Cataluña: Fitch y Moody’s prevén un impacto limitado de la independencia en el rating de las grandes empresas | Mercados

Fitch Y Moody’s, dos de las tres mayores grandes agencias de rating, han asegurado este que la “poco probable” independencia de Cataluña supondría “un riesgo limitado” para la calificación de las empresas no financieras que evalúan. Fitch afirma que la diversificación geográfica y el probable deseo político de mantener los servicios clave limitarían el impacto de la ruptura. Por su parte, Moody’s asegura que las entidades catalanas sufrirían un impacto negativo si desciende la calificación de Cataluña tras la hipotética secesión. 

Según Moody’s, una “poco probable” independencia catalana haría que la región pasase de una calificación Ba3 con perspectiva negativa, que tiene en la actualidad, a una Caa1. Esto significa que las entidades de la región pasarían de estar alojadas en un territorio con grado de inversión a uno especulativo y eso influiría en su propia calificación. 

Aunque las primeras estimaciones de la agencia se alejan de la alarma, Moddy’s cree que el deterioro de la solvencia soberana afectaría a los bancos españoles, aseguradoras, corporaciones no financieras y al sector dedicado a las infraestructuras, como Aena (Baa1) o Adif (Baa3). También a las entidades de servicio público catalanas que tienen la misma calificación que España o superior. Es el caso, por ejemplo, de Aigues de Barcelona, posicionada en un Baa1. Incluso si las empresas con sede en Cataluña se trasladan a otros territorios, se enfrentarían a implicaciones negativas si mantienen exposición a la región. 

Los analistas de Fitch creen que la mayoría de las compañías están bien distribuidas por el territorio nacional, y que esto limitaría el impacto de la caída de los ingresos en Cataluña. La agencia no ve probable que se pierda el acceso al público catalán, pero considera que los ingresos podrían verse afectados si Cataluña sale de la Eurozona. 

Además, afirma Fitch, gran parte de estas empresas están diversificadas en el extranjero, lo que amortiguaría el golpe si la secesión afecta al resto de España. Es el caso de Telefónica, Iberdrola, OHL o Ferrovial, entre otras. 

Gas Natural y Cellnex también cuentan con importantes operativos internacionales, pero están más expuestas porque sus sedes están en Barcelona. Otras empresas que tienen importantes activos en Cataluña son Repsol, que controla una refinería en la región, Enagas; Red Eléctrica de España, que posee las redes de transmisión eléctrica, y Endesa, propietaria de la mayor parte de la red de distribución. 

Fitch añade que la posición de las compañías tras la secesión, si llega a ocurrir, dependerá de diversos factores: la disposición monetaria catalana, el nivel de cooperación entre España y Cataluña y la continuidad o no de la regulación en la región. Esto último afectaría especialmente a las empresas de servicio público muy reguladas.

Source link

España pierde pie en Bruselas por culpa del conflicto en Cataluña | Mercados

El conflicto de Cataluña ha descoyuntado la posición de España en Bruselas en un momento de grandes cambios y de reparto de poder. El renovado eje franco-alemán prepara una profunda reorganización de la Unión Europea y de la Zona euro en la que Berlín y París esperaban contar con el gobierno de Mariano Rajoy como aliado.

Pero el presidente del gobierno español ni siquiera ha podido acudir a la cumbre europea de este jueves y viernes en Tallin. En la capital de Estonia ha tenido lugar la primera cita del presidente francés, Emmanuel Macron, con Angela Merkel tras la victoria de la canciller alemana en las elecciones generales del pasado domingo. Un pistoletazo de salida a las reformas de Europa al que no ha asistido Rajoy.

El presidente del Gobierno decidió quedarse en Madrid ante el desafío institucional planteado por el Govern de Carles Puigdemont en una región que representa casi la quinta parte del Producto Interior Bruto de España.

Los líderes europeos han debatido en Tallin sobre la reforma del club, en base sobre todo a las propuestas de Macron, y sobre el brexit, en el que ha descartado, de momento, pasar a la segunda fase de negociación (futuro acuerdo comercial) como reclama Londres.

La silla vacía de Rajoy en una jornada tan centrada en el futuro de Europa simboliza la peligrosa ausencia de España un momento clave para la historia del club. El conflicto catalán también pone en peligro la estrategia del gobierno español para recuperar protagonismo en Bruselas después del declive de su influencia durante la crisis del euro.

Rajoy había apostado por su alineamiento con Merkel como estrategia para situarse en el núcleo duro de la futura reorganización. Y Macron se ha mostrado favorable a incorporar a España a un grupo de cabeza en el que hasta ahora solo figuraban Alemania, Francia e Italia. Pero la grave crisis institucional que vive el país puede alejar a Rajoy de una refundación que se acelera por momentos.

“Creo que todos estamos convencidos de que Europa tiene que avanzar más deprisa”, ha señalado Macron este viernes en la capital de Estonia. Y la canciller alemana dejó claro, en relación con las propuestas de Macron, que “hay elevado nivel de acuerdo entre Alemania y Francia. Todavía debemos discutir los detalles, pero tengo la firme convicción de que Europa no puede quedarse parada“.

Macron ha anunciado su intención de formar un grupo de países refundadores de la UE “en las próximas semanas”. Una vanguardia en la que España parecía llamada a figurar hasta que el procés trastocó la estrategia europea del Gobierno.

Las primeras bazas en juego, que se podrían perder, se refieren a la sede de la Agencia Europea de Medicamentos (por la que compite Barcelona contra otras 18 ciudades europeas) y la vicepresidencia del Banco Central Europeo (que quedará libre en mayo de 2018).

Fuentes europeas señalan que Barcelona cumple prácticamente todos los criterios objetivos para albergar la codiciada Agencia (conexión aérea, colegios internacionales, industria farmacéutica…), y así lo reflejará el informe sobre las candidaturas que la Comisión Europea podría publicar la próxima semana.

La CE asegura que el informe no entrará a valorar en detalle la situación política en Cataluña porque no es uno de los criterios a tomar en cuenta. Pero fuentes cercanas al proceso de selección, que corre a cargo del Consejo de la UE, señalan que “los países que aspiran a albergar la Agencia están explotando la tensión que vive España para atacar la candidatura de Barcelona”. Ataques que restan enteros a la posibilidad de éxito de la capital catalana, según esas fuentes.

La tensión interna también complica las aspiraciones del Gobierno a que un español ocupe la vicepresidencia del BCE cuando salga el portugués Vítor Constâncio. Fuentes financieras advierten que el cargo se le puede escapar a España, que lleva fuera del Comité Ejecutivo del BCE desde 2012. El Gobierno esgrimía la recuperación económica como argumento para hacerse con un puesto que ya daba casi por conseguido. Pero la inestabilidad política y el riesgo de elecciones anticipadas amenaza con dejar a España otra vez a las puertas del BCE.

Source link

El Círculo de Empresarios reprocha la actitud de algunas empresas catalanas | Mercados

El Círculo de Empresarios ha reprochado a algunos directivos de compañías catalanas que no hayan sido “más activos contra la deriva secesionista”. Además, han asegurado que no tienen constancia de grandes empresas que apoyen la ruptura y que los empresarios están “horrorizados, pero no preocupados” porque ven “altamente improbable, casi imposible” el éxito del proceso, que han calificado de “impresentable fraude”. 

Las empresas que simpatizaron al principio con la idea de la independencia “por cuestiones sentimentales” han dejado de hacerlo y sus responsables también se muestran “horrorizados ante esta deriva y ante el comportamiento de unos gobernantes que incumplen la ley y hacen alarde de ello”, según Javier Vega de Seoane, presidente del Círculo. “Algunos tuvieron la frivolidad, no de apoyar, pero sí de arropar esta deriva. Pero ahora tienen conciencia de que es un disparate”. 

Sin embargo, Vega de Seoane ha asegurado que los empresarios han de tener en cuenta todas las posibilidades y que por ello se habla de planes de contingencia. En el caso de una secesión catalana, las empresas se trasladarían “a otros países europeos y España podría ser el destino elegido”. 

En cuanto a la postura de la CEOE, el presidente del Círculo ha dicho que era “relativamente correcta”, pero ha asegurado que unas declaraciones posteriores del máximo dirigente de la patronal, Juan Rosell, en las que decía que había que encontrar un “término medio entre la independencia y el acatamiento porque sí”, le habían dejado “confundido”.

Vega de Seoane ha calificado como correcta y moderada la actuación del Gobierno en todo el proceso y ha asegurado que este es el momento de “buscar una salida” y hacer “prevalecer el Estado de derecho”. Para encontrar soluciones ha apelado a recuperar el espíritu de la transición cuando los ánimos estén más calmados.  

Source link