Telefonía: El reto de sacar ventaja a las redes ultrarrápidas | Compañías

La aplicación de la inteligencia artificial al big data está siendo una de las claves transformadoras del sector de las telecomunicaciones, donde las principales compañías trabajan para desarrollar nuevas capacidades.

Desde Telefónica defienden el ser una compañía impulsada por el potencial de los datos “y, en este sentido, somos pioneros en la digitalización integral, lo que nos ha permitido convertirnos en una empresa de plataformas inteligentes generadoras de una cantidad ingente de datos. Con la aplicación de capacidades cognitivas a esas plataformas queremos transformar el modo en que nuestros clientes se relacionan con la compañía”.

Efectivamente, en Telefónica están convencidos del enorme potencial del big data y de su capacidad para enriquecer y simplificar las cosas. “Los datos ayudan a las empresas a una mejor toma de decisiones porque permiten conocer mejor a los clientes y ofrecerles un mejor servicio y experiencia de usuario, anticipándose a sus necesidades. Los clientes, por su parte, disfrutarán de una mejor experiencia porque las relaciones serán más personalizadas a través de una interacción mucho más simple y fácil”, aseguran.

Al respecto, desde Vodafone advierten de que muchas empresas corren el riesgo de dejar de ser competitivas “e incluso desaparecer” si no transforman y digitalizan sus procesos y su relación con los clientes.

Las principales compañías de telecomunicaciones trabajan para desarrollar nuevas capacidades

No obstante, “la buena noticia es que ya se han desplegado las redes de banda ancha ultrarrápida sobre las que se desarrollan estos servicios y muchas empresas españolas están fuertemente comprometidas con la transformación digital”, apuntan en la operadora, convencidos de que “las tecnologías del internet de las cosas (IoT), big data y cloud están transformando los procesos empresariales, favoreciendo la automatización y, en el futuro, la inteligencia artificial. Vamos hacia un mundo cada vez más conectado e interrelacionado”.

Óscar Caballero de la Sen, jefe de analítica de datos de Orange España, cree, por su parte, que el big data es una pieza clave en la transformación que están afrontando las telecos, “un avance al que no podemos sustraernos, pero cuya adopción supone también afrontar distintos retos”.

Entre ellos menciona la disponibilidad y acceso al talento, el cambio cultural, “fomentando la proactividad y responsabilidad de los empleados y nuevas maneras de liberar todo su talento”.

También, nuevas formas de organización y coordinación del trabajo, con equipos multidisciplinares y dentro de entornos ágiles y cambiantes. “Poner todo esto en funcionamiento ya está suponiendo un cambio cultural que nos permitirá afrontar con éxito la adopción del big data como un activo al servicio de nuestros clientes”, resalta Caballero.

La cifra

20% de las empresas españolas utiliza la nube. Telecos, turismo y banca son los sectores más digitalizados, e industria, energía, farmacia y salud, los menos. Pese a ello, según un estudio de Roland Berger y Siemens, los directivos conocen las ventajas y su potencial.

Respecto a la inteligencia artificial y los servicios de telecomunicaciones, Meinrad Spenger, consejero delegado del grupo MásMóvil, espera “disponer muy pronto de una serie de funciones que se adelanten a las peticiones y necesidades de los propios usuarios y que, estudiando sus patrones de uso, sean capaces de ofrecerles propuestas de acuerdo a sus gustos o intereses”.
Además, recuerda que en el caso del IoT, “el teléfono móvil se ha convertido en un elemento fundamental para el lanzamiento de servicios como las fintech, los asociados a la seguridad del hogar, domótica, viajes, itinerarios de tráfico, etcétera”.

Las nuevas infraestructuras dotadas de inteligencia permiten ofrecer infinidad de nuevos servicios, dando un mayor recorrido a su uso y generando modelos de negocio indirectos; sin embargo, “estos servicios, en su mayoría, requieren de conectividad y velocidades o tiempos de respuesta cada vez más elevados, lo que conlleva una densificación de los equipos de comunicaciones”, advierte Óscar Pallarols, director de innovación y estrategia de Cellnex, quien ve absolutamente necesaria la presencia de un operador neutro de infraestructuras de telecomunicaciones, como su empresa, que aporte “las soluciones y que atienda las necesidades de todo tipo de servicios”.

Aplicaciones prácticas

¿Qué se puede lograr analizando los datos?

Tiempo. “Hoy, una empresa o fábrica puede realizar desde simulaciones y pruebas en un entorno completamente virtual, utilizando un gemelo digital, hasta recolectar, evaluar y utilizar grandes volúmenes de datos y gestionarlos online a través de una plataforma en la nube. Esta gestión inteligente de los datos (smart data) nos permite fabricar cualquier producto personalizado en masa”, destaca Rosa García, presidenta de Siemens España.

Turismo. Orange ha lanzado varios proyectos que usan información de telefonía móvil para medir la afluencia turística en las ciudades. Uno de estos proyectos trata de observar el comportamiento de los visitantes nacionales e internacionales para una gestión inteligente del turismo en Barcelona. En concreto, se ha realizado un estudio a nivel micro, centrado en la Sagrada Familia. Con toda esta información, una vez analizada, se han podido obtener los principales trayectos de los visitantes al monumento entre las calles aledañas y el tiempo de estancia.

Source link