El Miradoriu, mucho más que un restaurante de playa | Fortuna

Frente al Cantábrico, en la salvaje y mágica playa de Vega, desde la que se puede contemplar las más bellas puestas de sol en Asturias, se encontraba, durante más de 50 años, Superman, un hostal en el que se podía comer cocina casera contemplando el mar. Los propietarios se jubilaron, y después de un par de años cerrado, esta primavera el local ha vuelto a abrir, con otro nombre, El Miradoriu de la Playa, colgando, como antaño, el cartel de completo.

De la gestión y de la cocina se ocupa ahora Luisa Cajigal, propietaria junto a Abel Álvarez del afamado Güeyu Mar, con el que mantiene bastantes sinergias. De hecho, ambos restaurantes se encuentran a escasos metros el uno del otro y comparten como base principal de la carta los productos del mar. Aunque en esta nueva aventura culinaria, Cajigal ha introducido guisos de cuchara y carnes. Una carta familiar con la que pretende satisfacer el gusto de un amplio perfil de comensales, en un espacio que abrirá, más allá del verano, los fines de semana. Si algo pretende ser El Miradoriu es un restaurante con vocación de permanencia, ir más allá del concepto de chiringuito de la playa. Porque la cocina que aquí se trajina dista de ser efímera y varía en función de la temporada. Todavía queda tiempo para disfrutar de unas sardinas y de bonito a la plancha, buen producto y bien tratado en cuanto al punto de elaboración. Entre los entrantes, coppa de lomo ibérico de Joselito, firma que también provee de carnes de cerdo ibérico para preparar a la plancha, croquetas o boquerones de Don Bocarte.

Almejas a la sartén.
Almejas a la sartén.

Los tortos de maíz acompañados de picadillo y de huevo merecen la pena probarlos, como la ensaladilla, que se acompaña de salmón ahumado, o cualquier plato de pescado, como los fritos de merluza o las almejas a la sartén. Tampoco falta, como sucede ahora en casi todos los restaurantes populares de Asturias, el cachopo, en formato para compartir. De plato de cuchara, fabada o pote asturiano. De postre, tarta de queso afuega’l pitu o arroz con leche. La carta de vinos incluye interesantes referencias. Precio: 40 euros.

El Miradoriu de la Playa: Playa de Vega (Ribadesella, Asturias). Reservas: miradoriu@gueyumar.es

Source link

Ruta al ritmo del Cantábrico | Fortuna

Son los guardianes del norte. Ocultas entre montañas tapizadas de pinos y un mar furioso se esconden las playas más salvajes del Cantábrico, refugio de surfistas y viajeros de furgoneta. Entre tanto esplendor natural buscamos asilo y seguimos los trazos del Camino de Santiago para toparnos con pueblos de auténtica estirpe marinera, desde Asturias, Cantabria o Euskadi.

Aquí el tiempo importa muy poco; sobra el reloj y no se teme a la lluvia. Aquellos que arriban al norte saben que esta es otra España y nosotros la vamos a explorar.

No tenemos prisa ni agenda que cumplir, pero por algún sitio hay que empezar y qué mejor manera que hacerlo a lo Carlos V en 1517: desembarcando en el puerto de Tazones, Asturias. La carretera que bordea la ría de Villaviciosa nos lleva hasta este pueblo marinero, ilustre por sus sidrerías y restaurantes especialistas en pescados y mariscos.

Tazones
Calles empedradas, hórreos y casas de marineros en el pueblo de Tazones. Cinco Días

En la ladera se enclava esta aldea de apenas 300 habitantes, calles empedradas, hórreos y coloridas casas de una y dos alturas a pie de mar. El olor a sidra y marisco seduce al viajero en su paseo por los barrios de San Roque y San Miguel, e invita a degustar las delicias de la gastronomía astur, como el arroz con bogavante o el pixín (rape) a la parrilla.

Saciados y sin perder de vista el mar, tomamos rumbo hacia Cantabria. Después de pasar otros templos pesqueros como Lastres o Colunga, hacemos una pausa en Ribadesella. Llegar a esta bonita villa, después de descender en piragua el río Sella desde Arriondas, es algo que hay que hacer, al menos, una vez en la vida. No tema, no es tan duro como dicen, ni mucho menos; además, podrá hacer alguna parada técnica en los chiringuitos repartidos en la ribera. Lo tienen todo pensado.

Concluida la hazaña, relájese en la playa de Santa Marina, en la desembocadura del río. Este bonito arenal, al abrigo de la colina de la Atalaya, tiene lujosas casonas de indianos reconvertidas en hotel-palacete y un ambiente surfero que empieza ya a tomar un papel importante en nuestro periplo.

Cuevas del Mar, Gulpiyuri, Torimbia o el Sablón, y así hasta 38. Las playas del concejo de Llanes son tan espectaculares como diferentes entre sí. Al pie de los Picos de Europa y con el siempre cambiante mar, se reparten extensos arenales o pequeños enclaves solitarios, entre cuevas y bosques que llegan hasta la arena en este paisaje exuberante cargado de contrastes. La de Cuevas del Mar cuenta con un chiringuito con buena comida, ambiente distendido y música chill out para acompañar el atardecer.

Trengandín
Bañistas en la playa de Trengandín, Cantabria. Cinco Días

Dejamos a un lado la autopista A8 para tomar la N 634 y atravesar la primera de las villas marineras cántabras, San Vicente de la Barquera, abrazada por el Parque Natural de Oyambre y custodiada por el imponente Castillo del Rey.

No tardamos en llegar a Comillas, el pueblo más modernista fuera de Cataluña. Nos sacudimos la arena y el salitre acumulados para dejar volar nuestra imaginación y respirar modernismo en estado puro por cortesía del Marqués de Comillas. Bajo su mecenazgo, a finales del XIX, arquitectos catalanes dejaron espléndidas muestras de su talento en la villa, como el Palacio de Sobrellano o la Universidad Pontificia.

Un jovencísimo Gaudí, crearía un idílico palacete, hoy conocido como el Capricho de Gaudí (entrada 5 euros) que parece recién sacado de una confitería o un cuento de hadas. Más allá del modernismo, encontramos en las típicas casonas de la plaza del Corro el lugar perfecto para un tentador encuentro con la gastronomía cántabra, al servicio del mar y la montaña.

La ruta discurre junto a lugares sugerentes como Santillana del Mar, Altamira, Cabárceno o la bahía de Santander, pero es en un lugar más apartado y tranquilo donde ponemos nuestro punto de mira.

Volvemos a la carretera locos por descubrir la costa vizcaína. Cruzamos la ría de Bilbao y rumbo norte nos perdemos en la inmensidad de los bosques de pinos que colman la montaña de Vizcaya, donde la carretera BI 631 zigzaguea hasta alcanzar, por fin, el bronco litoral. Los fans de Juego de Tronos y el resto de los mortales se maravillarán con la estampa de San Juan de Gaztelugatxe (o Rocadragón en la serie).

Rocadragón
Una senda sinuosa conduce hasta San Juan de Gaztelugatxe, la locación elegida por HBO para situar la fortaleza de Rocadragón en la serie Juego de Tronos. Cinco Días

Un islote rocoso conecta con la costa por un sendero sinuoso y escalonado que atraviesa un puente de piedra y asciende hasta llegar a la capilla erigida en honor a los marineros. Deberá dejar el coche en lo alto de la colina y prepararse para una buena caminata.

En la Reserva de la Biosfera Urdaibai, patrimonio de la humanidad, se esconde Mundaka, cerca de Bermeo, un pintoresco pueblo marinero con una de los mejores playas del Cantábrico para el surf, Laidatxu. A partir de otoño comienzan a llegar surfistas ansiosos por cabalgar su famosa ola de izquierdas, considerada la mejor de Europa.

Mundaka
Mundaka es un apacible pueblo marinero en la costa vizcaína. Cinco Días

Para terminar nuestro periplo marinero llegamos a Elanchove, al otro lado de la ría de Urdaibai. Parece imposible creer que hayan podido colocar de semejante manera esa hilera de casas de pescadores sobre el acantilado que parece derrumbarse sobre el mar. En el norte, cuanto más cerca se sienta el Cantábrico, mejor.

Guía para el viajero

Mundaka
Cartel en Mundaka. Cinco Días

Camino del Norte. Nuestra ruta norteña discurre en paralelo al Camino de Santiago del Norte, una de las alternativas al Camino francés, con mayor auge en los últimos años. Recorre parajes boscosos, playas salvajes y ciudades históricas como Bilbao, Santander u Oviedo.

La ola de Mundaka. No hay surfista que no conozca la famosa ola de izquierdas de la playa de Laidatxu en Mundaka. Cuatro metros de alto y 400 de largo son los culpables de que cada otoño el puerto marinero se convierta en lugar de peregrinación obligado en el mundo del surf.

Juego de Tronos a la vizcaína. Después del Guggenheim de Bilbao, San Juan de Gaztelugatxe es el monumento más visitado de Euskadi. Este verano, la serie de HBO, Juego de Tronos, ha colaborado con la causa recurriendo a este legendario paraje para ambientar los exteriores de Rocadragón, nuevo feudo de Daenerys Targaryen.

Source link

Arbidel, la terraza con estrella Michelin más económica y exclusiva | Fortuna

Es uno de los restaurantes con estrella Michelin más económicos de España. Arbidel, propiedad del cocinero Jaime Uz, consiguió hace tres años la distinción de la guía francesa, convirtiéndose en toda una referencia gastronómica de la bella Ribadesella. Abierto en 2009, supone la consolidación de este cocinero, formado en las cocinas de los vascos Martín Berasategui y de Hilario Arbelaitz (Zuberoa). El recetario de Uz se basa en una cocina de inspiración asturiana, a la que añade su particular sello vanguardista y el uso de ingredientes de otras procedencias, como México.

El espacio, escondido entre las callejuelas de la zona antigua de esta villa, es de reducidas dimensiones, con una capacidad para 40 personas, de los cuales 16 asientos son en terraza. Precisamente, con la llegada del verano la zona al aire libre se convierte en un agradable escenario, sobre todo de para disfrutar de alguno de los dos menú degustación que ofrece o de la carta.

El menú Atalaya 2017, el más corto, con un precio de 49,50 euros, con posibilidad de armonizarlo con vinos por 27 euros adicionales por persona, formado por aperitivos, cinco platos y dos postres. Arranca con una anguila ahumada y trufa, pilpil de coliflor, y ajonegro a modo de ajoblanco; sigue con un meloso de centollo, callos de bacalao y papada ibérica, con jalapeños y cítricos, un arroz marinero , una merluza a la romana, y un plato de clara influencia mexicana, elaborada con cerdo ibérico Joselito, vermut de manzana, cuitlacoche, habanero y guacamole. De postre, cremoso de chicle, naranja y jengibre; y un esponjoso de queso de Taramundi, miel y guirlache de nuez, nieve de remolacha y romero helado.

El otro menú, bautizado con el nombre del chef, cuesta 79,50 euros, con opción de maridaje por 39 euros más. En esta propuesta, además de los aperitivos, incluye diez platos salados y dos dulces. Entre ellos, ostra texturizada con cítricos y brotes verdes; gazpacho de manzana verde, sardina marinada y queso de Pría; vieira en escabeche de sidra y pomelo rosa; ravioli de pita pinta, carabinero asado, guayaba y yema; pixin (rape) asado con cuscús, o choco-pan con aceite de romero cristalizado. El precio a la carta, 60 euros.

Arbidel. Calle Oscura, 1. Ribadesella (Asturias). Tel. 985 861440. www.arbidel.com.

Source link

Los minibuses de Iveco y Mercedes llevan carrocería asturiana | Compañías

A finales de los años cincuenta, Asturias se encontraba inmersa en un desarrollo económico sin precedentes sustentado por dos incipientes gigantes: la minería y la industria. En este contexto, en 1957, Elías Quince y Óscar Fernández fundaron Carrocerías Ferqui, con el nombre de Talleres Felicidad. Empresa de fabricación de carrocerías para todo tipo de vehículos: de viajeros, especiales, frigoríficos e incluso funerarias.

“Al principio hacían de todo”, explica Faustino Quince, consejero delegado de Ferqui e hijo de uno de los fundadores. “Arreglaban y fabricaban carrocerías metálicas para toda clase de vehículos, aunque en los sesenta empezaron a centrarse en los autobuses de pasajeros de todos los tamaños por la gran demanda que exigía el auge de la industria y la minería en Asturias. Ferqui creció gracias a eso. Había cien empresas de transportes de viajeros en la región y estábamos a la cabeza”, añade el presidente.

Llegamos a Noreña, uno de los principales focos industriales del centro astur y la gran flota de minibuses emplazados a la entrada indica que ya estamos en la fábrica de Ferqui. La empresa, como la conocemos hoy, Carrocerías Ferqui SL, se constituye en marzo de 1969, en el momento en que sus propietarios abandonaron el pequeño taller que tenían alquilado para levantar su primera fábrica.

Iveco acapara el 75% de las ventas de la compañía y Mercedes-Benz, el 25%, aunque las cifras van fluctuando

“Pasaron de tener 8 empleados a 30”, explica Quince. En 1991 abrieron la actual fábrica, de 10.500 m2 . Disponen, a su vez, de otras instalaciones, de 5000 m2, que albergan el centro técnico donde se elaboran los prototipos. “En los noventa fabricamos carrocerías de vehículos para la Expo de Sevilla o los Juegos Olímpicos, pero ya a finales de esta época transformamos nuestra imagen: dejamos de reparar, de hacer vehículos especiales y grandes para hacer minibuses”, cuenta el consejero delegado. “Ferqui se convierte en ese momento en una empresa exportadora”.

Fabricaban vehículos de 12 metros por encargo para Alemania, Francia, Holanda o Reino Unido. Las exportaciones llegaron a suponer, con la entrada en circulación del euro, el 60% de sus ventas y en un momento hasta el 75%. En la actualidad, la actividad en el exterior ha quedado relegada al 25%, en parte, aclara Quince, por el éxito nacional del modelo Sunrise.

Trabajo con fabricantes

Ferqui factura anualmente en torno a 15 millones y medio de euros, pero ¿para quién hace carrocerías? “Trabajamos con dos marcas de fabricantes de vehículos, la italiana Iveco y la alemana Mercedes”, matiza el presidente. “Ahora vendemos más a Iveco, que acapara el 75% de nuestras ventas, mientras que Mercedes, el 25%, aunque va fluctuando”, apunta. Las marcas suministran el chasis y Ferqui la carrocería, pero son los fabricantes los que venden el producto final.

La empresa cuenta con distribuidores y agentes comerciales por toda la UE. Los concesionarios de las marcas, cuando están cerrando una venta, suelen traer al cliente aquí para que vea el proceso de fabricación.

Además de las instalaciones en Noreña, Ferqui abrió en 2007 una fábrica en Turquía, debido a los competidores que estaban apareciendo en Europa del Este y Asia. Esta planta nace como un soporte a la de Asturias, para abaratar los precios, pero no ha dado los resultados que esperaban.

“Esta fábrica ya no sirve, estamos en otra fase de la globalización, no es rentable”, sostiene Quince. “Las fábricas en el exterior ya no son una ventaja competitiva, pueden serlo para productos de bajo nivel de conocimiento, pero hacer una carrocería requiere cualificación media-alta”. Ferqui tiene una participación del 57% en esta empresa de Turquía que factura tres millones, con una producción de 85 autocares al año.

Fases de producción

En Ferqui trabajan hasta 167 empleados, 105 fijos y 65 de ETT (temporales), repartidos en las secciones administrativas, comerciales, técnicas y de producción. En el departamento técnico nace el concepto. Ingenieros y diseñadores desarrollan la idea del modelo que va a tener mayor demanda. Elaboran un prototipo que se estudia, se prueba y se consulta con los clientes para pasar luego a la fase de producción, una vez aprobado.

La producción queda en manos de soldadores, caldereros, chapistas especialistas en fibra de vidrio, pintores, tapiceros y electricistas que trabajan en cuatro fases diferentes: composición de la estructura en acero galvanizado, montaje de las placas de fibra de vidrio, pintura y remate. “Es un poco más complejo”, asegura Faustino Quince. “Cada fase en sí tiene varias subfases. Habría 12 en total”, precisa.

Desde que nace la idea hasta que sale el vehículo a la carretera pasa poco más de un año. Cada día entran en la cadena de fabricación uno o dos vehículos con una producción de 300 anuales. Con la aportación de la filial turca alcanzan los 400. Ferqui cuenta ahora con cuatro modelos: Sunrise, Sunset X y Nora para Iveco, y Sunset S3 para Mercedes, de entre 7 y 9 metros de longitud y de 28, 30 o 32 plazas.

Datos básicos

José Faustino Quince, presidente y consejero delegado de la compañía, en la fábrica de Noreña.
José Faustino Quince, presidente y consejero delegado de la compañía, en la fábrica de Noreña.

Facturación. Carrocerías Ferqui factura 15,5 millones de euros al año.
u Empleados. Entre el departamento de producción, técnico, administrativo y comercial trabajan 167 personas, de las cuales 105 son fijos y 65, temporales.

Producción. La fábrica de Noreña produce cerca de 300 unidades al año (alrededor de dos por día). Con la factoría de Turquía pueden sumar hasta 400.

Premios. Ha recibido reconocimientos como el Minibús del Año en Reino Unido (2004) y en España (2011 y 2014). También el de Mejor Diseño Interior en 2004 en la Busworld, la convención del sector, que se celebra cada dos años en Kortijk, Bélgica.

Modelos. El Sunrise, que fabrica para Iveco junto con el Sunset X y el Nora, es el modelo más vendido. El Sunset S3 de Mercedes es el segundo en ventas.

“Estamos arrasando con el modelo Sunrise en España. Gracias al incremento de las ventas, hemos pasado de producir 240 a 300 unidades al año, 100 de las cuales corresponden al Sunrise”, afirma Faustino Quince. Los precios oscilan entre los 105.000 y 135.000 euros, según el modelo y las diferentes prestaciones.

¿Por qué sigue habiendo carroceros?, se pregunta el consejero delegado de la compañía. El precio final del producto si se separa la fabricación del chasis del de la carrocería resulta más barato que el formato completo que pueda hacer el fabricante.

Sin embargo, desde hace varios años, las marcas han empezado a deslocalizar su producción para ofrecer precios más bajos en su formato completo, afectando a los fabricantes de carrocerías.

“Han desaparecido del mapa”, lamenta Quince. “En España, por ejemplo, solo tenemos tres competidores: UNVI, Indcar y Car-bus.net. Los grandes no son competidores nuestros. Por eso nos llevamos tan bien”, concluye entre risas.

Una compañía con 60 años y tres generaciones

Instalaciones de la compañía en el polígono de Noreña.
Instalaciones de la compañía en el polígono de Noreña.

Han pasado 60 años desde que Elías Quince y Óscar Fernández fundaron los Talleres Felicidad. Desde entonces, la empresa ha estado en manos de las dos familias fundadoras (de ahí el nombre Ferqui) y la totalidad de su capital ha sido siempre nacional.

En 1979 entró a formar parte del grupo una empresa de capital riesgo asturiana, con una participación del 15%, lo que dejó a ambas familias con un 42,5% cada una, porcentajes que conservan hasta la actualidad.
Hasta tres generaciones han formado parte de Ferqui a lo largo de estos 60 años. El consejo de administración está conformado por dos representantes de cada familia, con funciones comerciales, administrativas, técnicas y de ventas. José Luis López es el quinto integrante y representa a la sociedad de capital riesgo.

Faustino Quince tiene claro que el futuro de la empresa pasa por su capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías de digitalización, impresión 3D, autonomía en la conducción y exigencias europeas en seguridad y contaminación. “En la medida en que sepamos crear ese entorno, Ferqui seguirá viviendo. Debemos adaptarnos”, confía Quince.
La compañía fabrica minibuses para todos los países de la UE. “Todos nuestros vehículos tienen la homologación europea. Debemos cumplir hasta 25 medidas de vuelco, anclaje de los asientos, cinturones, ruido, control de incendios, seguridad o emisiones”, detalla el presidente. La compañía se ha adaptado a la normativa Euro 6c de gestión del consumo y emisiones.

Quince lo tiene claro: lo que diferencia a Ferqui de sus competidores nacionales o internacionales es su atención al cliente, su buena relación calidad-precio y, sobre todo, su servicio de posventa. “Si tiene un problema, un choque o una avería, en 24 horas lo tiene reparado, esté donde esté”, asegura. “Somos una empresa pequeña, que hace vehículos pequeños en un sector (ahora) pequeño. Si queremos continuar otros 60 años debemos seguir en esta línea”, apunta.

Source link

Cinco rutas por pueblos con piel y alma leonesa | Fortuna

Primera parada: Tejedo y Pereda de Ancares, dos pueblos del municipio de Candín (El Bierzo), a casi dos horas de León capital. Un valle recóndito, en la punta oeste con Galicia y Asturias, al que se accede en coche, y visiblemente despoblado, apenas 13 habitantes en el primero y menos de 50 en el segundo. Sorprende su naturaleza salvaje, sus bosques de roble, abedules y castaños centenarios, esculturas vivas, con piel por los años, a los que hay que atravesar para conocer su alma. No basta con hacerse la foto. El lugar, donde se ve alguna colina rasa, víctima de un incendio reciente (el fuego es otra de sus señas), demanda otro tipo de viajero.

Los detalles. Es como volver al pasado, hoy alterado para los vecinos. Con casas de piedra, madera y tejados de pizarra, antaño predominaba la palloza –la típica construcción circular de origen celta, de piedra y techo de paja, muy modesta, donde convivían los ancareses y el ganado en invierno–. Pocas sobreviven, pero están muertas por su desuso y costoso mantenimiento (la vida se hacía dentro y el humo de la chimenea cauterizaba el techo, evitando la visita de ratones; con los inviernos más cálidos esto ha cambiado. Tampoco se cultiva centeno, la materia prima). Por eso son simple atracción turística. En la zona, que mezcla castellano, gallego y asturiano, también se echa de menos su anterior esplendor agrícola, reducido a huertos y pastos extensivos.

Un plus. No se vaya sin subir al pico Miravalles (1.966 m) y probar su contundente gastronomía: cecina, chorizo, queso de cabra, botillo, frisuelos de setas y crema de limón con castañas en el hotel rural Valle de Ancares o el Rincón del Cuco.

Source link

Diez recorridos sin miedo al calor | Fortuna

Elegir el lugar de vacaciones a veces es una ardua tarea y más si pretendemos ser originales. Las rutas gastronómicas y enológicas o los viajes de bienestar y salud para realizar una puesta a punto en verano suman adeptos, pero se reinventan y renuevan sus propuestas. Nos importa cada vez más el alojamiento y valoramos tanto el entorno como las estrellas que nos aseguran el máximo confort.

Amamos la naturaleza, las horas de sol y las rutas alternativas que nos permiten un poco de aventura y estamos dispuestos a dar la vuelta al mundo por tierra, mar o aire en busca de paisajes insólitos, culturas milenarias y restos arqueológicos.

Sin salir de España –en hoteles con encanto cerca de antiguos lagos glaciares, de pícnic de lujo en un parque natural, de bodega en bodega o perdidos en una isla minúscula– o fuera de nuestras fronteras –probando cocinas desconocidas, descubriendo el sol de medianoche o auroras boreales, a pie con porteadores como los antiguos exploradores, entre volcanes o cañones de vértigo–. ¡Es tiempo de vacaciones!

Verde y con encanto al borde de un lago glaciar

Bosques, lagos, historia, arte y un alojamiento con mucho encanto para pasar unas vacaciones muy verdes. Desde el hotel rural Las Treixas tendrá acceso a todo ello y mucho más, como tratamientos de bienestar en su spa. Enclavado en Puebla de Sanabria, incluido en la lista de los pueblos más bonitos de España y considerado conjunto histórico-artístico por la singularidad de sus monumentos, este hotel boutique es un antiguo convento cisterciense del siglo XIV, rehabilitado y único, que cuenta con cuatro estrellas verdes –calificación que identifica y premia entorno y situación–.

Las Treixas está ubicado en plena ruta del románico, en la misma villa donde se conserva un castillo del siglo XV y en pleno Parque Nacional del Lago de Sanabria, uno de los lagos glaciares más grandes de Europa y el mayor de España, a escasos kilómetros del famoso bosque de Teixedelo. Un entorno ideal para hacer senderismo, piragüismo o pescar en los ríos Tera y Castro.

Rutas con vistas en territorio salvaje

La ventana de Dios
La ventana de Dios en Mpumalanga. Turismo de Sudáfrica

Un destino tendencia sobre todo para los que aman la naturaleza, los deportes al aire libre y las excursiones. Sudáfrica ofrece una variedad casi infinita de rutas aptas para cualquier nivel de forma física. Entre las opciones, puede elegir la Ruta Panorama, en la provincia de Mpumalanga, al este del país; las colinas de Ciudad del Cabo, en Eastern Cape, o el pico más alto del país, en Drakensberg, en KwaZulu-Natal. Todos estos lugares tienen un valor añadido en común, ya que ofrecen unas vistas de infarto.

La ventana de Dios (God’s Window) es uno de los puntos culminantes de la Ruta Panorama. Fácilmente accesible, le llevará a descubrir cascadas de saltos infinitos o impresionantes gargantas de montaña. En los días claros reconocerá el famoso parque Kruger y hasta divisará Mozambique. Muy cerca está Blyde River Canyon, el tercer cañón más grande del mundo, desde donde emergen las Tres Hermanas, tres espigadas formaciones dolomitas.

Vestigios coloniales a los pies de los volcanes

Volcán Misti
Volcán Misti en Arequipa. Promperú

Paisajes asombrosos, un rico pasado cultural y una gastronomía exquisita son algunas de las señas de identidad de Arequipa, al sur de Perú y una de las regiones más bellas del país. Sus edificios civiles y religiosos, como la Plaza de Armas, la catedral o el monasterio de Santa Catalina, reflejan el pasado colonial de la capital, a veces socavados por antiguos terremotos.

La región ofrece una naturaleza desbordante vigilada por volcanes, pantanos y cañones. Sus volcanes más famosos son el Misti, el Chachani y el Pichu Pichu, en la reserva de Salinas y Aguada Blanca; en el santuario de las Lagunas de Mejía viven hasta 195 especies de aves y desde el mirador de la Cruz del Cóndor, en el cañón del Colca, uno de los más profundos del mundo con 4.150 metros de depresión, podrá deleitarse con el vuelo de esta mítica ave. En las picanterías, locales típicos donde se sirven platos tradicionales, pruebe el chupe de camarones, rocoto relleno, adobo o solterito de queso.

Rincones casi secretos para perderse en la isla

Cap de Barbaria
Cap de Barbaria en Formentera. ATB

Calas paradisiacas, un clima suave todo el año y una inusitada tranquilidad convierten a Formentera en un destino diez para una escapada, pero además la menor de las Baleares esconde sorprendentes lugares para perderse: desde lagunas a faros recónditos o pueblos pintorescos. Uno de estos lugares únicos es Caló de Sant Agustí, un pueblo pesquero en el sudeste de la isla en el que sus calas de arena de Ses Platgetes contrastan con los acantilados de La Mola.

Muy cerca se inicia la Ruta Verde 25, un recorrido ascendente por La Mola, el Camí de Sa Pujada, con las mejores panorámicas de la isla. En el extremo este de Formentera está el faro deLa Mola, un lugar mágico desde donde se divisa un horizonte infinito; otro faro, el de Cap de Barbaria, ofrece las mejores puestas de sol, y la pequeña laguna de Estany des Peix es ideal para practicar deportes náuticos. Sa Pedrera es un espectacular desierto de rocas con curiosas formas y fantástico para el esnórquel.

De bodega en bodega por los templos del vino

Rioja Alavesa
Viñedos de la Rioja Alavesa. Thabuca

Catar vinos y adivinar sus matices, descubrir la tradición vitivinícola viajando en el tiempo por bodegas de la Edad Media, conocer algunas de las más antiguas familias bodegueras, dejarse sorprender por los más vanguardistas templos del vino o saborear la gastronomía local son algunas de las experiencias exclusivas que ofrece Thabuca Wine Tours para conocer los caldos de la Rioja Alavesa.

De la mano de expertos guías locales podrá adentrarse en una de las zonas enoturísticas más importantes de España. Las visitas están dirigidas a grupos de entre dos y siete personas, con salidas regulares desde las localidades de Laguardia, Elciego, Villabuena y Labastida, y dos opciones: Boutique Rioja, con una selección de tres bodegas boutique con extensas catas y un recorrido guiado por la villa medieval de Laguardia, y Rioja Discovery, con visita a dos bodegas de estilos contrastados con cata, ruta por pueblos emblemáticos y otra panorámica por la comarca.

Comidistas sin zona de confort

Ternera
Plato de ternera del restaurante Field. Czech Tourism

La República Checa es uno de los países más bellos de Centroeuropa y su capital, Praga, una de las joyas del Viejo Continente. Esta ciudad es también un nuevo destino gourmet, con tres restaurantes con estrella Michelin (Field, Alcron y La Degustation Bohême Bourgeoise), pero además podrá encontrar muy buenas propuestas a muy buen precio por todo el país, que le dejarán muy buen sabor de boca.

Al este de Chequia, en la monumental Olomouc, destaca Entrée Restaurant. De la mano del chef Premek Forejt, este establecimiento –presidido por un frondoso jardín vertical– y sus platos –productos locales de temporada– son una auténtica oda a la naturaleza. La vibrante Brno, al sureste del país, con sus bares y restaurantes de moda que inundan el casco histórico. Retro Consistorium es un acogedor local apto para comer, tomar un café acompañado de un suculento postre de Dolce Passione, degustar un excelente vino local o una cerveza de trigo Erdinger.

La travesía por mar más bella del mundo, a la carta

Individuales, en grupo con amigos o con la familia son algunas de las modalidades de crucero a la carta que ofrece Hurtigruten a sus pasajeros para disfrutar del llamado viaje por mar más bello del mundo y sus actividades en cualquier época del año. Una ruta legendaria que recorre la costa de Noruega de sur a norte, durante la cual podrá disfrutar del sol de medianoche en verano, que tiñe de naranjas, rojos y amarillos el paisaje más allá del círculo polar ártico o de las auroras boreales que colorean los cielos noruegos en invierno.

Para sus diversos itinerarios a bordo del Expreso del Litoral, tanto el clásico Bergen-Kirkenes-Bergen (12 días) como las rutas Rumbo Norte (7 días) y Rumbo Sur (6 días), un equipo de expertos le diseñará un viaje a medida, tanto a bordo como fuera del barco, con todo tipo de servicios: vuelos internacionales y domésticos, alojamiento en tierra, traslados privados, visitas guiadas, excursiones, actividades o alquiler de vehículos.

Pícnic de lujo en el bosque

Tierra del Agua
La mesa en el bosque del hotel Tierra del Agua. TDA

Si es de los que no se conforma con que el menú sea suculento, sino que valora el entorno donde va a degustar los platos, déjese sorprender por La mesa en el bosque, el nuevo plan foodie para disfrutar del buen tiempo y de un apetecible almuerzo en pleno Parque Natural de Redes (Asturias). Una experiencia más, en este caso gastronómica, que ofrece el hotel boutique Tierra del Agua a sus huéspedes para que conozcan algunas de las bondades de Asturias.

Situado en la localidad de Caleao, en el increíble paraje de esta reserva de la biosfera, el hotel saca a su restaurante gOtta de sus cuatro paredes para hacer un pícnic de lujo, rodeado por una frondosa arboleda de hayas y robles y con el sonido de los pájaros como música de fondo. ¿El menú? Quesos artesanos del Principado, un poké de violetas, salmón ahumado y flores silvestres o sushi de Caleao, entre otras delicatessen regadas con sangría de sidra para disfrutar sin prisas en plena naturaleza.

Aventura y ‘trekking’ para principiantes

Lijiang
Parque del dragón negro en Lijiang.

Si es de los que le gusta la aventura, descubrir culturas milenarias y los recorridos con porteadores y a pie, la Ruta del Tíbet puede ser una opción. Un viaje de trekking por la región de Yunnan, en el sur de China y fronteriza con Tíbet.

Un itinerario que le descubrirá algunos de los lugares más tradicionales del gigante asiático, donde las montañas parecen no tener techo, los ríos se multiplican en el paisaje y etnias milenarias como los naxis –minoría étnica que conserva una escritura propia de más de 3.000 años de antigüedad–, los yi o los mosus –pueblos que aún mantienen un régimen matriarcal– sobreviven a lo largo del mítico río Yangtsé (río largo), la meseta tibetana y el lago Lugu.

Este recorrido le llevará hasta la ciudad medieval de Lijiang, construida sobre canales y al pie de la montaña del dragón de Jade. Una ruta de 15 días para grupos de entre 6 y 15 personas, con salidas desde septiembre, en Viajes Sanga.

Viajar con los más pequeños es cosa de niños

Desayuno para niños
Kids Corner de desayuno para niños de NH. NH Hotel Group

Viajar con niños no siempre resulta fácil y entretenerlos, menos. Cada vez más líneas aéreas y hoteles tienen productos específicos para satisfacer las necesidades de sus pequeños clientes. NH Hotel Group acaba de lanzar su oferta Families, welcome, su nueva propuesta para las familias más viajeras.

El programa incluye un brilliant basics para los más pequeños –cunas, tronas y canales de entretenimiento especiales en la habitación–; kids corner en las áreas de restauración, con una selección única de productos saludables y de primera calidad para el desayuno de los niños; amenities de baño con los personajes de Nico & Hanna, y un asistente familiar 24 horas al día que proporcionará a los adultos toda la información práctica que necesiten cuando quieran salir del hotel, como los mejores restaurantes para ir con niños o las actividades para realizar en familia, entre otros servicios destinados a hacer más fáciles y entretenidas las vacaciones.

Source link