Los pequeños valores encabezan las rentabilidades | Mercados

Los mejores fondos de renta variable española llevan varios años aportando buenas rentabilidades a sus inversores, y entre este tipo de productos, aquellos que se centran en compañías de pequeña y mediana capitalización llegan incluso a encabezar las clasificaciones. En lo alto del ranking a cinco años, por ejemplo, encontramos el Santander Small Caps España, que ofrece a ese plazo un 120% de rentabilidad, un 23% a un año (4ª posición).

Se trata de un producto que, tal y como explica su gestora, Lola Solana, se lanzó en 2004, “porque nos dimos cuenta de que lo que hacía las carteras más eficientes desde el binomio rentabilidad/riesgo eran precisamente las pequeñas compañías. Fue el primer fondo de small caps español. Ya teníamos el fondo de empresas europeas desde el año 2000”.

Iciar Puell (Bankia) achaca parte de la buena marcha de las pequeñas empresasa su mayor desconocimiento y falta de cobertura por analistas

En opinión de Solana, “a largo plazo siempre es más fácil encontrar rentabilidad y alpha (mejor comportamiento respecto al índice de referencia) en una pequeña compañía independientemente del país, del ciclo y del sector. Solo las evitaríamos en periodos de recesión. Que no es el caso actual”, aclara.

No muy alejado en rentabilidad, y tercero en la clasificación a cinco años, solo superado por Metavalor (117%), está Bankia Small & Mid Caps España, con un retorno del 92% en el lustro y casi el 20% a un año (11º en el ranking elaborado por VDOS). Su gestora, Iciar Puell, achaca parte de la buena marcha del fondo a una de las principales características de las pequeñas compañías cotizadas: su mayor desconocimiento y falta de cobertura.

“A Telefónica, por ejemplo, la cubren 39 analistas, mientras que a muchas small caps no las sigue nadie o solo un par de analistas. Por ello, pensamos que la clave es estar muy cerca de las compañías para beneficiarse de estas lagunas de valoración”, señala Puell.

Perfil

Riesgo. Este tipo de fondos va dirigido a inversores con apetencia por el riesgo y con horizontes temporales de, al menos, tres años.

Posiciones. Las principales acciones del fondo del Santander son Fluidra, CIE, NH, IAG y Miquel y Costas. En el caso del de Bankia, son clásicos valores como Fluidra o Laboratorios Rovi.

Universo. Hay 80 compañías en España con capitalización de entre 200 y 5.000 millones de euros, mientras que en Europa occidental hay más de 2.000 empresas, resalta David Cabeza, gestor del fondo Renta 4 Small Caps.

Lo cierto es que las pequeñas están contribuyendo claramente a los retornos de fondos más generalistas de renta variable española. En el Renta 4 Bolsa, uno de los mejores fondos a cinco años, el 40%-50% del patrimonio invertido es en compañías de pequeña y mediana capitalización. O en el caso del CS Europe Small & Mid Caps las empresas españolas pesan un 15%. “Este tipo de compañías son algo más cíclicas y por tanto se han visto beneficiadas por la buena marcha de la economía europea”, afirma su gestora, Patricia López del Río.

También Jean-Claude Felguera, gestor del Algar Global Fund, el fondo más rentable en España a cierre del primer semestre, encuentra en pequeñas y medianas los requisitos necesarios para tomar posiciones.

De hecho, explica que tienen actualmente en cartera pocas empresas de gran capitalización: “Nuestra filosofía de inversión contempla los ratios de las compañías, pero también su riesgo. En Europa nos cuesta más encontrar niveles de retorno aceptables entre las grandes. Queremos ser globales, pero de momento encontramos valor sobre todo en small y mid caps”.

Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Gestión, cree que el actual ciclo de mercado favorable a las pequeñas empresas se extiende ya desde el año 2013 y “durará dos o tres años más”. Un escenario que no siempre ha sido así ya que, recuerda Puig, mientras que “de 1999 a 2006 el ciclo había sido favorable para las pequeñas empresas, de 2007 a 2012 lo fue más para las grandes”.

David Cabeza, gestor del Renta 4 Small Caps, fondo que se lanzó a principios de este ejercicio, considera que el mejor comportamiento se puede explicar en buena medida por un perfil de crecimiento de beneficios superior. “Las pequeñas y medianas compañías a menudo tienen mayores posibilidades de crecimiento que sus comparables de mayor tamaño, gozan de un carácter más dinámico, flexible y emprendedor. Adicionalmente, en muchos casos, su valoración no refleja correctamente esas perspectivas de crecimiento”.

En definitiva, a David Sánchez, analista de fondos de Andbank España, los fondos que se centran en este tipo de empresa le parecen “una buena opción para el momento actual, firmas menos expuestas a la divisa que las grandes compañías y capaces de aprovechar de manera más eficaz la mejora de la actividad doméstica que vivimos en Europa”.

Source link

Los fondos españoles quintuplican su patrimonio en Luxemburgo desde 2012 | Mercados

España no es ningún paraíso para los fondos de inversión. El sector sumaba 253.000 millones de euros en agosto, a poca distancia ya de los más de 261.000 de mayo de 2007. El crecimiento, eso sí, desde el mínimo de 122.000 millones de euros de diciembre de 2012 se sitúa ya en el 140%.

Pero la industria ha crecido más, mucho más, en Luxemburgo que en España. En los mismos años, el patrimonio allí ha pasado de menos de 3.000 millones a cerca de los 16.000 a cierre de agosto, según los datos recopilados por Morningstar, junto con el registro de fondos en el país del Banco de España, y de las propias gestoras. El montante se ha más que multiplicado por cinco.

El Gran Ducado se ha convertido en el refugio de las tormentas políticas y regulatorias. “Siempre lo han hecho bien, fueron pioneros en absolutamente todo, y continúan consolidándose”, señalan fuentes del sector.

El patrimonio de los fondos de inversión en el país, una las capitales financieras de la Unión Europea con apenas 600.000 habitantes, suma unos cuatro billones de euros, según los datos de la CSSF, la CNMV luxemburguesa. El montante, que marca cotas históricas, se duplica respecto al de hace 10 años. Luxemburgo es, de lejos, la capital europea con más patrimonio en estos productos. Le siguen Irlanda (2,2 billones), Alemania (2 billones), Francia (1,9 billones) y Reino Unido (1,5 billones). “Para vender fondos fuera es casi una exigencia; los inversores exigen que el código ISIN (una suerte de matrícula de todos los productos financieros que se negocian en el planeta, incluidos los fondos) comience por “Lu”, la enseña del Gran Ducado.

Los más grandes y los recién llegados

  • Las grandes gestoras españolas están plenamente instaladas en Luxemburgo. Santander es la que cuenta con más patrimonio, con más de 3.200 millones, seguida de CaixaBank (casi 2.100), A&G (1.700), BBVA (1.500,) EDM (alrededor de 1.300), March (1.546) y Bankinter (860), según los datos recopilados por Morningstar conforme al listado de fondos de estas gestoras en el Gran Ducado del Banco de España. En total, las que están presentes en Luxemburgo suman más de 16.000 millones de euros (véase gráfico). 
  • Renta 4 comenzó en 2016 a utilizar Luxemburgo como base para sus fondos y ya tiene más de 130 millones. Cobas AM, la gestora de Francisco García Paramés, ha arrancado este año y ya cuenta con un patrimonio de más de 140 millones. Gesconsult, pilotada por Alfonso de Gregorio, otro experto singular en la industria, también desembarcó allí el año pasado con dos de sus productos estrella: Gesconsult Renta Fija Flexible y Gesconsult Renta Variable. Merchbanc, con 99 millones, fue una de las firmas pioneras en desembarcar en el país.

Si esto sucede es en parte porque los inversores institucionales extranjeros (aseguradoras, fondos de pensiones y otros fondos de inversión) están acostumbrados a la legislación luxemburguesa y solo invierten en fondos lanzados bajo este paraguas.

Otro motivo por el que también se venden en España sobre todo en banca privada fondos gestionados en Luxemburgo es que funcionan bajo el formato de cuentas ómnibus –cuentas globales segregadas en función de las aportaciones de cada partícipe–, que preserva el anonimato del inversor particular.

Las cuentas ómnibus han sido uno de los caballos de batalla del sector. Ahora las gestoras españolas pueden utilizarlas para vender fondos en el extranjero, aunque no con los mismos, y requeridos, estándares luxemburgueses. En cambio, dentro de España su uso es extremamente complejo.

Economía lleva seis años dándole vueltas al asunto, y en el anteproyecto de ley para trasponer la directiva europea Mifid 2, que en teoría ha de entrar en vigor en enero de 2018, hay una solución que elimina las restricciones a su utilización en España.

Otra explicación de que esté creciendo tanto este negocio es el afloramiento de patrimonio debido a la amnistía fiscal de 2012 y el riesgo de que finalmente se opte por penalizar a las sociedades de inversión de capital variable (sicavs). La creación de este tipo de instrumentos, con un patrimonio de 32.200 millones en agosto, se ha frenado por completo en España. “No es que hayan dejado de crearse sicavs, sino que su nacimiento se ha desplazado a otros países, fundamentalmente a Luxemburgo”, explica un banquero privado. Con todo, el objetivo de Ciudadanos es que el Gobierno no toque ni la fiscalidad ni los requisitos para acceder a ella, sino que promueva su puesta a disposición del gran público, como publicó CincoDías el pasado 24 de marzo.

Fuentes del sector señalan que esta suerte de deslocalización se intensificará en el futuro inmediato si se mantienen las restricciones al sector que adelanta el borrador de la ley que adapta a la normativa comunitaria la Mifid 2. La hoja de ruta que siguen comúnmente las gestoras cuando se instalan en Luxemburgo es crear fondos clónicos de sus más exitosas carteras españolas.

El estándar del país está llevando a las entidades a lanzar productos allí en lugar de hacerlo en España

Source link

Dime tu edad y te diré qué inversor eres | Mi dinero

Está claro. No podemos mover nuestro dinero de la misma manera si tenemos 25 años, un sueldo ajustado y decenas de proyectos por delante, que cuando nos acercamos a los 60, ya hemos afrontado los principales grandes gastos vitales y nuestra principal preocupación es pasar una jubilación confortable.

Para José Antonio Iglesias, subdirector general comercial de VidaCaixa, “todo depende de nuestro nivel de tolerancia al riesgo. Cuando el objetivo está en el largo plazo, por ejemplo en la jubilación, es recomendable asumir cierto riesgo al principio, con una mayor exposición a renta variable que haga crecer los ahorros y, una posición más conservadora al final, para consolidar el ahorro”.

Lo cierto es que no hay un producto más adecuado para cada edad, sino que depende de nuestros objetivos en cada momento. Paula Satrústegui, directora de planificación financiera de la gestora Abante, por su parte, admite que “no es lo mismo si queremos acumular ese dinero para tener una renta complementaria durante la jubilación de cara a mantener nuestro nivel de vida o, si queremos tener un colchón para ayudar a nuestros hijos en el futuro, o si lo queremos para poder emprender un negocio propio”.

En cualquier caso, Satrústegui apuesta por los fondos de inversión, “la forma más eficiente, para la mayoría de los inversores, de acceder a las oportunidades globales de los mercados financieros. Tienen ventajas fiscales y financieras que los hacen muy atractivos para el medio y largo plazo, además de ser líquidos en cualquier momento”.

En BBVA aseguran que la edad no es el factor más determinante a la hora de diferenciar entre un instrumento de ahorro u otro. Tiene más relevancia la capacidad de ahorro, la tolerancia al riesgo, la finalidad y la previsible necesidad de liquidez. En este sentido, también menciona el atractivo de los fondos de inversión.

Jóvenes

No obstante, los expertos consultados coinciden en que el nivel de riesgo que pueden asumir los jóvenes es mucho más elevado que el aconsejable a medida que vamos cumpliendo años. “A edades tempranas y con horizontes de inversión a medio y largo plazo, lo más recomendable son los instrumentos con elevada exposición a acciones”, asegura José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones), “y, sin duda, los productos idóneos son los fondos de inversión”.

En cuanto a la previsión, “cualquier instrumento financiero que permita acumular dinero para la jubilación es positivo (planes de pensiones, fondos de inversión, depósitos, seguros, etcétera), pero los planes de pensiones son los únicos que tienen reducción en la base imponible, convirtiéndolos en idóneos para el ahorro de cara a la jubilación”, afirma.

Planes, fondos de inversión, cuentas, depósitos y seguros permiten acumular ahorros para la etapa de la jubilación

En este sentido, “los planes dinámicos son una buena opción para aquellas personas que tengan una fecha objetivo de retiro y no quieran preocuparse de la gestión. De esta forma, solo es necesario fijar la fecha y el propio plan va modulando el peso en renta variable y renta fija en función de lo cercana o lejana que se encuentre la jubilación”, recomienda Luis González-Soto, director de cuentas e inversión de ING Direct.

Pero hay vida más allá de los fondos y planes. “Un joven debe invertir en renta variable con fiscalidad atractiva. Puede optar por un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS), que invierte el 100% en Bolsa”, propone Miguel Aldalur, director comercial de Vida y Pensiones de Caser.

Sprint final

Pensiones

¿Qué hacer cuando se acerca el momento de jubilarnos? José Antonio Iglesias, subdirector general comercial de VidaCaixa, resalta que los últimos años de la etapa laboral suelen ser aquellos en los que se alcanza el mayor sueldo de la carrera, “por lo que es un buen momento para hacer un último sprint de ahorro. Y para no perder lo acumulado hasta la fecha, es necesario adoptar un perfil de riesgo más conservador en esta etapa”.

El momento de mercado, según nos vamos acercando al periodo en que necesitaremos disponer del ahorro, también condiciona. Así, “si hemos pasado un periodo de mercado muy positivo, igual nos debe animar a reducir el riesgo, mientras que si estamos en un periodo de mercado negativo, puede ser interesante mantener la inversión y aprovechar el plazo para recuperarnos”, advierte Carmelo Lázaro, director de grandes patrimonios de la sociedad de valores Tressis.

Los PIAS son instrumentos que otros recomiendan para un periodo de edad intermedio, entre los 35 y los 55 años. “Estos seguros permiten canalizar un ahorro a largo plazo con rentabilidad garantizada y con un coste fiscal cero, con lo que el cliente se asegura rentas mensuales a futuro para complementar otros ingresos, en el caso de priorizar la necesidad de liquidez y no el ahorro fiscal. O incluso podría ser aconsejable compaginar con planes de pensiones”, observa Raúl León Dorado, subdirector general de desarrollo de negocio de Mapfre Vida.

Según vamos cumpliendo más edad, Aldalur recomienda no tener menos de un 55% del ahorro de nuestra cartera en renta fija mediante un SIALP –también llamado plan de Ahorro 5, porque la inversión debe mantenerse cinco años–, un PIAS o un plan de pensiones. Si de lo que se trata es de invertir: fondos de inversión y unit linked (seguros de vida vinculados a un fondo de inversión).

Alfonso Manso, responsable de gestión de activos de Aegon, cree también que los unit linked pueden ser “otra opción interesante para completar la pensión. Son seguros de vida ahorro en los que el ahorrador designa los activos que quiere invertir en un conjunto de fondos de inversión. Estos productos cuentan con las ventajas fiscales de los seguros y la rentabilidad de los fondos de inversión”, explica.

De 35 a 40 años

Pasados los 35 o 40 años, José María Luna, director de análisis y estrategia de Profim, afirma que “lo lógico es pensar que nuestro perfil de riesgo sea algo más moderado o equilibrado frente a uno algo menos conservador de nuestros inicios como ahorradores, ya que lo hacíamos para asumir gastos a más corto plazo”.

De ahí que este experto proponga combinar inversión directa en Bolsa con cestas de fondos de inversión “y algún plan de pensiones, orientando parte de nuestros ahorros no solo a la fiscalidad ventajosa del momento de la aportación, sino también de cara a cuando me jubile”, indica.

Acciones en la cartera de un hombre previsor

Hemos preguntado qué empresas compondrían una cartera tipo de acciones que nos acompañe hasta la vejez. De esas que se pueden conservar 10 o 15 años acumulando rentabilidad.

Si queremos tejerla con valores españoles, Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, propone cinco compañías. Telefónica, por su valoración y buenas previsiones en España, Reino Unido, Alemania y Latinoamérica, especialmente Brasil.

También Santander forma parte de sus recomendaciones, ya que “seguimos pensando que la estrategia del grupo es acertada, centrándose en la gestión del cliente, el capital y el riesgo, y manteniendo la puerta abierta a pequeñas compras. Aprovecharíamos correcciones para entrar en el valor con un horizonte temporal de medio-largo plazo”.

Iberdrola “es uno de las previsibles ganadoras en las oportunidades que puedan aparecer en renovables”. Ferrovial: “En búsqueda de oportunidades de inversión en infraestructuras de transporte y de energía” y Gestamp por su posicionamiento en automóvil.

Josep Bayarri, director de análisis e inversiones de Arquia Banca, selecciona, compañías internacionales que “o bien mantienen una posición de liderazgo o son compañías cuyo bagaje tecnológico hace difícil pensar que puedan ser desbancadas por nuevos competidores”.

Con estas premisas centra sus apuestas en Amazon, “un líder mundial en su campo que, además, demuestra que es una empresa con voluntad de salir de su círculo de confianza para aplicar su tecnología a sectores donde la productividad es baja y donde puede ejercer un rol revolucionario”; Alphabet (“su liderazgo tecnológico será muy difícil de perder”) y Ping An Insurance, la segunda aseguradora china, “con un papel creciente en la industria de la gestión de activos en China”. Completa el cuadro Berkshire Hathaway, el conglomerado capitaneado por Warren Buffet. 

Y para aprovechar el crecimiento demográfico de los países emergentes apuestan por Sun Hung Kai Properties, que “construye e invierte en activos inmobiliarios en Hong Kong”.

Source link

La banca impulsa la venta masiva de fondos perfilados poco rentables | Mercados

Los fondos perfilados son el producto estrella de las gestoras en 2017. De los 10 fondos más vendidos durante el primer semestre, siete son de esta tipología. En el top 10 solo hay un vehículo puro de Bolsa, el fondo Cobas Selección, gestionado por Francisco García Paramés.

Los fondos perfilados son vehículos de inversión en los que el gestor realiza una asignación de activos en función del perfil de riesgo del inversor. Una de sus señas de identidad es que invierten en otros fondos.

Las familias de perfilados

  • Santander Select. Los fondos perfilados de Banco Santander se engloban dentro de esta marca, que cuenta con un patrimonio de más de 7.500 millones de euros. Hay tres perfiles:Select Decidido, Select Moderado y Select Patrimonio. Esta última categoría ha tenido un rendimiento medio anual del -0,42% en los tres últimos años.
  • BBVA Quality. Inversión moderada, conservadora y decidida. Son los tres formatos de perfilados del banco. En las tres versiones suma casi 12.000 millones de euros.
  • CaixaBank Equilibrio. Esta familia de fondos acumula un patrimonio de cerca de 6.300 millones de euros. Su versión más sencilla ha rentado solo un 0,5% en tres años.

En lo que va de año, las grandes gestoras (todas ellas controladas por bancos) han captado más de 10.000 millones de euros en fondos perfilados. CaixaBank, Bankia y BBVA son las tres firmas más activas. A menudo, las rentabilidades obtenidas son bastante pobres.

BBVA ha logrado atraer más de 2.500 millones de euros hacia su fondo Quality Inversión Conservadora durante el primer semestre. Este fondo se han convertido en el mayor de España, con más de 5.800 millones de euros de patrimonio gestionado, según los datos de la firma VDOS.

Sin embargo, su rentabilidad es baja. En concreto, del -0,31% de media anual en los tres últimos ejercicios. El producto solo cuenta con una estrella Morningstar, lo que implica que su evolución ha sido peor que la del 90% de los fondos de la misma categoría.

Los fondos perfilados ya fueron el producto estrella de las gestoras en 2015. El año siguiente, a causa de la volatilidad de los mercados, salieron del foco de los inversores españoles por la vuelta a los fondos garantizados o de gestión pasiva.

Este año vuelven a estar en los escaparates de las oficias bancarias (el canal más utilizado para la comercialización de fondos) y ya acumulan unos 50.000 millones de euros de patrimonio, el 20% del dinero que hay en fondos españoles.

De acuerdo con los datos facilitados por Inverco, la categoría de fondos globales, donde mayoritariamente se encuadran los fondos perfilados, es la que más dinero ha atraído en los primeros seis meses del año, cerca de 8.900 millones de euros.

El segundo producto que más dinero ha captado en 2017 es el CaixaBank Iter (1.650 millones de suscripciones netas), un fondo de inversión que no es estrictamente un perfilado, sino un fondo mixto defensivo global que en lo que va de año está perdiendo un 0,3%. Sus principales apuestas son fondos indexados de bonos corporativos europeos, de bonos con cupón flotante.

El tercer fondo que ha logrado captar más de 1.000 millones en el año es el Bankia Soy Así Cauto, de su línea de fondos perfilados. Este producto ha conseguido una rentabilidad en el año del 0,9%, en la línea con lo obtenido por otros fondos su categoría (mixtos defensivos). Este mismo rendimiento es logrado por la gama Sabadell Prudente (que ha atraído en sus dos categorías, Base y Plus, 1.083 millones de euros).


Fondos de fondos

Todos estos productos tienen como subyacente principal otros fondos de inversión, principalmente extranjeros, lo que encarece las comisiones de gestión. En muchos casos, entre los gastos de gestión y las comisiones, suman más de un 2%, una cifra que se lleva buena parte de la rentabilidad obtenida.

“A las gestoras les interesa vender fondos de fondos porque así se garantizan unos ingresos recurrentes”, explica José María Luna, director de análisis de Profim.

Los fondos de inversión españoles tienen invertidos cerca de 70.000 millones de euros en otros fondos de inversión al cierre de junio, con un crecimiento del 9% en tan solo tres meses, de acuerdo con datos de VDOS.

“El margen que obtienen las gestoras con estos productos sigue siendo interesante. Al concentrar patrimonio en fondos de fondos les permite acceder a fondos de terceros a precios baratos”, explica Guendalina Bolis, responsable de selección de fondos de Inversis Banco. “Además se están construyendo las carteras con ETF [fondos cotizados] reduciendo así el coste total de la inversión”.

Otro de los fondos que aparece en el top 10 de los más vendidos es Bankia Evolución Prudente, que en el año solo ha rentado un 0,27%, y cuyo rendimiento medio anualizado en tres años ha sido del 0,41%.
Entre los mayores fondos de inversión de España, la mayor parte son perfilados. Uno de ellos es el CaixaBank Equilibrio. Este vehículo acumula un patrimonio de más de 6.000 millones de euros entre sus diferentes versiones. Pero los rendimientos obtenidos durante 2017 no llegan al 0,5%.

El argumento del sector para comercializar este tipo de productos es que el inversor español es extremadamente conservador y que no quiere asumir ningún riesgo, aunque ello comporte obtener pobres rentabilidades.

Los rendimientos cercanos al 0% obtenidos por estos fondos superventas contrastan con el buen momento que han vivido las Bolsas. El Ibex 35 ha rentado un 12% en el primer semestre, el Eurostoxx 50 un 16% y el S&P 500 un 8%.

Source link

¿‘Prêt-à-porter’ o a medida? Nuevos modelos de planes de pensiones | Mi dinero

Los modelos tradicionales de planes de pensiones en España no se adecúan al perfil del cliente que los necesita”. Así de tajante describe Alejandro Santelices, ejecutivo financiero de Aspain 11 Eafi, la situación de la industria. Aunque luego valora muy positivamente los nuevos tipos de productos que están apareciendo en el mercado español, desde los planes indexados o de autor, en los que se replican estrategias probadas en fondos de inversión de pequeñas gestoras, hasta los denominados de ciclo de vida, que “consiguen dotar de un dinamismo positivo a la estrategia de inversión del plan de pensiones” y que es el modelo por el que están apostando las grandes entidades.

Los planes de ciclo de vida son un vehículo de ahorro a largo plazo que adaptan su nivel de riesgo a las distintas fases del ahorro para la jubilación, “ya que no es lo mismo ahorrar si te faltan 10 años para jubilarte que si te faltan 25”, explica Alberto Vizcaya, responsable de planes de pensiones del sistema individual de Santander AM España, quien admite que al sector “tradicionalmente le ha costado incorporar nuevas ideas o nuevos productos, quizás por su carácter más conservador o de largo plazo”.

No obstante, más que una renovación en los instrumentos de ahorro tradicionales, Vizcaya reclama una reforma del modelo de pensiones español en el que los planes de pensiones privados adquieran un mayor protagonismo.

En cuanto a los indexados, las bajas comisiones son la gran baza de los gestores automatizados. Indexa, por ejemplo, aplica unos costes del 0,78% en total, “incluyendo la comisión de gestión, de custodia y de los ETF en los que invierten los planes. En total es un 80% menos que la media del sector” que, según los cálculos de Unai Ansejo, cofundador y consejero delegado de Indexa Capital, ascienden a un 3,47%.

Los ‘robo advisors’ denuncian que los planes de pensiones están monopolizados por el sector financiero español

Finizens, por su parte, hace hincapié en que su plan de pensiones es “un producto transparente, 100% digital, totalmente automatizado, más eficiente en retornos y hecho a medida por y para los clientes con comisiones muy bajas, un 0,85% anual”, asegura Giorgio Semenzato, director general de la compañía de gestión automática. Además, para diferenciarse de las comercializadoras tradicionales, ofrecen realizar cualquier tipo de operación de forma online, desde cualquier dispositivo y desde 100 euros.

Desde los robo advisors se coincide en que los planes de pensiones son una inversión monopolizada por el sector financiero español. “La razón es la distribución: las bancas privadas de las entidades financieras han accedido a distribuir fondos de gestoras internacionales a cambio de que no entren en el negocio de las pensiones”, opina Ansejo.

“Respecto a los nuevos actores de gestión pasiva a bajo coste, y desde un punto de vista cliente, será positivo porque va a diferenciar con nitidez a los buenos gestores de los malos, expulsando a estos últimos poco a poco del mercado”, cree Juan José Cotorruelo, director de vida y pensiones de Caser. En este sentido, está convencido de que “las gestoras de gestión activa van a tener que explicar mejor y con mayor transparencia los beneficios de su trabajo respecto a la gestión pasiva”.

Entre las entidades de ahorro, quizás han sido las aseguradoras las que están innovando más en sus ofertas. Raúl León Dorado, subdirector general de desarrollo de negocio de Mapfre Vida, indica que “en el contexto actual de mercado y con el nivel de tipos de interés existentes, hemos focalizado el desarrollo de unit linked, donde el riesgo de la inversión lo asume el tomador de la póliza”.

¿Hay que ser conservador para el futuro?

Prêt-à-porter

Hoy tenemos que asumir más riesgo para obtener el mismo objetivo de rentabilidad que tenían nuestros padres. Ante ese panorama, ¿nos podemos permitir ser conservadores?

Belén Alarcón, socia y directora de planificación patrimonial de Abante, llama la atención sobre los planes ahorro 5, los PPA y los PIAS con rentabilidad garantizada, que son alternativas de ahorro para la jubilación, y que en el escenario de tipos de interés actual difícilmente nos darán una rentabilidad superior al 1% neta de gastos.

En su opinión, “lo que debería hacer el regulador no es aumentar la oferta de productos conservadores, que difícilmente nos ayudarán a jubilarnos como queremos, sino fomentar desde el mismo colegio una mejor formación financiera que ayude a los ciudadanos a tomar mejores decisiones de inversión por ser más coherentes con su plazo y sus necesidades de gasto futuras”.

Pero una de las más activas en los últimos meses ha sido Caser, que ha presentado un PIAS con unit linked, otro unit linked con subyacente de fondos Bestinver, o planes de pensiones con Magallanes, Finizens o Indexa. Efectivamente, las alianzas entre aseguradoras y gestoras independientes, sobre todo las de filosofía value, que replican sus estrategias de éxito de fondos de autor en planes de pensiones, parece que se han puesto de moda. Otros ejemplos son el acuerdo entre CNP y Tressis o Mapfre y la francesa Carmignac.

Pero también hay sitio para otras estrategias. GVC Gaesco lleva a gala haber sido una de las entidades pioneras en introducir el retorno absoluto en la industria de los fondos de pensiones. “Con el FP Patrimonialista se ocupa un nicho de mercado que no puede ser alcanzado por la renta fija en las circunstancias actuales, ni por la renta variable”, argumenta José Antonio Cortés, director general de GVC Gaesco Pensiones.

Cortés cree que el problema no es la falta de innovación en cuanto a productos o estrategias: “Es una cuestión de carácter legislativo; el actual marco regulatorio dificulta el desarrollo de la industria”.

También Ibercaja se ha animado con los planes de autor y ha lanzado el Plan Ibercaja Alpha, “que replica el fondo de inversión del mismo nombre que ha tenido un excelente resultado en los últimos años”. En la entidad han detectado una “evolución” y creen que otra tendencia que se observa en el mercado es el diseño de productos destinados a un perfil concreto de cliente. “Se pone el foco en él y luego se adapta la inversión a ese objetivo y no al revés, como venía pasando en algunos casos en el pasado”, explican.

En cuanto a estos planes de autor, “si la industria es capaz de adaptar o copiar la estrategia en un mundo tan competitivo y exigente como los fondos de inversión, veremos en un futuro un verdadero valor en la gestión de los planes de pensiones”, augura Sonsoles Santamaría, directora general de negocio de Tressis, quien lamenta que “así como en el mundo de las IIC (instituciones de inversión colectiva) existe un número elevadísimo de alternativas, con una granularidad elevadísima por tipo de activos, zonas geográficas, etc., en planes de pensiones las alternativas son muy limitadas y poquísimas entidades ofrecen planes más allá de los de su casa”.

Los asesores financieros automáticos reavivan la gestión pasiva

Vera Castelló

Los planes de pensiones nunca han sobresalido por contar con una gestión especialmente activa. De hecho, una crítica bastante recurrente era que sus gestores solo tenían que tomar unas decisiones generales de vez en cuando y echarse a dormir.

Sin embargo, una cosa es poca actividad y otra apostar todas las fichas a la gestión pasiva, es decir, a la réplica de índices de mercado. Esta última es la carta de presentación de los principales robo advisors que han surgido últimamente en nuestro país y que publicitan comisiones exiguas que permitirán al ahorrador mejorar los resultados de sus inversiones, al no restar apenas gastos al beneficio del plan.

“La rentabilidad histórica de los planes de pensiones ha sido muy baja y en ciertos periodos ni siquiera han conseguido cubrir la inflación”, según el estudio Rendimiento de los planes de pensiones españoles 2016-2015 de Indexa Capital. Una mayor competencia y una mayor oferta serán muy beneficiosos para los clientes”, asegura Unai Ansejo, cofundador y consejero delegado de Indexa Capital.

“El mercado de referencia mundial es EE UU, donde existen plataformas de robo advisors enfocadas únicamente en planes de pensiones de gestión pasiva. En el mercado europeo, el país más avanzado en este sentido es Reino Unido, donde ya se puede observar cómo el segmento de los gestores automatizados van ganando cada día más importancia competitiva en el sector de los planes de pensiones frente a las entidades tradicionales, señala Giorgio Semenzato, director general de Finizens.

De momento, según sus datos, la cuota de mercado global de gestión pasiva se acerca al 40% del total en EE UU, mientras que en Europa equivale al 15%-20%.

Source link