Las respuestas de Puigdemont marcarán la semana en los mercados y la inversión en Cataluña | Mercados

Los mercados encaran una semana clave en el pulso independentista catalán que promete marcar el futuro de la inversión en Cataluña, en particular, y de la estabilidad de los mercados de renta fija y acciones en toda España, en general.

De las respuestas que ofrezca al Gobierno el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dependerá la activación del artículo 155 de la Constitución, que permitiría al Ejecutivo relevarle y suspender la autonomía de la comunidad, o que las agitadas aguas del procés den paso al diálogo.

En concreto, el plazo dado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy a Puigdemont, para aclarar si el pasado martes declaró formalmente la independencia de Cataluña, en su confusa declaración ante el Parlament, expira este lunes a las 10 de la mañana. Si la respuesta es positiva, tendrá hasta el jueves a la misma hora para decir si rectifica y se somete a la legalidad vigente.

El Gobierno ha advertido este domingo a Carles Puigdemont, que está “obligado a ofrecer una respuesta clara y sencilla” al requerimiento del pasado miércoles y “en los términos en los que se le ha formulado”, y solo así podrá evitar la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Según han informado fuentes del Gobierno, cualquier “otra suerte de contestación” del presidente catalán, como “una carta o la simple reiteración de su discurso”, no evitarán la aplicación del artículo 155, que prevé que el Gobierno pueda “adoptar las medidas necesarias para obligar” a una comunidad autónoma al “cumplimiento forzoso” de sus obligaciones “eludidas”, informa Ep.

Si el presidente del Govern responde que no proclamó la autodeterminación, o se retracta antes del jueves, los inversores podrían comenzar a relajarse. De lo contrario, la contención y toma de posiciones con la que se vivieron los acontecimientos de la pasada semana amenazan con dar paso a una nueva vorágine de volatilidad y órdenes de venta que podría lastrar aún más la Bolsa y los bonos.

Prueba de la templanza de los inversores es que la semana pasada, en la que el desafío secesionista catalán alcanzó su cénit culminó con un alza del 0,71% para el Ibex 35. Pese a ello, los nervios están a flor de piel. En las dos jornadas posteriores al referéndum, el selectivo se dejó un 4% hasta perder los 10.000 puntos.

Y aunque a estas alturas vuelve a rozar los 10.300, igualando la cota con la que arrancó septiembre, sigue muy lejos de los 11.100 puntos que llegó a rebasar en mayo. De hecho, aunque el principal índice bursátil español acumula un alza del 9,69% en lo que va de año, el último mes y medio le ha dejado rezagado frente al resto de grandes índices europeos. El alemán Dax, por ejemplo, sube ya un 14,85% en el año, y el grueso de su escalada, un 8,76%, la ha afianzado desde inicios de septiembre hasta hoy, un periodo marcado por la apatía y la incertidumbre en España coincidiendo con el desafío del independentismo catalán.

Dentro de la renta variable, la banca ha sido el sector más afectado por las tensiones dada la importancia del mercado catalán (que le aporta el 18% del negocio). Pese a la decisión de CaixaBank o Banco Sabadell de mover su sede a otras comunidades para limitar la inseguridad jurídica, inversores como José Ramón Iturriaga, gestor de Abante, comunicaban su salida de estos valores hasta que se despeje el horizonte del reto secesionista “por el riesgo de que inversores extranjeros de referencia opten por salir” y hagan caer las acciones.

La tensión también ha marcado la deuda pública, con el bono español a 10 años rozando una rentabilidad del 1,8% tras el referéndum y la prima de riesgo superando los 130 puntos básicos después de haberse relajado por debajo de 90 el pasado verano.

La tensión, en todo caso, es especialmente relevante en el caso de la deuda pública catalana. El bono regional con vencimiento a febrero de 2020 soporta una prima de riesgo de más de 300 puntos básicos sobre las emisiones españolas equiparables.

El nivel da idea del grado de incertidumbre que rodea a la región y cualquier posible inversión en ella. De hecho, la agencia de calificación crediticia Standard & Poor´s advertía el jueves en un informe que si la tensión política sigue al alza la comunidad autónoma podría acabar sufriendo en una recesión económica.

Dado su limitado acceso a los mercados en los últimos años, S&P no descarta además que Cataluña termine incurriendo en impagos a proveedores, o incluso a sus propios funcionarios, poniendo en riesgo algunos servicios públicos. La firma no prevé, de momento, rebajar la nota que concede al Reino de España por esta situación, pero no descarta reducir el rating de Cataluña.

Sus analistas advierten, además, que la banca y las grandes compañías con mayor exposición a la región serán los más afectados si las respuestas que Puigdemont ofrezca esta semana a Rajoy vuelven a oscurecer el horizonte.

Más volatilidad que el resto de Europa

Dos fechas clave: “La semana entrante seguiremos muy atentos a los acontecimientos políticos en España”, avanza Iván San Felix, analista de Renta 4, apuntando que el lunes 16 está marcado a fuego en el calendario de los inversores. La Generalitat debe aclarar hoy al Gobierno si ha violado la Constitución declarando la independencia de España, aunque en todo el segundo plazo clave llegará el jueves, pues el Govern tiene hasta entonces para rectificar e intentar evitar la aplicación del artículo 155 de la Constitución. “Creemos, por tanto, que nuestro mercado probablemente siga cotizando con mayor volatilidad que el resto de los principales mercados europeos”, concluye San Félix.

Source link

Ibex 35, en directo: calma en las Bolsas, el euro se toma un respiro | Mercados

Comienza la semana con cierto ánimo para los mercados europeos. El paréntesis en las tensiones con Corea del Norte y el debilitamiento del huracán Irma, que se espera pase a categoría de tormenta tropical a lo largo del lunes, permite a los inversores tomarse un respiro y buscar compras. Los futuros del FTSE apuntan a subidas cercanas al 0,4% y los del Cac y Dax, de en torno al 0,3%.

El euro, por su parte, cede posiciones frente al dólar después de tocar máximo de dos años y el pasado viernes. El discurso del presidente de Mario Draghi, que dejó para otoño cualquier posible reducción de compras de deuda, dio un impulso a la moneda europea. En el inicio de semana, el euro baja un 0,22% hasta 1,201 dólares. 

Los inversores empiezan  también a calibrar los posibles efectos de los huracanes Harvey e Irma en la política monetaria estadounidense. Algunos analistas empiezan a apuntar a que la Reserva Federal podría replantear la intención inicial de volver a subir tipos un a vez más en 2017 ante la revisión a la baja de las previsiones económicas debido a la catástrofe. Goldman Sachs y Bank of America ya han rebajado las previsiones de crecimiento para el tercer trimestre (rebajas de un 1% y un 0,4%, respectivamente). 

En Asia, el Nikkei sube un 1,3% y el Kospi avanza un 0,7% ante la pausa en la tensión con Corea del Norte. Si bien continúan las declaraciones violentas del régimen de Pyongyang (“causar el mayor dolor a EE UU”, ha dicho hoy el ministerio de Exteriores) la ausencia de nuevas pruebas nucleares durante el fin de semana con motivo de la celebración, el sábado, del 69 aniversario de la fundación del país se ha tomado como una buena noticia. 

En el mercado de deuda, las tensiones políticas en Cataluña apenas afectan a los bonos del Tesoro. El de 10 años se sitúa en el 1,536% y la prima de riesgo baja 2 puntos básicos, hasta 121. 

En el mercado de materias primas, el barril de crudo Brent para entrega en noviembre se sitúa en 54,02 dólares, un 0,44 % más que el cierre anterior. 



Source link

Referéndum: El Tesoro no acusa la tensión por Cataluña y coloca 4.800 millones en deuda a tipos más bajos | Mercados

En la primera subasta de deuda del mes de septiembre, el Tesoro Público ha logrado colocar 4.780,62 millones de euros en deuda a medio y largo plazo, dentro del rango medio previsto y con tipos de interés más bajos, según los datos del Banco de España. Y ello a pesar de la tensión creciente por la convocatoria de referéndum en Cataluña.

La entidad había anunciado el pasado lunes la colocación de entre 3.750 millones y 5.250 millones de euros con la emisión de bonos a cinco años y obligaciones a 10 y 15 años, además de un bono ligado a la inflación, en la que es la primera subasta del mes de septiembre.

De este modo, los inversores parecen no haber acusado la incertidumbre generada por el desafío soberanista catalán, que sigue aumentando su escalada al imponer los separatistas el referéndum en el Parlament.

En concreto, el Tesoro ha colocado en títulos vinculados a la inflación de la eurozona a 2027 más de 700 millones de euros, con un tipo marginal del 0,384%, frente al 0,733% fijado como tipo real en la emisión sindicada de esta referencia el pasado 26 de abril.

Asimismo, en bonos ofrecidos a 2022 (cinco años), el Tesoro ha colocado 1.775,75 millones de euros, con un tipo marginal del 0,223%, frente al 0,250% de la subasta anterior al mismo plazo, que tuvo lugar el pasado 3 de agosto.

También se han colocado 1.307,60 millones de euros en obligaciones a 2027 (a diez años), con un tipo marginal del 1,548%, frente al 1,659% de la subasta anterior al mismo plazo, celebrada el pasado 20 de julio.

En la referencia con vencimiento a 2033, el Tesoro ha colocado 1.777,12 millones de euros, con un tipo marginal del 2,180% frente al 2,305% de la subasta anterior a este plazo, que tuvo lugar el pasado 4 de mayo.

“El Tesoro logra en el inicio de septiembre mejorar los resultados en los bonos y obligaciones subastados en la jornada de hoy”, asegura Javier Urones, analista de XTB, que añade que se trata de un “buen resultado por tanto para el Tesoro justo antes de la importante reunión del BCE en la que se puede empezar a preparar al mercado para la retirada del famoso programa de compra de deuda. Además una ampliación de los criterios de compra del BCE podría tener un efecto positivo en la deuda española, que probablemente respondería en las próximas subastas con una mejora en el interés exigido”.

La subasta se ha celebrado horas antes de conocerse la decisión que adoptará el Consejo de Gobierno del BCE, en la que Mario Draghi podría ofrecer nuevas pistas sobre el rumbo de la política monetaria de la eurozona. Previsiblemente, la institución volverá a aplazar el anuncio de la normalización gradual de sus políticas reiterando su retórica ‘dovish’, aunque podría dar pistas sobre la próxima reunión de octubre, según el consenso.

El Tesoro retoma así el calendario de subastas en septiembre, que tiene fijadas otras tres citas con los mercados a lo largo del mes, una subasta de letras a seis y 12 meses el próximo día 12, otra de letras a tres y 9 meses el día 19 y una última de bonos y obligaciones el día 21.

Source link

Seguros, el gemelo aplicado de la banca | Compañías

Los problemas de los bancos han sido uno de los mayores tormentos para la Hacienda pública española. CCM, Cajasur, Caja Mediterráneo (CAM), Bankia, BMN, el banco malo… La lista de entidades financieras que han requerido dinero público es interminable. De acuerdo con el último informe del Banco de España, el rescate de las antiguas cajas de ahorros ha costado más de 60.000 millones de euros.

Mientras bancos y cajas perdían dinero a espuertas, cerraban oficinas y despedían a decenas de miles de trabajadores, las compañías de seguros han mantenido el empleo, han seguido dando beneficios y no han registrado ninguna quiebra durante la crisis. Siempre en la sombra. Siempre sin acaparar titulares.

Bancos y aseguradoras tienen algo de gemelos siameses. Captan recursos de los clientes minoristas para ofrecer soluciones financieras, tienen una fuerte regulación, invierten mucho en deuda pública… pero su comportamiento durante la crisis económica ha sido diametralmente opuesto.

“Las compañías de seguros tienen la peculiaridad de que cobran por adelantado una prima, para cubrir una contingencia futura”, recuerda a menudo la presidenta de la patronal del sector (Unespa), Pilar González de Frutos. Las aseguradoras recaudan el dinero de las pólizas y lo invierten de una manera muy prudente para cubrir siniestros:accidentes de coche (en los seguros de autos), goteras (en los seguros de hogar) o enfermedades (en los seguros médicos)…

El negocio principal de los bancos es casi opuesto: adelantan el dinero, tras calibrar el riesgo de impago de un particular o una empresa, y van recuperando las cantidades prestadas a lo largo de los años.

“El sector aseguradora ha demostrado una gran capacidad de resistencia durante la crisis. En unos años muy difíciles para la economía española no ha hecho falta intervenir ninguna compañía de seguros”, recordaba en unas jornadas del sector el responsable de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), Sergio Álvarez Camiña.

El máximo responsable del supervisor de los seguros apuntaba entonces que solo hay tres formas para que una aseguradora quiebre:“problemas de control interno [con una malversación de fondos, por ejemplo], un mal diseño de los productos, con inversiones desacopladas con sus compromisos futuros de pago, y una mala política de inversiones”.

Históricamente, la única causa que ha provocado la necesidad de intervenir aseguradoras ha sido el último factor, pero durante la crisis económica que ha asolado España esto no se ha producido.

Una de las grandes fortalezas del sector ha sido, precisamente, su prudente política de inversiones, marcada en buena medida por la regulación. En concreto, ha sido clave la normativa de casamiento de inversiones.

“Esta peculiaridad legal ha hecho que el sector asegurador español haya sido el que mejor resultados ha obtenido en los últimos test de estrés realizados por el supervisor europeo”, explica Pedro del Pozo, responsable del departamento de economía de Unespa.

Casamiento de inversiones

¿En qué consiste ese casamiento? Simplificando, la normativa exige que los activos que la aseguradora compra para hacer frente a un compromiso futuro de pago deben tener un vencimiento similar a esos compromisos. Por ejemplo, para las indemnizaciones que tendrá que pagar una compañía para su cartera de seguros para coches a un año, deberá cubrirlas en buena medida con bonos a un año.

En otros países, el descabalgamiento de pasivos y compromisos de pago está provocando serios problemas. En Alemania, por ejemplo, se comercializaron muchos seguros de vida que prometían rentabilidades del 5% o el 6%. Cuando los tipos de interés de la deuda pública eran altos, se cubrían sin problemas. Pero ahora, con los tipos entre el 0 y el 1% y sin tener una casación con los activos, esos contratos generan grandes pérdidas.

Unespa y el supervisor del sector (la DFSFP) hicieron frente común para que las autoridades europeas reconocieran esta fortaleza del sector asegurador español y le permitirán reducir los requerimientos de capital que exigía la nueva normativa comunitaria, conocida como Solvencia II y que entró en vigor en 2016.

Las compañías de seguros españolas, además de no haber vivido ninguna situación crítica durante los últimos ejercicios, se convirtieron en los años más duros de la crisis en el mejor aliado del Tesoro.

En 2011 y 2012, cuando la sombra de la duda se cernía sobre la banca española y el Gobierno se vio obligado a solicitar un rescate para sanear las cajas de ahorros, los inversores internacionales huían de la deuda pública española como de la peste. En 2011, la multinacional alemana Allianz tomó la decisión de vender la mitad de su cartera de bonos españoles. Más de 2.000 millones de euros vendidos en unos pocos meses, lo que depreció aún más el valor de la deuda emitida por España y llevó la prima de riesgo cerca de los 700 puntos básicos.

En ese difícil contexto, las compañías de seguro españolas redoblaron su apuesta por los bonos del Tesoro. Al cierre de 2011 el sector asegurador acumulaba 47.000 millones de deuda pública española. En 2012 superó los 55.000 millones de euros. Entre 2010 y 2016, su inversión se disparó un 209%.

“La alineación del seguro con los intereses de España era total. En el hipotético caso de que el Estado no pudiera asumir sus compromisos de pago y quebrase, el menor de los problemas habría sido la cartera de deuda pública”, explica un directivo del sector. Pero esta inversión no fue una cuestión de patriotismo. En esos años, los bonos a 10 años llegaron a emitirse con un cupón del 5%. “Si tenías claro que España no iba a quebrar, era una oportunidad de oro”, apunta el directivo.

El interés por la deuda española no ha decaído y, a finales de 2016, la inversión en este activo rozaba los 140.000 millones de euros, algo menos de la mitad de la cartera total de inversiones del sector, que roza los 300.000 millones de euros.

Además de ser un sector con estabilidad financiera y plenamente alineado con los intereses del Tesoro, el seguro es un gran empleador. Da trabajo directo a 48.500 personas, el 95% con contratos indefinidos. Los empleos indirectos (peritos, corredores, agentes…) suman otras 100.000 personas. Además, las compañías de seguros pagan alrededor de 3.000 millones de euros de impuestos al año, un nivel que se ha mantenido estable en los últimos años.

Source link

La tensión en Cataluña dispara su prima de riesgo y anula la liquidez de los bonos | Mercados

Cataluña cerró la puerta a las grandes emisiones de deuda en 2009, cuando colocó 140 millones de euros a diferentes vencimientos. Después, la Generalitat vendió los denominados bonos patrióticos, destinados a particulares, con intereses a años luz de los que acumulaba el mercado y que se comercializaron en avalancha a través de la mayoría de las entidades bancarias entre 2010 y 2014. Con tipos hasta del 5,5% y vencimientos máximos de dos años, el Gobierno catalán logró financiarse con casi 13.000 millones y hacer gala de un poderío autárquico al margen del Estado.

Pero la capacidad de obtener dinero de los inversores por parte del Ejecutivo liderado ahora por Carles Puigdemont ha quedado desactivada. Cristóbal Montoro, a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), ha insuflado aliento a la región. Las tres agencias de calificación sitúan inexorablemente la calificación de Cataluña en bono basura. Moody’s desde mayo del año pasado mantiene su nota tres escalones por debajo del grado de inversión; S&P la establece a cuatro peldaños de la ansiada calificación,y Fitch, a dos.

La falta de liquidez en el mercado de deuda autonómica catalana es absoluta. “No hay nada de nada, nadie compra, nadie vende. No existe mercado primario ni secundario, al estar siendo financiados por el FLA; sinceramente, no existe mercado, solo vemos de vez en cuando demandas en los pagarés del Instituto Catalán de Finanzas (ICF)”, señala Javier Ferrer Delgado, director de tipos de interés, mercado de divisas y renta fija de Ahorro Corporación.

El ICF es una especie de versión catalana del Instituto de Crédito Oficial (ICO) estatal, y en los últimos tiempos solo realiza pequeñas emisiones de pagarés a un máximo de dos años. Fuentes financieras señalan que el papel se emite ad hoc y con tipos de interés a años luz de los que abona el Tesoro.

“No hay nada de nada, nadie compra, nadie vende. No existe mercado primario ni secundario”

Javier Ferrer Delgado, director de tipos de interés, mercado de divisas y renta fija de Ahorro Corporación

La rentabilidad oscila entre el 0,2% de los que expiran en tres meses al 1% de los que vencen en dos años. El coste es elevadísimo en comparación con el del Tesoro español, que a esos plazos cobra alrededor del 0,5% y del 0,04%, respectivamente. El FLA y también el otro instrumento para financiar el pago a proveedores han solventado el grueso de las necesidades de financiación de Cataluña desde su creación, con la inyección de más de cerca de 67.000 millones desde su creación en julio de 2012 hasta el año pasado.

Para el presente ejercicio, la Generalitat de Cataluña ha anunciado que solicitará más de 7.300 millones de euros. “Cataluña no tiene capacidad de financiarse; y la progresiva ruptura de puentes entre el Ejecutivo español y la Generalitat está generando desconfianza en una parte de los inversores”, añaden desde un banco de inversión.

El pasivo que cotiza de la autonomía se ha reducido desde los cerca de 13.000 millones de finales de 2014 hasta poco más de 7.000, según los datos recopilados por Reuters.

Una emisión catalana que expira en mayo de 2024 paga el 4,7%, cuando la deuda soberana española a un plazo similar –expira ese mismo ejercicio aunque en el mes de enero– ofrece el 0,8%.

Es indudable la falta de liquidez –apenas hay compraventas en el secundario– de la mayor parte de los bonos emitidos por la Generalitat o su banco público, pero el diferencial o prima de riesgo hallado entre las dos referencias mencionadas se sitúa en entorno de máximos anuales, en cerca de 400 puntos básicos. En enero, este termómetro, que funciona exactamente igual al que se utiliza para medir el nivel de riesgo entre el bund alemán y el bono español a una década rondaba los 420, pero días después bajó de los 330.

El experto de Ahorro Corporación descarta que la tensión afecte a la deuda catalana de forma exclusiva, sino que apunta con el dedo a toda la zona euro desde las palabras de Mario Draghi en Sintra (Portugal) el pasado 28 de junio, cuando anticipó una gradual normalización de la política monetaria. Esto pasaría primero por la retirada de los estímulos, en forma de compras de deuda por 60.000 millones mensuales, y de una subida gradual del precio del dinero desde el actual 0%. Está por qué mensajes lanza el presidente del BCE mañana jueves.

El clima político de fuerte desentendimiento entre los Gobiernos español y catalán, con la crisis del referéndum programado por Puigdemont para el próximo 1 de octubre y anunciado el pasado 9 de junio se ha convertido en uno de los fantasmas que presiona el mercado de deuda. Eso sí, el aumento de la rentabilidad es mucho más evidente en los vencimientos largos plazo. En los de cortos, los movimientos han sido muy moderados (véase gráfico).

Cataluña debe al Estado 50.627 millones, el 67% de su pasivo

Los datos del Banco de España de deuda pública reflejan de forma fidedigna el deterioro de las cuentas de las administraciones. En el caso de Cataluña, la comunidad autónoma es una de las que ha registrado números rojos más elevados y mayores problemas para acceder a la financiación. Cataluña mantenía en 2007 un volumen de pasivo de 15.776 millones, una cifra que hoy se ha multiplicado por cinco y alcanza los 75.443 millones. Representa el 35,2% de su PIB, un nivel solo superado por la Comunidad Valenciana (41,5%) y Castilla-La Mancha (36,5%).

El incremento de la deuda se debe al aumento del déficit público y también al plan de pago a proveedores que puso en marcha el Gobierno de Mariano Rajoy a partir de 2012 para forzar que las autonomías y los ayuntamientos abonaran su deuda comercial y redujeran su elevado índice de morosidad.

Durante la crisis económica, Hacienda se ha convertido en el banco de los entes territoriales. Los mercados cerraron las puertas a la financiación de comunidades como Cataluña, que tuvo que recurrir inicialmente a los llamados bonos patrióticos para obtener liquidez a cambio de abonar un elevado interés. En este contexto, el Estado puso en marcha el Fondo de Liquidez Autonómico que ha permitido a las comunidades autónomas financiarse a tipos de interés ventajosos, asumir sus vencimientos y cumplir las obligaciones de pago.

De los 75.443 millones que debe Cataluña, 50.627 millones es deuda contraída con la Administración central. Representa el 67% del total. Y se trata de un porcentaje que irá subiendo en la medida en que Cataluña aún no acude a los mercados, aunque la Generalitat ya ha mostrado su voluntad de financiarse por su cuenta. Hacienda sigue ejerciendo un control exhaustivo sobre las cuentas catalanas en cumplimiento de la Ley de Estabilidad. Cataluña es una de las comunidades que incumplió el objetivo de déficit el ejercicio anterior.

La Generalitat tiene planeado celebrar el referéndum independentista en una situación de dependencia total de la financiación del Estado. Hacienda estudia nuevas rebajas de los tipos, sin embargo, el ministro Cristóbal Montoro, criticó que el PSOE propusiera quitas para apaciguar a la Generalitat. Desde el Gobierno de Carles Puigdemont argumentan que Cataluña no se puede financiar por sí sola porque es víctima de un modelo de financiación que provoca que los catalanes paguen más de lo que reciben.

Source link

Fernndez de Moya: “La presin tributaria en Espaa est en un nivel medio-bajo respecto a Europa” | Economia Home

Source link

El Gobierno ya ha liquidado ms del 80% de la ‘hucha’ de las pensiones | Economia Home

Source link

La participación de los no residentes alcanza máximos en la emisión sindicada | Mercados

El Tesoro cerró hoy la emisión sindicada a diez años y el resultado obtenido demuestra el apetito de los inversores por el papel español. El organismo que preside Emma Navarro vendió 8.000 millones en un referencia con vencimiento el 31 de octubre de 2027. La demanda alcanzó los 28.900 millones, es decir, más que triplicó la oferta.

Donde más se dejó sentir el apetito por la deuda española fue entre los inversores no residentes. Su participación alcanzó el 80,7%, récord histórico en una emisión sindicada del Tesoro español.
La rentabilidad fue del 1,529%, cifra que equivale a 70 puntos básicos por encima del tipo mid-swap (tipo de interés libre de riesgo). La demanda permitió al Tesoro rebajar el precio en cinco puntos básicos.

Por nacionalidades, destacan los inversores de Reino Unido, que acapararon el 36,5% de la colocación. Les siguieron Alemania, Austria y Suiza, con el 13,1%; Francia e Italia, con un 11%; Escandinavia (8,2%); EE UU yCanadá (7,8%) y otros inversores (4,1%). En lo que a tipología de inversor se refiere, el grueso de la subasta fue a parar a la banca (37%).Por detrás se situaron las gestoras de fondos (30,2% del total), los bancos centrales e instituciones oficiales (13,8%), los fondos apalancados (12%) y las aseguradoras y fondos de pensiones (6,6%).

Con esta emisión, el Tesoro cumple con el 64,5% de su objetivo de subastas a medio y largo plazo para el conjunto del año (unos 132.904 millones de euros).La vida media de la deuda del Estado en circulación alcanza lo 7,06 años y el coste medio de la cartera del Tesoro baja al 2,65%, su mínimo histórico.

La diferencia entre una con una emisión ordinaria, es que en la sindicada se contrata a un grupo de entidades para llevar a cabo la colación a un precio determinado, sin que previamente haya existido un periodo de subasta.En esta ocasión, Santander, BBVA, Barclays, Citigroup, Goldman Sachs y HSBC dirigieron la emisión. El resto de creadores de mercado de bonos y obligaciones delEstado actuaron de codirectores.

Source link

Ibex, en directo: cautela en la Bolsa con la banca como protagonista | Mercados

Las Bolsas han arrancado con descensos moderados. Pero después el Ibex 35 se ha dado la vuelta y sube en torno a un 0,1%. Algo que le permite recuperar los 10.700 puntos reconquistados el lunes. La gran banca —y, concretamente, Bankia, que sube más de un 4%— arrastra al selectivo a las ganancias. Red Eléctrica, Amadeus o Meliá se destacan en las caídas.

Hoy, la atención se centrará en Bankia después de conocerse que absorberá BMN. El consejo de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri decidió suscribir un acuerdo para la fusión por absorción con BMN. Bankia emitirá cerca de 206 millones de acciones (equivalentes a un 7,1% de su capital) para adquirir el 100% del capital de BMN, sin pagos en efectivo adicionales. Supone valorar implícitamente BMN en 825 millones de euros.

Bankia estima unas sinergias de costes de 155 millones de euros antes de impuestos (9% de la base de gastos BKIA+BMN 2016), incremento del BPA del 16% en 2020 y ROIC del 12% en el año tres. Renta 4 valora positivamente los términos de la operación que tendrá un efecto positivo en BPA desde el primer año (sin tener en cuenta extraordinarios) y reitera su recomendación de comprar para Bankia y el precio objetivo de 3,8 euros. Las acciones de Bankia registran ganancias que superan el 4%.

En todo caso, sí ha girado al alza la cotización del petróleo. El Brent ha escapado de mínimos y cotiza en los 46 dólares por barril, frente a los 44,8 a los que cerró el viernes. Un elemento de riesgo que aparece hoy algo más mitigado, si bien los futuros europeos cotizan empatados.

El dólar está en récord de cinco semanas frente al yen, en 112 unidades por dólar y ha recuperado también pulso frente al euro, rozando ya los 1,12 dólares. Los flojos datos económicos de la semana pasada en Estados Unidos, causantes también de la debilidad del petróleo y de las Bolsas, no han hecho mella en los discursos de los oficiales de la Fed, por lo que el mercado vuelve a apostar por el dólar. La probabilidad de una subida de tipos es, según los mercados de futuros, del 50%.

Hoy, de hecho, estará el mercado atento a la comparecencia de banqueros centrales; mientras Mario Draghi participa en un seminario sobre política monetaria en Portugal, hoy Janet Yellen pronuncia un discurso en Londres. No es que se esperen anuncios de grandes giros en la política monetaria, pero es de los pocos eventos señalados hoy en la agenda. “A la espera de lo que Yellen pueda decir sobre el crecimiento económico estadounidense y global, sobre la marcha de la inflación y sobre la futura política monetaria del banco central estadounidense, es muy probable que los inversores opten por la prudencia y se mantengan al margen del mercado”, señalan en Link Securities, que apunta que esperanuna sesión tranquila en Europa, “en la que los índices abrirán planos y se moverán en un estrecho intervalo de precios durante gran parte de la jornada”.



Source link

Ibex, en directo: alzas en la banca tras el rescate italiano | Mercados

El paquete de ayudas públicas para salvar dos bancos italianos, Banca Veneto y Banca Popolare di Vicenzam, 17.000 millones de euros, promete traer algo de inestabilidad a los mercados de la eurozona, apenas semanas después de la intervención y venta (ésta, sin dinero público), del Banco Popular. La noticia ha sido bien recibida por el mercado y está permitiéndo a los principales índices europeos avanzar posiciones.

Y es que tal y como explican desde Renta 4, esta es una noticia positiva que “supone un nuevo avance en el proceso de saneamiento de la banca europea”. Por eso hoy, los bancos avanzan posiciones. En el sector español las subidas de Bankia, BBVA, Santander y Caixabank rondan el 1%. En Italia destaca la subida de Intesa San Paolo, cuyas acciones se revalorizan un 4% en la Bolsa de Milán. Intesa Sanpaolo, primer grupo bancario italiano, se hará con las dos entidades liquidadas administrativamente. Otros bancos europeos también están entre los mejores del Stoxx50. Société Générale y Deutsche Bank avanzan más del 1,5% cada uno.

Tampoco el euro registra el impacto de la banca italiana y avanza hacia la zona de los 1,12 dólares. La deuda italiana tampoco registra demasiado movimiento: suben los tipos de interés entre uno y dos puntos básicos, y la prima de riesgo respecto a Alemania está lejos de máximos, en torno a 160 puntos.  

En Japón la noticia del día ha sido la petición de concurso de acreedores de Takata, el fabricante de airbags que ha caído víctima de los errores en sus mecanismos que causaron 17 muertos, la mayor llamada a revisión de la industria del automóvil y miles de millones en demandas por daños. Tiene unos 15.000 millones de pasivo. Pero el Nikkei tampoco lo ha notado y marca leves alzas, más sustanciosas en otros mercados de la zona asiática.

La mejora del precio del petróleo, un 1% esta mañana (a 45,8 dólares), ha inyectado algo de optimismo en un mercado preocupado por el efecto secundario de la energía demasiado barata. También andan pendientes los inversores de la Casa Blanca y el avance de su programa legislativo, con la vista puesta en el prometido paquete de estímulos y bajadas de impuestos.



Source link