Los bancos extranjeros ya se saben las preguntas de la Fed | Mercados

Los grandes banqueros extranjeros que buscan hacer una fortuna en América acaban de recibir una chuleta para calmar a los reguladores bancarios estadounidenses. Los principales bancos del país han aprobado el test anual de la Reserva Federal, incluyendo la parte cualitativa, que los había hecho tropezar anteriormente. Los internacionales, como Barclays y Deutsche Bank, que se examinan el año que viene, tienen ya una guía para seguir.

Por primera vez desde que se iniciaron los exámenes tras la crisis de 2008, la Fed no se ha opuesto al pago de dividendos o a los planes de recompra de acciones de ninguno de los 34 bancos que se mostraron a los reguladores. 21 instituciones estuvieron exentas del análisis cualitativo, donde los supervisores evalúan el riesgo operativo. Los 13 bancos que formaron parte de esta ronda también la superaron, aunque Capital One tiene que volver a presentar su plan de capital.

Mientras los bancos estadounidenses han podido cogerle el truco a los tests, los extranjeros enfrentarán los exámenes el próximo año. Barclays, Credit Suisse, Deutsche Bank, RBC y UBS estaban entre los mayores bancos internacionales que tenían que crear holdings bajo las reglas de la Fed. Pasaron un test de prueba este año y formarán parte oficial del proceso en 2018. Una división estadounidense más pequeña de Deutsche Bank ha suspendido el examen dos veces, pero estuvo exenta de la última ronda cualitativa.

Los bancos extranjeros pueden aprender de los errores de sus rivales estadounidenses. En 2014, Citigroup suspendió por segunda vez. La Fed concluyó que el prestamista manejaba de forma inadecuada sus complejas operaciones globales. Otras firmas, como Bank of America, JPMorgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley, tuvieron que volver a remitir por errores menos importantes.

Los bancos extranjeros tienen menor presencia en EE UU pero están lidiando con nuevas estructuras y procedimientos de gobernanza bajo los holdings. Tendrán que mostrar que tienen controladas sus nuevas operaciones. Estas entidades tienen una hoja de ruta que seguir, siempre que los reguladores les sometan al mismo examen que han superado sus compañeros americanos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción es responsabilidad de Cinco Días.

Source link