Slim estudia relanzar el negocio residencial de Realia con 20 nuevas promociones | Compañías

La inmobiliaria Realia vuelve poco a poco al negocio residencial. Si el pasado año la compañía controlada por el magnate mexicano Carlos Slim anunció que tenía intención de regresar a la construcción de viviendas, 12 meses después se perciben sus primeros pasos.

Gerardo Kuri, consejero delegado de Realia y hombre fuerte de Slim en la inmobiliaria, avanzó este martes en la junta de accionistas que la compañía ya comercializa 185 viviendas en tres promociones en Valdebebas (Madrid), Palma de Mallorca y Sabadell (Barcelona), unas localizaciones donde no descartó volver a lanzar nuevos inmuebles. Además, a preguntas de los accionistas, adelantó que la empresa estudia “más de 20 proyectos” de desarrollos de viviendas.

Kuri recordó que la prioridad en los últimos meses de la compañía controlada por Slim ha sido sanear y reestructurar la deuda. De hecho, en un año el pasivo ha pasado de 1.145 millones de euros a 731 millones, con datos a mayo de 2017.

“Lo más importante del año pasado ha sido la reestructuración financiera. Como saben, la compañía tenía un problema grande de deuda”, reconoció Kuri a los accionistas en una intervención de cinco minutos.

Slim ha tenido que reforzar la base de la inmobiliaria con varias ampliaciones de capital, además de aceptar un quita en el canje de un crédito por acciones y el pasado abril refinanció un préstamo de 678 millones vinculado al negocio patrimonialista. Dentro de ese proceso de rebaja del endeudamiento ha encargado la venta de su Torre Realia en Barcelona por 140 millones.

“Este año ha habido un impulso importante n el negocio de la promoción, como la salida a Bolsa de Neinor. Nosotros estamos evaluando nuevos proyectos y empezando a desarrollar porque queremos tener un negocio inmobiliario importante”, explicó Kuri. Esta inmobiliaria, en Bolsa desde 2007, está controlada por Slim a través de Inversora Carso (33,8% del capital) y FCC (36,9%).

Realia se incorpora de forma lenta a la apuesta de algunas promotoras por la recuperación del negocio residencial. La compañía frenó este negocio tras la crisis del ladrillo, pero es uno de los grandes propietarios de suelo. Dispone de 1,8 millones de metros cuadrados en parcelas, de los que el 25% es suelo finalista (en el que se tienen los permisos para construir).

Source link