Generali: “Los fabricantes de coches acabarán entrando en el seguro” | Compañías

Santiago Villa Ramos (Sevilla, 1968) es un firme defensor de la solidez del sector asegurador español, al que califica como un “mercado singular dentro de Europa”, por su eficiencia y rentabilidad. El directivo accedió al cargo de consejero delegado de Generali España en febrero de 2014. El grupo que dirige ganó el año pasado 232 millones de euros, tras ingresar 2.546 millones con la venta de primas.

El seguro está embarcado en la transformación digital. ¿Qué medidas está poniendo en marcha Generali?

La compañía esta imbuida en una dinámica de innovación constante. Tenemos proyectos de robotización, de automatización… Pero lo más importante es la creación de un contexto digital que permita mejorar la colaboración entre los clientes, los mediadores y la compañía. 

¿El cambio digital no acabará con el negocio de los mediadores?

Algunos agoreros pensaban eso. Pero no ha sido así. Nosotros hemos demostrado que dotándonos de unas herramientas digitales adecuadas podemos hacer que el mediador gane en posición y en valor aportado al cliente. Su tarea de asesoramiento es fundamental.

¿Son una amenaza las nuevas firmas de seguros tecnológicas, las insurtech?

Creo que no. Tal vez acaben entrando en algunas partes de la cadena de valor del
seguro, pero no veo a una nueva compañía capaz de quedarse con una cuota importante del mercado.
La regulación es una barrera de entrada muy importante. Tal vez afecte más al ramo de mediadores.

¿El coche autónomo transformará la industria aseguradora?

Creo que el modelo que se impondrá es el de conducción híbrida, que permita tomar el control cuando el conductor lo desee. Además, siempre habrá siniestros y riesgos que cubrir, por lo que siempre habrá seguros.

¿Cambiará el papel de los fabricantes?

Las compañías automovilísticas están siendo capaces de recabar una cantidad ingente de datos sobre el estado del coche y la forma de conducir. Por eso creo que ganarán protagonismo y acabarán entrando de alguna  forma en la cadena de valor del sector asegurador. Puede que incluso tengan un papel disruptivo. Más que el de las insurtech, desde luego.

¿Creando sus propias aseguradoras?

No creo. Pero sí estableciendo determinadas alianzas. Por ejemplo, ya estamos viendo cómo algunos fabricantes empiezan a asumir el servicio de asistencia en carretera, que era algo reservado tradicionalmente a las aseguradoras.

¿Y los gigantes tecnológicos entrarán en el seguro?

Ya hemos visto algunos escarceos, pero no creo que acaben dando ese paso. La complejidad
regulatoria les acabará echando para atrás. Su valor diferencial es en la recopilación y uso de datos para ofrecer soluciones personalizadas.

¿Cómo está yendo la evolución del seguro durante los primeros meses de 2017?

El mercado evoluciona según las expectativas, con tasas de crecimiento de entre el 3% y el 4% en seguros de no vida. Se nota la reactivación de la actividad industrial, lo que comporta mayor contratación pero también más siniestralidad.

¿Los ratios de rentabilidad siguen tan ajustados como hace un año?

El seguro español es muy competitivo, con primas muy ajustadas, y para las cuentas técnicas hay una situación dura. En los primeros meses del año ha habido varios eventos meteorológicos que han afectado a las cuentas de resultados, pero parte del as indemnizaciones las asumirá el Consorcio de Compensación de Seguros.

Siempre ha defendido la importancia del Consorcio…

Es una institución diferencial del mercado español, que permite reducir la volatilidad en el seguro de no vida. En otros países, la climatología acaba condicionando mucho los resultados.

La cooperación entre aseguradoras es frecuente en varios ámbitos…

Así es. El mercado español se caracteriza por combinar muy bien una feroz competencia, con una colaboración para asuntos estratégicos. Otro buen ejemplo es Tirea, una compañía en la que participan 130 aseguradoras que trabaja para impulsar proyectos de colaboración para mejorar la eficiencia del sector.

El nuevo baremo de indemnización a víctimas de accidentes de tráfico lleva ya 18 meses en vigor. ¿Qué valoración hace?

Está funcionando tal y como habíamos previsto. Aumentan las indemnizaciones a los accidentados más graves y disminuyen ligeramente en las lesiones leves. El efecto agregado va a estar cerca del 9% de incremento en las indemnizaciones por daños corporales, tal y como estaba calculado.

¿Van a poner en marcha algún proyecto específico para la venta de seguros de vida-ahorro que comporten cierto riesgo?

Ya lo estamos haciendo, sobre todo mejorando la formación de los mediadiores y dotándoles de herramientas adecuadas para la venta, y de buenos productos. Con los tipos de interés en niveles tan bajos, se impone la necesidad de contratar productos que conlleven la asunción de un cierto riesgo. En nuestro caso, se está disparando la venta de seguros unit linked, donde el tomador asume parte del riesgo.

¿La red de mediadores está preparada?

Hemos invertido mucho en formación y en diseñar procesos que garanticen que la cotización
y emisión cumple con los más estrictos estándares regulatorios. No queremos vender productos que no sean los adecuados para el cliente.

¿Cómo evoluciona la alianza con Cajamar?

Muy satisfactoriamente. Creemos que el canal de bancaseguros es uno de los que más va a seguir creciendo en los próximos años. Nosotros estamos muy cómodos con este socio, que tiene una importante red de oficinas. Estamos creciendo por encima de la media del mercado.

Cuando Santander absorba Popular deberá dar alguna salida al acuerdo que mantiene con Allianz. ¿Podrán aprovechar esta circunstancia para crecer?

Santander y Allianz son dos grandes entidades. Es verdad que tienen que reconfigurar su relación, pero creo que si ganamos tamaño será por las oportunidades de crecimiento orgánico que presenta el mercado y no por esta situación concreta.

Hace unos meses se postularon para vender seguros de auto con Santander…

Sí, pero esta propuesta ha quedado en modo de espera, hasta que Santander redefina su estrategia. Es lo normal.

Source link