S&P rechaza una bajada del rating a España pero no lo descarta en Cataluña | Mercados

La agencia de calificación de riesgos Standard & Poor´s (S&P) emitió un informe este jueves ratificando su impresión de que Cataluña no logrará la independencia y avanzando que no cree que las tensiones secesionistas pasen factura a España.

Sus analistas advierten, sin embargo, que el pulso independentista podría acabar lastrando a la comunidad autónoma y de que prolongar el clima de crispación actual amenaza con tener impacto en los bancos y grandes empresas con exposición a Cataluña.

“Pese a la reciente escalada de tensiones entre el Gobierno central de España y la comunidad autónoma de Cataluña puede llevar a un impasse constitucional, no esperamos que la situación, por sí sola, conduzca a la rebaja de calificaciones” en el país, expone el informe de S&P, matizando que está “la posible excepción de Cataluña”, cuya calificación crediticia soberana a largo plazo fue situada en B+ con perspectiva negativa a comienzos de mes.

En cambio, la nota para España, en BBB+, conserva una perspectiva positiva, “lo que refleja nuestra expectativa de que los fundamentos de la economía española continuarán fortaleciéndose”, resume S&P.

Cataluña, cree S&P, podría caer incluso en una recesión, con el riesgo, dadas sus dificultades financieras, de que acabe incurriendo en impagos a proveedores, o funcionarios en un momento dado, lo que podría poner en peligro ciertos servicios públicos. Conviene recordar, en todo caso, que actualmente el Gobierno central ha tomado el control de las cuentas de la comunidad autónoma.

“Vemos el riesgo de que un periodo prolongado de tensiones políticas podría deprimir la confianza de las empresas y los consumidores, provocando una fuerte desaceleración en Cataluña y la potencial interrupción de negocios en España”, advierte el informe.

El documento señala a las entidades financieras y las grandes empresas con fuerte presencia en Cataluña como las “más directamente afectadas por el riesgo de un aumento de la inseguridad jurídica”.

S&P recuerda que, “pese a la escalada del riesgo político y el malestar social en Cataluña”, de momento no ha cambiado la calificación, ni las perspectivas, que tiene sobre los bancos que operan en la región dado que su “escenario base es que Cataluña seguirá siendo parte de España”.

En este sentido, la agencia de calificación de riesgos valora positivamente la decisión de CaixaBank y Banco Sabadell de mover su sede a otras comunidades autónomas tras el referéndum independentista del 1 de octubre huyendo de la incertidumbre y de asegurarse la protección del Banco Central Europeo (BCE) en el peor de los casos.

Con todo, la agencia subraya que el sector está teniendo que hacer ya importantes esfuerzos para tranquilizar a su clientela y atajar la fuga de depósitos. Si la situación de incertidumbre se agrava, señalan desde la agencia, la economía catalana, e incluso las perspectivas de crecimiento de España podrían peligrar lastrando especialmente al conjunto del sector bancario, por su fuerte exposición a la comunidad.

El informe de la agencia detalla que, en términos de riesgo, Cataluña supone más de un 25% de la exposición doméstica de Banco Sabadell, más del 20% de la de CaixaBank, cerca de un 20% de la de BBVA, más del 15% de la de Banco Santander; por encima del 10% de la de Bankinter; algo por debajo de la de Bankia; y en el entorno del 5% para entidades menores como Ibercaja, Abanca o Kuktxabank.

Guindos solo ve impacto en el turismo

“El impacto ha sido muy pequeño”, aseguró ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, sobre las consecuencias económicas de desafío independentista en Cataluña. En una entrevista a la televisión estadounidense CNBC, concedida durante su visita a Washington con motivo de la reunión de los responsables de Economía del G20 y de la asamblea anual del FMI, Guindos expuso que el impacto se ha limitado al turismo. “El único indicativo sobre la incertidumbre generada por la situación en Cataluña es el impacto en el flujo de turistas en Cataluña. Hemos visto una reducción en la cantidad de turistas que vienen a Cataluña”, expuso, coincidiendo con quejas de los hosteleros catalanes por la caída de la ocupación.

Source link

S&P pone en perspectiva negativa el ‘rating’ de Cataluña por la “confrontación política” | Compañías

 La agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s ha puesto el ‘rating’ de Cataluña (‘B+/B’) en perspectiva negativa por la “confrontación política” entre el Govern catalán y el Gobierno que preside Mariano Rajoy y el riesgo de que termine afectando al cumplimiento de las obligaciones financieras de la comunidad autónoma.

“La confrontación política del Gobierno catalán con el Gobierno central de España ha aumentado tras el referéndum del 1 de octubre sobre la independencia de la región. Vemos riesgo de que esta escalada pueda afectar a la coordinación y la comunicación entre los dos gobiernos, que es esencial para que Cataluña pueda cumplir sus obligaciones de deuda en tiempo y forma”, ha dicho en un comunicado.

Standard & Poor’s ha recordado que “Cataluña sigue dependiendo de los fondos del Gobierno central para hacer frente a su deuda a largo plazo y financiar sus déficit”, si bien al mismo tiempo ha considerado que, a juzgar por los recientes desembolsos, el último el 28 de septiembre, Moncloa “sigue comprometida con proporcionar liquidez” a la comunidad autónoma.

No obstante, Cataluña también tiene deuda a corto plazo que debe satisfacer o refinanciar por sus propios medios y “su solvencia se ha debilitado en los últimos años como resultado de su creciente deuda y de la gestión financiera”, ha apuntado la agencia. “Nuestro escenario base sigue siendo que Cataluña continuará formando parte de España, pero no podemos descartar que la eficacia de la cooperación financiera entre los gobiernos regional y central se debilite en los próximos meses”, ha argumentado.

Standard & Poor’s ha explicado que revisará el ‘rating’ de Cataluña en tres meses, el 24 de noviembre, y entonces decidirá si bajarlo o subirlo, en función de la amenaza que la situación política represente para la capacidad financiera de la Generalitat.

Source link

S&P confirma el rating de España pero advierte de la crisis en Cataluña | Mercados

La agencia de calificación crediticia Standard&Poor’s (S&P) decidió el viernes mantener sin cambios la nota de España que permanece en BBB+ (el nivel más bajo, dentro de las inversiones estables, no especulativas). Asimismo, la perspectiva se sitúa en positiva después de la mejora que efectuó en abril. La agencia advierte que la tensión en Cataluña podría dañar el crecimiento, la confianza de las empresas y a las inversiones.

Hay que remontarse a octubre de 2015 para encontrar una mejora del rating por parte de esta misma firma. En aquella ocasión S&P elevó el rating un escalón de BBB a BBB+.

La agencia de calificación espera que el crecimiento del PIB alcance este años el 3%, por encima de la media de la eurozona. Este año podría ser el definitivo para cumplir con el objetivo de déficit del 3,1% del PIB que establece Bruselas. Aunque el panorama macroeconómico parece que se ha despejado, el desafío independentista en Cataluña ha frenado una mejora del rating. En la nota, la agencia advierte que “las tensiones entre el Gobierno central y el Ejecutivo regional podrían, si no se frenan, afectar a la confianza empresarial y a las inversiones así como debilitar las perspectivas de crecimiento”. S&P no descarta que si se resuelve este conflicto, la agencia eleve la calificación en los próximo 18 meses. Eso sí los ingredientes necesarios para conseguirlo, además del freno al desafío secesionista, son que se mantenga el crecimiento económico y se alcance la consolidación fiscal. 

El movimiento efectuado por S&P se mantiene en línea con lo afirmado por el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, que el viernes afirmó que los organismos internacionales están reconociendo la buena marcha de la economía española. En el segundo trimestre de 2017 el PIB creció un 0,9%, situando la tasa interanual en el 3,1%. El desempleo uno de los lastres de la economía también mejora de manera paulatina. Según datos de la EPA, la tasa de paro cayó al 17,22%.

La nota otorgada por las tres agencias de calificación crediticia (S&P, Moody’s y Fitch) es importante a la hora de emitir deuda pública. Una mejor nota permite a un Estado financiarse a mejores precios. Sin embargo, la compra de deuda pública por parte del BCE desde 2015 ha provocado que los bonos emitidos por Gobiernos se hayan revalorizado, lo que lleva aparejada una caída de la rentabilidad. La consecuencia más inmediata ha sido el abaratamiento de los costes financieros en el conjunto de la zona euro.

La nota que da Fitch a la deuda española a largo plazo es BBB+ con perspectiva positiva mientras que Moody’s la fija en Baa2 con perspectiva estable.

Source link

¿Otra burbuja del ladrillo? S&P prevé alzas de la vivienda hasta 2020 | Mi dinero

Tras años de crisis, el mercado inmobiliario español crece año tras año. Así lo refleja un análisis, elaborado por Standard & Poor’s, que estima que el valor de la vivienda subirá un 4% en 2017 y un 4,5% en 2018, respecto al año anterior.

El informe también prevé una reducción de la inflación. Actualmente se encuentra en el 1,5% y se espera que en 2018 baje hasta el 1,3%. Además el crecimiento económico en España generará una reducción del paro hasta situarse en el 15,7%. Este porcentaje quedará en el 13,6% en 2020.

A pesar de las buenas previsiones, desde la entidad de medición de riesgos advierten del riesgo que puede provocar el brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, ya que en la actualidad los británicos representan un 19% de los compradores extranjeros de casas en España.

La venta de casas crece tanto en el mercado nacional como internacional. En 2016 las transacciones aumentaron un 13,7% hasta alcanzar las 404.000 viviendas vendidas en España. En los 12 meses precedentes a abril de 2017, se traspasaron 416.000 casas, un 11,8% más.

Las ventas a extranjeros crecieron un 13,8% en 2016. En total, 53.500 de las 404.000 casas adquiridas fueron a parar a manos de foráneos. Los principales compradores son los británicos, que representan el 19% de las compraventas; les siguen los franceses, con un 8,05%; y los alemanes, con un 7,69%. Además, el informe recuerda que el denominado visado de oro concede el permiso de residencia a aquellos extranjeros que realicen una inversión inmobiliaria por valor superior a 500.000 euros sin contar los impuestos, lo que ha motivado un aumento de las adquisiciones de ciudadanos rusos y asiáticos.

Standard & Poor’s también espera que el mercado inmobiliario europeo continúe su crecimiento. La agencia de rating prevé que los precios de las viviendas aumenten en muchos de los países vecinos, como en Alemania, donde se espera que el importe suba un 6% el próximo año. Sin embargo, en los principales países de procedencia de los compradores extranjeros, Reino Unido y Francia, el precio descenderá un 1% o se mantendrá igual, respectivamente.

Este crecimiento en las ventas ha conseguido que el precio de la vivienda no se frene. Según la sociedad de tasación inmobiliaria Tinsa, el precio se incrementó un 3% durante el segundo trimestre de 2017 frente a junio del año pasado. Actualmente, según esta misma firma, el precio medio por metro cuadrado en junio de este año se sitúa en los 1.245 euros, muy lejos aún de los 2.047,69 euros en los que se encontraba en 2007.

Desde Standard & Poor’s esperan que la economía española continúe en 2017 con su crecimiento de un 3% por tercer año consecutivo. La creación de dos millones de empleos desde 2013 y el aumento de las exportaciones son los principales elementos de confianza que utiliza la firma para justificar el alza de los precios de la vivienda, aunque también alerta de la necesidad que tiene España de reducir el déficit, uno de los más altos de la eurozona.

En definitiva, el crecimiento económico se verá reflejado en el crecimiento inmobiliario en los próximos tres años. La lenta reducción del stock de vivienda acumulado en los años de la burbuja y la lenta, aunque inexorable, alza de los tipos de interés [se espera que la primera subida se produzca en 2019] pondrán límite a la escalada de los precios de la vivienda. Standard & Poor’s también duda sobre el efecto del brexit sobre el mercado inmobiliario.

Source link

Myriam Fernández: “El escenario central es que Cataluña seguirá en España” | Mercados

La mejoría de la economía española registrada este año, en que se prevé un crecimiento en el entorno del 3%, no se ha visto recompensada aún con un alza de la calificación financiera por parte de Standard & Poor’s. La agencia de rating, que celebra este año su 25 aniversario en España, reconoce que el crecimiento está siendo superior al previsto, aunque aún existan puntos de sombra , entre los que aun así no figura la cuestión del independentismo catalán. La responsable de rating soberano para el sur de Europa, la española Myriam Fernández, destaca también que la crisis de Popular”se resolvió de la mejor forma posible dadas las circunstancias”, pero advierte de la importancia de analizar lo sucedido para prevenir nuevos rescates por crisis de liquidez.

S&P mejoró la perspectiva del rating soberano español y acaba de elevar su estimación de crecimiento del PIB este año del 2,5% al 3%. ¿Habrá subida de rating en la revisión de septiembre?

Hay una probabilidad de 1 sobre 3 de que el rating se mejore a la A-, desde el actual triple B+. Cuando elevamos la perspectiva, en marzo pasado, preveíamos un crecimiento del 2,5% este año y una progresiva ralentización en los años siguientes. En este caso hemos subido la previsión de crecimiento del PIB al 3% para 2017 pero también esperamos un crecimiento decreciente. Otro elemento que podría justificar una subida de rating es un progreso en la consolidación fiscal, más acentuado de lo que preveíamos.

¿Qué grado de solidez ven en el crecimiento económico español? ¿Por qué esa perspectiva de crecimiento decreciente?

El crecimiento económico de España es más sostenible de lo que era antes de la crisis, determinado por el cambio en la composición del PIB. La construcción ha perdido un porcentaje importante en esa composición. El sector exportador se ha comportado muy bien y eso da también una mayor sostenibilidad. ¿Cómo liga esto con nuestra expectativa de un crecimiento de creciente? Es por nuestra visión general de la economía europea, no solo España. Nuestras previsiones para la zona euro y la UE son de crecimiento decreciente para todos. Las razones son varias. Estamos en un período aún de muchas incertidumbres, como el brexit. Vemos también incertidumbres sobre las políticas que adopte el presidente de EE.UU. cuyas decisiones no son previsibles. Si, por ejemplo, empezamos a ver signos de guerra comercial o represalias, esto puede impactar en el crecimiento. Existen, por otra parte, factores geopolíticos, como los ataques terroristas que no cesan. Otro factor es la política del BCE, aunque no es el factor de más peso.

¿Qué influencia tiene el desafío independentista catalán en el rating?

El rating de España incorpora la incertidumbre política del independentismo catalán. Nuestro escenario central es que Cataluña continuará formando parte de España. En la perspectiva positiva mencionamos que una potencial subida del rating asume que las tensiones con el gobierno catalán no debilitarán la confianza de los inversores.

 ¿Cómo ha valorado la crisis de Popular?

No hay impacto sistémico, es un tema aislado. Se tomó una decisión rápida por parte de las autoridades europeas y se logró una transición relativamente exitosa. Si no se hubiera actuado de forma tan expeditiva posiblemente habríamos tenido más problemas. También vemos riesgos, un banco puede perder su liquidez en muy poco tiempo. En un banco de relativa entidad nos puede hacer reflexionar sobre si las medidas impuestas por el BCE y los reguladores nacionales son suficientes para evitar estos problemas.

 ¿En qué medida cree que la bajada de rating influyó en la fuga de depósitos?

El rating de Popular estaba en categoría B y tenía una elevada vulnerabilidad. Posiblemente se deba dar una respuesta a la cuestión de la liquidez en los mecanismos de resolución. Nosotros hemos dicho que se ha actuado bien, de la mejor forma posible dadas las circunstancias.

 ¿En Italia el riesgo de la banca sí es sistémico? ¿Qué diferencias hay con España?

Lo que sucede en Italia con la banca tiene que ver con decisiones políticas. Sí es un problema sistémico, nos preocupa el nivel de morosidad y que a diferencia de España o Irlanda, no se haya producido una reforma que creemos es necesaria.

 ¿Tendrán problemas de sostenibilidad de la deuda estas economías cuando finalicen las compras de deuda del BCE?

Esperamos que el fin de los estímulos del BCE sea progresivo, no será un cambio brusco. Países en los que hay proceso de consolidación presupuestaria sólido y perspectivas de crecimiento conseguirán mejores condiciones de financiación. Ahí, Italia destaca por su posible vulnerabilidad. Para España, los volúmenes de deuda son menores y el período de medio de la deuda española es un poco superior al de Italia, con lo que puede ser menos complicado. Las perspectivas de crecimiento para España son superiores a las de Italia.

 ¿Cómo puede influir la caída del petróleo en los planes del BCE?

Puede ser que la debilidad del precio del petróleo influya en las decisiones del BCE. Nuestro discurso sobre la posible subida de tipos ha cambiado un poco respecto a principios de año. Antes de finales de 2018 o, más probablemente, 2019 no esperamos nada del alza de tipos.

Source link