Cuatro de cada diez españoles siguen con miedo a perder su empleo | Mi dinero

La mejora de la actividad económica y la recuperación del mercado laboral no están siendo suficientes para que los españoles dejen de tener miedo a perder su empleo. De hecho, en España, solo el 63% de los profesionales confía en mantener su puesto de trabajo los próximos seis meses. Eso indica que cuatro de cada diez trabajadores aún temen perder su empleo, lo que sitúa a los españoles a la cola de este indicador de confianza elaborado por Randstad.

El Workmonitor de Randstad, que corresponde al tercer trimestre de 2017, analiza a través de 13.500 encuestas a profesionales de 34 países de todo el mundo, la confianza de los empleados en mantener su puesto de trabajo. En esta comparativa, España se sitúa a la cola de los principales países analizados y solo en Grecia el miedo a perder el empleo es ligeramente mayor (el 60% confía en mantener su puesto).

Los países del centro y norte de Europa son los más optimistas. Así, en Alemania, esta tasa de confianza es del 83% de los empleados que no temen por su empleo; le sigue Bélgica (82%), Austria (81%) y Noruega (80%). Todos ellos por encima de la media europea, que se sitúa en el 75% de los trabajadores que creen que no serán despedidos en los próximos meses.

Fuera de la UE, los empleados de Japón son los que más confianza tienen en mantener sus puestos: ocho de cada diez no tienen temor a quedarse en el paro. También en China y Estados Unidos estos porcentajes de confianza son más altos que en España, del 77% y 72%, respectivamente.

En España este índice ha empeorado cinco puntos porcentuales respecto al trimestre anterior, cuando el porcentaje de trabajadores que no temía por su empleo se elevaba al 88%. Durante 2014, este indicador registró su nivel más bajo de la serie histórica en España (57%); y, desde entonces, la confianza de los trabajadores en mantener su puesto ha oscilado entre el 61% y el 69%. Esta última tasa, la más elevada, se consiguió en el primer trimestre de 2017.

En cuanto al perfil del trabajador, los más optimistas son los mayores de 45 años, prácticamente siete de cada diez no tienen miedo a perder su empleo en los próximos seis meses. Es más, este grupo de edad es el único que mejora su confianza respecto a hace un año (dos puntos porcentuales). Entre los menores de 25 años, la mitad sí teme quedarse en paro próximamente y el 59% de los que tienen entre 25 y 45 años, también.

En el tercer trimestre de este año, también ha empeorado la esperanza de los trabajadores en ascender dentro de su empresa. Solo el 54% de los ocupados encuestados en España cree que sí se promocionará, lo que supone la cifra más baja de los últimos cuatro años.

Source link

Randstad: Rodrigo Martín: “Me gusta contar con gente positiva” | Fortuna

Rodrigo Martín (Madrid, 1971) lidera Randstad en España y América Latina. Ha vivido varios procesos de integración en los que ha visto la empresa en 360 grados. Sus variados jefes le han marcado en su estilo de liderazgo y de su padre aprendió muchas virtudes, como el valor de la palabra, el compromiso o el esfuerzo.

¿Qué cualidades configuran a un buen líder?

El liderazgo es siempre ejemplo. No puedo pedir a los demás que hagan algo que yo mismo no estaría dispuesto a hacer, aquello de “tus actos hablan tan alto sobre ti que no puedo oír lo que dices” es totalmente cierto. Los líderes dirigimos más con nuestros actos que con nuestros mensajes. Damos valor a nuestras estrategias cuando nos comportamos de manera coherente con ellas y nuestro equipo lo observa.

¿De quién ha aprendido a ser un líder?

Sin duda, mi padre marcó una primera referencia. Su estilo de liderazgo en casa era muy coherente. Su mensaje siempre era largoplacista y razonado, aunque firme, y siempre lo acompañaba con su propio comportamiento. Después de eso ha habido personas que han ayudado mucho a marcar nuevas referencias tanto en positivo (lo que se debe hacer) como en negativo (lo que nunca se debe hacer).

En su trayectoria profesional o vital, ¿cuál ha sido su reto más complejo?

Los retos más complejos han sido los procesos de integración cuando hemos adquirido una empresa. Es complicado unir sistemas, procesos, políticas…, pero es realmente difícil unir culturas corporativas y lograr que desaparezcan dos ecosistemas de relación para conseguir que aparezca uno nuevo que integre a los dos anteriores. Mi principal aprendizaje es el de ir a la máxima velocidad en todo lo que se refiere a la parte hard (sistemas, procesos…) para eliminar incertidumbre y poder dar y dedicar tiempo a la parte soft (personas, sentimientos, cultura, valores…).

¿Qué valora más al contratar a un colaborador cercano?

La actitud. Dotar de nuevos conocimientos o técnicas a una persona suele ser más rápido y fácil que proveer de una actitud adecuada a quien no la tiene. Me gusta contar con gente positiva, con ganas de hacer, de tener impacto, con ambición. Personas con orientación de servicio y con sonrisa que normalmente visualizan los problemas como errores que tenemos que resolver y no como conjuras que no podemos evitar.

¿Cómo balancea el corto y el largo plazo, la estrategia con los resultados?

El corto plazo es un peaje que tenemos que pagar en la autopista que nos lleva a nuestro destino, que es el largo plazo. Hacemos todo lo que hacemos con una misión y esta es el largo plazo. Nunca debemos perder esta perspectiva. Sin embargo, tenemos unos grupos de interés que necesitan de nuestra gestión óptima en el corto plazo. Sin resultados hoy no hay manera de avanzar hacia nuestro propósito. Trazamos planes estratégicos que marcan la dirección, pero los seccionamos en pequeñas partes que definen nuestros proyectos y nuestras acciones diarias y les damos seguimiento operativo y económico.

¿Cuál es la importancia de la cultura empresarial en su gestión?

La cultura empresarial es, a la larga, el principal factor diferenciador de las organizaciones. Un conjunto de personas haciendo determinadas labores cada día se acaba diferenciando en su manera de hacerlas en función de los valores que persigue. Las empresas tenemos una alta responsabilidad en gestionar por valores, pues tenemos impacto real en la sociedad. No todos los caminos son aceptables para llegar a nuestras metas. En Randstad nos sentimos muy identificados con esta cuestión y hemos creado un espacio (valores.randstad.es) en el que difundimos un manifiesto sobre valores en la gestión empresarial al que las personas y las organizaciones pueden adherirse. En este espacio hemos creado un fondo documental audiovisual de experiencias impactantes de auténticos héroes sociales al que las empresas pueden acceder para difundir sus propios valores entre sus empleados.

¿Qué le aconsejaría a un recién licenciado para tener éxito en la vida? ¿Suerte o sacrificio?

La suerte no existe. Hay muchos factores importantes. Entre ellos está el esfuerzo (a mí no me gusta llamarlo sacrificio porque eso implica perder algo y yo no creo que pierdas nada cuando te esfuerzas). En la univer_sidad te forman en conocimientos y técnicas, pero la actitud es personal. Diría que una persona bien formada con una gran actitud tendrá éxito profesional asegurado. Destierra el negativismo y ten paciencia, todo llega si la actitud es adecuada.

Source link