La inteligencia artificial ya está creando empleo… entre los jefes | Tendencias

La relación entre tecnología y empleo está continuamente en el centro del debate. ¿Habrá más o menos trabajo cuando los robots conquisten las fábricas? Es una cuestión que expertos y gurús intentan responder pero aún no han conseguido llegar a un acuerdo. Algunos de los estudios más recientes apuntan a que la colaboración entre humanos y máquinas inteligentes aumenta las  habilidades de los trabajadores. También que las empresas que utilizan la inteligencia artificial están creando más puestos de trabajo de los que destruyen, al menos a corto plazo, según un informe de Capgemini. Teniendo en cuenta estos datos, parece que no todo está perdido. Aunque hay truco: la mayoría de los puestos se están creando ahora mismo entre los directivos.

El informe Turning AI into concrete value: the successful implementers’ toolkit, realizado entre casi 1.000 empresas de siete sectores de todo el mundo, ha encontrado que el 83% de las empresas afirma que aplicar la inteligencia artificial está generando nuevos puestos de trabajo. Por ahora, el empleo se crea en las categorías profesionales más altas, en niveles de gerencia y alta dirección. En esta estadística, España se encuentra a la cabeza: según las conclusiones del informe, el 94% de las empresas españolas que utilizan IA están creando empleo.

Son precisamente estos puestos de jefes los menos sustituibles por robots. Los expertos que defienden que la revolución tecnológica eliminará empleos, se refieren sobre todo a los relacionados con las tareas más automáticas y que están por debajo de los puestos de mando. En ese futuro vaticinado, la inteligencia artificial vendrá para salvarnos de las tareas más tediosas y nos dejará tiempo para aquellas en las que se necesitan capacidades exclusivamente humanas, como la elaboración de juicios y las relacionadas con la empatía y las emociones.

Las empresas que creciendo con la inteligencia artificial tienen precisamente en común que la conciben como un medio para reducir el tiempo que los empleados dedican a las tareas rutinarias y administrativas y permitirles centrarse en las actividades de valor humano añadido. “Lo que de verdad queremos es que las personas con las que trabajamos puedan ofrecer el máximo de su capacidad”, explica Michael Natusch, responsable mundial de IA en Prudential.

A pesar de estos resultados —que analizan lo que está pasando ahora, no predicen qué será de nosotros en unos años—, existe preocupación sobre la posibilidad de que las máquinas desplacen a los trabajadores humanos; algo que está pasando ya en ciertos sectores. Pero la experiencia, por ejemplo, de General Electric, según su economista principal, Marco Annunziata, demuestra que para muchos puestos de trabajo la combinación de humanos y máquinas ofrece mejores resultados que cualquiera de los dos por separado. A pesar de que las fábricas emplean cada vez más las últimas tecnologías inteligentes y conectadas, los trabajadores humanos siguen siendo vitales para asegurar su rendimiento.

Según Annunziata, el trabajo entre humanos y máquinas puede aumentar las capacidades y habilidades de los empleados, lo que podría hacer que mejore su rendimiento. Uno de los ejemplos es el uso de gafas inteligentes de realidad aumentada (RA) en fábricas. En ese escenario, esta tecnología podría superponer las instrucciones de reparación de una máquina directamente sobre ella, con vídeos, gráficos y textos generados por ordenador. Según los autores del estudio, de esa forma “la realidad aumentada mejoraría la productividad porque estaría contribuyendo a desarrollar las habilidades de los trabajadores”.

Uno de los problemas con los que se están encontrando las empresas en este sentido es que la demanda de profesionales especializados ha crecido mucho más rápido que la formación necesaria para satisfacerla. “Creemos que la realidad aumentada será una pieza fundamental para cerrar la brecha de capacidades detrás de la falta de trabajadores industriales cualificados”, escribe Annunziata en HBR. Otros datos defienden también esta postura. Según el estudio desarrollado por Capgemini, la mayor parte de las empresas que han adoptado aplicaciones de inteligencia artificial de forma generalizada (el 89%) considera que esta facilita el desempeño de trabajos complejos.

Source link

La buena marcha de la vivienda calienta el mercado de suelo | Mi dinero

La recuperación del mercado de la vivienda, de la que ya nadie duda, sigue trasladándose al suelo y viceversa. El Ministerio de Fomento hizo pública el viernes la estadística de precios de suelo correspondiente al segundo trimestre de este año. En ella, aunque el promedio nacional de encarecimiento de los solares todavía registra cifras modestas, del 1,8% anual; lo cierto es que en las localidades de más de 50.000 habitantes los suelos vendidos se revalorizaron una media del 11,7%, hasta situarse en 326,3 euros por metro cuadrado.

Este fenómeno es lógico si se tiene en cuenta que la mayor actividad promotora y de venta de casas continúa muy concentrada en las grandes urbes y en los municipios más turísticos del área mediterránea.

Eso sí, el hecho de que los solares en esos territorios ya repunten a tasas de dos dígitos no solo da muestra del apetito que existe por adquirir terrenos para edificar, sino que anticipa nuevas subidas de precios en las casas futuras. De alguna forma, el precio de la vivienda y el suelo se retroalimentan.

La estadística, elaborada con datos procedentes de los registros de la propiedad, muestra también el repunte protagonizado por las ventas de solares. De abril a junio se contabilizaron un total de 5.998, un 35,2% más que las realizadas en idéntico periodo del año pasado. La superficie que fue transmitida representó un total de 7,2 millones de metros cuadrados, que representa un aumento del 28,6% anual.

Otro indicador que da idea del vigor de este mercado es el valor total alcanzado por los terrenos vendidos, que fue de 1.073,8 millones de euros, un significativo 43% más que en el segundo trimestre de 2016.

Por territorios, llama la atención cómo mientras Cataluña es la comunidad autónoma donde más número de transacciones de suelo se registraron el segundo trimestre del año, su valor en millones de euros es el tercero más elevado, por detrás del precio total marcado por las compraventas en Madrid y Andalucía. Este fenómeno se explica por la cantidad de superficie transmitida, que en el caso andaluz superó al catalán y, sobre todo, por el precio del metro cuadrado. Así, Madrid ostenta los valores más caros, ya que pese a vender casi un 40% menos de superficie que Cataluña, el valor que alcanzó ésta fue un 39% superior.

Source link

El embutido, el Ferrero Rocher de la montaña leonesa | Compañías

Todo comenzó en los años cincuenta, en Geras de Gordón [León]. Mis abuelos tenían una tienda de ultramarinos muy conocida en la zona, en la que podías encontrar desde herraduras de caballo hasta legumbres. Atraía a mucha gente de la provincia porque regentaban también una posada con mesón, heredado de mi bisabuela paterna”, cuenta Natalia Ordóñez Gutiérrez (1979), nieta de doña Jacoba, hoy responsable de calidad y exportaciones de este negocio familiar, situado entre montañas en la reserva de la biosfera del Alto Bernesga.

Es la tercera generación al mando de Entrepeñas, una empresa leonesa dedicada a la elaboración de embutidos artesanos, con más de 60 años de tradición. “Comenzaron a hacer matanzas pequeñas para la casa y después empezaron a venderlo en su tienda de ultramarinos y el mesón. Como la gente venía de tantos sitios [era y es un lugar de pastoreo por excelencia], nos dimos a conocer. Todo el mundo hablaba de los embutidos de Geras, y poco a poco aumentó la demanda y las matanzas”, prosigue Ordóñez.

Este negocio familiar factura cerca de dos millones, el 20% proviene del exterior, con siete tiendas en León
y Asturias

El producto estrella típico de la región es la cecina de León IGP (indicación geográfica protegida). Fabrican 150.000 kilos anuales de carne de babilla, contra y tapa tras un proceso de salazón, curado mínimo de siete meses y cinco horas de humo, el toque distintivo que hace a la vez de antioxidante y conservante natural. O el chorizo (150.000 kilos), picante y normal, con solo un mes de curación y cinco horas de humo.

“Mi abuela enviudó muy pronto y se quedó a cargo de todo, con tres niños pequeños, pero lo sacaron adelante. Cuando sus hijos se hicieron mayores [entre ellos su madre, Rosa María Gutiérrez, dedicada a la cocina], se encargaron del negocio y empezaron a hacer reformas y a profesionalizarlo. En los ochenta y a finales de los noventa se ampliaron las instalaciones: se construyó un restaurante y una fábrica más grande, ampliada [esta última] dos veces”, reseña.

Chorizo ya curado.
Chorizo ya curado.

En total, Entrepeñas fabrica al año 500.000 kilos de embutidos y salazones, entre los que destacan el jamón, el lomo y el salchichón. Y como últimas novedades incorporadas están la lengua de vacuno curada; las conservas de embutidos o untables (en botes de 400 gramos, desde 2,50 euros) de chorizo, salchichón y cecina; la morcilla en conserva, hecha a la plancha y lista para calentar, y la esencia de cecina (caldo en botella de un litro concentrado desde 2,90 euros), un extracto de cocido que en vez de jamón utiliza este tipo de carne con verduras y garbanzos. “Un boom el año pasado”, según la compañía, porque tiene mucho sabor y se consume sobre todo en invierno para bases de arroces, legumbres y guisos.

Fuera de la IGP, comercializan una marca propia, la Suprema de cecina, que se elabora con el corazón de la contra de la vaca, más jugosa por sus mayores vetas de grasa.“Hoy estamos al mando la tercera generación, somos los nietos de doña Jacoba, que era mi abuela; están mis hermanos (soy la mayor) y primos. Pero seguimos casi todos en el negocio”, señala Natalia Ordóñez.

La magia del entorno

La fabricación es estacional, como la del Ferrero Rocher, solo en invierno (octubre-marzo o abril, depende del año). Es que para conservar estas técnicas ancestrales de curación y evitar el uso de conservantes se necesita una temperatura inferior a 15 grados, explica. “En cuanto suben de 15, paramos la producción”, recalca.

Por eso la importancia de la montaña. Geras de Gordón está a 1.200 metros de altitud, con heladas frecuentes. Los inviernos suelen ser largos, con mucho frío, y secos. Aquí no hay humedad, como sucede en Asturias, donde imperan los chorizos de León por esta razón.

La cecina de León recién cortada, el producto típico de la región.
La cecina de León recién cortada, el producto típico de la región.

“En la montaña es donde mejor se cura el embutido de manera natural. Las condiciones son ideales para elaborarlos sin utilizar químicos ni ingredientes artificiales. Solo frío, humo de roble y encina, ajo y pimentón. No necesitamos nada más; es una de nuestras ventajas competitivas”, insiste.

La empresa factura casi dos millones de euros, el 20% proviene de las exportaciones, con una plantilla de 31 empleados, la mayoría de la zona. Sus principales mercados son Francia (chorizo específicamente), Italia, Suiza (donde curiosamente gusta más la cecina magra de la parte de la babilla, sin vetas, a diferencia de España), Bélgica, Holanda, Suecia, Dinamarca y Andorra. Mientras que fuera de la Unión Europea llegan a Hong Kong y Macao (China), República Dominicana, Islas Turcas y Caicos, las Antillas francesas, Birmania y Tailandia.

“Cada día tenemos nuevos adictos, nuevos clientes que nos demandan por correo el producto”, dice. Aunque, en ocasiones, tienen que afrontar algunas barreras comerciales. “En muchos casos, los problemas son las restricciones aduaneras. A veces, es tanto el follón de papeleos que se cansan y no siguen”, lamenta.

Entrepeñas quiere ahora conquistar el sur de España, “el norte lo tenemos más controlado”, admite Ordóñez. De ahí que contemplen abrir una tienda propia en Madrid, sin fecha prevista. “Estamos buscando local; nuestra idea es una expansión vertical”, apunta. Y consolidar su presencia en Alemania vía distribuidores, donde ya venden su producto pero aún con poca penetración.

Además, está en proceso la adquisición de la certificación halal, que avala a la comunidad musulmana que el animal ha sido sacrificado mirando a La Meca, y para lo que construirán otra sala. Un nicho atractivo para este mercado es Francia. Y ha solicitado una ayuda al CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) para la creación de tres productos, “todavía secretos pero que sorprenderán”, augura.

Más inversión en telecomunicaciones

La sede de Entrepeñas, en la localidad de Geras de Gordón, perteneciente al municipio de La Pola de Gordón (León).
La sede de Entrepeñas, en la localidad de Geras de Gordón, perteneciente al municipio de La Pola de Gordón (León).

Las deficiencias en telecomunicaciones son uno de los principales obstáculos que impiden un mayor desarrollo en la reserva del Alto Bernesga, denuncian desde Entrepeñas. Al ser un territorio entre picos se dificulta la cobertura de móviles o el acceso a la red.

“Nadie se preocupa por instalar antenas ni banda ancha que mejoren el funcionamiento de las comunicaciones móviles y de internet. Es un problema muy grande para nosotros, se nos dificulta el trabajo”, se queja Natalia Ordóñez, responsable de calidad y exportaciones de Entrepeñas.

En el Alto Bernesga operan cinco fábricas de embutidos, y es un referente en este tipo de actividad tradicional precisamente por sus buenas condiciones climatológicas. Sin embargo, su avance económico ha sido limitado –pese a que también se dedican a la ganadería extensiva y agroalimentación– fundamentalmente por la despoblación. Hoy, tras la caída de la minería, apuestan por el turismo rural. “Si quieren que se cuide a la población y se desarrolle, hay que dar facilidades”, reitera. A esto se suma la falta de colegios, transporte o que “cuando nieva nos quedamos aislados”.

Por esta razón, Entrepeñas es miembro de diversas asociaciones que buscan impulsar el entorno a través del esfuerzo conjunto. Resaltan la Asociación de Empresarios de la Reserva de la Biosfera Alto Bernesga; la autonómica de mujeres Entretantas, que reivindica el papel de las cocineras en un contexto de moda gastronómica en el que imperan los hombres, o para la Promoción del Chorizo de León, cuyos socios quieren que su producto pase de ser marca de garantía a IGP (indicación geográfica protegida). De hecho, el 20 de agosto celebrarán una feria en Geras de Gordón con este fin.

Source link

Los ingenieros multiplican su rol e invanden las fábricas | Fortuna

La cervecera neerlandesa, Heineken, busca ingenieros para sus cuatro fábricas de España, en Madrid, Sevilla, Valencia y Jaén. La firma ha lanzado un programa que tiene una duración de mínimo dos años, durante los cuales los participantes formarán parte de todo el proceso cervecero, desde la elaboración hasta llegar al packaging final del producto, pasando por el control de calidad, el gasto energético o el embalaje.

“La incorporación de ingenieros a las fábricas, en nuestro caso, no supone ninguna novedad, ya que estos perfiles siempre han sido necesarios en todo el proceso. Lo que sí es reciente es que abrimos el abanico de estos profesionales, que cada día son más importantes, realizando una labor cada vez más específica”, cuenta la directora de recursos humanos de Heineken para España, Amalia Rodríguez.

El ingeniero siempre ha sido el protagonista absoluto de la fábrica, pero si hace unos años su perfil estaba enmarcado en labores muy reducidas y, sobre todo, comunes al resto de plantas y empresas, la situación ha ido cambiando a medida que han ido adquiriendo protagonismo las nuevas tecnologías, la transformación digital y la robótica. Son más necesarios que nunca los titulados que sean especialistas en cada labor del proceso productivo e, incluso, en cada sector, en función del tipo de servicio y de lo que la planta fabrique.

“Con estas iniciativas nos estamos enfocando a ganar más versatilidad que en los procesos de incorporación tradicionales, cuando el ingeniero trabajaba en su departamento y en su sector sin apenas moverse de él”, prosigue Rodríguez. La razón es que estos perfiles técnicos cada vez requieren de una mayor cualificación, formación, más conocimiento y más preparación para poder desenvolverse con soltura en cualquiera de las fases que engloban a todo el proceso productivo. “Por eso, nuestro programa está enfocado también a desarrollar el talento de los ingenieros jóvenes, con acciones transversales en la fábrica que son complejas e inciden en la producción, en la calidad, en el consumo de energía y en un sinfín de fases. En parte queremos acelerar el desarrollo profesional de estos titulados”.

Para ello, uno de los aspectos cruciales es la movilidad de los candidatos, ya que cuentan con cuatro fábricas en España y se requiere de disponibilidad para poder viajar o trasladarse a vivir a otra ciudad. Son muy parecidas en la mayoría de aspectos, así como en su funcionamiento, pero se diferencian en pequeños detalles y tienen especificaciones concretas que nacen no del producto o del formato, sino de los proyectos que se llevan a cabo en cada momento. “Si hay una iniciativa eléctrica se hará en una fábrica diferente a si la iniciativa corresponde al envasado”, cuenta Rodríguez.

La idea es ayudar a descubrir el camino profesional, así como todas las posibilidades que esconde un mundo tan versátil como el del sector de la ingeniería, a los futuros candidatos. La razón es que muchos de ellos desconocen en la práctica varias de las labores y tareas que realmente se llevan a cabo en la actualidad en las plantas, ya que la formación, en la mayoría de los casos, va varios pasos por detrás de los avances reales y de lo que acontece en las plantas a diario.

En este sentido, apunta Susana Álvarez, directora general de ECB Engineering Firm, una empresa de búsqueda de ingenieros cualificados que actúa como intermediaria entre las grandes compañías y los profesionales, se “está mejorando la educación en las universidades y escuelas españolas, y cada vez hay más esfuerzo por reducir la brecha entre la formación y las labores del día a día”.

Y añade que la exigencia de las empresas cada vez es mayor y cuando requieren a gente con el conocimiento suficiente, muchas veces no lo encuentran”. Esta experta, ingeniera de Caminos de formación, reconoce que la labor de estos profesionales se ha visto acrecentada con el paso de los años en las factorías industriales. “La especialización es cada vez mayor”.

Así, a día de hoy, en una fábrica cualquiera, el ingeniero es necesario para desempeñar cualquier tarea. “Desde diseñar la planta hasta fijar su distribución interna. También son imprescindibles para custodiar y analizar los procesos, para planificarlos, para fijar los instrumentos necesarios, así como controlarlos y automatizarlos. Ni que decir tiene el protagonismo, cada vez mayor, de la robótica y la tecnología”, cuenta. Pero las tareas se multiplican aún más, como en el caso de la cervecera, cuando la fábrica produce bienes de consumo. En este tipo de situaciones, a las tareas comunes del día a día se le añaden otras, como detalla esta ejecutiva, que controlan la calidad, los porcentajes de mezclas, la salud, el embalaje, y la limpieza, recambio y ajustes de los equipos.

Por esa razón, insiste Amalia Rodríguez, que hace extensible su realidad al resto del sector industrial, “estamos abriendo el abanico a expertos de otras ramas de la ingeniería más novedosas, como la química y la farmacéutica. Esas titulaciones tienen cada vez más peso en toda la parte del proceso dedicada exclusivamente a la calidad y control de la cerveza”.

A esto se le añade otra realidad que está extendiéndose e impregnando todo el sector industrial: “Las empresas, y, por tanto, sus fábricas, se dirigen hacia la personalización y customización de los productos”, recuerda Susana Álvarez.

Además, la tendencia es huir del excedente, y amoldar al milímetro la producción a la demanda del mercado y a las ventas, para evitar que lo producido quede en el área de almacenaje. “Cuanto más peso dan las compañías a todos estos detalles, son necesarios más perfiles dedicados a rediseñar los productos y amoldar la producción a los volúmenes requeridos, con el fin de reducir los stocks”, explica Álvarez. Es otra de las razones por las que cada vez son más requeridos este tipo de expertos. “Las peticiones que hacen en el mundo de la fábrica vienen por ahí, son los roles más habituales hoy en día”, asegura esta ingeniera.

Source link