que pagan los tipos de interés sin riesgo como consecuencia del crecimiento sin inflación y las políticas de los bancos centrales. La inflación ni está ni se la espera.

La tensión verbal entre EE UU y Corea del Norte ha protagonizado la semana. ¿Las caídas registradas ponen en peligro la tendencia alcista de los últimos meses?

La incertidumbre política la vemos como una excusa que está sirviendo para la toma de beneficios, especialmente, en el mercado americano. Además, esto se produce en un mes de escasos volúmenes en los que cualquier movimiento acaba teniendo una mayor repercusión. Lo más significativo de las últimas sesiones ha sido el aumento de la volatilidad.

¿Sigue teniendo recorrido la Bolsa?

Nos gusta más Europa que Estados Unidos, donde el S&P 500 cotiza a 25 veces beneficio.Y dentro de la renta variable diferenciamos por países. Al Ibex 35 le vemos potencial hasta los 12.000 puntos a 12 meses vista. En general, la renta variable europea no está cara, lo que pasa es que las rentabilidades grandes se han producido desde el año 2011 hasta ahora.Hemos entrado en una fase de ciclo de beneficios maduro.

¿En qué consiste ese ciclo?

Los resultados están creciendo, pero gran parte de este crecimiento tiene que ver con que los salarios no han subido, los gastos financieros han caído a mínimos y la reestructuración en las empresas se ha hecho. A partir de ahora hay que ver cuánto crecen las ventas y qué posibilidades hay de que los beneficios suban por encima de los ingresos.

Por sectores, ¿cuáles conservan los mayores potenciales?

Vemos potencial en las empresas de telecomunicaciones como Telefónica, Orange oTelecom Italia.Se trata de cotizadas que están baratas y tras las subidas del precio de sus tarifas verán incrementados los flujos de caja. Otro de los sectores atractivos es el industrial, que últimamente ha registrado fuertes caídas.Es un buen momento para bucear en un sector con firmas como Acerinox y Técnicas Reunidas, que cotizan a unos niveles atractivos. Para completar la lista incluimos algunos valores financieros con estrategias muy definidas, como es el caso de Bankia, BNP Paribas y Unicredit.

Y fuera del Ibex, por ejemplo en el MAB, ¿ven potencial a alguna empresa?

El principal problema del MAB no es de regulación, sino de cumplimiento del plan de negocio. Pero las empresas que cumplen con el plan de negocio tienen su reconocimiento en el mercado. Un ejemplo es NBI Bearing, que en lo que va de año acumula una revalorización del 18,3%.

En el apartado de los riesgos, ¿cuáles son las principales amenazas a las que tienen que hacer frente los inversores?

El principal riesgo son las valoraciones, que empiezan a ser mucho más ajustadas. Los tipos deberán ir normalizándose, algo que se dejará sentir en la renta fija. Cualquier corrección en los bonos suele afectar a las Bolsas. No obstante, no vemos correcciones del 20% ni en la Bolsa americana ni en la europea.

Y desde el punto de vista de los resultados empresariales, ¿qué esperan para la segunda mitad del año?

Para el segundo semestre, sin ser negativo, esperamos un menor aumento de los beneficios, algo que ya se ha observado en las cuentas del segundo trimestre respecto a los tres primeros meses del año.

El euro ha pasado de los 1,04 dólares a los 1,18, ¿a qué se debe? ¿Cuáles son sus pronósticos para los próximos meses?

Con una economía americana por delante de la europea y donde la Fed ha empezado a subir los tipos de interés, lo lógico es que el movimiento del dólar-euro se hubiera producido más lento y más tarde. Sin embargo, el nivel de confianza tras el triunfo de Emmanuel Macron en Francia ha aumentado y un crecimiento por encima de lo esperado justifican la cotización actual del euro. Lo lógico es esperar una reversión a la media y que retroceda al entorno de los 1,12-1,10 dólares.

Ahora que muchos cuestionan la subida de tipos en EE UU este año, ¿prevén que la Fed eleve el precio del dinero de nuevo?

Debería.Se tendría que ir normalizando poco a poco la política monetaria porque los tipos de interés cercanos a cero llevan a una mala diversificación del capital y los riesgos. Los banqueros centrales están muy preocupados por subir los tipos de forma rápida y que esto perjudique a algunas economías o sectores que continúan muy endeudados.

Source link

Wall Street no tiene miedo ni de Pyongyang | Mercados

Ni siquiera el temor a un posible Armagedón es rival para la codicia de Wall Street. Los inversores de EE UU ya han desoído las subidas de tipos de la Reserva Federal, el crecimiento del proteccionismo en el mundo y la disfunción de Washington. La advertencia directa del miércoles de Donald Trump a Pyongyang podría haber sido una nueva razón para precipitarse hacia el oro o las armas. Mr. Mercado, sin embargo, rara vez pronostica acontecimientos terribles.

Las tensiones geopolíticas no han podido sacar de la calma a los valores. El S&P 500 sigue estando un 10% por encima de comienzos de año. Casi no ha habido movimientos diarios del 1% o más. Tras la amenaza de Trump de desencadenar “fuego y furia” sobre Corea del Norte, el Índice de Volatilidad del Mercado de Opciones de la Bolsa de Chicago subió más de un 20%, pero perdió la mitad y se situó al cierre cerca de mínimos históricos.

Hubo pocas búsquedas de valores refugio, a pesar de que no haya una estrategia de inversión probada ni siquiera para una pequeña guerra nuclear. El oro subió algo más del 1,5% el miércoles. A poco más de 1.277 dólares por onza, sin embargo, se mantiene dentro de la estrecha banda de trading del año. Lo mismo puede decirse de los bonos del Tesoro de EEUU, otro refugio tradicional en tiempos difíciles.

Tal tranquilidad podría explicarse por Trump mismo. Intenta intimidar tan a menudo y de forma tan informal, ya sea a Kim Jong-un, el senador Mitch McConnell o el jefe de Amazon Jeff Bezos, que la gente cada vez lo ignora más. La América corporativa, además, está ayudando a mantener la calma. Las ganancias del segundo trimestre han sorprendido significativamente al alza.

Aún así, no se puede contar con los inversores para que prevean los problemas. El premio Nobel Paul Samuelson dijo una vez que el mercado había pronosticado nueve de las últimas cinco recesiones. Hace diez años, BNP Paribas cerró tres fondos de bonos en lo que resultó ser el primer temblor de la calamidad que se avecinaba. El índice de referencia de EE UU cayó un 3%, pero se recuperó rápidamente, y subió casi un 8% en dos meses. Eso no acabó bien. Por el bien de todos, ahora debería ser diferente. 

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Source link

Las rentabilidades futuras están en cuestión | Mercados

Aunque no sabemos si las rentabilidades esperadas en los próximos años de los principales activos financieros se situarán en un rango acorde a su desempeño histórico, son numerosos los datos y circunstancias que los ponen en seria cuestión.

La historia registrada de la inversión nos revela que si un ahorrador tiene un plazo disponible largo o muy largo (al menos 15 años) puede esperar una rentabilidad anualizada de entre el 7% y el 9% en renta variable global, y de entre un 3% y un 4% en bonos de calidad (públicos o privados). En los últimos se sacrifica rentabilidad esperada a cambio de menor variabilidad de las rentabilidades en el tiempo. Adicionalmente, los bonos de calidad suelen subir de valor en periodos de crisis ,cuando las Bolsas caen, por lo que una cartera equilibrada clásica que combina acciones y bonos disfrutará de una mayor estabilidad en las rentabilidades, del entono del 5% al 6% anualizado en el largo plazo. Estos números, además, tienen lógica pues están basados en los tipos de interés y las tasas de crecimiento del PIB e inflación de largo plazo, que a su vez están ligados a la rentabilidad de los cupones y los dividendos que pagan Estados y empresas.

En el caso de las acciones, además, existe una participación en el crecimiento de los beneficios (y dividendos) de las empresas que se produce en el tiempo gracias al crecimiento de la actividad económica. Ello queda reflejado en esa prima de rentabilidad que en el largo plazo ofrece la renta variable para quien tenga el plazo y esté dispuesto a aguantar su elevada volatilidad. No se debe olvidar que las Bolsas en las crisis cíclicas suelen perder del entorno del 40% al 50% de su valor de máximo a mínimo y tardar entre tres y cuatro años en volver a recuperar los máximos anteriores.

Todas estas rentabilidades son nominales, por lo que si incorporamos las tasas de inflación históricas de la era moderna, del 3% por término medio, obtenemos un rendimiento real en el tiempo del 2% anualizado para una cartera global equilibrada de acciones y bonos globales. Este rendimiento se verá reducido por el coste de invertir, cuanto más alto, peor para alcanzar ese objetivo.

No debemos pasar por alto que un 1%-2% por encima de la inflación por efecto del interés compuesto es un excelente resultado. Realmente, el cuidado del ahorro y la inversión se reduce a estos sencillos conceptos si uno tiene un plazo suficiente. Desgraciadamente, una industria plagada por los conflictos de interés y por los elevados costes explícitos y ocultos conduce a unos resultados reales netos que para el ahorrador/inversor medio suelen ser peores. Para constatarlo, solo hay que repasar los paupérrimos resultados medios de los fondos de inversión y pensiones en España en el largo plazo.

Expuestas estas normas básicas, es importante hacer hincapié en el tema de los plazos. Uno debe tener un plazo largo por delante, especialmente si concentra el ahorro en una sola clase de activo como la renta variable. De ahí la conveniencia para bastantes ahorradores de combinar acciones y bonos. Además, existen algunos momentos en la historia en los que se registran en los activos unas valoraciones extremas que invariablemente han conducido a rendimientos anualizados ampliamente inferiores a los comentados durante plazos de bastantes años. Precisamente, todos los síntomas son que nos podemos encontrar en uno de ellos.

Por el lado de la renta variable, el mercado bursátil que lidera el mundo y representa más del 50% de la Bolsa global, el norteamericano, cotiza a un PER real en el último trimestre de 25 veces: son necesarios 25 años de beneficios presentes reales para pagar la cotización del precio de las acciones en Bolsa. Este dato se compara con un histórico normalizado de 15 veces. No ha habido ocasión en que el PER haya rondado 25 que no haya sido seguido por elevadas minusvalías que han llevado años enjugar.

En el caso de la renta fija, la situación es más acusada e inaudita. Muchos bonos de Gobiernos y de bastantes empresas también ofrecen rendimientos negativos. Los populares depósitos a plazo en España apenas rentan nada a cambio de un riesgo emisor nada despreciable. Nunca en la historia unos bonos rentaban nada o negativo.

En este punto entramos en el terreno de esos inquietantes elementos añadidos. Estamos en una situación de aguas sin cartografiar en la que los bancos centrales realizan experimentos como tipos cero o negativos y compras de todo tipos de activos que se extienden durante años. Lo preocupante es la respuesta al porqué han llegado a este punto y los resultados hasta el momento. Así, según su propia argumentación, el mundo tiene un problema de crecimiento y exceso de deuda y estas políticas están destinadas a combatirlo. Desgraciadamente, su experiencia y conocimiento sobre la eficacia de las mismas está ausente de la ecuación, por lo que pueden producirse resultados no deseados.

Juan Manuel Vicente Casadevall. Eafi.

Source link

Hogares y empresas se ahorran más de 45.000 millones por los tipos bajos | Mi dinero

La política del BCE de reducción de tipos de interés hasta cero –en ese nivel desde marzo de 2016– y de medidas extraordinarias como la compra masiva de deuda ha permitido un abaratamiento en el coste de financiación de empresas, hogares y Estados que ha sido vital para la salida de la crisis económica y que ha sido beneficiosa en términos generales para todos los países de la zona euro.

Así lo asegura BCE en su último boletín económico, donde, sin embargo, muestra cómo el impacto del ahorro en el pago de intereses ha sido muy desigual entre los diferentes Estados miembros y entre los distintos sectores de la economía. Partiendo de que, de forma generalizada, sólo la banca no se han beneficiado de esta política de reducción de tipos –por el impacto negativo en su margen de negocio–, la autoridad monetaria certifica que los hogares y empresas españolas han sido las que más partido han sacado de esta situación . En concreto, los datos del BCE apuntan a que este ahorro neto en intereses equivaldría aproximadamente al 4,2% del PIB, o lo que es lo mísmo algo más de 45.000 millones de euros desde el tercer trimestre de 2008 hasta finales de 2016.

El informe del BCE indica que solo los hogares españoles se habrían beneficiado durante la crisis por una cantidad equivalente a alrededor del 0,8% del Producto Interior Bruto (PIB); las empresas no financieras se habrían ahorrado cantidades cercanas al 3,2% del PIB y el propio Estado, el equivalente al 0,2% de la riqueza nacional.

Según la comparativa del BCE en los nueve países analizados (Bélgica, Francia, Austria, Alemania, Holanda, Finlandia, Italia, Portugal y España) las empresas no financieras han sacado partido de esta política de tipos cero en todos ellos. Y son las empresas españolas las que más ahorro neto por intereses habrían obentido. Además de las compañías españolas, las de Francia, Finlandia e Italia también obtuvieron un ahorro equivalente a más del 1% de sus PIB.

Por el contrario, el impacto de los bajos tipos de interés en los hogares de la zona euro ha sido mucho más dispar, explica el BCE. Las familias holandesas, españolas y finlandesas, por este orden, han resultado ser las más beneficiadas por esta política monetaria. Esto ha sido por el elevado peso de los créditos hipotecarios en comparación con el resto de activos financieros que poseen los hogares de estos países. Es más, en el caso de España el BCE precisa que esta ventaja se ha dejado sentir con más intensidad “por el predominio de hipotecas de interés variable”. De hecho, en España más del 90% del stock hipotecario está vinculado a las fluctuaciones del coste del dinero.

Esto explica que en otros países como Bélgica, Austria o Italia, donde las familias tienen porcentajes más elevados de riqueza financiera como fondos de inversión, el impacto de la política de tipos cero haya generado “descensos pronunciados” de estos ingresos. Las más perjudicadas en este caso han sido las familias belgas, que han visto aminorar sus beneficios por intereses en una cantidad equivalente a casi el 2% de su PIB. Pero también hay otros Estados donde el abaratamiento del coste del dinero no ha tenido apenas impacto en sus hogares. Es el caso de Alemania, Portugal y Francia.

El BCE señala que el otro sector que obtuvo más beneficios de forma generalizada fueron las Administraciones Públicas. Bélgica, Alemania y Francia fueron los que más han aprovechado este escenario de tipos. Los países más afectados por la crisis de deuda, como España, fueron los menos favorecidos.

Otras estimaciones recientes

Además del informe hecho público por el BCE sobre el impacto de su política monetaria, otros organismos o expertos han hecho cálculos similares, con distintos periodos de tiempo y analizando diferentes escenarios.

  • Expertos. El catedrático de Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona, Josep Oliver, junto a EuropeG han analizado recientemente “el papel del BCE en la crisis y los efectos de la distensión monetaria en el crecimiento entre 2015 y 2017”. En este estudio, Oliver destaca, además del impacto financiero de los tipos bajos, el efecto que esta política ha tenido en la depreciación del euro frente al dólar (un -17,4% entre junio de 2014 y junio de 2017). Esto ha permitido el notable impulso de las ventas españolas al exterior. Además, el catedrático calcula que la política del BCE ha supuesto un alza de los activos financieros y reales, en especial los inmobiliarios, cuyo valor habria aumentado un 8,4% acumulado entre 2014 y 2016.
  • Bundesbank. El Banco Central de Alemania calculó la pasada semana que los países de la zona euro se han ahorrado casi un billón de euros –lo equivalente a casi un 9% del PIB– en el pago de intereses de la deuda.

Source link

Los mínimos del euríbor evidencian que los tipos seguirán bajos largo tiempo | Mercados

Existe una brecha entre la previsión de los tipos de interés que tienen los mercados, con expectativas de subidas desde hace meses, y el discurso de los bancos centrales. En el caso del Banco Central Europeo (BCE), no parece que Mario Draghi tenga prisa por elevar el precio oficial del dinero -que se mantiene en el mínimo del 0% desde marzo de 2016- ni por retirar los estímulos. “Necesitamos ser persistentes, pacientes y prudentes”, dijo el banquero italiano en varias ocasiones tras la reunión sobre política monetaria la semana pasada. Así, el BCE mantuvo sin cambios sus medidas ultraexpansivas después de insinuar Draghi en su ya famoso discurso en Sintra la posibilidad de un ajuste en el programa de compra de deuda. De momento no hará tal cosa y, después de todo, el mercado interpreta que cualquier cambio en su estrategia será gradual.

Es por todo esto que los tipos de interés a corto plazo siguen en niveles mínimos, anticipando que las tasas rectoras seguirán bajas durante una larga temporada y que el repliegue de los estímulos (tapering) no será cuestión de meses, sino más bien de años. El euríbor a tres meses marca el -0,329%, el plazo a seis meses se sitúa en el -0,272%, y el euríbor a 12 meses, que es la referencia empleada para fijar los precios de unos 250 billones de euros en activos (no solo hipotecas), ha cerrado julio en un mínimo del -0,154%. De terminar así el mes de julio, la media de índice registraría un nuevo récord en tasas negativas.

Enrique Lluva, subdirector de Renta Fija de Imantia Capital, explica que el euríbor representa el valor del dinero a corto plazo, mientras que una referencia a más largo plazo puede ser el tipo swap a diez años, que tocó mínimos históricos en septiembre de 2016 y en el último año ha subido del 0,35% al 0,93%. “Ha evolucionado al alza porque las perspectivas de crecimiento en la zona euro han mejorado, pero eso no se recoge en los tipos a corto porque aunque el BCE ha reconocido que la economía va bien, ve necesario mantener intactas las políticas laxas debido a que la inflación todavía no está en el punto de equilibrio”.

Cabe recordar que el principal mandato del BCE es la estabilidad de precios y que su objetivo es que la inflación se acerque al nivel del 2% considerado el ideal. Y Draghi aseguró que siguen siendo bajas y hay pocas señales de una recuperación de las presiones inflacionarias subyacentes.

“Con este telón de fondo, el BCE considera que no hay prisa por cambiar su postura y puede permitirse esperar más información antes de tomar una decisión, que debería llegar en otoño”, señalan en Lombard Odier Investment Managers.

Lluva estima que el euríbor “empezará a subir muy tímidamente si se confirma en septiembre que el BCE presenta un calendario para comenzar a retirar los estímulos ya en 2018”. Por su parte, en Deutsche Bank no esperan un alza de tipos “como muy pronto” hasta finales de 2018 o principios de 2019. En todo caso, la opinión general de los expertos es que el euríbor no volverá a niveles positivos hasta bien entrado 2019 o ya 2020.

Hacia una metodología híbrida

Inviabilidad. El pasado 4 de mayo se determinó que una metodología del euríbor basada en transacciones reales de la banca en vez de en estimaciones como ahora no era viable. La principal razón era la falta de volumen de operaciones y un escaso número de contribuidores con operaciones reales. Así, la volatilidad del nuevo índice era alta.

Nuevo proyecto. El EMMI, encargado de la administración del euríbor, anunció un plan alternativo para diseñar un método híbrido capaz de adaptarse a las condiciones de mercado vigentes y que, según fuentes conocedoras del proceso, debería empezar a funcionar a finales de 2018.

Source link