Un ‘personal shopper’ virtual para directivos ocupados | Fortuna

No tiene ningún inconveniente en reconocer que la idea de su negocio la importó de otros países. “Comprar es una actividad que requiere de mucho tiempo, y no todo el mundo dispone de él. Por eso, tras ver empresas que ofrecían el servicio de personal shopper a través de internet en Estados Unidos, Francia, Alemania u Holanda, decidimos lanzar una en España”. Quien habla es Clara de la Santa, fundadora de Coomo, firma dedicada al asesoramiento y compra de ropa masculina que opera en España desde hace un año. “Tras invierno, primavera y verano, este otoño comenzamos con nuestra cuarta temporada”.

La falta de tiempo de muchos profesionales, sumada a la necesidad de contar con un fondo de armario equipado, es el principio que rige a esta compañía. “El cliente solo pierde unos minutos en contratar el servicio, nosotros nos ocupamos del resto”, cuenta De la Santa. Todo funciona a través de la página web de la firma. El usuario debe seleccionar con qué estilo se siente más identificado: clásico, clásico actual, casual arreglado o casual. A continuación debe responder a un breve cuestionario acerca de qué prendas suele llevar al trabajo, qué tipo de pantalones prefiere, “como pitillos, estrechos o regulares”, o qué ropa no suele ponerse nunca, dentro de una gran variedad en la que se incluyen camisas, camisas de manga corta, polos, camisetas, camisetas de rayas o sudaderas.

“Con todos estos datos, el cliente nos ayuda a entender cuál es su estilo y con qué prendas se siente más identificado. No nos preocupa tanto el tallaje, sino conocer cuanto antes sus gustos para poder establecer una relación de confianza y profesionalidad con él”. Por eso, tras estas primeras preguntas, la plataforma pide al cliente que seleccione el tipo de calzado que suele utilizar, ya sean náuticos, mocasines, botas, zapatos o deportivas, y cuáles son las marcas que más identifica con su estilo personal, dentro de una gran selección entre la que se incluyen firmas como Zara, Lacoste, El Ganso, New Balance, Camper o Massimo Dutti. Terminado este proceso, que no dura más de cinco minutos, el equipo de Coomo, formado por cuatro personas, se pone a trabajar.

Con unas pocas preguntas, la firma conoce el gusto y el estilo del cliente

“Con toda esta información definimos cuál es el estilo del cliente, con qué se siente más cómodo y qué marcas le pueden venir mejor”. Una vez establecido todo esto, la empresa envía a la dirección facilitada por el cliente una caja con unas 10 o 12 prendas, en función de sus necesidades, de las que puede disponer durante cinco días para probárselas o combinarlas con la ropa que ya tiene. “También se establece un vínculo con el comprador gracias a esto. Ofrecemos la posibilidad de utilizar las prendas en casa, en un ambiente mucho más relajado que el probador de una tienda, sin gente, sin prisas, con tu espejo y con posibles combinaciones al alcance de la mano”, prosigue De la Santa. Pasados los cinco días, el cliente elige con qué vestimentas se queda y las descartadas son recogidas por la empresa gratuitamente.

En su mayoría, cuenta la fundadora, quienes contratan los servicios de Coomo son directivos, perfiles que no tienen mucho tiempo entre diario y que no quieren meterse en una tienda el fin de semana. También hay quien no puede desplazarse a otra ciudad solo para comprar. “Pero el mayor punto de diferenciación respecto a otras plataformas web es que contamos con expertos que asesoran, que conocemos el color real de la ropa, que no siempre coincide con el de las fotos de internet, así como la textura de las telas”. De la Santa también incluye el precio, “medio alto y accesible para el servicio que ofrecemos, con polos que se mueven entre los 30 y los 80 euros, pantalones de 75 a 140 euros o zapatos que llegan hasta los 250 euros”.

Source link