La Airef alerta: habrá menos ‘colchón’ por el superávit de los grandes ayuntamientos | Mi dinero

Los ayuntamientos son la Administración más ejemplar a la hora de cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria y vienen salvando la cara a otros sectores, fundamentalmente mitigando el abultado déficit de la Seguridad Social. Sin embargo, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha alertado hoy sobre la reducción que se está produciendo este año en el colchón que suponen las cuentas de los 16 grandes ayuntamientos, de más de 250.000 habitantes.

En concreto, las estimaciones de este organismo apuntan a que estas 16 grandes corporaciones locales prevén reducir este año su superávit agregado en casi un 40%, con lo que pasarán de un saldo positivo de 1.784 millones de euros en 2016 a 1.075 millones al final del presente ejercicio.

Esto ha llevado a la Airef a confirmar un cambio de tendencia que ya había detectado este organismo auditor de las cuentas públicas. “En 2016, mientras el conjunto de Corporaciones Locales incrementó su superávit en casi un 40% respecto a 2015, las granes entidades redujeron su superávit agregado en torno a un 1%, lo que supuso que el resto aumentó su capacidad de financiación en más de un 60%”, indican desde la Airef.

Ahora este superávit agregado de los grandes ayuntamientos se reduce un 40% arrastrado en términos absolutos por la disminución del saldo positivo de corporaciones como la de Madrid que se prevé que obtenga un superávit de 622 millones de euros, un 44% menos que el año anterior; el ayuntamiento de Barcelona, que pasará de 113 millones de superávit a 26 millones, una reducción del 77%. Si bien Bilbao registra porcentualmente el mayor empeoramiento al pasar de tener un superávit de 11 millones en 201 a un déficit previsto de 29 millones de euros este año, lo que representa un recorte del 360%.

Estos datos “quedan matizados”, según este organismo, si se ponen en relación con el tamaño del presupuesto local. En este caso, el ayuntamiento de Córdoba es el que más empeora sus cuentas, ya que pasa de tener un superávit del 23% de sus ingresos al 4,8%, lo que representa un recorte de 18,4 puntos. Le sigue el ayuntamiento de Madrid, que reduce el peso de su superávit del 23% de sus ingresos no financieros al 10,3%.

Sin embargo, no todas las grandes ayuntamientos son portadores de malas noticias. La Airef destaca el buen comportamiento de las corporaciones de Málaga y Sevilla. La capital andaluza prevé obtener un superávit este año de 86 millones de euros frente a los 59 millones del año pasado, un 45% más. Mientras que en Málaga el saldo positivo aumentará un 34% hasta los 93 millones de euros. Igualmente, el ayuntamiento murciano ha logrado pasar de un déficit de 147 millones de euros en 2016 a un superávit previsto de 5 millones este año.

Pese a este empeoramiento de las cuentas agregadas de los grandes ayuntamientos, la Airef indica que “todos los datos disponibles muestran una probable tendencia al alza del superávit a obtener a fin de año por el subsector” formado por la totalidad de las corporaciones locales.

Source link

La hipoteca se encarece hasta 700 euros al año si no se contratan otros productos con el banco | Mi dinero

Después de conocerse las principales novedades que prevé incluir la reforma de la ley hipotecaria, donde se prohíbe que el banco obligue a contratar productos extra con la hipoteca, el portal Kelisto.es ha elaborado un estudio sobre cuánto podría encarecerse la cuota a pagar si el cliente decide no vincularse a la entidad bancaria con otros productos que no sean la hipoteca.

Desde este portal recuerdan que la reforma contempla esa prohibición, si bien al mismo tiempo permite que los bancos continúen bonificando a quienes sí acepten cierta vinculación. Así, con las cifras disponibles de hipotecas medias y tipos de interés aplicados, el estudio ha comparado el sobrecoste que puede llegar a suponer decidir no vincularse con la entidad financiera más allá del préstamo hipotecario.

La cuota se encarece de media 700 euros si el titular opta por no contratar productos vinculados como seguros, planes de pensiones o tarjetas. Hasta ahora, el informe pone de manifiesto cómo el 100% de los bancos requiere que el cliente contrate una media de cinco productos o servicios vinculados para poder acceder al interés más bajo de su oferta hipotecaria. Los más habituales son la domiciliación de la nómina (requerida en el 100% de las hipotecas), la contratación de un seguro del hogar y otro de vida (ambos, presentes en el 90% de las ofertas), realizar cierto consumo con tarjetas, así como contratar y realizar aportaciones a planes de pensiones (ambos, en el 43% de las ofertas).

“Si se rechaza esta vinculación, los bancos suben el interés que cobran por sus hipotecas: en el caso de las variables, el diferencial medio pasaría del 1,2% al 2,3%, lo que supone un encarecimiento del 91,6%; si se optara por una fija, la subida sería menor: se pasaría de cobrar un 2,3% a aplicar un 3,4%, lo que implica un incremento del 47,8%”, explica la portavoz de Finanzas Personales de Kelisto.es, Estefanía González.

Ahora bien, explican las mismas fuentes que esta subida no se produce de una sola vez. “Dependiendo de los productos que se rechacen contratar, la subida será mayor o menor”, aseguran. De hecho, el mayor encarecimiento se suele producir si el consumidor decide no domiciliar su nómina en el banco al que solicita el crédito. En ese caso, subraya el estudio, el interés que paga aumentará en 0,7 puntos porcentuales. Tras esa vinculación, la más deseada por las entidades, se sitúa la contratación de un seguro de vida, que puede encarecer el préstamo hasta en 0,4 puntos y la de un seguro de hogar (+0,3 puntos).

De esta forma, rechazar toda la vinculación propuesta por el banco provocaría que la cuota anual que el consumidor paga por su hipoteca variable aumentara en 695,4 euros al año, lo que supondría abonar 15.298,8 euros más al final de la vida del préstamo, teniendo en cuenta que el plazo medio de amortización contratado, según el INE, es en la actualidad de 22 años. En caso de que se hubiera optado por una hipoteca a tipo fijo el encarecimiento sería aún mayor. La cuota anual a pagar subiría, de media, 750,6 euros al año, lo que implicaría un desembolso extra de 16.513,2 euros más cuando se terminara de devolver la deuda.

Kelisto.es ha elaborado estos cálculos teniendo en cuenta los datos sobre hipotecas fijas y variables que aparecen en las páginas web de las entidades financieras. Se han excluido aquellos bancos que no ofrecen información sobre el diferencial o tipo de interés que aplica si no se cumple con la vinculación y las que no ofrecen bonificaciones por vinculación, sino por otros criterios, como ocurre con la Hipoteca Triodos, que premia la eficiencia energética del inmueble comprado.

Por entidades, las que más encarecen sus hipotecas si no se contratan productos vinculados son Banco Caixa Geral (dos puntos porcentuales más), Liberbank (1,99 o 1,95 puntos más en función de la hipoteca), Ibercaja (+1,5 puntos) y Banco Santander (+1,40). En el extremo contrario, se sitúan Cajasiete (+0,5 puntos), Activobank (+0,75), Caja de Ingenieros (+0,76) y Bankoa (+0,80).

El panorama es similar en lo que respecta al número de productos vinculados que exige cada banco para acceder al interés más bajo: Banco Caixa Geral, Caja de Ingenieros e Ibercaja son las entidades que más extras requieren, con un total de seis. Por el contrario, las menos exigentes son Openbank (con uno solo) y Activobank (con tres).

El efecto de los productos vinculados también es distinto en función de la comunidad autónoma, ya que la hipoteca media contratada varía de forma significativa en cada región. Madrid es la comunidad donde más se encarecería el préstamo de no contratarse los productos asociados (971,7 euros al año), seguida de Baleares (896,8 euros), Ceuta (886 euros) y Cataluña (858 euros). En cambio, Extremadura (435,88 euros), Murcia (472,2 euros) y Canarias (475,8 euros) es donde menos se incrementaría la cuota anual.

Source link