Los pequeños valores encabezan las rentabilidades | Mercados

Los mejores fondos de renta variable española llevan varios años aportando buenas rentabilidades a sus inversores, y entre este tipo de productos, aquellos que se centran en compañías de pequeña y mediana capitalización llegan incluso a encabezar las clasificaciones. En lo alto del ranking a cinco años, por ejemplo, encontramos el Santander Small Caps España, que ofrece a ese plazo un 120% de rentabilidad, un 23% a un año (4ª posición).

Se trata de un producto que, tal y como explica su gestora, Lola Solana, se lanzó en 2004, “porque nos dimos cuenta de que lo que hacía las carteras más eficientes desde el binomio rentabilidad/riesgo eran precisamente las pequeñas compañías. Fue el primer fondo de small caps español. Ya teníamos el fondo de empresas europeas desde el año 2000”.

Iciar Puell (Bankia) achaca parte de la buena marcha de las pequeñas empresasa su mayor desconocimiento y falta de cobertura por analistas

En opinión de Solana, “a largo plazo siempre es más fácil encontrar rentabilidad y alpha (mejor comportamiento respecto al índice de referencia) en una pequeña compañía independientemente del país, del ciclo y del sector. Solo las evitaríamos en periodos de recesión. Que no es el caso actual”, aclara.

No muy alejado en rentabilidad, y tercero en la clasificación a cinco años, solo superado por Metavalor (117%), está Bankia Small & Mid Caps España, con un retorno del 92% en el lustro y casi el 20% a un año (11º en el ranking elaborado por VDOS). Su gestora, Iciar Puell, achaca parte de la buena marcha del fondo a una de las principales características de las pequeñas compañías cotizadas: su mayor desconocimiento y falta de cobertura.

“A Telefónica, por ejemplo, la cubren 39 analistas, mientras que a muchas small caps no las sigue nadie o solo un par de analistas. Por ello, pensamos que la clave es estar muy cerca de las compañías para beneficiarse de estas lagunas de valoración”, señala Puell.

Perfil

Riesgo. Este tipo de fondos va dirigido a inversores con apetencia por el riesgo y con horizontes temporales de, al menos, tres años.

Posiciones. Las principales acciones del fondo del Santander son Fluidra, CIE, NH, IAG y Miquel y Costas. En el caso del de Bankia, son clásicos valores como Fluidra o Laboratorios Rovi.

Universo. Hay 80 compañías en España con capitalización de entre 200 y 5.000 millones de euros, mientras que en Europa occidental hay más de 2.000 empresas, resalta David Cabeza, gestor del fondo Renta 4 Small Caps.

Lo cierto es que las pequeñas están contribuyendo claramente a los retornos de fondos más generalistas de renta variable española. En el Renta 4 Bolsa, uno de los mejores fondos a cinco años, el 40%-50% del patrimonio invertido es en compañías de pequeña y mediana capitalización. O en el caso del CS Europe Small & Mid Caps las empresas españolas pesan un 15%. “Este tipo de compañías son algo más cíclicas y por tanto se han visto beneficiadas por la buena marcha de la economía europea”, afirma su gestora, Patricia López del Río.

También Jean-Claude Felguera, gestor del Algar Global Fund, el fondo más rentable en España a cierre del primer semestre, encuentra en pequeñas y medianas los requisitos necesarios para tomar posiciones.

De hecho, explica que tienen actualmente en cartera pocas empresas de gran capitalización: “Nuestra filosofía de inversión contempla los ratios de las compañías, pero también su riesgo. En Europa nos cuesta más encontrar niveles de retorno aceptables entre las grandes. Queremos ser globales, pero de momento encontramos valor sobre todo en small y mid caps”.

Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Gestión, cree que el actual ciclo de mercado favorable a las pequeñas empresas se extiende ya desde el año 2013 y “durará dos o tres años más”. Un escenario que no siempre ha sido así ya que, recuerda Puig, mientras que “de 1999 a 2006 el ciclo había sido favorable para las pequeñas empresas, de 2007 a 2012 lo fue más para las grandes”.

David Cabeza, gestor del Renta 4 Small Caps, fondo que se lanzó a principios de este ejercicio, considera que el mejor comportamiento se puede explicar en buena medida por un perfil de crecimiento de beneficios superior. “Las pequeñas y medianas compañías a menudo tienen mayores posibilidades de crecimiento que sus comparables de mayor tamaño, gozan de un carácter más dinámico, flexible y emprendedor. Adicionalmente, en muchos casos, su valoración no refleja correctamente esas perspectivas de crecimiento”.

En definitiva, a David Sánchez, analista de fondos de Andbank España, los fondos que se centran en este tipo de empresa le parecen “una buena opción para el momento actual, firmas menos expuestas a la divisa que las grandes compañías y capaces de aprovechar de manera más eficaz la mejora de la actividad doméstica que vivimos en Europa”.

Source link

Luis González Soto: “En inversión a medio plazo y con bajo riesgo se puede ganar dinero” | Mercados

ING y sus productos naranja son conocidos por todo el mundo, pero no solo por sus campañas de marketing, sino porque algunos de los fondos de inversión y planes que comercializan –la gestión corre a cargo de Renta 4, Amundi y National Nederlanden– aparecen destacados en las clasificaciones por su rentabilidad.

¿Cómo ha evolucionado su negocio en fondos en el último año?

El mercado en general ha ido bien, ha crecido un 7,3% hasta mediados de año, el triple que hace un año. Es decir, 18.000 millones, cuando en 2015 apenas se sumaron 5.200 millones. Y en el caso de ING el avance es mucho mayor, ya que hemos aumentado nuestro patrimonio un 19% hasta julio. Es decir, unos 524 millones.

¿A qué achacan esta buena marcha?

Con el entorno que tenemos de tipos y para un perfil básicamente conservador, como es el español, todo ese dinero que estaba en imposiciones a plazo fijo o depósitos y en cuentas de ahorro, obviamente necesita una alternativa para rentabilizar. Y las alternativas que hay hoy en día en el mercado para poder tener algo más de rendimiento pasan por los fondos de inversión. Ese es un punto clave. El segundo es que en general los mercados y las rentabilidades están acompañando. Esa doble vertiente hace que haya crecido el mercado. Y en el caso de ING, lo mismo. Las rentabilidades, tanto las actuales como las históricas, son buenas y los clientes, en función de su perfil, se animan a diversificar su inversión.

No es nuestro plan tener una gestora de fondos propia. Confiamosen quienes nos pueden dar el mejor servicio

¿Realmente los fondos de inversión pueden jugar el papel que hasta ahora jugaban los depósitos? ¿No significa asumir más riesgo?

Sabemos que los niveles de tipos son muy bajos y que las inversiones sin riesgo y con rentabilidad no existen. Hay muchos clientes e inversores que renuncian a la rentabilidad porque no quieren asumir riesgo, pero cada vez cala más la idea de la diversificación. Una vez que el cliente ha cubierto su colchón para imprevistos, y esa parte sí puede tenerla en una cuenta de ahorro, aquel dinero que pueda tener a más plazo lo mejor es que diversifique, y la mejor manera es a través de fondos de inversión.

¿Qué rentabilidad puede esperar hoy en día un inversor en un producto conservador de ING?

Más que hablar de expectativas de futuro podemos hablar de niveles históricos. Por ejemplo, el fondo de renta fija lleva en el año un 1,12%. ¿Esa rentabilidad es solo ahora o se ha mantenido en el tiempo de forma consistente? Pues a cinco años ha variado, desde ejercicios en los que ha estado plano, el año pasado, hasta el 5,45% que obtuvo en 2012 o el 2,4% del año pasado. Realmente, quien tenga vocación de inversión a medio plazo, en alternativas de bajo riesgo, puede lograr de verdad rentabilidad por su dinero.

¿Qué perfil tienen sus inversores?

Entre nuestro fondo de renta fija y el que llamamos conservador estaría la mitad del dinero, el 51%. Y mirando el crecimiento de este año, vemos que más clientes conservadores están dando el paso para diversificar e invertir en fondos conservadores.

Luis González Soto, director de cuentas e inversión de ING.
Luis González Soto, director de cuentas e inversión de ING.

¿Por qué no gestionan sus fondos?

El objetivo es, dentro de todos los servicios que podemos ofrecer a un cliente, centrarnos en aquellos en los que podemos aportar más valor, gracias a nuestra capacidad y expertise, por ejemplo, en el asesoramiento con el servicio My Money Coach. ¿Somos en ING expertos en fondos de inversión? No, y no es nuestro plan tener una gestora de fondos. Confiamos en quienes nos pueden dar el mejor servicio.

Su estrategia comercial es básicamente digital. ¿Consideran a los robo advisors sus competidores?

Al final creemos que todos aquellos servicios de valor añadido que ayuden al mercado en general a tomar más conciencia de lo importante que es diversificar y de las oportunidades que hay a medio y largo plazo son buenos. De lo que se trata es de que el cliente reflexione sobre los objetivos para los que invierte y a qué plazo lo hace.

Lo que han traído estos robo advisors son tarifas muy bajas; ¿siguen apostando por las bajas comisiones?

La estrategia de ING siempre ha sido transferir al cliente todos los ahorros que podemos lograr con nuestro modelo digital; las comisiones que cobramos están muy por debajo de los máximos legales permitidos.

¿Les interesa la gestión pasiva?

Tenemos tres fondos índice: Ibex 35, Euro Stoxx y S&P, que están concebidos precisamente para quellos clientes que quieren que su dinero corra la misma suerte que el índice y son productos que, tanto por su sencillez como por sus bajas comisiones, están teniendo mucho éxito.

¿Qué aporta más rentabilidad: los fondos de gestión pasiva o los de activa?

Depende siempre del nivel de inversión y del perfil del cliente. En nuestro fondo de renta fija, en el que hacemos una gestión muy activa, llevamos una rentabilidad del 1,12%, mientras que el índice sobre el que se compara está ligeramente en negativo. Hay ocasiones en las que es más interesante diversificar con pasiva, porque se entiende mejor, y otras en las que la gestión activa es la única manera de lograr una buena rentabilidad.

Source link

Dime tu edad y te diré qué inversor eres | Mi dinero

Está claro. No podemos mover nuestro dinero de la misma manera si tenemos 25 años, un sueldo ajustado y decenas de proyectos por delante, que cuando nos acercamos a los 60, ya hemos afrontado los principales grandes gastos vitales y nuestra principal preocupación es pasar una jubilación confortable.

Para José Antonio Iglesias, subdirector general comercial de VidaCaixa, “todo depende de nuestro nivel de tolerancia al riesgo. Cuando el objetivo está en el largo plazo, por ejemplo en la jubilación, es recomendable asumir cierto riesgo al principio, con una mayor exposición a renta variable que haga crecer los ahorros y, una posición más conservadora al final, para consolidar el ahorro”.

Lo cierto es que no hay un producto más adecuado para cada edad, sino que depende de nuestros objetivos en cada momento. Paula Satrústegui, directora de planificación financiera de la gestora Abante, por su parte, admite que “no es lo mismo si queremos acumular ese dinero para tener una renta complementaria durante la jubilación de cara a mantener nuestro nivel de vida o, si queremos tener un colchón para ayudar a nuestros hijos en el futuro, o si lo queremos para poder emprender un negocio propio”.

En cualquier caso, Satrústegui apuesta por los fondos de inversión, “la forma más eficiente, para la mayoría de los inversores, de acceder a las oportunidades globales de los mercados financieros. Tienen ventajas fiscales y financieras que los hacen muy atractivos para el medio y largo plazo, además de ser líquidos en cualquier momento”.

En BBVA aseguran que la edad no es el factor más determinante a la hora de diferenciar entre un instrumento de ahorro u otro. Tiene más relevancia la capacidad de ahorro, la tolerancia al riesgo, la finalidad y la previsible necesidad de liquidez. En este sentido, también menciona el atractivo de los fondos de inversión.

Jóvenes

No obstante, los expertos consultados coinciden en que el nivel de riesgo que pueden asumir los jóvenes es mucho más elevado que el aconsejable a medida que vamos cumpliendo años. “A edades tempranas y con horizontes de inversión a medio y largo plazo, lo más recomendable son los instrumentos con elevada exposición a acciones”, asegura José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones), “y, sin duda, los productos idóneos son los fondos de inversión”.

En cuanto a la previsión, “cualquier instrumento financiero que permita acumular dinero para la jubilación es positivo (planes de pensiones, fondos de inversión, depósitos, seguros, etcétera), pero los planes de pensiones son los únicos que tienen reducción en la base imponible, convirtiéndolos en idóneos para el ahorro de cara a la jubilación”, afirma.

Planes, fondos de inversión, cuentas, depósitos y seguros permiten acumular ahorros para la etapa de la jubilación

En este sentido, “los planes dinámicos son una buena opción para aquellas personas que tengan una fecha objetivo de retiro y no quieran preocuparse de la gestión. De esta forma, solo es necesario fijar la fecha y el propio plan va modulando el peso en renta variable y renta fija en función de lo cercana o lejana que se encuentre la jubilación”, recomienda Luis González-Soto, director de cuentas e inversión de ING Direct.

Pero hay vida más allá de los fondos y planes. “Un joven debe invertir en renta variable con fiscalidad atractiva. Puede optar por un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS), que invierte el 100% en Bolsa”, propone Miguel Aldalur, director comercial de Vida y Pensiones de Caser.

Sprint final

Pensiones

¿Qué hacer cuando se acerca el momento de jubilarnos? José Antonio Iglesias, subdirector general comercial de VidaCaixa, resalta que los últimos años de la etapa laboral suelen ser aquellos en los que se alcanza el mayor sueldo de la carrera, “por lo que es un buen momento para hacer un último sprint de ahorro. Y para no perder lo acumulado hasta la fecha, es necesario adoptar un perfil de riesgo más conservador en esta etapa”.

El momento de mercado, según nos vamos acercando al periodo en que necesitaremos disponer del ahorro, también condiciona. Así, “si hemos pasado un periodo de mercado muy positivo, igual nos debe animar a reducir el riesgo, mientras que si estamos en un periodo de mercado negativo, puede ser interesante mantener la inversión y aprovechar el plazo para recuperarnos”, advierte Carmelo Lázaro, director de grandes patrimonios de la sociedad de valores Tressis.

Los PIAS son instrumentos que otros recomiendan para un periodo de edad intermedio, entre los 35 y los 55 años. “Estos seguros permiten canalizar un ahorro a largo plazo con rentabilidad garantizada y con un coste fiscal cero, con lo que el cliente se asegura rentas mensuales a futuro para complementar otros ingresos, en el caso de priorizar la necesidad de liquidez y no el ahorro fiscal. O incluso podría ser aconsejable compaginar con planes de pensiones”, observa Raúl León Dorado, subdirector general de desarrollo de negocio de Mapfre Vida.

Según vamos cumpliendo más edad, Aldalur recomienda no tener menos de un 55% del ahorro de nuestra cartera en renta fija mediante un SIALP –también llamado plan de Ahorro 5, porque la inversión debe mantenerse cinco años–, un PIAS o un plan de pensiones. Si de lo que se trata es de invertir: fondos de inversión y unit linked (seguros de vida vinculados a un fondo de inversión).

Alfonso Manso, responsable de gestión de activos de Aegon, cree también que los unit linked pueden ser “otra opción interesante para completar la pensión. Son seguros de vida ahorro en los que el ahorrador designa los activos que quiere invertir en un conjunto de fondos de inversión. Estos productos cuentan con las ventajas fiscales de los seguros y la rentabilidad de los fondos de inversión”, explica.

De 35 a 40 años

Pasados los 35 o 40 años, José María Luna, director de análisis y estrategia de Profim, afirma que “lo lógico es pensar que nuestro perfil de riesgo sea algo más moderado o equilibrado frente a uno algo menos conservador de nuestros inicios como ahorradores, ya que lo hacíamos para asumir gastos a más corto plazo”.

De ahí que este experto proponga combinar inversión directa en Bolsa con cestas de fondos de inversión “y algún plan de pensiones, orientando parte de nuestros ahorros no solo a la fiscalidad ventajosa del momento de la aportación, sino también de cara a cuando me jubile”, indica.

Acciones en la cartera de un hombre previsor

Hemos preguntado qué empresas compondrían una cartera tipo de acciones que nos acompañe hasta la vejez. De esas que se pueden conservar 10 o 15 años acumulando rentabilidad.

Si queremos tejerla con valores españoles, Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, propone cinco compañías. Telefónica, por su valoración y buenas previsiones en España, Reino Unido, Alemania y Latinoamérica, especialmente Brasil.

También Santander forma parte de sus recomendaciones, ya que “seguimos pensando que la estrategia del grupo es acertada, centrándose en la gestión del cliente, el capital y el riesgo, y manteniendo la puerta abierta a pequeñas compras. Aprovecharíamos correcciones para entrar en el valor con un horizonte temporal de medio-largo plazo”.

Iberdrola “es uno de las previsibles ganadoras en las oportunidades que puedan aparecer en renovables”. Ferrovial: “En búsqueda de oportunidades de inversión en infraestructuras de transporte y de energía” y Gestamp por su posicionamiento en automóvil.

Josep Bayarri, director de análisis e inversiones de Arquia Banca, selecciona, compañías internacionales que “o bien mantienen una posición de liderazgo o son compañías cuyo bagaje tecnológico hace difícil pensar que puedan ser desbancadas por nuevos competidores”.

Con estas premisas centra sus apuestas en Amazon, “un líder mundial en su campo que, además, demuestra que es una empresa con voluntad de salir de su círculo de confianza para aplicar su tecnología a sectores donde la productividad es baja y donde puede ejercer un rol revolucionario”; Alphabet (“su liderazgo tecnológico será muy difícil de perder”) y Ping An Insurance, la segunda aseguradora china, “con un papel creciente en la industria de la gestión de activos en China”. Completa el cuadro Berkshire Hathaway, el conglomerado capitaneado por Warren Buffet. 

Y para aprovechar el crecimiento demográfico de los países emergentes apuestan por Sun Hung Kai Properties, que “construye e invierte en activos inmobiliarios en Hong Kong”.

Source link

La vía para entrar en Bolsa con menos clics | Mercados

Hay un sector que lleva ya mucho tiempo utilizando la tecnología para dar las máximas facilidades al usuario. Nos referimos a la negociación en Bolsa. Medio puñado de grandes firmas –y decenas de tamaño más pequeño– ofrecen tomar decisiones de compraventa en los mercados desde la web o el móvil.

“España, poco a poco, se va acercando a la media del resto de países europeos, donde estos servicios son eminentemente digitales”, opinan desde Banco Santander, donde “en torno al 65% de las operaciones se hacen a través de internet o móvil, un porcentaje que se incrementa hasta el 76% en el caso de los clientes que disponen de una Cuenta 123”.

En Santander confían en que España llegará a la media europea en digitalización

En el caso de BBVA, se ha pasado en los últimos tres años de un 63% de operativa en canales digitales a un 80%, quedando el 20% restante en el canal oficina (18%) y el telefónico (2%).
Entre las razones están “el desarrollo de plataformas cada vez más ágiles, con mayor nivel de herramientas, que contienen control de riesgos y modalidades de órdenes inteligentes, etcétera, que hacen que el inversor tome el pleno control del riesgo de su inversión, pudiendo definir estrategias consumiendo muy poco tiempo”, puntualizan fuentes de BBVA.

Miguel Jaureguízar, director de desarrollo digital de Renta 4 Banco, confirma que es “una proporción muy alta la que proviene de los medios digitales, con una importancia creciente de los canales de movilidad”. Además, ven un desarrollo ascendente de la analítica de datos. “Estas soluciones las empleamos cada vez más en lo relativo a la experiencia de nuestros clientes, personalización de contenidos e interfaces, entre otros. En el futuro prevemos la incorporación de estos enfoques y soluciones a herramientas de apoyo a la inversión y a la planificación financiera”, agrega Jaureguízar.

  • Asesores. La irrupción de robo advisors –como Indexa, Finizens, Feelcapital– o de redes sociales –como Finect–, animan hoy a pequeños ahorradores a invertir.
  • Empresas. Hace unos años nació Darwinex, una fintech de trading colaborativo, acrónimo de Darwin Exchange, que ofrece a los inversores múltiples estrategias.

También Victoria Torre, responsable de desarrollo de contenidos, productos y servicios del banco de inversión y ahorro Self Bank, considera que se ha avanzado sobremanera en darle al usuario herramientas que le faciliten la gestión de sus finanzas personales. “Siempre hemos pensado que este es un aspecto fundamental, que el cliente debe contar con el mayor número de herramientas a su alcance para ser lo más autónomo posible a la hora de gestionar su dinero”, comenta Torre.

Source link