El Gregorio Marañón opera con las gafas de realidad mixta de Microsoft | Compañías

Las gafas de realidad mixta de Microsoft, las HoloLens, han aterrizado en España, en el Hospital Gregorio Marañón. Este centro madrileño, junto con la empresa española Exovite, ha llevado a cabo un proyecto pionero en el mundo que ha permitido que el dispositivo del gigante tecnológico que mezcla realidad virtual y aumentada se haya usado en una cirugía real, concretamente en un tumor muscular maligno.

El sistema permite al cirujano disponer de toda la información necesaria para la intervención (en el caso citado, modelos reconstrucción 3D, TAC y una resonancia magnética del paciente, radiografías y un atlas quirúrgico), todo ello proyectado en paneles holográficos sobre diferentes punto del quirófano (una pared, una mesa quirúrgica o sobre el propio paciente).

Para ello, el dispositivo hace un mapeo de todo el quirófano y crea un mapa 3D que permite dimensionar la sala y los objetos para permitir proyectar paneles holográficos donde decida el cirujano. Las gafas permiten al equipo médico manejar dichos paneles mediante gestos en el aire hechos con las manos y a través de comandos de voz. De esta manera, los cirujanos pueden dar órdenes y cambiar los paneles holográficos en el espacio, acercar una información u ocultar otra, hacer exploraciones 360º de modelos 3D, visualizar en detalle las radiografías o colocar el corte del TAC según les interese.

El Hospital Gregorio Marañón ya ha llevado a cabo desde abril varias cirugías oncológicas empleando esta tecnología. También ha impreso tumores en 3D para poder manipularlos y preparar mejor las operaciones. “Somos los primeros en emplear impresión 3D en cirugía oncológica y los primeros en mezclarla con gafas de realidad mixta en una cirugía real”, dijo el cirujano Rubén Pérez Mañanes.

El cirujano puede acceder a múltiple información: TAC, resonancias, radiografías y modelos de reconstrucción 3D

Menos riesgos quirúrgicos

Según este especialista, las réplicas anatómicas en 3D y las gafas permiten a los cirujanos manejar más información que nunca y ganar en precisión y acortar los tiempos de la intervención, lo cual reduce los riesgos quirúrgicos. Algo que también redundaría en un beneficio económico. “Son tecnologías fáciles de amortizar”, señaló, al tiempo que resaltó que la tecnología de realidad mixta es muy poco intrusiva y fácil de manejar. “Así podemos mantener la máxima atención sobre la intervención en todo momento”.

Panel holográfico con información del paciente.
Panel holográfico con información del paciente.

La información holográfica que ve el cirujano puede ser compartida con otros usuarios presentes en el quirófano o en remoto, bien con otras gafas HoloLens conectadas o, en su defecto, en un monitor o pantalla.

Los responsables del Hospital Gregorio Marañón han explicado que han iniciado la experiencia con estas nuevas tecnologías en cirugía traumatológica y ortopédica porque es un área donde es fundamental la orientación tridimensional y la capacidad de poder trasladar la planificación preoperatoria a la propia intervención para poder reconstruir una articulación o corregir una deformidad. Asimismo, continuaron, en el caso de la cirugía ortopédica oncológica “permite poder resecar un tumor consiguiendo ajustar al máximo los márgenes de resección buscando el equilibrio entre la extirpación con éxito del tumor, dejando la menor secuela posible”.

Según Pérez Mañanes, en cirugía oncológica han pansado de cirugías de 8 a 12 horas a cuatro horas gracias a la impresión 3D. “Y ahora, cuando hemos incorporado la información en tiempo real, los tiempos no se han acortado mucho más, pero sí hemos mejorado mucho la interacción y se ha reducido el número de complicaciones porque evita que haya mucha improvisación al tener todo planificado e incorporado en unas gafas”.

Las HoloLens de Microsoft funcionan sin cables, con wifi, incorporan altavoces con sonido 3D. Además incorporan un microprocesador de alto rendimiento, 64 gigas de memoria, cámara, acelerómetro, giroscopio y rastreo mediante mirada, entre otras cosas. “Toda la computación está en la propia gafa, así que todo ocurre en tiempo real. No hay latencias durante las operaciones”, aseguró la compañía informática.

Source link

La inteligencia artificial ya está creando empleo… entre los jefes | Tendencias

La relación entre tecnología y empleo está continuamente en el centro del debate. ¿Habrá más o menos trabajo cuando los robots conquisten las fábricas? Es una cuestión que expertos y gurús intentan responder pero aún no han conseguido llegar a un acuerdo. Algunos de los estudios más recientes apuntan a que la colaboración entre humanos y máquinas inteligentes aumenta las  habilidades de los trabajadores. También que las empresas que utilizan la inteligencia artificial están creando más puestos de trabajo de los que destruyen, al menos a corto plazo, según un informe de Capgemini. Teniendo en cuenta estos datos, parece que no todo está perdido. Aunque hay truco: la mayoría de los puestos se están creando ahora mismo entre los directivos.

El informe Turning AI into concrete value: the successful implementers’ toolkit, realizado entre casi 1.000 empresas de siete sectores de todo el mundo, ha encontrado que el 83% de las empresas afirma que aplicar la inteligencia artificial está generando nuevos puestos de trabajo. Por ahora, el empleo se crea en las categorías profesionales más altas, en niveles de gerencia y alta dirección. En esta estadística, España se encuentra a la cabeza: según las conclusiones del informe, el 94% de las empresas españolas que utilizan IA están creando empleo.

Son precisamente estos puestos de jefes los menos sustituibles por robots. Los expertos que defienden que la revolución tecnológica eliminará empleos, se refieren sobre todo a los relacionados con las tareas más automáticas y que están por debajo de los puestos de mando. En ese futuro vaticinado, la inteligencia artificial vendrá para salvarnos de las tareas más tediosas y nos dejará tiempo para aquellas en las que se necesitan capacidades exclusivamente humanas, como la elaboración de juicios y las relacionadas con la empatía y las emociones.

Las empresas que creciendo con la inteligencia artificial tienen precisamente en común que la conciben como un medio para reducir el tiempo que los empleados dedican a las tareas rutinarias y administrativas y permitirles centrarse en las actividades de valor humano añadido. “Lo que de verdad queremos es que las personas con las que trabajamos puedan ofrecer el máximo de su capacidad”, explica Michael Natusch, responsable mundial de IA en Prudential.

A pesar de estos resultados —que analizan lo que está pasando ahora, no predicen qué será de nosotros en unos años—, existe preocupación sobre la posibilidad de que las máquinas desplacen a los trabajadores humanos; algo que está pasando ya en ciertos sectores. Pero la experiencia, por ejemplo, de General Electric, según su economista principal, Marco Annunziata, demuestra que para muchos puestos de trabajo la combinación de humanos y máquinas ofrece mejores resultados que cualquiera de los dos por separado. A pesar de que las fábricas emplean cada vez más las últimas tecnologías inteligentes y conectadas, los trabajadores humanos siguen siendo vitales para asegurar su rendimiento.

Según Annunziata, el trabajo entre humanos y máquinas puede aumentar las capacidades y habilidades de los empleados, lo que podría hacer que mejore su rendimiento. Uno de los ejemplos es el uso de gafas inteligentes de realidad aumentada (RA) en fábricas. En ese escenario, esta tecnología podría superponer las instrucciones de reparación de una máquina directamente sobre ella, con vídeos, gráficos y textos generados por ordenador. Según los autores del estudio, de esa forma “la realidad aumentada mejoraría la productividad porque estaría contribuyendo a desarrollar las habilidades de los trabajadores”.

Uno de los problemas con los que se están encontrando las empresas en este sentido es que la demanda de profesionales especializados ha crecido mucho más rápido que la formación necesaria para satisfacerla. “Creemos que la realidad aumentada será una pieza fundamental para cerrar la brecha de capacidades detrás de la falta de trabajadores industriales cualificados”, escribe Annunziata en HBR. Otros datos defienden también esta postura. Según el estudio desarrollado por Capgemini, la mayor parte de las empresas que han adoptado aplicaciones de inteligencia artificial de forma generalizada (el 89%) considera que esta facilita el desempeño de trabajos complejos.

Source link

El lujo de estudiar un libro escrito en tres dimensiones | Innovación

Los alumnos de la facultad de medicina de la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá) disponen de una herramienta poco habitual en las aulas: unas gafas HoloLens que proyectan el holograma de un cerebro humano para que puedan estudiarlo en tres dimensiones. Un cerebro en mitad de la sala que los jóvenes pueden rodear, explorar y con el que pueden interactuar en función de sus necesidades de aprendizaje. Participan en una iniciativa que busca la implementación de realidad aumentada aplicada a la educación, una idea que cuenta cada vez con más adeptos.


Claudia Krebs y otros dos compañeros visualizan el holograma de un cerebro utilizando dispositivos de HoloLens

“Cuando nos propusimos desarrollar esta aplicación, queríamos asegurarnos de que los estudiantes pudieran utilizarla para adquirir de manera fácil e intuitiva una comprensión tridimensional de la compleja anatomía de las estructuras profundas del cerebro”, recuerda Claudia Krebs, una de las profesoras responsables del proyecto. “En realidad, es imposible abarcar todos los núcleos de forma dinámica con disecciones y la reconstrucción que nos ha permitido crear la tecnología ayuda a entenderlo mejor”.

La anatomía y la geografía, por citar otro ejemplo, son solo dos de las muchas disciplinas en las que la situación en el plano de sus elementos constitutivos —partes del cuerpo y países respectivamente— facilita considerablemente su entendimiento. Y la realidad aumentada ayuda a abordar la enseñanza precisamente desde esta perspectiva.

En noviembre de 2015, el Departamento de Educación de EE UU anunció la creación de EdSim Challenge, un concurso para desarrolladores y empresas tecnológicas que incentiva el uso de tecnología de realidad aumentada y virtual en el ámbito de la enseñanza e incluye premios en metálico y programas de aceleración para los proyectos ganadores. Poco después, el Gobierno francés hizo un llamamiento en su boletín oficial de educación nacional a considerar la realidad aumentada como una tecnología recomendada para ser utilizada en los institutos.

El aprendizaje resulta mucho más sencillo cuando es experiencial

Silvia Álava, psicóloga educativa y escritora

La integración de elementos digitales en el entorno natural no bloquea la percepción de lo que es real como sucede con la realidad virtual, sino que superpone sus proyecciones permitiendo la convivencia de ambos elementos. Este puente entre impresiones físicas y digitales conforma una experiencia inmersiva que motiva a los estudiantes y les incentiva a seguir aprendiendo. “En general, cualquier soporte informático tiende a aumentar la motivación hacia el estudio”, reconoce Silvia Álava, psicóloga educativa y escritora. “Y el aprendizaje resulta mucho más sencillo cuando es experiencial”.

Álava explica que la enseñanza basada en tecnología requiere de menos esfuerzo por parte del alumno, ya que le resulta más sencillo mantener la atención, aunque alerta de los problemas de que un niño se acostumbre a esta metodología y no entrene su capacidad de concentración. Krebs coincide la psicóloga y sostiene que es necesario un control por parte de los profesores para que estas herramientas sean realmente útiles. “De otra forma, existe el riesgo de que la tecnología distraiga del contenido y obstaculice el aprendizaje”, sentencia.

Otro punto a favor de la aplicación de realidad aumentada en la enseñanza es su tiempo de respuesta: el feedback suele ser inmediato. Es lo que sucede con MedCognition, un software que utiliza esta tecnología para ofrecer una simulación de un enfermo o herido con el que los profesionales sanitarios puedan practicar antes de atender a pacientes reales. La diferencia principal entre uno de los maniquíes mecánicos que se suelen utilizar en los hospitales y esta solución reside en su capacidad de reacción. “Nuestro simulador puede mostrar cambios sutiles en el color de la piel y movimientos musculares específicos que se asocian con cierta dificultad para respirar mientras alguien le está tratando”, expone Kevin King, CEO de la empresa. “Trabajas con sus síntomas en tiempo real, y eso no puedes hacerlo con un muñeco”.

El descubrimiento de las virtudes de la realidad aumentada aplicada a la enseñanza no es nuevo. La compañía zSpace lleva diez años trabajando en un producto que redefina los procesos formativos mezclando esta tecnología con realidad virtual que comenzaron a vender a partir de 2013. Hoy están presentes en más de 600 colegios en EE UU, una treintena en China y más de 150 universidades alrededor del mundo.

A esto se dedican en zSpace

“El aprendizaje precisa de un entorno de colaboración, una interfaz de usuario intuitiva y una experiencia todo en uno que permita a los usuarios moverse libremente por este ecosistema”, enumera Mike Harper, director de márketing en la empresa. En su opinión, el modelo debe estar centrado en el estudiante para que este se involucre en el proceso formativo a su propio ritmo y tiene que permitir el aprendizaje colaborativo para que los alumnos puedan trabajar juntos.

Uno de los libros de la compañía de Burguera en acción

La inversión en este tipo de iniciativas no parece en absoluto una apuesta descabellada. Iker Burguera es un ingeniero de telecomunicaciones que tenía a su cargo a más de 100 personas cuando comenzó a trabajar en un libro infantil utilizando esta tecnología. “Me acordé de los cuentos pop-up que leía de pequeño, esos que abres y sale un castillo de cartón en tres dimensiones”, explica.

Publicó una edición de su primer libro en Amazon traducido a tres idiomas —euskera, español e inglés—, convencido de que no tendría mucho éxito. Ahora tiene 31 años y hace un tiempo que dejó su empleo para profesionalizar su idea y fundar Educa Reality, la compañía con la que ha publicado su cuarto libro traducido a 11 idiomas gracias al apoyo de la aceleradora BerryUp.

Libros de Educa Reality

La empresa de Burguera busca fomentar la lectura comprensiva en niños de entre 5 y 10 años. En sus libros, para desbloquear algunas páginas tienes que resolver una serie de retos, que van desde acertijos a preguntas matemáticas. “Si quieres ver la página 15, tienes que responder correctamente a una pregunta sobre algo que has leído anteriormente, así se afianza el proceso de aprendizaje”, aclara. “La realidad aumentada es la tecnología perfecta para mezclar el mundo físico y el virtual, que no tienen por qué estar separados”.

Source link

KPsport, el suministrador de ‘gadgets’ de los deportistas al aire libre | Compañías

Cuando pensamos en emprendedores, nos imaginamos a jóvenes americanos en los garajes de sus casas tratando de cumplir sus sueños. Sin embargo, en España también tenemos empresarios que han creado su negocio de la nada. Un ejemplo de ello es KPsport, una compañía española líder en la distribución de artículos de marcas pioneras del sector del ocio, el deporte y la tecnología.

“Los inicios fueron difíciles, empecé en el garaje de casa de mis padres haciendo pequeñas modificaciones o tuneando las esferas de coches. Pero era joven y con ganas de trabajar y encontré nuestro mercado con mucha imaginación e ilusión”, cuenta Xavier Meseguer, fundador de la compañía. En 1997 y con el nombre de Kit Personalizaciones Sport nació una pequeña empresa que en tan solo 20 años ha logrado superar los 60 millones de euros en facturación. “KPsport surge de mi pasión por el mundo del motor y el sector automovilístico”, explica Meseguer.

La compañía cambió de modelo en 2003 cuando, a raíz de la creación del carné por puntos, lanzó su primer producto de fabricación propia: el avisador de radar Skner, que permitía a los usuarios conocer de manera legal dónde se encontraban estos vigilantes de la velocidad en las carreteras.

Xavier Meseguer fundador de KPsport
Xavier Meseguer fundador de KPsport

Nuevas líneas

No obstante, debido a la fuerte demanda de accesorios de calidad entre los aficionados a los deportes outdoor (al aire libre), KPsport comenzó a importar artículos punteros para este segmento del ocio. Así en 2007, las ventas de la empresa se dispararon cuando se convierte en distribuidor exclusivo de la marca de cámaras GoPro. Además del mundo del motor, la empresa creada por Meseguer se ha interesado desde el principio por marcas y productos que ofrecen opciones para mejorar el medio ambiente y la calidad de vida de los consumidores. “Hemos ampliado nuestra línea de negocio con los patinetes eléctricos Ninebot by Segway y Razor, que ofrecen soluciones de calidad para desplazarse por la ciudad”, señala el empresario.

Actualmente, KPsport cuenta con una plantilla de 65 trabajadores y unas oficinas de 5.500 metros cuadrados, ubicadas a tan solo dos kilómetros del circuito de carreras de Montmeló, en Barcelona. Además, dispone de tres delegaciones situadas en Madrid, Almería y Andorra. El grupo está presente en los mercados de España, Andorra, Portugal y tiene previsto ampliar sus canales de distribución en estos mercados. La empresa cuenta con un departamento de I+D que realiza prospecciones continuas para encontrar nuevas oportunidades de negocio. El valor diferencial de la compañía radica en ofrecer a las marcas un servicio integral que va mucho más allá de la distribución de sus productos.

Otra de las características que diferencia a KPsport de la competencia es la logística. Las oficinas cuentan con un almacén de 1.800 m2, equipado con la última tecnología y un software de gestión avanzado para el suministro de cualquier tipo de producto. Además, el programa de gestión es compatible con la mayoría de bases de datos disponibles, ofreciendo la información en ventas para el almacenamiento y gestión de distribución de los productos.

KPsport ofrece servicios multiplataforma, es decir, permite la compra de sus productos desde cualquier dispositivo para lograr que el material llegue en perfectas condiciones y con la calidad que se requiere a cualquier parte del mundo. La compañía ofrece también un servicio de asistencia técnica internacional en español, catalán, inglés, francés y portugués para ofrecer un servicio extra a sus clientes de distinta procedencia.

KPsport acaba de comprar  dos compañías: Wikango y Minibatt

Alianzas

Este año, la voluntad de la empresa por innovar constantemente la llevó a establecer una joint venture con Intense Cycles, compañía americana especializada en la fabricación de bicicletas de montaña de descenso y enduro líder en su categoría. El objetivo de esta colaboración es abrir una central para gestionar todo el mercado europeo. “La joint venture une lo mejor de ambas empresas, pues Intense Cycles se continúa encargando de la fabricación de las bicicletas y KPsport se focaliza en su distribución y venta, además presta servicios de soporte en marketing, administración y logística”, explican desde la compañía de Montmeló.

Ninebot by Segway utilizado en el Hormiguero
Ninebot by Segway utilizado en el Hormiguero

Para Meseguer, la misión de KPsport no podía ser solo distribuir productos de calidad. “Después de algunos años distribuyendo marcas premium, decidimos apostar por las propias, gracias al gran conocimiento que habíamos adquirido del sector”, comenta. “Nuestro objetivo es ofrecer un producto a la medida del consumidor para complacerle al 100% y vimos la oportunidad de poder hacerlo con empresas tan potentes como Minibatt o Wikango”, que adquirieron en noviembre de 2016 y marzo de 2017, respectivamente.

Wikango es una empresa francesa líder en el mercado de sistemas de aviso de radares. Sus productos se distribuyen en varios países de la zona euro y está reconocida como el líder europeo en soluciones antirradar legales. Tras esta adquisición, KPsport es la única empresa que produce y ofrece todos los servicios existentes en el mercado de los sistemas de aviso de radar.

Por su parte, Minibatt ofrece soluciones de carga inalámbrica para cualquier dispositivo que funcione con baterías. La entrada de KPsport en este segmento representará una inversión de 500.000 euros en los próximos dos años. Ambas empresas aúnan fuerzas para liderar esta revolución tecnológica y comienzan una nueva etapa en la que MiniBatt aporta el know-how tecnológico y KPsport ofrece la capacidad financiera y la plataforma de distribución a nivel europeo. La adquisición de esta firma es una apuesta personal de Messeguer: “Minibatt me parece el futuro inmediato”, afirma. La compañía española también ha colaborado con programas de televisión.

En marzo pasado, KPsport cedió una de las Mini Pro de Ninebot by Segway al programa El Hormiguero. “Prestamos uno de nuestros segways. Lo disfrazaron de fantasma y lo utilizaron para asustar a la gente moviéndolo a control remoto por medio de la app”, explica el empresario.

Apoyo londinense

Todas estas mejoras que la empresa ha ido realizando año tras año han dado sus frutos. Además de un crecimiento espectacular desde su nacimiento, KPsport ha sido recientemente seleccionada por el operador de la Bolsa de Londres, como una de las 1.000 empresas con mayor crecimiento de Europa. La inclusión de la firma dentro del ranking de las 1.000 companies to inspire Europe del London Stock Exchange Group (LESG) reconoce su esfuerzo y le facilita el acceso a un programa de aceleración para ayudarla a aumentar de tamaño, y a la financiación que le permita dar el salto de pequeña a mediana compañía. KPsport ha sido seleccionada entre las 23 millones compañías que existen en Europa por su crecimiento, aumento de resultados económicos, creación de empleo y el registro de nuevas patentes o marcas.

Para la valoración de la candidata, LESG no contactó con la empresa, sino que recurrió a datos públicos. KPsport se enteró de su inclusión en el ranking cuando les llamaron para comunicarles que estaban invitados a recoger el anuario del que formaban parte en una ceremonia en Bruselas.

Datos de interés

Con más de 18 años de experiencia y una plantilla de 60 empleados, la compañía ha duplicado su facturación año tras año en los últimos cinco ejercicios.

Resultados. En 2015 alcanzaron una facturación anual de 60 millones euros. Pero la compañía aún no había llegado a su tope y en 2016 cerró con 66 millones, un 10% más.

Marcas colaboradoras. KPsport es el distribuidor en exclusiva de la pulsera que permite monitorizar la actividad física Fitbit y de marcas de movilidad como Razor, Ninebot, Brinke y Stroomer. También vende altavoces de las marcas Nyne, SP Gadgets, Peli, Whinck, Pilot Electronics, Recon y CTRL; tecnología para coches de marcas como Escort, Cobra y Minibatt, y cubre el mercado de robótica con Ozzobot.

Sedes. Además de su sede principal en Montmeló, a dos kilómetros del circuito de Fórmula 1 y a 20 minutos de Barcelona, ha abierto delegaciones en Madrid, Almería y Andorra.

Internacionalización. La compañía distribuye productos por todo el territorio español, Portugal y Andorra. En el futuro planea ampliar sus canales de negocio en estos mercados como paso previo a la expansión a otros países.

Source link

Google relanza sus Google Glass, mejoradas y con foco en empresas | Compañías

Google da una segunda oportunidad a sus famosas Google Glass, las gafas inteligentes que la compañía presentó en 2012 y cuya producción detuvo en enero de 2015, tras afrontar múltiples contratiempos (su uso fue prohibido en bares y restaurantes por problemas de privacidad y seguridad, y su estética poco glamurosa y su alto precio, 1.500 dólares, las hizo poco atractivo para el consumidor). Hoy, el gigante de internet vuelve a la carga, pero con una versión del dispositivo bastante mejorada.

Los responsables de la compañía han estado trabajando desde hace dos años en las nuevas gafas, denominadas Google Glass Enterprise, buscando dar con la fórmula que las convierta en un producto de éxito. Y desde hoy están oficialmente disponibles para su compra. Con dos cambios importantes en su comercialización: solo podrán adquirirse a través de partners de Google (esta no las venderá directamente) y el foco estará puesto en el cliente empresarial, no en el consumidor final. Al menos, de entrada.

Y ahí una buena noticia para España, pues de los 11 socios que tiene la compañía de Mountain View a nivel mundial, al menos en la actualidad, nueve son de EE UU y dos europeos, uno de ellos español, la empresa Streye (antigua Droiders), que tiene su sede en Murcia y una oficina en Hong Kong, y que podrá vender las gafas de Google en cualquier parte del mundo.

Las nuevas Google Glass tienen mejoras destacables, como la batería que dura el doble que la anterior (con la mayoría de aplicaciones puede aguantar toda una jornada de trabajo; dos horas si se utilizan para hacer streaming), y el procesador, que es un Intel y no un Qualcomm como llevaban las anteriores Google Glass, adaptado a unas gafas conectadas. Además, la pantalla (lente) que llevan en el lado derecho sobre la que se proyecta la información es un poco más grande, por lo que permite meter más datos e imágenes.

Pero, además, incorpora características que le dan un plus. Ahora la gafa puede plegarse (un gesto con el que se apagan) para poderlas transportar fácilmente en un bolsillo o en una funda que ocupa lo mismo que unas gafas normales. Lleva un LED, que el antiguo modelo no lo incluía, que se activa cuando se abre la cámara, algo importante para que cualquier usuario sepa cuándo está grabando el dispositivo y proteger así la intimidad de las personas, evitando problemas de privacidad.

Otros detalles cuidados tienen que ver con el cable que incluyen las gafas para cargar su batería. Es totalmente flexible y magnético, de manera que si se tiene puesto en las gafas y se engancha con algo mientras se trabaja, el cable salta pero no las gafas, lo que evita su caída y que se rompan.

A nivel interno, las nuevas Google Glass llevan 2 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, y han mejorado su módulo Bluetooth y su soporte para la señal Wifi. “Es un dispositivo rugerizado para cumplir con exigencias propias de un entorno industrial”, destaca Alfonso Colomer, director Técnico de Streye.

Aplicaciones y casos de éxito

Antes del lanzamiento, Google se ha preocupado de que sus socios realizaran pruebas con algunos clientes, para probar su acogida en el mercado, y que estos tuvieran listas aplicaciones que saquen partido a sus gafas inteligentes. En este sentido, Streye tiene en marcha proyectos con múltiples entidades de diferentes países (incluidas algunas empresas del Ibex 35). Aunque la mayoría no quiere desvelar su participación en el programa, al menos por ahora, sí se puede conocer que Mapfre, por ejemplo, lo está utilizando durante el proceso de peritación antes de proceder al arreglo del vehículo. En este caso, un operario dispone de las gafas con las que realiza el reportaje fotográfico del coche y sincroniza esta información con el sistema corporativo de la compañía aseguradora.

También, un cirujano que ejerce como profesor en el Centro Médico Universitario Erasmus MC de Rotterdam ha retransmitido en tiempo real y sin apenas latencia los procedimientos quirúrgicos que iba haciendo gracias a las nuevas gafas de Google. Todo, mientras, los alumnos utilizan las Glass con la aplicación Streye Checkr de la compañía española para seguir las indicaciones en listas de tareas visibles en las gafas y construidas previamente desde la plataforma web.

La compañía española, que lleva trabajando con Google en el desarrollo del software del dispositivo desde finales de 2015, cuando Streye fue invitada a participar en su desarrollo, ha diseñado una suite integral de soluciones que se componen de transmisión de vídeo y audio en directo, soporte multimedia en vivo, gestión inteligente de protocolos y procesos de trabaja, y sistematización de alertas geolocalizadas en tiempo real.

Además, despliega un sistema lector de códigos de barras, QR y OCR enfocado especialmente en tareas de logística y que permite una integración en los programas de gestión empresarial del mercado (ERP). Igualmente, Streye ha diseñado y habilitado una plataforma de internet propia con un alto nivel de seguridad.

“Hemos desarrollado todo este paquete de aplicaciones apostando por la realidad asistida, una variante de la conocida realidad aumentada en la que se utilizan dispositivos diferentes (en este caso, los binoculares)”, asegura Frank Escandell, director de Desarrollo de Negocios de Streye, quien defiende la necesidad y utilidad de las gafas inteligentes. “No consideramos que se trate de una disrupción en el mercado, sino más bien de una tecnología de transición”, dice.

Precio pensado para empresas

Lo que no ha variado respecto a la versión anterior de las Google Glass es el precio de las mismas, que costaban 1.500 euros. Según cuentan los responsables de Streye, la firma española va a vender una versión Consumer, con un software básico que incorporan ellos (no trae como las antiguas un software de Google), por 1.550 euros, y otra, con todas las aplicaciones antes citadas, por 2.500 euros. “Este precio te da derecho al uso de la licencia de por vida. Durante el primer año lleva incluido todas las actualizaciones y soporte, y luego, a partir del segundo año, si quieres recibir nuevo software que vayamos sacando, nuevas versiones y disfrutar del soporte (también el servicio técnico lo ponen ellos, no Google), debes pagar una cuota de 95 euros al año”.

Aunque el gigante estadounidense no suele hablar de previsión de ventas, los responsables de Streye sí avanzan que ellos van a poner especial foco en el mercado asiático y que prevén vender unas 1.000 unidades hasta final de año y entre 2.000 y 3.000 durante 2018.

La compañía española aseguran que donde están viendo más aceptación para las gafas es todo lo que tiene que tiene que ver con el soporte remoto, pero admiten que no se cierra al mundo del consumo. “El precio de la gafa es algo para el consumidor final, aunque siempre habrá quien quiera comprarla. Por eso, de momento hemos desarrollado alguna aplicación (como una que te permite ir monitorizándote mientras haces deporte), pero si vemos que va teniendo más aceptación, lanzaremos otras más”.

La nueva aventura de Google en el terreno de los wearables no resultará fácil. La firma, que dibujaba un futuro muy interesante en este terreno cuando desveló sus primeras gafas, ha quedado retrasada en este mercado, donde ya cuenta con duros competidores como Microsoft o Epson, que se han volcado también al mundo profesional.

Source link

Este nuevo smartwatch con Android Wear 2.0 sólo cuesta 80€ | Gadgets

Ayer precisamente conocíamos uno de los relojes inteligentes con Android Wear más caros del mercado, el anunciado por Louis Vuitton que supera los 2.000 euros. Y ahora precisamente nos encontramos ante uno de los más baratos, si no el que más. Porque no es habitual ver un smartwatch con un sistema operativo como el de Google llegar nuevo al mercado a un precio de sólo 100 euros al cambio. Este reloj es el Ticwatch E, que está arrasando en Kickstarter. Las razones de su éxito, a continuación.

Todo un smartwatch a un precio inmejorable

Android Wear, y más la versión 2.0 con la que cuenta el Ticwatch E, convierte a este reloj en uno de los más atractivos del mercado. Y no sólo cuenta con este software de Google, sino con un hardware completamente a la altura.

TicWatch E
El TicWatch E tiene un excelente diseño

Como por ejemplo el GPS integrado, que permite una monitorización de la actividad independiente del móvil, o la certificación IP67 que le permite ser resistente al agua. Su diseño además es muy interesante, ya que es completamente redondo, evocando al de los relojes más clásicos, por lo que en nuestra muñeca quedará como cualquier otro reloj. Aunque las unidades de 80 euros ya se han agotado, todavía podemos conseguirlo por 100 euros más gastos de envío.

Source link