Ikea se alía con ‘startups’ para adaptarse a los nuevos hábitos de consumo | Innovación

Las cabezas pensantes de Ikea parecen estar siempre a la altura de las necesidades de sus clientes. Desde un amplio catálogo de productos para casa hasta el diseño de muebles hackeables que pueden tunearse al gusto del consumidor y cambiar de tamaño o de utilidad. Pero los hábitos de consumo cambian incluso más rápido de lo que un mastodonte como Ikea puede asumir, por eso el gigante sueco ha decidido apostar por la tecnología y la colaboración con startups con las que retroalimentarse para conseguir mantenerse líder en innovación en su sector.

Los muebles desmontables —la seña de identidad de la compañía— fueron también una forma de innovación y tienen su razón de ser: al transportar piezas en paquetes planos se puede optimizar el espacio y esto hace que los muebles puedan ser más baratos y que se contamine menos. Con la colaboración de las startups la compañía quiere mantenerse en esta misma línea: el objetivo es que les ayuden a encontrar soluciones para lo que ellos llaman sus grandes problemas. Es decir, construir productos a un precio asequible, que sean accesibles para la mayoría de la población y que además respeten el medio ambiente. Parece el proceso de producción ideal, pero no es fácil de conseguir.

Para alcanzar y mantener este objetivo tienen que continuar a la cabeza de la innovación y ahora uno de los vehículos para conseguirlo es trabajar junto a las startups, el nuevo jugador del mercado en el que ya muchas multinacionales han visto una vía de aire fresco para sus negocios. En mayo de este año Ikea lanzó Bootcamp, un proyecto de trabajo en colaboración con emprendedores de campos como la sostenibilidad, la experiencia de usuario, la logística, el análisis de sistemas e incluso la cocina innovadora. “Queremos conocer a jóvenes emprendedores con quienes coincidamos en cómo nos gustaría trabajar con los desafíos que percibimos”, explican desde Ikea.

Las diez startups que están trabajando desde septiembre mano a mano con los expertos proponen soluciones como aplicaciones para decorar la casa, adaptadores para hogares inteligentes, una bolsa de la compra también inteligente y una aplicación que adapta vídeos para personas con discapacidad. Entre ellas se encuentra la española Niwa, que ha encontrado la forma de hacer que podamos cultivar dentro de casa utilizando software inteligente y análisis de datos. Este software viene con una biblioteca de programas de crecimiento que crean el entorno óptimo para lo que sea que estés cultivando. Ikea busca una colaboración entre iguales con estas empresas que están empezando, pero también ayuda a acelerarlas.

  • Lo que aportan las ‘startups’ a las grandes empresas

¿Qué necesita una multinacional de una empresa que está empezando? Principalmente consiguen ideas nuevas, lo que se conoce habitualmente como innovación abierta. Estas colaboraciones también amplían la network de ambas partes: las compañías grandes tienen acceso a nuevos talentos y mercados y las pequeñas consiguen que su marca se asocie a la de una multinacional reconocida. Parece un buen empuje para las startups, que así tienen más fácil conseguir contratos como proveedores, acceso a canales de venta masivos, captación de inversión y reconocimiento en el mercado. 

En algunos casos también empujan el proceso de transformación digital. La capacidad de reacción y la cultura de una empresa que acaba de empezar ayudan a acelerar procesos, entender el comportamiento de los seres digitales y pensar sobre la realidad como lo harían ellos. Esta retroalimentación continua permite retener el nuevo talento, renovar el pensamiento estratégico de la compañía e instaurar un flujo de innovación continuo.

Source link

Ocho novedades en tecnología sanitaria

Estas ocho innovaciones necesitan apoyo económico para llegar a ser una realidad en el ámbito sanitario. Todas tienen su fase inicial más o menos cubierta, atienden una necesidad anteriormente no tomada en consideración y cuentan con la aprobación y apoyo de la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud en España (Fipse).

Seguir leyendo.

Source link

La náutica innova en conectividad y diseño | Compañías

Digitalizar el mar suena a utopía, pero es lo que se han propuesto en SmartSea Technologies, una startup de Barcelona. La compañía, que comparte espacio con otros proyectos de negocios en el centro de emprendimiento Pier 01, en el Palau de Mar, está innovando en un sector que apenas comienza a recuperarse de la crisis y que no ha conseguido tener una presencia internacional significativa, a pesar de la popularidad de la náutica deportiva en su mercado base, España.

SmartSea, resultado de la fusión de la aplicación para puertos deportivos Smart Port y la red social para navegantes BlooSea, empezó en 2012 con un listado móvil de los servicios que ofrecía cada terminal portuaria. Pero en 2016 sus fundadores convinieron en que necesitaban desarrollar un producto verdaderamente disruptivo que les ayudase a crecer y marcar la diferencia.

SmartSea trabaja para llevar al mar tecnologías como el big data y el internet de las cosas

“Habíamos empezando conectando a los navegantes con los puertos, pero nos dimos cuenta de que a lo mejor, lo que teníamos que hacer era conectar a los barcos, porque sin estos no hay navegantes ni puertos”, afirma Alejandro Martínez, director general de la empresa.

En el sector automoción se lleva muchos años hablando del big data, del internet de las cosas y del coche conectado como un primer paso hacia el vehículo autónomo. Martínez y su equipo decidieron que era el momento de trasladar todos esos conceptos a la industria náutica. En esos días Seat prestó un ejemplar de su modelo conectado a BeMobile, startup con la que comparten oficinas en Pier 01, a fin de que esta trabajara en el desarrollo de aplicaciones para el auto; cercanía que en SmartSea aprovecharon para detectar posibles innovaciones extrapolables a su sector.

Fue así como surgió SmartBoat, una plataforma que permite a los propietarios de embarcaciones disponer de información de todas las constantes del barco en tiempo real. El sistema consta de un hardware que se instala de manera muy sencilla en el yate –“son dos cables”, dice Martínez– y una aplicación móvil. El dispositivo recoge los datos y los transmite a un servidor para que luego puedan consultarse en la app.

Dado que un barco pasa la mayor parte del tiempo atado al muelle, ¿qué tipo de información puede interesarle consultar a todas horas a un marinero en tierra? “Hay una gran cantidad de parámetros que conviene monitorizar como, por ejemplo, que las bombas de achique, que sacan el agua que se acumula en la sentina, la parte más baja del casco, funcionan correctamente, porque de lo contrario, al día siguiente puedes encontrar el barco hundido en el pantalán”, explica Martínez. En caso de detectar una anomalía de este tipo, un golpe, un fallo en las baterías o la entrada de una pequeña vía de agua, el sistema envía una alerta al usuario.

La aplicación SmartBoat.
La aplicación SmartBoat.

La app es capaz también de entender el contexto en el que este se encuentra (si está a bordo o en tierra) para mostrarle una información u otra dependiendo de cada situación. Si se trata del primer caso, da la posiblidad de comprobar si el yate cumple cuatro condiciones básicas para salir a navegar:si hay aceite de motor, si los grifos de fondo están abiertos (fundamental para refrigerar el motor y evitar que se recaliente), el nivel de combustible y si se llevan chalecos salvavidas.

Hacer esta lista de comprobación es clave para la seguridad del pasaje porque “el 55% de los accidentes que asiste Salvamento Marítimo es de embarcaciones de recreo, lo cual es una barbaridad”, señala Martínez. En una fase más avanzada, SmartSea aspira a incorporar funciones de mantenimiento predictivo e incluso de barco autónomo.

Alejandro Martínez (segundo por la derecha) junto con el equipo de SmartSea, en el Port Vell de Barcelona.
Alejandro Martínez (segundo por la derecha) junto con el equipo de SmartSea, en el Port Vell de Barcelona.

“Para eso necesitamos generar un historial de millas marinas recorridas”, indica. El prototipo, que ha concluido la fase de pruebas, se presentará en el Salón Náutico que se inaugura hoy en Barcelona. El evento, en el que participarán 275 empresas y en el que se expondrán cerca de 700 barcos, ha continuado adelante a pesar de las crecientes tensiones políticas en Cataluña, el principal mercado de barcos nacional junto con Baleares.

La afición por la náutica en España empezó a crecer en los años sesenta, cuando aparecieron los primeros astilleros, escuelas de navegación y empresas de alquiler. El sector prosperó hasta 2008 cuando la crisis obligó a las familias a recortar el gasto en actividades de ocio. “La recesión hizo mucho daño, con caídas de ventas espectaculares”, dice Ramón Girbau, un experto en reparación y mantenimiento de barcos que empezó a fabricar sus propias embarcaciones en 2010.

Yate Astondoa 100 Century, de Astilleros Astondoa.
Yate Astondoa 100 Century, de Astilleros Astondoa.

A diferencia de otras industrias, como la automoción, la mayoría de fabricantes de yates y veleros en España son pequeñas empresas que no están internacionalizadas, lo que les ha impedido compensar la caída del mercado doméstico con un aumento de las exportaciones. “Quedamos pocos. Si no quebraron, muchos astilleros han tenido su actividad en letargo”, señala el fundador de Girbau Boats, que construye barcos de entre 8,5 y 9,16 metros de eslora en el cabo de Creus, en la Costa Brava.

Si bien las ventas todavía están lejos de los picos de 8.400 unidades alcanzadas en 2008, el mercado se recupera. Las matriculaciones de embarcaciones de recreo crecen al mes de septiembre un 9%, hasta las 4.732 unidades. La asignatura pendiente sigue siendo la internacionalización. En los siete primeros meses de este año, la balanza comercial de España en yates y embarcaciones acumula un déficit de 104 millones de euros, casi tantos como los 107 millones de todo 2016, según estadísticas oficiales.

“Nuestra balanza comercial está claramente condicionada por la pérdida de tejido productivo en este segmento”, comenta Jaime Cortecero, director de ventas de Astondoa, empresa familiar que tiene cuatro astilleros en Santa Pola, Alicante, donde construye yates de hasta 37 metros de eslora.

Las cifras

4.732 embarcaciones se matricularon entre enero y septiembre de este año, lo que supone un aumento del 9,23%, según ANEN, la Asociación Nacional de Empresas Náuticas.

1.475 del total de barcos matriculados se destinaron al alquiler, un segmento que crece en lo que va de año un 25%.

104 millones de euros es el déficit comercial del sector a julio, según el Ministerio de Comercio Exterior.

Junto con Sasga Yachts y Rodman, Astondoa es uno de los pocos constructores nacionales que está vendiendo al exterior. “En este momento, las exportaciones suponen más del 75% de nuestras ventas, destacando América y Europa como mercados más grandes”, indica Cortecero, quien precisa que Italia es el principal competidor de España en la gama de yates superiores a 16 metros de eslora.

Sasga Yachts fabrica en Menorca, mientras que Rodman, la empresa más grande del sector, tiene tres factorías en Galicia y dos en Portugal que exportan a más de 50 países de Europa, Sudamérica, África, Oriente Medio y Asia.

Estos tres astilleros “están haciendo un buen trabajo y sus barcos están reconocidos fuera”, destaca Javier Sáez, responsable de operaciones de Disvent Ingenieros, distribuidora de material electrónico y sistemas de comunicación para embarcaciones, con sede en Barcelona.
La situación es parecida en componentes. “No hay marcas nacionales de prestigio en electrónica ni electricidad. No obstante, entre nuestros productos contamos con paneles eléctricos modulares de la empresa de Badalona Pros by Ditel que nos planteamos exportar”, refiere Sáez.

En motores marinos, Solé Diesel, empresa con sede en Martorell, lleva exportando desde los años setenta. “De lo contrario, habríamos cerrado durante la crisis”, expresa Enric Solé, presidente de la compañía que fundó su abuelo en 1912 y que obtiene en el exterior el 65% de sus ingresos, que el año pasado ascendieron a 8 millones de euros. “Tenemos distribuidores en todas partes, excepto en Estados Unidos, donde hay muchas trabas normativas”, indica.

Según datos de la Fira, organizadora del Salón, el 15% de los expositores serán empresas extranjeras procedentes de 14 países, entre los que figuran las francesas Zodiac, Jeanneau y Beneteau (junto con su filial de catamaranes Lagoon), la británica Sunseeker y la japonesa Yamaha.

“Exportar es caro, pero es uno de mis objetivos a medio plazo”, dice Ramón Girbau, para quien la única forma que tiene un astillero pequeño como el suyo de internacionalizarse con éxito es ofrecer un producto diferente en diseño y acabados. “La estética es importante, pero también hay que darle valor a la utilidad: espacios abiertos, bañera en popa con sombra para proteger del sol, un buen solárium… Hay barcos muy bonitos, pero que no se pueden disfrutar”.

Source link

Euskadi invertirá 295 millones en fomentar el emprendimiento | Compañías

Posicionar al País Vasco como un territorio atractivo para emprender. Ese es el objetivo básico del Plan Interinstitucional de Emprendimiento de Euskadi 2020 (PIE 2020), explica Aitor Urzelai, director de Emprendimiento del Gobierno vasco, a CincoDías . El programa, que se presentó esta semana en el Parlamento, recoge más de 300 acciones con un marco común y un repositorio único, y cuenta con una previsión presupuestaria de 295 millones hasta 2020.

“El plan es muy ambicioso. País Vasco siempre ha sido pionero en políticas públicas de emprendimiento, ahora se pretende que sea el mejor sitio para situar una startup”, explica Iñaki Ortega, director de Deusto Business School. El programa incluye medidas de formación, eliminación de barreras burocráticas o revisión de la fiscalidad. “Es amplio y apunta en la buena dirección. Involucra a todas las Administraciones –Gobierno vasco, diputaciones y ayuntamientos–”, indica Lander Beloki, decano de la facultad de empresariales de Mondragon Unibersitatea.

El ecosistema emprendedor vasco destaca por su carácter industrial

Otro de los objetivos de la iniciativa es fomentar la cultura emprendedora entre los ciudadanos vascos. “Hay todavía mucho camino por recorrer. Ahora mucha gente emprende porque no encuentra hueco en el mercado laboral”, lamenta Beloki.

El último informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) señala a Euskadi como una de las comunidades donde menos personas prevén iniciar un negocio. “Se detectó que se estaba perdiendo fuelle emprendedor, porque implica un riesgo. Las oportunidades de empleo hacen que la gente opte por la cuenta ajena”, dice Ortega.

Todos los actores destacan la importancia de la constancia en el apoyo al emprendimiento. “No son políticas a corto plazo, sino programas de lluvia fina, de generar un ecosistema”, afirma Ortega. “El ecosistema emprendedor destaca por su carácter industrial. Las startups tecnológicas que tengan una aplicación industrial tienen un encaje perfecto en Euskadi”, cuenta Urzelai.

La aventura de emprender

Euskadi invertirá 295 millones en fomentar el emprendimiento

Perfil. El emprendedor en Euskadi suele ser un profesional con formación universitaria que ronda los 40 años. Destaca el papel de las mujeres emprendedoras, que llega casi al 50%.

Nuevo perfil. Los expertos señalan un cambio. “Hay una nueva generación que emprende en industria 4.0, big data o intenet de las cosas”, cuenta Iñaki Ortega. La universidad de Mondragón imparte desde 2009 un grado centrado en el emprendimiento –LEINN–, donde los alumnos crean su propia empresa.

Reconocimiento. “Falta una labor de reconocimiento social del empresario. Aquí era algo que estaba mal visto. En otras culturas consideran que genera empleo y crea riqueza”, señala Gonzalo Artiach.

Abrir una empresa en España requiere 13 días de media, según el informe Doing Business del Banco Mundial. “Crear una compañía es fácil, pero lo más complicado es conseguir un primer cliente”, apunta Gonzalo Artiach, fundador de Decidata, una startup de Getxo (Bizkaia) que se dedica a la ayuda a otras empresas en la toma de decisiones mediante análisis de datos.

Esta compañía resultó elegida en uno de los programas de emprendimiento más conocidos, el BIND 4.0, una aceleradora que ofrece la posibilidad de firmar un contrato con una gran empresa industrial, explica Urzelai. “Para nosotros fue decisivo ser uno de los ganadores”, cuenta Artiach. Con esta iniciativa, Decidata logró un contrato con Euskaltel y este año prevé alcanzar una facturación de 175.000 euros.

Source link

Cuatro opciones ‘low cost’ para ahorrar de cara a la jubilación | Mercados

Las comisiones son un factor clave en el ahorro para la jubilación. Al tratarse de una inversión a muy largo plazo, tener un producto que genere pocos gastos es muy importante. Tanto como escoger bien en qué tipo de activo financiero va a invertir el plan de pensiones o quién se va a encargar de la gestión.

La firma pionera en España en los planes de pensiones de bajo coste fue ING. El banco holandés siempre ha hecho bandera de cobrar las comisiones más bajas del mercado en todos sus productos. Cuando lanzó sus Planes Naranjas no fue una excepción. Los gastos que aplica para planes de pensiones que invierten en Bolsa son un 50% inferiores a los que aplican otras entidades.

¿Cómo puede ser? Primero, porque se trata de productos de gestión pasiva. Esto es, que invierten en fondos que replican la evolución de los principales índices bursátiles. No tiene gestores de fondos que seleccionen determinadas compañías, sino que el plan se mueve al compás del Ibex 35, el S&P500 y el Eurostoxx 50. Además, ING no tiene oficinas, con lo que ahorra mucho dinero de comercialización.

Ahora, con el auge de la gestión pasiva en todo el mundo, han surgido varias iniciativas en España que están plantando cara a los planes de pensiones de ING. En concreto, se trata de dos nuevas compañías de tecnología financiera (fintech) –Indexa Capital y Finizens– que han cerrado una alianza con Caser. Y esta misma semana se ha sumado un cuarto competidor: la aseguradora francesa CNP en alianza con Morningstar.

 

1. ING: pioneros con sus Planes Naranja 

El banco holandés ING fue la primera entidad financiera en comercializar en España planes de pensiones con comisiones de bajo coste. Este ahorro ‘low cost’ para la jubilación casaba perfectamente con la estrategia del grupo, que siempre ha hecho bandera de no aplicar comisiones ni en sus cuentas, ni en sus tarjetas de crédito. Los Planes Naranja se empezaron a comercializar en 2003. La entidad vende 9 planes de pensiones, gestionados por Renta 4, y que acumulan 2.380 millones de euros de activos gestionados.

“Siempre hemos apostado por ofrecer a nuestros clientes unos productos muy sencillos, transparentes y con bajas comisiones, y esta filosofía es la que trasladamos a nuestros planes de pensiones”, explica Luis González Soto, director de cuentas e inversiones de ING en España.

La comisión media aplicada en los planes de pensiones de ING es del 1,26%, mientras que hoy por hoy la comisión media de los planes de Bolsa supera el 1,6%. Hace años la diferencia era aún mayor, pero ING ha subido tarifas y el resto de entidades las han ido reduciendo.

El producto principal de ING son los planes dinámicos. “Se trata de productos en los que el trabajador establece cuál será la fecha más probable de su jubilación. Partiendo de esa premisa, buscamos la mejor combinación de activos para que maximice su inversión, con más peso de la Bolsa en los primeros años, y más de los bonos cuando se acerca la fecha de retiro”, apunta González Soto. La cesta de activos va cambiando su peso poco a poco, año a año. ING tiene un Plan 2020, otro 2025, otro 2030… También cuenta con tres planes que replican directamente índices (Plan Ibex 35, Plan Eurostoxx 50 y Plan S&P 500) y dos que invierten solo en deuda.

2. Indexa Capital: la punta de lanza de la gestión pasiva

Indexa Capital fue la primera compañía fundada en España para tratar de plantar cara a los bancos y a las aseguradoras en el segmento de los fondos de inversión y los planes de pensiones. La entidad defiende la importancia de aplicar comisiones baratas cuando se trata de ahorrar a largo plazo. Primero lanzó fondos de inversión ‘low cost’ y después se alió con la gestora de planes de pensiones de Caser para ofrecer este tipo de productos. La comisión total que aplica Indexa es del 0,78%.

“El negocio de los fondos y los planes de pensiones es un oligopolio completamente dominado por los bancos, lo que acaba perjudicando al cliente final, a quien se cobran altas comisiones sin lograr buenas rentabilidades”, apunta François Derbaix, fundador y consejero delegado de Indexa Capital. Su propuesta de negocio pasa por ofrecer productos de inversión que cobran una comisión que es menos de la mitad de la que cobra el mercado. El particular contrata un plan de pensiones que invierte en productos de gestión pasiva. En concreto, cuenta con el fondo de pensiones Indexa Más Rentabilidad Acciones, que tiene en cartera una cesta de fondos cotizados, ETF, de las principales Bolsas del mundo (Estados Unidos, Europa, países emergentes, Japón…) y el fondo de pensiones Indexa Más Rentabilidad Bonos (que invierte en ETF que representan a un amplio abanico de deuda pública y privada).

En función del perfil inversor, Indexa Capital otorga un mayor peso al fondo de acciones o al de bonos. El más arriesgado tendría casi el 100% del fondo Indexa Acciones y el más conservador tendría casi todo el dinero en Indexa Más Rentabilidad Bonos. Este tipo de estrategia de inversión permite al propietario del plan de pensiones estar invertido a través de un único producto en más de 10.000 bonos y 2.000 compañías de todo el mundo. Un nivel de diversificación difícilmente replicable por un plan de pensiones tradicional.

3. Finizens: una contratación 100% ‘online’

Finizens lanzó hace unos meses un plan de pensiones de gestión pasiva 100% digital y con comisiones muy bajas, gestionado de manera automatizada mediante algoritmos. Los gastos que aplica al plan de pensiones Finizens son un 85% inferiores a los que suelen aplicar los bancos. Una de las grandes apuesta de esta fintech es la tecnología. Ha invertido muchos recursos para que la experiencia de usuario sea muy sencilla. Todo el proceso de contratación se puede realizar desde el teléfono móvil. La firma se ha aliado con Caser como gestora del plan de pensiones.

“Hacían falta en nuestro país alternativas a los planes de pensiones tradicionales que sufren el mismo problema del que llevamos hablando hace mucho tiempo en cuanto a los déficits de la gestión activa: altas comisiones y falta de retornos”, explica Giorgio Semenzato, consejero delegado de Finizens . Los impulsores de esta herramienta de inversión a través del móvil han recurrido a Caser como aliado para la figura del plan de pensiones. También cuentan con esta aseguradora para gestionar su plan de ahorro.

El plan de pensiones de Finizens se basa en una gestión pasiva y sistemática de las inversiones. Quienes contratan este producto, además de invertir en una amplísima variedad de acciones y bonos, también tienen una parte de su cartera en activos reales, como propiedades inmobiliarias y oro.

Finizens cuenta con cinco carteras diferentes según el nivel de riesgo que quiere asumir el cliente. Se puede acceder al plan de pensiones de Finizens desde 50€ y es sencillo configurar aportaciones mensuales automáticas al plan. “De esta forma se consigue que los ahorros vayan incrementándose mes a mes de manera más constante y sin esfuerzos”, explica Semenzato. 

Desde la aplicación para el móvil se puede realizar cualquier tipo de consulta y operativa.

4. CNP-Morningstar: una alianza estratégica

CNP y Morningstar anunciaron esta misma semana una nueva propuesta para ahorrar de cara a la jubilación con comisiones baratas. Las comisiones serán del 0,72%, menos de la mitad de las que suele aplicar el mercado. La aseguradora francesa quiere dar un salto cualitativo en su propuesta de negocio, con una alianza con el líder mundial en análisis de productos de inversión.

La oferta inicial consistirá en tres planes de pensiones de las categorías de renta fija mixta (CNP Partners Morningstar Conservador), renta variable mixta (CNP Partners Morningstar Moderado) y renta variable (CNP Partners Morningstar Dinámico) que serán administrados por CNP Partners, como gestora de pensiones, y asesorados por Morningstar, que asignará los activos. Los planes invertirán en fondos cotizados o ETF y fondos indexados con el objetivo de abaratar el coste. La comisión de gestión (0,65%) más la de depósito (0,07%) sumarán un 0,72%, muy por debajo de la media del mercado. Ahí se incluye el coste ETF o fondo en el que inviertan, que no superará el 0,25%.

“Queremos ser uno de los proveedores financieros de referencia para nuevos clientes de planes de pensiones”, explica Jean Christophe Mérer, director general de CNP Partners, la filial española de CNP Assurances. El perfil de cliente que buscan captar es el de un ahorrador de mediana edad, entre los 40 y los 45 años, con cultura financiera, usuario habitual de la página de Morningstar (que ofrece comparativas de fondos y planes de pensiones) y que ya cuenta con otra entidad financiera de referencia. Así, no habrá un servicio de asesoramiento en la inversión como tal, ni tampoco incentivos por los traspasos desde otras entidades. El comportamiento de las carteras será supervisado por los profesionales de Morningstar y CNP Partners. Trimestralmente, habrá un comité de inversiones conjunto.

Source link

Gate 93, la puerta de entrada de los españoles a Silicon Valley | Talento

Los mitos son casi tantos como las ilusiones con las que vienen los emprendedores a esta orilla del Pacífico. Antes la cosecha era de fruta y ahora proliferan las empresas que se adquieren o salen a Bolsa. Esta es una tierra fértil en muchos sentidos.

Desde los buscadores de oro a los emprendedores, San Francisco ha vivido oleadas de inmigración que tratan de labrarse un futuro mejor, alcanzar los sueños, brillar en un entorno ultra competitivo. No todos los consiguen, por supuesto. Basta con citar que entonces las grandes fortunas las hicieron los que ofrecían servicios para los mineros: vendedores de palas y fabricantes de ropa de trabajo. De entonces queda Levi’s, el fabricante de vaqueros que nació a mediados del siglo XIX en esta ciudad. Hoy se multiplican los espacios de coworking, las empresas de servicios para facturar e incluso las herramientas de comunicación para startups, como Slack, pasan a ser una promesa de negocio próspero, por no hablar de los que ofrecen menú o fruta fresca para estas oficinas chic. El problema estriba en la cantidad de cadáveres que van quedando en la carrera por el éxito.

La premisa es clara: no todo el dinero vale igual.

En una conversación informal, durante un afterwork típico de la zona, tres amigos con muchos puntos en común comenzaron a pensar en la cantidad de startups llegadas de España que han probado suerte y se han vuelto antes del despegue de su idea.

Los ejemplos surgen rápidamente. En los más de tres años de corresponsalía algunos casos duelen especialmente. Como el de Koldo García, de Madpixel, una startup de contenido enriquecido con varias propuestas interesantes. Desde análisis de objetos en vídeos a revistas enriquecidas. Su empresa sigue creciendo, desde España, pero la aventura en Silicon Valley no tuvo el eco que anhelaban.

O el caso de Roser Solanes y Oriol Sanleandro, un matrimonio joven de Barcelona que puso en marcha lo que entonces era una novedad en San Francisco. Make Eat Easy ofrecía una suscripción para recibir alimentos frescos y una receta para hacerlo. Se enviaba un kit para dos raciones. La idea era que cada semana se recibieran las cantidades adecuadas para no comer siempre lo mismo, descubrir sabores, aprender nuevos platos y no desperdiciar. Ahogados por la falta de financiación, cuando Blue Apron, recientemente estrenada en bolsa, pasó de la costa este a la oeste, con un gran pulmón en forma de inversión para hacer campaña. Terminaron emprendiendo el viaje de vuelta.

Por el camino aprendieron muchísimo de logística, embalaje, conserva y entrega de alimentos, narrativa en recetas rozando el entretenimiento y los deseos y gustos del consumidor final. Ambos son padres hoy. Sanleandro es general manager de Cabify en la Ciudad Condal y Solanes ha lanzando una firma de potitos para bebés con ingredientes naturales, Biotitos. Esta zona ha dejado huella en sus trayectorias, pero queda la sensación de que con algo más de ayuda y conexión su historia podría haber sido diferente.

Los fundadores del fondo durante un encuentro en San Francisco.

Por supuesto, se aprende de la aventura, pero a un grupo de tres amigos y conocedores profundos del ecosistema les dolía ver ilusiones truncadas cuando, en muchos casos, se podría haber planteado el aterrizaje y desarrollo de manera distinta.

Ese contexto fue el caldo de cultivo de Gate 93, la puerta de embarque habitual para ir y volver de San Francisco a España. Ahora también hace alusión a un fondo de inversión de capital riesgo con una visión diferente.

Javier Cortés (Valencia, 1980), Ibai García Urruchua (Abadiño, 1982)y Juan José Feijoo (Buenos Aires, 1985) comenzaron a pensar en crear una red de apoyo, primero. Después, en una consultoría con toques de mentoría. Tras contemplar todas las opciones posibles, se percataron de que el mejor vehículo para tener un impacto real, organizado y sostenido, era convertirse en VC, leído visí, los glóbulos rojos de este sector efervescente.

Querían evitar abandonos o confiar demasiado en el voluntarismo. Cada uno de los socios no dirigentes que se han sumado a la idea ha aportado capital, conocimientos y el compromiso de poner al servicio de los recién llegados su red de contactos profesionales. Ese es precisamente uno de los puntos diferenciales, conectar con los expertos en cada campo y paliar las carencias de los equipos para estar al nivel exigido en un ecosistema extremadamente competitivo.

Cortés, que estudió un año en San José, la antigua capital de Silicon Valley, antes de entrar en la universidad, lleva siete años en San Francisco. Después de ejercer como consultor, llevando de cerca los números de Twitter o Yahoo!, fichó por Instacart, donde es controlador financiero. Ahí conoció a Feijoo, un ex-Googler que. tras pasar por Instacart, donde era vicepresidente, acaba de fichar por Adobe. Durante la etapa de ambos en Instacart fueron clave en la última ronda de financiación, más de 400 millones con una valoración de más de 3.400 millones de dólares para el carrito de la compra más usado en esta zona.

García Urruchua, ingeniero y MBA por el IE, ha pasado por Mozilla y Tok Box. Este verano fichó por Hearsay Systems.

Al trío fundador se ha sumado Tony García Jiménez, uno de los magos del márketing de la zona. Hace casi 10 años vendió su primera empresa de tecnología. Desde entonces ejerce de asesor, consejero e inversor con Richmond Partners tanto en firmas locales como de España y América Latina, una de sus debilidades.

A su alrededor se ha creado un ambiente especial, de suma. Perfiles relevantes del mundo tecnológico han comenzado a formar parte de Gate 93. Family offices, socios de otras propuestas que piden coinvertir para estar dentro de las oportunidades, inversores que se fían de una combinación de olfato y pasión por el análisis de datos para encauzar una startup hasta jugar en la primera división de la tecnología.

Vista aérea de San José, en Silicon Valley.

La premisa es clara: no todo el dinero vale igual. Una frase que se repite aquí y cobra sentido cuando se exploran las posibilidades de este colectivo, bien conectado, con reconocimiento profesional. Muchos fondos tienen más pulmón financiero, pero no la información de cómo se funciona tanto en España como en Silicon Valley. Ibai apunta a los contactos como punto distintivo: “Muchos quieren venir, pero no hay mucho orden. He intentado ayuda a los que vienen de escuelas de negocios, del IE, de Mondragón Team Academy, pero faltaba una manera formal de ayudar”. Feijoo también ha percibido que en este tiempo las promesas rotas se han multiplicado: “Hay muchos que dicen estar aquí, pero a la hora de la verdad no abren puertas. Queremos aportar sin aparentar”.

Los tres repiten una frase: “Queremos devolver lo que Silicon Valley nos ha dado. Ponemos nuestro tiempo y conocimiento como advisors porque pensamos que con capital, talento y apoyo podemos corregir lo que no se hace bien”.

Ellos ya lo han hecho, quieren ayudar a que otros sigan sus pasos.

Source link

Billin, el ‘dropbox’ español de las facturas, capta 1,5 millones de euros para crecer | Compañías

La startup española Billin, fundada en abril de 2014 y que ofrece de forma gratuita una plataforma tecnológica para que pymes y autónomos gestionen todo el ciclo de su facturación (creación, envío, tracking y cobro de facturas), ha obtenido una nueva ronda de inversión de un millón y medio de euros. La compañía ha conseguido el apoyo económico de los grupos inversores Kibo Ventures (con más de 30 compañías en cartera y fondos gestionados por valor de 130 millones de dólares), K Fund (fondo de venture capital de 50 millones) y del business angel Carlos González Cadenas, actual

La solución de Billin también permite a pymes y autónomos recibir y almacenar facturas de clientes y proveedores en un único sitio y da la posibilidad de conectar toda esa información con sus gestores.

La plataforma cuenta en la actualidad con más de 10.000 empresas y profesionales registrados, así como 100 millones de euros en facturas tramitadas a través de ella, según los datos facilitados por la propia compañía. Billin utilizará los fondos captados para seguir impulsando su negocio en España y dar el salto internacional. Su plan es abrir mercado en Europa y Latinoamérica para 2018.

Billin, la fintech fundada por Marcos de la Cueva y Diego Goya, ya ha sido bautizada como el dropbox de las facturas, debido a su interfaz (muy sencillo de manejar) y a que ofrece un modelo de negocio freemium. La firma ofrece un servicio 100% gratuito, que el usuario puede mejorar opcionalmente mediante un plan premium, que permite la personalización de la herramienta.

Los impulsores de Bill in defienden que su plataforma ahorra tiempo en la gestión de la facturación y “permite agilizar el cobro de facturas hasta 10 veces más rápido”. Además, explican, ofrece un sistema de mensajería instantánea “innovador” para cada factura, “con el que se mejora la comunicación entre el cliente y el proveedor”, agilizando con ello procesos de corrección o resolución de incidencias”.

Billin fue una de las empresas escogidas para participar en South Summit de Madrid, uno de los eventos más importantes en España relacionados con las startups, al que se presentan más de 1.800 candidaturas.

Source link

Una alianza de ‘telecos’ elige varias startups para favorecer su crecimiento | Emprendedores

La alianza entre Deutsche Telekom, Orange, Singtel y Telefónica, Go Ignite, acaba de anunciar los nombres de las start-ups ganadoras que se convertirán en sus partners. Estas iniciativas han resultado elegidas por desarrollar soluciones innovadoras en tres tecnologías: inteligencia artificial, hogares conectados y ciberseguridad de IoT.

Go Ignite es una alianza destinada a conectar ecosistemas de startups a lo largo de Asia, África, Europa, Latinoamérica y Oriente Medio. La convocatoria global Go Ignite para startups alienta a equipos de todo el mundo a que incluyan sus proyectos en alguna de las categorías identificadas por la lianza como estratégicamente interesantes.

Las empresas ganadoras de esta convocatoria han sido Sparkcognition, NanoLock, Cujo, Vayyar Imaging y SafeToNet. Entre los beneficios del reconocimiento destaca la oportunidad de aprovechar la base colectiva de clientes de los miembros de la alianza. Estos cuentan con más de 1.200 millones de abonados alrededor del mundo.

Según ha expuesto Axel Menneking, managing director de Deutsche Telekom, en esta segunda edición se han recibido “muchas propuestas de equipos muy fuertes”. Los cinco ganadores han sido capaces de convencernos con sus ideas sobre inteligencia artificial y asuntos de seguridad”, ha agregado.

Los ganadores se encuentran actualmente trabajando en un workshop en Madrid. En él se les va a ayudar a perfeccionar sus soluciones y a agudizar sus estrategias de negocio. Además, cada startup recibirá un apoyo adicional que incluye acceso a mentoring y expertise, espacio de coworking, invitaciones a eventos de la comunidad y oportunidades de networking.

“Tanto nosotros como nuestros socios tenemos la certeza de que trabajar de forma conjunta y de manera abierta con la comunidad start-up es un factor crítico para acelerar nuestra innovación en estas tres áreas clave”, ha subrayado, por su parte, Bertrand Rojat, subdirector de Technocentre, Orange. Asimismo, ha añadido que “vivimos unos tiempos muy emocionantes”, por lo que se congratulan “de estar trabajando con estos desarrollos para entregar de manera conjunta algo realmente notable a nuestros clientes”.

Source link

Bancos y ‘fintech’ pelean por cómo acceder a los datos del cliente | Mi dinero

La banca vive estos días una cuenta atrás hacia el inicio de la que promete ser la mayor revolución de su historia reciente. La entrada en vigor de la segunda directiva europea de pagos (la PSD2) a comienzos del próximo mes de enero devolverá a los particulares el control de sus datos financieros, obligando a los bancos tradicionales que les dan servicio a compartir su información con las nuevas firmas financieras tecnológicas, las fintech, que el cliente elija. Unos y otros se preparan actualmente para sumarse a un salto tecnológico y cultural cuyos últimos detalles regulatorios siguen siendo objeto de un apasionado debate.

“PSD2 es el mayor cambio para la banca comercial de toda su historia”, asevera Arturo González, responsable de Infraestructura Financiera de la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), y una de las voces que interviene en la negociación europea por parte del nuevo sector emergente. “La directiva lo que dice es que las credenciales y toda la información que una entidad tiene de un usuario es suya, y que el usuario tiene derecho a cederla a un tercero”, apunta.

Es decir, que si un particular decide utilizar una aplicación para hacer transferencias, o con la que recibir consejos sobre sus hábitos de ahorro, podrá autorizar el acceso a sus datos bancarios y su entidad de referencia no podrá negarse a facilitar la información.

“El objetivo último de la directiva es generar mayor competencia y mayor transparencia en los servicios financieros en beneficio del usuario final”, resume González, que también es consejero delegado de la fintech Eurobits, que recopila datos bancarios para aplicaciones financieras.

“Sin duda, esta directiva va a cambiar el status quo del mercado financiero en España”, avanza Alberto Cerrada, director de procesos financieros en Worldline Iberia, consultora que asesora a la banca en este proceso de transformación. “Va a obligar a las entidades a tomar posición y a desarrollar estrategias”, expone, porque “los bancos van a tener que abrir sus plataformas, compartir su información con los nuevos actores” y hacerlo “sin cobrar”. “PSD2 implica para la banca lo que ocurrió hace unos años en el mercado de las telecomunicaciones, una liberaliación del merado que propició la aparición de nuevos actores”, ilustra.

“El ánimo de la directiva es avanzar en la protección del consumidor, ahondar en la transparencia de los servicios relacionados con instrumentos de pago y regular de forma efectiva la entrada de estos nuevos jugadores, que hasta ahora no estaban regulados de una manera detallada”, explica Roser Martí Basomba , responsable de proyectos de tarjetas de Banco Sabadell.

Semejante transformación se llevará a cabo en dos fases. Una primera, que arranca el 13 de enero de 2018, en la que se obligará a todas las firmas de iniciación de pagos y a las que ofrecen servicios de información sobre cuentas a solicitar autorización para poder operar. Las que obtengan el permiso se verán libres de ataduras para acceder a los datos bancarios de sus clientes, pues las entidades financieras tradicionales que les pongan trabas serán investigadas y podrán ser sancionadas.

La siguiente etapa depende de la regulación que se está negociando todavía pero se espera que se apruebe en otoño de 2018 para entrar en vigor en abril de 2019. A partir ahí, la banca deberá contar con una suerte de interfaz específica (el conocido como sistema de APIs) a través del que las fintech podrán acceder a sus datos.

Este modelo de acceso está siendo actualmente el más enconado asunto de debate entre los representantes de la industria financiera tradicional y las firmas emergentes. Incluso la Autoridad Bancaria Europea (EBA) tomó cartas en el asunto en los últimos meses cuando se opuso a que si el canal que ofrece el banco no es suficientemente bueno, la fintech pueda elegir seguir accediendo como ahora, a través de su canal de banca electrónica (por screen-scraping).

La postura encendió los ánimos de los nuevos competidores digitales del sector bancario. “Una entidad financiera va a tener que desarrollar, publicar, mantener y medir un API para un tercero, gratis, y ese tercero puede competir con sus servicios. El incentivo para hacerlo bien es muy reducido”, asume el representante de la asociación de fintech española. “Cuestionamos abiertamente la parcialidad de la EBA”, denuncia, celebrando que la Comisión Europea esté más en la tesis de que si el ascensor no funciona, la fintech podrá seguir accediendo al banco por la escalera.

 Retos para todos

“Cada actor involucrado dentro de PSD2 tiene sus retos. El de los bancos es abrir sus plataformas a terceros. Y, otro muy importante, garantizar la seguridad”, detalla el consultor de Worldline, añadiendo que el principal reto de “las fintech es idear, inventar servicios de valor en base a la información a la que van a poder acceder” que les haga más competitivos que a los propios bancos.

“Es un reto, pero también es una oportunidad”, aseguran en Banco Sabadell. “Desde el banco se ve desde este punto de vista. Es un reto porque pueden surgir incertidumbres de desintermediación con el cliente, pero también como una oportunidad de explorar las nuevas posibilidades de negocio que hay. Y creo que todo el sector lo hará”, vaticina la representante de la entidad.

“Lo que hace PSD2 es dividir un banco en dos trozos, la trastienda y el frontal de la tienda, o la fábrica y la red de distribución de productos, de forma que la red de distribución del banco compita con terceros por los productos con el objetivo de que haya más competencia y más transparencia con las mismas reglas para todos”, aduce González. “A lo que lleva es a que los bancos sean fábricas de producto que compiten con otras fábricas de producto”, resume el representante de AEFI.

“Los bancos entran en competencia con las fintech” y, a partir de ahí, detalla el experto de Worldline, puede ser que a la entidad le resulte interesante llegar a acuerdos con terceros, “aumentando sus canales de distribución”, que opten por poner su plataforma a disposición de terceros que quieran ofrecer sus servicios en ella o que se especialicen en ofrecer nuevos servicios a partir de los datos de la clientela.

“El banco quiere mantener su relación con el cliente y mejorar esos servicios que le ofrecen ahora. Estamos estudiando posibilidades para ver cómo se enfocan esos servicios y productos que puedan ser interesantes para el cliente”, avanzan desde Banco Sabadell, que se encuentra en una situación similar a la del resto de entidades del sector.

Así, los bancos tradicionales se preparan tecnológicamente, para impulsar plataformas digitales que aúnen sus servicios con los de los nuevos competidores, y estratégicamente para no perder combo frente a la clientela en el nuevo pulso. Las fintech, por su parte, afrontan el reto de cumplir con una nueva regulación, lo que comporta novedosas exigencias específicas, pero también les da la oportunidad de ofrecer más garantías y confianza a los potenciales usuarios. Después de todo, según la EBA, un tercio de las nuevas compañías financieras digitales no están sujetas todavía a ninguna regulación. La directiva de pagos rige a un 20%_de las nuevas firmas.

Source link

PSD2 o la paradoja del ascensor y la escalera | Mi dinero

Enero de 2018 marcará un antes y un después en la banca comercial con la entrada en vigor de PSD2 (acrónimo inglés de Segunda Directiva de Medios de Pago). Es una estupenda directiva cuyo objetivo es regular la Información de Cuentas e Iniciación de Pagos prestados en Europa desde hace más de una década por Terceras Partes Independientes de bancos tradicionales. Con el objetivo de fomentar la competencia y transparencia en servicios financieros y aumentar garantías y la seguridad de los consumidores y con los principios de ser neutral tecnológicamente y respecto de modelos de negocio y garantizar unas reglas del juego equilibradas entre bancos y terceras partes.

Vamos a ilustrar con una pequeña historia cómo esta gran directiva le puede afectar a usted y cómo puede ver incumplidos sus objetivos por el empeño en imponer el acceso indirecto (mediante la estupenda tecnología de las APIs) sin mantener la posibilidad del acceso directo como respaldo para los casos en los que un banco no quiera o no sepa proporcionar un buen acceso indirecto.

Vivo en un pueblo llamado Villa Arriba, cercano a Villa Abajo, pero comunicados a través de carreteras de montaña, por lo que no hay mucho negocio entre ellos. A pesar de que en la reciente crisis financiera muchos bancos de Villa Arriba se fusionaron, todavía quedan unos cuantos, aunque casi todos ofrecen productos y servicios similares y hay poca competencia. Casi todos tienen sus oficinas en una planta alta, normalmente sin ascensor. Cada vez que quiero actualizar la información de mis bancos, tengo que subir las escaleras de cuatro bancos.

Hace unos años, un tipo llamado Bautista tuvo la idea de ofrecer un servicio de Mayordomo Financiero. Contratando sus servicios, él subía todas esas plantas por ti y te entregaba todos tus movimientos bancarios en un único sitio, en una planta baja en el centro del pueblo. Más tarde, empezó a ofrecer servicios adicionales: en vez de dar cuatro lotes de movimientos bancarios, me daba una posición financiera integrada. Después, empezó a ofrecer servicios de asesoría sobre cómo distribuir mejor el dinero entre distintos bancos y productos, incluyendo algunos que no eran de mis bancos.

Luego empezó a alertarme cuando había una comisión sospechosa o un movimiento duplicado, y cuando el saldo de mis cuentas era negativo o estaba por debajo de cierto umbral. Lo último que empezó a ofrecer eran transferencias. Ya no era necesario que me desplazase a la sucursal o extendiese un talón. ¡Él lo hacía por mí! El boca oreja hizo crecer rápidamente el servicio de Bautista y otros comenzaron a ofrecer servicios similares en Villa Abajo.

Algunos bancos le ponían dificultades. Cuando le reconocían subiendo las escaleras, le ponían problemas para subir. Le decían que no podía acceder en deportivas, que usaba para ir más rápido. Otras veces le decían que estaban limpiando. Eso hacía que a veces llegara tarde con mis extractos.

Años después, el Ayuntamiento de Villa Arriba decidió regular los servicios de los Mayordomos para dar mayor seguridad al consumidor. No era suficiente con cumplir las leyes de protección de datos. Bautista tendría que sacar una licencia para conseguir los extractos financieros y hacer transferencias. Además, sólo podría acceder a las cuentas a las que yo le diese permiso.

El Ayuntamiento le inspeccionaría regularmente y decidió que los bancos podrían escoger dos caminos para Bautista. Podrían dejarle subir por escalera como siempre, o podían montar un ascensor para que pudiese subir a la sucursal más rápido, prohibiendo en este caso el acceso por las escaleras. En ambos casos, Bautista tendría que enseñar su carnet de Mayordomo antes de subir.

Sorprendentemente las cosas empeoraron. La mayoría de veces el ascensor no funcionaba y, como ya no le dejaban subir por las escaleras, no podía conseguir extractos todos los días. El servicio se degradó tanto que dejé de utilizarlo. Bautista y la mayoría de los Mayordomos Financieros de Villa Arriba tuvieron que cerrar.

Hace poco coincidí con mi primo de Villa Abajo. Su Ayuntamiento también reguló los servicios de los Mayordomos Financieros, con la diferencia de que podían usar las escaleras cuando los ascensores no funcionaban. El negocio ha florecido y sus ciudadanos están más contentos con la optimización de sus finanzas.

Si el objetivo es poder subir y bajar entre plantas libremente, a nadie en su sano juicio se le ocurriría prohibir el uso de las escaleras cuando no funciona el ascensor. Lo mismo sucede con PSD2: si el objetivo es el libre acceso a las cuentas por parte de terceros autorizados, nadie en su sano juicio prohibiría el acceso directo cuando el acceso indirecto no funciona.

Arturo González es responsable de Infraestructura Financiera de la Asociación Española de FinTech e InsurTech.

Source link