“Tenemos que aceptar que existe un techo para el machine learning” | Innovación

El desarrollo de la inteligencia artificial se encuentra en el sorprendente término en el que puede ser difícil reconocer si estamos chateando con una persona o con un robot en nuestra interacción con el servicio de atención al cliente de una empresa. El reto matemático quedó superado cuando Deep Blue venció a Kaspárov, pero el procesamiento del lenguaje natural y la computación cognitiva han permitido dar un paso hacia un modelo de comprensión más humano. El sistema Watson de IBM derrotó a dos históricos de Jeopardy!, un concurso de preguntas y respuestas estadounidense, quince años después de su victoria en el ajedrez. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer.

Miquel Montero es un ingeniero de software y científico de datos que ha pasado los últimos 17 años tratando de entender cómo funciona nuestro cerebro. Estudió y analizó los últimos avances en machine learning, ciencias cognitivas, teoría de la información, psicología computación y neurolingüística. En 2014 lanzó Atomian, una compañía que desarrolla un software de inteligencia artificial, con la ambiciosa pretensión de que un ordenador llegue a entender la naturaleza de las cosas de la misma manera en que lo hace una persona.

Miquel Montero, CEO de Atomian

¿Qué aplicaciones tiene Atomian?

No pensamos en las soluciones que podía proveer nuestra tecnología hasta que la implementamos. Nuestro producto más exitoso es un software para hospitales al que el personal médico puede realizar preguntas en lenguaje natural. ‘¿A cuántos pacientes del doctor Sánchez con cardiopatía se les ha practicado una intervención en 2015?’ El sistema entiende la pregunta asociando los conceptos con símbolos y la responde después de consultar una base de datos interna. La segunda aplicación que hemos desarrollado consiste en un programa que clasifica y extrae datos clave alrededor de un texto concreto y estamos probando su uso en banca

¿Cómo funciona el cerebro de este software?

En oposición a otros sistemas de inteligencia artificial, hemos tratado de construir una forma de representar el mundo de forma conceptual para que la computadora lo pueda entender. Lo llamamos modelo de conocimiento universal, porque se le puede explicar cualquier forma de conocimiento sin restricciones, y está basado en piezas mínimas de conocimiento, a las que llamamos átomos. La diferencia fundamental es que este sistema no procesa el lenguaje natural como hacen la mayoría, lo entiende.

¿Cómo funciona un sistema de inteligencia artificial que procesa el lenguaje natural?

Procesar significa realizar operaciones matemáticas y heurísticas en base a un conjunto de palabras para después dar una respuesta. Los modelos conexionistas, que es como se llama a estos sistemas, están basados generalmente en estadística y tratamiento de big data. Las respuestas son pre-generadas; su conjunto siempre es finito. Cada una de estas hipótesis tiene asignado un valor dentro de un índice de confianza. Cuando les haces una pregunta, eligen la respuesta que tenga un mayor nivel de confianza.

¿Cómo encaja el machine learning en este modelo?

Lo que llamamos aprendizaje no es más que la reasignación de valores que hace un sistema conexionista a las hipótesis que contiene en función del nivel de acierto o fallo ante una pregunta determinada. Los sistemas que utilizan machine learning lo que hacen, a grandes rasgos, es reforzar o debilitar las conexiones entre los nodos. Tenemos que aceptar que existe un techo para esta tecnología.

¿Cuál es el problema con estos sistemas?

La inteligencia artificial basada en estos modelos es mayoritaria. El motor de búsqueda de Google o Siri optaron por el conexionismo. Su problema está en la forma en que estructuran el pensamiento. Pueden parecer muy inteligentes, pero tienen limitaciones. Si le dices a Siri que quieres saber el tiempo, te lo dirá. Pero si le dices que no quieres saber el tiempo, también te lo dirá, porque es la respuesta predefinida que considera más probable que estés buscando.

¿Cómo puede un software entender el lenguaje natural en lugar de procesarlo?

En contraposición a los sistemas de procesado, existen los modelos simbólicos. En ellos, el cerebro de la máquina se construye alrededor de conceptos y relaciones entre estos. No es una cuestión de palabras: las palabras son una representación simbólica de la realidad. De este modo estamos enseñándo al software un lenguaje universal. Un sistema que funcione de esta manera entiende una frase o pregunta como un conjunto de átomos de información vinculados entre ellos y no necesita generar reglas específicas para cada palabra; piensa y produce su respuesta en tiempo real.

Parece más similar al funcionamiento de una red neuronal

Solo hay que ver cómo entiende las relaciones morfosintácticas. Un sistema simbólico entiende, por ejemplo, que las palabras de clase cerrada, como las preposiciones o pronombres, corresponden a operaciones propias del lenguaje. Y entiende cómo un conector puede cambiar el sentido de una oración. La diferencia entre ‘Vengo a Barcelona’ o ‘Vengo de Barcelona’ no es un mero matiz; marca el propio significado de la frase.

Es la ironía de la paradoja de Moravec: lo más fácil para un humano es lo más difícil para un ordenador

Todavía queda mucho camino por recorrer cuando una máquina necesita decenas de millones de fotos de perros para distinguirlo de otra cosa con un 80% de precisión. Sin embargo, un niño de un año lo distingue con ver cuatro. En mi opinión, la solución está en la combinación de ambos sistemas: un modelo simbólico para procesar el lenguaje y uno conexionista para procesar las imágenes.

Source link

Ikea se alía con ‘startups’ para adaptarse a los nuevos hábitos de consumo | Innovación

Las cabezas pensantes de Ikea parecen estar siempre a la altura de las necesidades de sus clientes. Desde un amplio catálogo de productos para casa hasta el diseño de muebles hackeables que pueden tunearse al gusto del consumidor y cambiar de tamaño o de utilidad. Pero los hábitos de consumo cambian incluso más rápido de lo que un mastodonte como Ikea puede asumir, por eso el gigante sueco ha decidido apostar por la tecnología y la colaboración con startups con las que retroalimentarse para conseguir mantenerse líder en innovación en su sector.

Los muebles desmontables —la seña de identidad de la compañía— fueron también una forma de innovación y tienen su razón de ser: al transportar piezas en paquetes planos se puede optimizar el espacio y esto hace que los muebles puedan ser más baratos y que se contamine menos. Con la colaboración de las startups la compañía quiere mantenerse en esta misma línea: el objetivo es que les ayuden a encontrar soluciones para lo que ellos llaman sus grandes problemas. Es decir, construir productos a un precio asequible, que sean accesibles para la mayoría de la población y que además respeten el medio ambiente. Parece el proceso de producción ideal, pero no es fácil de conseguir.

Para alcanzar y mantener este objetivo tienen que continuar a la cabeza de la innovación y ahora uno de los vehículos para conseguirlo es trabajar junto a las startups, el nuevo jugador del mercado en el que ya muchas multinacionales han visto una vía de aire fresco para sus negocios. En mayo de este año Ikea lanzó Bootcamp, un proyecto de trabajo en colaboración con emprendedores de campos como la sostenibilidad, la experiencia de usuario, la logística, el análisis de sistemas e incluso la cocina innovadora. “Queremos conocer a jóvenes emprendedores con quienes coincidamos en cómo nos gustaría trabajar con los desafíos que percibimos”, explican desde Ikea.

Las diez startups que están trabajando desde septiembre mano a mano con los expertos proponen soluciones como aplicaciones para decorar la casa, adaptadores para hogares inteligentes, una bolsa de la compra también inteligente y una aplicación que adapta vídeos para personas con discapacidad. Entre ellas se encuentra la española Niwa, que ha encontrado la forma de hacer que podamos cultivar dentro de casa utilizando software inteligente y análisis de datos. Este software viene con una biblioteca de programas de crecimiento que crean el entorno óptimo para lo que sea que estés cultivando. Ikea busca una colaboración entre iguales con estas empresas que están empezando, pero también ayuda a acelerarlas.

  • Lo que aportan las ‘startups’ a las grandes empresas

¿Qué necesita una multinacional de una empresa que está empezando? Principalmente consiguen ideas nuevas, lo que se conoce habitualmente como innovación abierta. Estas colaboraciones también amplían la network de ambas partes: las compañías grandes tienen acceso a nuevos talentos y mercados y las pequeñas consiguen que su marca se asocie a la de una multinacional reconocida. Parece un buen empuje para las startups, que así tienen más fácil conseguir contratos como proveedores, acceso a canales de venta masivos, captación de inversión y reconocimiento en el mercado. 

En algunos casos también empujan el proceso de transformación digital. La capacidad de reacción y la cultura de una empresa que acaba de empezar ayudan a acelerar procesos, entender el comportamiento de los seres digitales y pensar sobre la realidad como lo harían ellos. Esta retroalimentación continua permite retener el nuevo talento, renovar el pensamiento estratégico de la compañía e instaurar un flujo de innovación continuo.

Source link

Samsung se alía con Google en realidad aumentada para plantar cara a Apple | Compañías

Samsung ha anunciado este miércoles en San Francisco una alianza con Google para la realidad aumentada. Un movimiento estratégico para plantar cara a Apple, más interesada en este prometedor negocio que en el de la realidad virtual. La firma surcoreana, que también es socia de Facebook y Oculus en realidad virtual (donde cuenta con sus gafas Gear VR), señaló que trabajarán junto a Google para “ampliar las capacidades de realidad aumentada de los smartphones de su familia Galaxy”.

Samsung dijo que los desarrolladores podrán usar la plataforma de desarrollo de contenidos de realidad aumentada de Google, ARCore, anunciada por el buscador este verano para generar contenidos inmersivos para Android. Según la firma asiática, la alianza permitirá llevar la realidad aumentada a todos los usuarios que disponen de Galaxy S8, S8+ y Galaxy Note8.  

La alianza entre ambas firmas llega después de que Apple lanzara en septiembre su nuevo sistema operativo iOS 11, con el que llegaba una novedad relevante: ARKit, la tecnología para realidad aumentada de Apple. Una solución que permite integrar elementos virtuales en entornos reales, lo que ofrece enormes posibilidades en formación, entretenimiento… Pero no solo. Ikea, por ejemplo, fue una de las primeras empresas en lanzar una app basada en esta tecnología para que los usuarios puedan ver cómo quedarían sus muebles en diferentes estancias de una casa.

La compañía asiática aprovechó también su conferencia para desarrolladores para presentar la nueva versión de su asistente virtual, Bixby 2.0, con mayores capacidades para entender lo que dice el usuario. Además, Samsung ha dado un paso importante y ha explicado que su nuevo asistente estará disponible en una amplia variedad de dispositivos, desde las smart TV a  frigoríficos. No quiere que su tecnología se quede rezagada respecto a Siri (Apple), Alexa (Amazon), Cortana (Microsoft) y Google Assistant, y para ello ha indicado que el SDK de Bixby estará disponible en primera instancia para determinados desarrolladores a través de un programa beta privado para en un futuro anunciar su disponibilidad al completo.

Samsung destacó que el nuevo Bixby ha mejorado su comprensión del lenguaje natural, de manera que es más fácil el reconocimiento de cada usuario y crear experiencias predictivas y personalizadas que permitan anticiparse a las necesidades de cada persona. La compañía señaló a Xataka que el nuevo Bixby 2.0 llegará en español (de EE UU) en la primera mitad de 2018. Hasta ahora, el asistente de Samsung no incorporaba el idioma español.

Durante el evento, Samsung también presentó su estrategia para el internet de las cosas y dio a conocer su visión de un mundo conectado a través de una plataforma de IoT accesible, abierta y en la nube, denominada SmartThings Cloud. Las compañía aseguró que esta plataforma constituirá uno de los ecosistemas de IoT más grandes del mundo. “Con SmartThings Cloud, los desarrolladores tienen acceso a una API compatible con todos los dispositivos que les permite crear soluciones conectadas y permitiendo acceso a un mayor número de personas. Esto proporcionará una interoperabilidad segura, servicios para el desarrollo de negocios y soluciones IoT para entornos industriales”.

Samsung mostró durante la conferencia un pequeño chip (Project Ambience) que se puede acoplar a una amplia variedad de objetos, lo que les permitirá, dijo, conectarse sin problemas. Según la compañía, la próxima generación de internet de las cosas será la “de la inteligencia de las cosas“, que combina IoT y la inteligencia para facilitar la vida de los usuarios. 

 

Source link

La publicidad digital en España superará a la de TV en 2020 | Compañías

Una buena noticia y una mala para el sector de la publicidad online. La buena: los crecimientos en publicidad digital, aunque se moderarán, se mantendrá durante los próximos años. La inversión incluso superará a la de la televisión en poco más de dos años. La mala: la mitad de esa inversión estará en buscadores, un segmento en el que Google es dominante.

Ya ha ocurrido en varios mercados como EE UU, Reino Unido, Francia y Alemania, y en España será en 2020, según el informe de PwC sobre sector de Entretenimiento y Medios en España. Ese año, la publicidad online alcanzará 2.214 millones de euros (un crecimiento del 6,3%), por encima de la publicidad en televisión que se situará en 2.140 millones (con un alza del 0,6%).

La cara B es que esa publicidad digital estará muy concentrada: algo menos de la mitad de toda esa inversión, según Pwc, se destinará a buscadores. Pasará de 783 millones en 2016 a 953 en 2021. Por su parte, las redes (Facebook, YouTube, Twitter…) “están consolidando una posición de liderazgo como soportes receptores de inversión”.

El informe también destaca a otros agentes de ecommerce con gran volumen de datos (Amazon) como “duros competidores de los soportes tradicionales”.

Por su parte, la publicidad display (gráfica y vídeo) alcanzará 1.133 millones en 2021. La publicidad de vídeo crecerá a mayor ritmo que la gráfica pero con menor peso relativo ( 20% en 2016).

En paralelo, los ingresos de la televisión de pago subirán un 4% en cinco años. En 2021, la tele de pago en España llegará a 7,1 millones de hogares con una penetración del 46,6%.

Source link

La náutica innova en conectividad y diseño | Compañías

Digitalizar el mar suena a utopía, pero es lo que se han propuesto en SmartSea Technologies, una startup de Barcelona. La compañía, que comparte espacio con otros proyectos de negocios en el centro de emprendimiento Pier 01, en el Palau de Mar, está innovando en un sector que apenas comienza a recuperarse de la crisis y que no ha conseguido tener una presencia internacional significativa, a pesar de la popularidad de la náutica deportiva en su mercado base, España.

SmartSea, resultado de la fusión de la aplicación para puertos deportivos Smart Port y la red social para navegantes BlooSea, empezó en 2012 con un listado móvil de los servicios que ofrecía cada terminal portuaria. Pero en 2016 sus fundadores convinieron en que necesitaban desarrollar un producto verdaderamente disruptivo que les ayudase a crecer y marcar la diferencia.

SmartSea trabaja para llevar al mar tecnologías como el big data y el internet de las cosas

“Habíamos empezando conectando a los navegantes con los puertos, pero nos dimos cuenta de que a lo mejor, lo que teníamos que hacer era conectar a los barcos, porque sin estos no hay navegantes ni puertos”, afirma Alejandro Martínez, director general de la empresa.

En el sector automoción se lleva muchos años hablando del big data, del internet de las cosas y del coche conectado como un primer paso hacia el vehículo autónomo. Martínez y su equipo decidieron que era el momento de trasladar todos esos conceptos a la industria náutica. En esos días Seat prestó un ejemplar de su modelo conectado a BeMobile, startup con la que comparten oficinas en Pier 01, a fin de que esta trabajara en el desarrollo de aplicaciones para el auto; cercanía que en SmartSea aprovecharon para detectar posibles innovaciones extrapolables a su sector.

Fue así como surgió SmartBoat, una plataforma que permite a los propietarios de embarcaciones disponer de información de todas las constantes del barco en tiempo real. El sistema consta de un hardware que se instala de manera muy sencilla en el yate –“son dos cables”, dice Martínez– y una aplicación móvil. El dispositivo recoge los datos y los transmite a un servidor para que luego puedan consultarse en la app.

Dado que un barco pasa la mayor parte del tiempo atado al muelle, ¿qué tipo de información puede interesarle consultar a todas horas a un marinero en tierra? “Hay una gran cantidad de parámetros que conviene monitorizar como, por ejemplo, que las bombas de achique, que sacan el agua que se acumula en la sentina, la parte más baja del casco, funcionan correctamente, porque de lo contrario, al día siguiente puedes encontrar el barco hundido en el pantalán”, explica Martínez. En caso de detectar una anomalía de este tipo, un golpe, un fallo en las baterías o la entrada de una pequeña vía de agua, el sistema envía una alerta al usuario.

La aplicación SmartBoat.
La aplicación SmartBoat.

La app es capaz también de entender el contexto en el que este se encuentra (si está a bordo o en tierra) para mostrarle una información u otra dependiendo de cada situación. Si se trata del primer caso, da la posiblidad de comprobar si el yate cumple cuatro condiciones básicas para salir a navegar:si hay aceite de motor, si los grifos de fondo están abiertos (fundamental para refrigerar el motor y evitar que se recaliente), el nivel de combustible y si se llevan chalecos salvavidas.

Hacer esta lista de comprobación es clave para la seguridad del pasaje porque “el 55% de los accidentes que asiste Salvamento Marítimo es de embarcaciones de recreo, lo cual es una barbaridad”, señala Martínez. En una fase más avanzada, SmartSea aspira a incorporar funciones de mantenimiento predictivo e incluso de barco autónomo.

Alejandro Martínez (segundo por la derecha) junto con el equipo de SmartSea, en el Port Vell de Barcelona.
Alejandro Martínez (segundo por la derecha) junto con el equipo de SmartSea, en el Port Vell de Barcelona.

“Para eso necesitamos generar un historial de millas marinas recorridas”, indica. El prototipo, que ha concluido la fase de pruebas, se presentará en el Salón Náutico que se inaugura hoy en Barcelona. El evento, en el que participarán 275 empresas y en el que se expondrán cerca de 700 barcos, ha continuado adelante a pesar de las crecientes tensiones políticas en Cataluña, el principal mercado de barcos nacional junto con Baleares.

La afición por la náutica en España empezó a crecer en los años sesenta, cuando aparecieron los primeros astilleros, escuelas de navegación y empresas de alquiler. El sector prosperó hasta 2008 cuando la crisis obligó a las familias a recortar el gasto en actividades de ocio. “La recesión hizo mucho daño, con caídas de ventas espectaculares”, dice Ramón Girbau, un experto en reparación y mantenimiento de barcos que empezó a fabricar sus propias embarcaciones en 2010.

Yate Astondoa 100 Century, de Astilleros Astondoa.
Yate Astondoa 100 Century, de Astilleros Astondoa.

A diferencia de otras industrias, como la automoción, la mayoría de fabricantes de yates y veleros en España son pequeñas empresas que no están internacionalizadas, lo que les ha impedido compensar la caída del mercado doméstico con un aumento de las exportaciones. “Quedamos pocos. Si no quebraron, muchos astilleros han tenido su actividad en letargo”, señala el fundador de Girbau Boats, que construye barcos de entre 8,5 y 9,16 metros de eslora en el cabo de Creus, en la Costa Brava.

Si bien las ventas todavía están lejos de los picos de 8.400 unidades alcanzadas en 2008, el mercado se recupera. Las matriculaciones de embarcaciones de recreo crecen al mes de septiembre un 9%, hasta las 4.732 unidades. La asignatura pendiente sigue siendo la internacionalización. En los siete primeros meses de este año, la balanza comercial de España en yates y embarcaciones acumula un déficit de 104 millones de euros, casi tantos como los 107 millones de todo 2016, según estadísticas oficiales.

“Nuestra balanza comercial está claramente condicionada por la pérdida de tejido productivo en este segmento”, comenta Jaime Cortecero, director de ventas de Astondoa, empresa familiar que tiene cuatro astilleros en Santa Pola, Alicante, donde construye yates de hasta 37 metros de eslora.

Las cifras

4.732 embarcaciones se matricularon entre enero y septiembre de este año, lo que supone un aumento del 9,23%, según ANEN, la Asociación Nacional de Empresas Náuticas.

1.475 del total de barcos matriculados se destinaron al alquiler, un segmento que crece en lo que va de año un 25%.

104 millones de euros es el déficit comercial del sector a julio, según el Ministerio de Comercio Exterior.

Junto con Sasga Yachts y Rodman, Astondoa es uno de los pocos constructores nacionales que está vendiendo al exterior. “En este momento, las exportaciones suponen más del 75% de nuestras ventas, destacando América y Europa como mercados más grandes”, indica Cortecero, quien precisa que Italia es el principal competidor de España en la gama de yates superiores a 16 metros de eslora.

Sasga Yachts fabrica en Menorca, mientras que Rodman, la empresa más grande del sector, tiene tres factorías en Galicia y dos en Portugal que exportan a más de 50 países de Europa, Sudamérica, África, Oriente Medio y Asia.

Estos tres astilleros “están haciendo un buen trabajo y sus barcos están reconocidos fuera”, destaca Javier Sáez, responsable de operaciones de Disvent Ingenieros, distribuidora de material electrónico y sistemas de comunicación para embarcaciones, con sede en Barcelona.
La situación es parecida en componentes. “No hay marcas nacionales de prestigio en electrónica ni electricidad. No obstante, entre nuestros productos contamos con paneles eléctricos modulares de la empresa de Badalona Pros by Ditel que nos planteamos exportar”, refiere Sáez.

En motores marinos, Solé Diesel, empresa con sede en Martorell, lleva exportando desde los años setenta. “De lo contrario, habríamos cerrado durante la crisis”, expresa Enric Solé, presidente de la compañía que fundó su abuelo en 1912 y que obtiene en el exterior el 65% de sus ingresos, que el año pasado ascendieron a 8 millones de euros. “Tenemos distribuidores en todas partes, excepto en Estados Unidos, donde hay muchas trabas normativas”, indica.

Según datos de la Fira, organizadora del Salón, el 15% de los expositores serán empresas extranjeras procedentes de 14 países, entre los que figuran las francesas Zodiac, Jeanneau y Beneteau (junto con su filial de catamaranes Lagoon), la británica Sunseeker y la japonesa Yamaha.

“Exportar es caro, pero es uno de mis objetivos a medio plazo”, dice Ramón Girbau, para quien la única forma que tiene un astillero pequeño como el suyo de internacionalizarse con éxito es ofrecer un producto diferente en diseño y acabados. “La estética es importante, pero también hay que darle valor a la utilidad: espacios abiertos, bañera en popa con sombra para proteger del sol, un buen solárium… Hay barcos muy bonitos, pero que no se pueden disfrutar”.

Source link

Microsoft cambia su estructura de canal para crecer en la nube | Compañías

Microsoft quiere extender la adopción del modelo de cloud computing en España y dinamizar así su negocio en la nube, un terreno donde la compañía libra una dura batalla con Amazon, Google e IBM. El gigante del software aseguró hace unas semanas en un evento en Washington que su objetivo es alcanzar unos ingresos de 20.000 millones de dólares en cloud para 2018, en torno a un 20% del total de su negocio. Y para ello, ha visto necesario reorganizar su estructura de canal. También en España.

Así lo explicó ayer Rafael Sanz, director de Empresas y Partners de Microsoft Ibérica, quien señaló que la nueva organización persigue habilitar a sus socios tecnológicos con las capacidades que les permitan capturar la oportunidad que representa la transformación digital de la economía. “Hablamos de un mercado que va a duplicar su tamaño en los próximos cinco años hasta superar los 6.000 millones de dólares [5.100 millones de euros] en nuestro país”, dijo Sanz, que aclaró que el 49% de las grandes empresas ha empezado procesos de transformación digital en España, frente al 19% en el caso de las pymes. “Sigue habiendo una gran oportunidad de negocio”.

El directivo detalló que lo que han hecho es unificar en una única división todos los recursos vinculados con el canal que tenían ahora repartidos por toda la subsidiaria. “Buscamos agilidad, flexibilidad y especialización. Queremos ser más ágiles y flexibles en nuestra relación con nuestros socios y tener recursos especializados que den valor al partner”.

La nueva organización de canal de Microsoft se articula alrededor de cuatro áreas de soluciones (puesto de trabajo moderno, aplicaciones de negocio, aplicaciones e infraestructuras y datos e inteligencia artificial) y una especialización por industrias verticales, basada en la experiencia de sus socios en los diferentes sectores. “Los clientes nos piden especialización por soluciones y por industrias, y queremos que nuestros partners tengan una estrategia en el mercado basada en esta aproximación”, dijo el directivo. Adicionalmente, habrá una estrategia específica ligada a la oferta de tecnología y soluciones de seguridad, un área transversal, que hoy supone una prioridad para todas las organizaciones.

Prevé duplicar la inversión en el canal este año, con foco especial en la formación y generación de demanda

El ejecutivo destacó que la nueva estructura unificada de canal va a permitirles ayudar a sus partners en tres ejes: identificando sus fortalezas, ayudándoles a completar su oferta de soluciones y facilitando el establecimiento de alianzas con otras empresas. También planteando estrategias conjuntas de aproximación al mercado para generar oportunidades de negocio, y acompañándoles en todo el ciclo de venta y puesta en marcha de las soluciones.

“Queremos maximizar las sinergias entre los diferentes tipos de partners que tenemos”, añadió Sanz, que apuntó que Microsoft prevé duplicar su inversión en el canal este año, con un foco especial en formación y generación de demanda. La firma, que tiene actualmente 5.900 partners registrados oficialmente, quiere multiplicar por dos en un año el número de partners CSP (proveedores de soluciones cloud), que hoy suman 1.500. Un modelo que permite a los partners convertirse en proveedores de soluciones, de servicios gestionados,y donde el cliente y el partner pagan por uso; “por minuto, en el caso de Azure”, aclaró Sanz.

El objetivo que persigue Microsoft “abriendo más” su organización a los partners, “dándole acceso a recursos más especializados; a lo que necesite en cada momento” es plantar cara a sus rivales, y con este movimiento persigue elevar la capilaridad de su fuerza de ventas utilizando nuevos canales y multiplicar el número de expertos en su tecnología. Según señalaron los responsables del gigante tecnológico, el ecosistema de partners de Microsoft genera más de 180.000 empleos (el 65% del 65% del empleo del sector del software de nuestro país) y estos socios generan 11 euros de facturación por cada euro de negocio de la compañía en España.

Source link

Euskadi aspira a que la industria aporte el 25% del PIB para recuperar el empleo perdido en la crisis | Compañías

La apuesta del Gobierno vasco por la industria es clara. Hasta 2020 desarrollará un plan de apoyo al ámbito fabril que movilizará más de 2.000 millones. El objetivo es que el sector secundario genere el 25% del PIB vasco y así el paro baje del 10%. Son metas al alcance de la mano, como subraya Roberto Larrañaga, presidente de la patronal vasca Confebask, porque en la actualidad el desempleo es del 11% y la industria genera el 23,95% de la riqueza.

Pero las fábricas vascas deben afrontar su transformación digital, con profesionales con nuevas capacidades, como el trabajador del centro de ITP en Zamudio (Bizkaia), donde produce turbinas aeronáuticas.

La trayectoria industrial de la economía de Euskadi seguirá siendo clave para mantener el desempleo bajo control. Desde el Gobierno vasco han activado diversos programas para que el sector fabril suponga el 25% del PIB de la comunidad autónoma. Esa meta está cerca, puesto que ya al cierre de 2015 esa aportación fue del 23,95% y ahora se sitúa en el 24,6%.

Antes de la pasada crisis económica, en 2008, el mundo de las fábricas aportó el 28% del PIB vasco, para luego desplomarse al 23,8% en 2014, el peor registro de esta década, en base a los datos del Instituto Vasco de Estadística (Eustat). El Ejecutivo del lehendakari, Iñigo Urkullu, ha desplegado un plan desde este año y hasta 2020 que busca ese impulso industrial. Movilizará 2.225 millones. 

Empresas e instituciones se apuntan a un crecimiento del 3% de la economía vasca durante este año

Las empresas que soliciten esas ayudas deberán presentar estrategias basadas en las claves que marcan la competitividad en el ámbito fabril. Desde la formación continua a la internacionalización, pasando por la innovación.

En este último apartado, el Gobierno de Vitoria ha puesto especial énfasis en la digitalización de los centros de producción, para que ninguna compañía pierda el tren de la revolución industrial. Los que no se enganchen a este cambio desaparecerán, según los analistas.

En el lado contrario, los críticos con la proliferación de los robots y los ordenadores en las fábricas denuncian que el nuevo escenario destruirá miles de empleos en Euskadi. En base a ese 25% industrial, la Administración vasca quiere que el paro quede por debajo del 10%. También este objetivo puede estar cerca si el escenario económico internacional acompaña. El desempleo está situado ahora en la banda del 11%, tras cerrar 2016 con un 12%. El peor registro contabilizado data de marzo de 2013 (rozó el 16%).

En el colectivo de los jóvenes, esos porcentajes se disparan por encima del 20%. Esta es la asignatura más difícil y que sigue pendiente para lograr un desarrollo económico sostenible e igualitario en Euskadi.

Al cierre de la primera mitad del ejercicio en curso, el censo de la Seguridad Social en el País Vasco contabilizaba 931.000 afiliados, 18.600 más que en 2016. En el segundo trimestre de 2017 el mercado laboral siguió evolucionando en positivo, con 13.800 nuevos ocupados. Aquí ya se notó el elemento tractor de la industria, que generó 6.400 de esos puestos de trabajo, aunque el sector de servicios, más intensivo en empleo, estuvo por encima al contratar a 6.900 personas.

Las zonas de Euskadi más deprimidas, como la Margen Izquierda del Nervión en Bizkaia y Oiartzunaldea en Gipuzkoa, padecen un paro superior al 20%. Para estos casos concretos, el Ejecutivo vasco ha puesto en marcha el programa Indartu, dotado este año con un presupuesto de siete millones de apoyo a las inversiones empresariales que generen empleo en esas zonas, integradas por un total de 18 localidades.

La iniciativa cumple con el Mapa de Ayudas Regionales de la Comisión Europea, aprobado en Bruselas en mayo de 2014. Las empresas que soliciten estas subvenciones deberán acreditar que cubren el 25% de la inversión con fondos propios. 

En el ámbito empresarial, casi 40 compañías que suman 6.000 empleos atraviesan serias dificultades. Algunas son muy conocidas, como el astillero de La Naval de Sestao, con 215 trabajadores. En la Margen Izquierda del Nervión, su actividad genera 1.800 empleos inducidos. Asimismo, el fabricante de electrodomésticos Fagor CNA sigue sin remontar. Otros que viven problemas graves son el fabricante de copas de vidrio Vicrila (290 trabajadores) y la papelera CEL, que tiene cuatro plantas.

Source link

John Hagel: “Los líderes inspiran vías de conexión, no de ruptura” | Fortuna

Corren tiempos de cambio en todo el mundo, y muchas empresas no saben cómo adaptarse a la nueva realidad. Es ahí donde aparecen figuras como John Hagel. Este consultor estadounidense de 67 años es el cofundador y director del Center for the Edge de Deloitte, una rama de la firma de servicios profesionales radicada en Silicon Valley, con oficinas en Holanda y Australia, dedicada a identificar nuevas oportunidades de negocio y asesorar sobre ellas a las empresas. Hagel cuenta con ocho libros sobre gestión en su haber, además decenas de artículos e investigaciones sobre estrategia empresarial. Y defiende que, aunque la tecnología domina los cambios, la reflexión que deben hacer los ejecutivos debe ir más allá.

Dicen que se dedican a encontrar nuevas oportunidades de negocio. Ahora mismo, ¿dónde se encuentran esas oportunidades?

Estas deben ser relevantes y que puedan aplicarse a todas las industrias estén donde estén. Estas van desde nuevas formas de estrategia empresarial, a nuevos métodos de organización… Vamos a la esencia para que una empresa funcione y cree valor.

¿Ese valor viene dado por lo digital?

Muchas empresas se distraen con la tecnología, y nos preocupa. Quieren adoptar la inteligencia artificial, el blockchain… pero no piensan en cambiar la forma en que hacen negocios ni en el valor que pueden crear. Muchos solo quieren presumir de usar blockchain, sin más. Y como todo en la vida, hace falta un equilibrio. El mundo está cambiando de una forma tan trascendental que si no nos preguntamos qué tipo de empresa seremos, nos meteremos en problemas. No se trata solo de tecnología. Sí, la inteligencia artificial puede ayudar a crear y encontrar nuevos negocios. ¿Pero tienen sentido para mi empresa? Esto lo vemos mucho. No se hacen las preguntas más fundamentales.

¿Cuáles son esas preguntas?

Nosotros ponemos énfasis en que piensen en su estrategia de negocio. La mayoría de empresas opera con un plan a cinco años. Esa es su estrategia. Creemos que hacen falta otros métodos, que hoy la tecnología ha hecho necesarios y factibles. Defendemos una estrategia zoom in, zoom out (acercar y alejar). Es decir, poner un doble horizonte: uno a largo plazo, de 10 a 20 años, y otro a corto, de seis a 12 meses. Así puedes lidiar con un mundo en un cambio radical. A cinco años puedes mejorar, pero llegarás a un barranco por no ver venir las nuevas tendencias.

¿Se piensa demasiado a corto plazo?

No se piensa lo suficiente en el largo plazo. Con nuestro enfoque, las empresas pueden cuestionarse si en 10 o 20 años su mercado seguirá igual, y qué consecuencias tendrá para su modelo empresarial. El problema con los planes a cinco años es que te convencen de que, pasado ese tiempo, todo seguirá más o menos igual. De la otra manera, te preguntas si en 20 años todo será igual. Obviamente, no. Y si lo piensas necesitas reflexionar.

Muchas empresas hoy están en peligro por tener una estrategia demasiado cortoplacista.

¿Las empresas están sabiendo adaptarse?

Diría que la mayoría está en riesgo por ese cortoplacismo. Los cambios, la tecnología, genera más presión: en competencia, ritmos… Es humano que, ante ello, se reduzca el horizonte temporal, pero se pierde la perspectiva de lo que pasa y se adopta una estrategia reactiva, de querer responder a todo, y al final, no se responde a nada concreto. Eso crea más vulnerabilidad porque no se ve el tren venir.

¿La tecnología va a destruir empleos

Está bien tener algo de miedo. Hay más presión, más riesgos… Es sano, hasta cierto punto. La mayoría de tareas que hacen los humanos son muy estandarizadas, específicas y parecidas. En eso, las máquinas son más eficientes que nosotros.Será cuestión de tiempo que ellas las hagan. Pero es genial, porque obliga a preguntarnos qué podemos hacer, cómo podemos crear valor. La curiosidad, la imaginación, la creatividad, la inteligencia emocional… Son cosas en las que somos buenos. Creo que habrá una demanda ilimitada de ese tipo de cualidades, de artesanos, por parte de consumidores y de empresas.

¿Cómo debe ser el directivo ahora?

Un líder sólido, con las preguntas y respuestas adecuadas. Si no entiende los cambios que se están produciendo, los demás no le seguirán, y es él el que debe inspirarles en estos momentos. El líder tradicional siempre ha querido tener un control total. Ahora, los que mejor movilicen y motiven a los demás serán los más exitosos.

¿Y cómo deben los líderes afrontar situaciones de crisis como la que vive España

Es norma general que en los momentos de presión e incertidumbre se piense en grandes amenazas. Pero los líderes empresariales, políticos y sociales son los que inspiran la oportunidad de encontrar vías de conexión, no de ruptura.

Source link

El ‘blockchain’ y la impresión 3D, en el laboratorio | Compañías

El País Vasco siempre ha estado en la vanguardia de la innovación y mantiene el ritmo con nuevos procesos de digitalización. El blockchain y la impresión 3D son algunas de las tecnologías que se están desarrollando en centros vascos de investigación.

A lo largo de este año, la corporación privada Tecnalia ha desarrollado diferentes iniciativas de la mano de empresas, que se encuentran ya en el mercado, centradas en la industria 4.0.

Por ejemplo, junto al Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC), ha presentado el primer robot de cables capaz de crear piezas de grandes dimensiones para la construcción en 3D e incluso de pequeños edificios.

El robot se basa en una estructura móvil con unas dimensiones de 15 x 11 x 6 metros (largo x ancho x alto) que mediante cables manipula una máquina de impresión 3D cuyo espacio de trabajo es de 13,6 x 9,4 x 3,3 metros y es capaz de crear piezas de material natural, biodegradable y reciclable. Además, el proyecto también incluye el uso de drones que vuelan autónomamente, que monitorizan la obra y ofrecen informaciones térmicas del estado de secado de la estructura.

En el apartado de software también hay grandes novedades. “Cabe destacar”, señalan desde Tecnalia, “la irrupción de la tecnología blockchain en las relaciones comerciales entre empresas”. El blockchain es un registro de transacciones digitales cuya información es inalterable, lo que convierte al propio sistema en “árbitro” del proceso y permite facilitar las relaciones de la cadena de intermediarios.

Ofrece, por tanto, seguridad y transparencia a la vez que acelera las transacciones económicas. Tecnalia ha creado el primer laboratorio industrial de blockchain, en la que las empresas pueden “experimentar con sus retos y necesidades, ver demostraciones y casos de éxitos reales, así como realizar ensayos de soluciones tecnológicas y modelos de negocio relacionados con esta tecnología”.

En él se ensayarán desde plataformas de participación y voto electrónico hasta sistemas de trazabilidad para los sectores de energía, fabricación o automoción. Y se pondrán en marcha estas soluciones tecnológicas para implantarlas en el tejido empresarial.

Otro de los mercados en los que la industria 4.0 ha irrumpido con fuerza es el aeronáutico. Tecnalia, junto con Airbus, el mayor fabricante de aviones del mundo, está trabajando en un nuevo concepto de línea de montaje para mejorar la producción y conseguir un ahorro de hasta un 30%, que se prevé que estará operativa en el próximo año. “El nuevo entorno incluye la aplicación de tecnologías de la información, el procesamiento inteligente y la gestión segura, así como herramientas que permitan incrementar la visibilidad del proceso y estado del montaje, y la optimización de los procesos logísticos asociados”, explican desde la entidad.

“La capacidad de innovación de las compañías vascas está al nivel de las regiones más avanzadas de Europa”, señala Matías Alonso, senior managing director de Accenture Global Utilities, que colabora con las entidades de la región para mejorar su rendimiento. “Además, contamos con universidades líderes para proveer el talento necesario. Tenemos también grandes ejecutivos, con visión estratégica y capacidad de liderazgo, algo clave para llevar a cabo la transformación digital. También cabe destacar el impulso desde el Gobierno vasco y el resto de instituciones públicas”.

Existen, sin embargo, “ciertas debilidades que pueden afectar, como el bajo tamaño medio de las empresas, lo que limita las posibilidades de innovación y cambio en muchos casos”. También hay carencias, señala, en el “nivel de conexión con el ecosistema internacional” y una “falta de atractivo para atraer talento global”.

Source link

Cómo Harley-Davidson saca partido al internet de las cosas | Fortuna

El internet de las cosas es la integración de las tecnologías de las operaciones con las de la información para obtener datos con los que tomar la mejor decisión empresarial. Así de sencillo lo explica el director general de Cisco en España, José Manuel Petisco, durante la presentación del libro Internet of Things de Maciej Kranz (editorial LID, 19,90 euros), del que ha escrito el prólogo.

El documento pretende ser una guía para que los directivos se atrevan a implementar esta tecnología en sus negocios. Una herramienta que, para Petisco, no es solo una moda, sino “una tendencia ya madura que se está implementando en muchos campos”. En España, hay 340 millones de objetos conectados, lo que supone que cada individuo tiene al menos siete. Un dato que ilustra cómo el internet de las cosas ya forma parte del día a día de la población. De hecho, el autor del libro, Maciej Kranz, lleva más de 15 años estudiándola, aunque no es hasta hace un par, cuando su presencia se ha hecho evidente.

Petisco recuerda que su primer contacto práctico con los ecosistemas conectados se produjo hace más de diez años, exactamente el 12 de diciembre de 2004. Ese día estaba viendo un partido en el Bernabéu, y cuando el encuentro estaba a punto de finalizar, les pidieron que desalojaran el estadio por un aviso de bomba. En ese momento, se le pasó por la cabeza el proyecto que habían desarrollado desde Cisco con el Real Madrid para controlar operaciones como esta, y rogó que funcionara. Y sí, el audio se escuchaba, los tornos se abrieron y en ocho minutos se evacuó a las 70.000 personas que se encontraban en el estadio blanco. “No lo llamé internet de las cosas porque aún no era tan innovador, pero era un proyecto realizado en 2002”, explica Petisco sobre los inicios de los objetos enlazados en red.

Se trata solo de una pequeña anécdota, pero hoy en día, el internet de las cosas ya está presente en todos los campos, especialmente en las grandes corporaciones. Tanto es así, que está transformando las mismas, y “no soy capaz de pensar en una industria que no la use actualmente”, relata Kranz. El experto recuerda que, aunque lo que más llama la atención son los electrodomésticos conectados, donde verdaderamente se aplica el internet de las cosas es en los negocios.

Por eso, el autor del libro hace hincapié en que apostar por dicha tecnología no es una opción, “no es algo bonito que queda bien tener, sino una necesidad que hay que implementar”. Con esta obra, trata de desmitificar la conectividad para los directivos y hacerla más cercana, incluyendo casos en los que su implementación ha sido exitosa.

En España, cada individuo tiene, de media, siete dispositivos conectados

Es el caso de Harley-Davidson. La producción de estas motos presentaba problemas de dinamismo y eficiencia, la mano de obra era cara y los datos inservibles. Tardaban aproximadamente año y medio en implementar las mejoras en estos vehículos. Frente a esto, la marca decidió habilitar una de sus fábricas íntegramente con tecnología del internet de las cosas, aunó todo en una sola red y consolidó los datos. De esta manera, el tiempo necesario para corregir los errores se redujo de 18 meses a dos semanas. Con una sola fábrica transformada, los beneficios de Harley-Davidson aumentaron casi un 4%.

En este sentido, el director general de Cisco recalca que el internet de las cosas supone una diferencia competitiva, mayor eficiencia en los procesos, capacidad de innovación y nuevos modelos de negocio. Por todo ello, esta tecnología también genera nuevas oportunidades. Algo que saben muy bien en Campofrío. Hace tres años, su fábrica principal, situada en Burgos, se incendió, lo que supuso una pérdida de 300 millones de euros y casi la quiebra de la compañía. Sin embargo, se marcaron un objetivo claro: volver a Burgos en menos de dos años. El director de información de Campofrío Food Group, Javier Álvarez, recuerda que pensaron “si siempre hacemos las mismas cosas, tendremos siempre los mismos resultados”. Así que decidieron apostar por la informática para cambiar la fábrica entera. Ahora, su fábrica de Burgos es un referente 4.0 para todas las industrias. “Algo que considerábamos un desastre acabó convirtiéndose en una oportunidad”, subraya orgulloso el directivo.

La conectividad puede estar presente y desencadenar un gran cambio hasta en los sectores más tradicionales. El director de sistemas de Philips Lighting para España y Portugal, José Ramón Córcoles, explica lo importante que es darse cuenta de que “la luz sirve para mucho más cosas que para alumbrar”. Con esta premisa en mente, han logrado llevar a cabo un proyecto de iluminación sostenible conectada, que ha transformado Torre Europa y la ha convertido en el edificio más inteligente de Madrid y en el tercero del mundo. De hecho, las luces han servido para alojar sensores, para obtener datos sobre la ocupación de las estancias, para medir la temperatura, y será la base para desarrollar nuevas tecnologías en el futuro.

Source link