Premios Cinco Días a la Innovación: Al ataquerrr | Fortuna

El chiste era lo de menos, lo importante era cómo lo contaba. Daba igual lo que dijera, tampoco había que esperar hasta el final para descubrir en qué acababa la gracia y soltar la esperada carcajada. Con él, con Chiquito, la risa estaba garantizada desde el primer instante. Fue el gran innovador del humor de las últimas décadas. No echaba mano de recursos escatológicos, ni del chiste picantón, ni humillaba a ningún colectivo. Su humor era limpio, travieso. Se inventó un lenguaje propio, que adoptó media España.

Palabras como fistro, jorl, condemor o duodenal, o expresiones como pecadores de la pradera, no puedorr, al ataquerrr o por la gloria de mi madre han sido adoptadas al vocabulario de muchos y se quedarán en la memoria de otros tantos para siempre, ahora que Chiquito de la Calzada ya no está. Este malagueño, que se había dedicado al flamenco y tenía tablas sobre el escenario, además de experiencia internacional, ya que para ganarse las habichuelas tuvo que expatriarse hasta el mismo Japón, irrumpió en la pequeña pantalla de televisión a los 62 años. El hechizo con los telespectadores fue inmediato. Era diferente, pero sobre todo era mayor para los cánones de la televisión y ni qué decir para los del mundo de la empresa, donde impera una ley no escrita por la que se acostumbra a expulsar del mercado de trabajo a aquellos que sobrepasan la cincuentena, sin medir realmente cuál puede ser la aportación de estos a la organización.

A Chiquito el éxito le llegó en la madurez porque supo innovar, aportar algo diferente a la empresa más difícil que existe en la vida, la de saber hacer reír. Y lo hizo con elegancia, la que otorga la experiencia.

Source link

Innovación: La innovación sobrevive pese a la falta de financiación | Fortuna

La innovación es la palanca que, históricamente, ha marcado la diferencia entre las sociedades más avanzadas y aquellas que se han quedado atrás. Hoy, en un momento en el que el ritmo de transformación es exponencial y la velocidad del cambio aumenta a pasos vertiginosos, quien llegue tarde a la carrera se quedará fuera de la foto. “Estamos en un momento de transformación que afecta a la economía y a nuestras formas de vivir. Los avances en biología, robótica y digitalización están permitiendo diseñar nuevos modelos de negocio y soluciones que eran difíciles de poder imaginar hace 10 años”, explicó el pasado jueves el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, en la décima edición de los Premios CincoDías a la Innovación Empresarial, celebrados en CaixaForum Madrid y que, como cada año, contaron con el patrocinio de La Caixa y Repsol.

Es necesario, por ello, que todos los agentes económicos se involucren en el cambio. Desde las empresas hasta las instituciones académicas, y cómo no, las Administraciones públicas. “En el Gobierno estamos decididos a apoyar la ciencia y la I+D+i”, prosiguió el ministro. Por ejemplo, a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), “que tiene como objetivo fundamental apoyar la innovación vinculada al mundo empresarial”.

Con esta institución se ayuda a startups, se invierte en capital de empresas innovadoras, o bien con capital semilla o private equitiy. “La inversión en capital va a ser una de las formulas mas importantes, y con ella apoyamos a las empresas para competir internacionalmente”, recalcó De Guindos. Tras varios años, aseguró, ya se empiezan a recoger los resultados. “Nuestras empresas, universidades y centros de investigación han recibido 2.400 millones de euros de los fondos, convirtiendo a nuestro país en un receptor de fondos del plan Horizonte 2020”. El papel de la innovación española también se percibe allende las fronteras, con un papel fundamental en centros como el Reactor ITER (Reactor Experimental Termonuclear Internacional, por sus siglas en inglés), el Observatorio Astral Europeo o el CERN de Suiza, tres proyectos resaltados por el ministro.

El papel de todos los agentes que intervienen en impulsar la innovación es, por ello, fundamental. Así, los premios otorgados por CincoDías tratan de reconocer, año tras año, todos estos avances, laureando las mayores innovaciones en el campo de la empresa, de la universidad y de la responsabilidad social corporativa. Además, por primera vez, en esta edición se ha reconocido la mejor trayectoria ligada a la innovación, premiando al gigante textil español Inditex.

Así, la compañía zaragozana Libelium se impuso en esta ocasión en la categoría del proyecto empresarial más innovador, gracias al desarrollo de una plataforma propia y de unos sensores capaces de monitorizar la actividad de plantas, ríos, cultivos, animales o ciudades y conectar entes y seres inanimados con internet. “Gracias por crear espacios como este, donde se reconocen las buenas prácticas de empresas que crean riqueza y empleo a través de la innovación”, apuntó la directora de comunicación de Libelium, Elena García-Lechuz, quien enfatizó en la necesidad de acabar con la brecha digital que existe entre lo que necesitan las empresas y lo que da el mercado de trabajo. “Si no lo hacemos cuanto antes, pondremos en peligro el futuro”, aseguró.

La inversión en capital va a ser una de las formulas mas importantes para competir internacionalmente

Luis de Guindos, ministro de Economía, Industria y Competitividad

El jurado decidió que el galardón a la acción empresarial más innovadora ligada a la universidad recayese este año en BEOnChip, una spin-off de la Universidad de Zaragoza, por la creación de dispositivos microfluídicos para el cultivo celular en ambiente biomimético. “Hay que facilitar el trabajo de los investigadores y conseguir que se produzca una transmisión real del conocimiento que se genera en la universidad al tejido productivo”, subrayó Rosa Monge, responsable de I+D de la firma.

Por su parte, Vía Célere fue reconocida con el premio a la iniciativa más innovadora en responsabilidad social corporativa por su proyecto Espacio Fácil, un centro dedicado a investigar y diseñar edificios accesibles que permitan a cualquier persona con anomalías intelectuales orientarse en ellos. El presidente del grupo, Juan Antonio Gómez-Pintado, agradeció su colaboración a Afanias, a la Universidad La Salle y, especialmente, a la arquitecta Berta Brusilovsky, “la persona que más ha colaborado y más tiempo lleva investigando en esta temática”.

Queda claro que no hay área que se escape de la disrupción: desde la producción a los servicios posventa, pasando por una interacción con los clientes cada vez más continua y hecha a medida. Pero, ¿están las empresas y sus gestores preparados para la era de la innovación permanente? La directora general de Google España y Portugal, Fuencisla Clemares, lanzó esta pregunta en su lección magistral en la entrega de los premios. La ejecutiva destacó que si antes su consejero delegado decía que tenían que centrarse ante todo en el móvil, ahora afirma que lo “primordial ha de ser la inteligencia artificial”. La directora de Google señaló que no hace falta una gran inversión, sino entender bien la tecnología. También se refirió al cambio de cultura dentro de las organizaciones, porque “o somos capaces de romper las barreras entre empresas o todo esto no sirve de nada”. Según Clemares, “cada diez años hay una gran revolución tecnológica”. La primera llegó en los ochenta, con la aparición de los ordenadores en las empresas. La segunda surgió en los noventa, con el lanzamiento de la web y la irrupción de compañías como Amazon y Google. La tercera revolución no llegó hasta 2007, con el lanzamiento del primer iPhone.

Cada diez años hay una revolución tecnológica

Fuencisla Clemares, directora de Google para España y Portugal

Ahora llega la cuarta, y para poder afrontarla con firmeza es vital contar con la infraestructura e inversión necesarias, algo que España sigue echando en falta. Según se desprende del último informe anual de la Fundación Cotec, publicado hace cinco meses, si la tendencia no cambia de forma urgente, no parece que España pueda desempeñar un papel rompedor ante las oportunidades y desafíos que están por llegar. Los datos del citado informe ponen de relieve que los recortes acumulados desde 2010, del 50%, han sido muy superiores a los que fueron anunciados en su momento (30%). Esto se explica porque a la reducción de las cantidades anunciadas en los Presupuestos se le han unido unos niveles de ejecución presupuestaria negativos, que en 2016 han llegado a su nivel mínimo histórico, retrasando la puesta en marcha de varios proyectos e iniciativas.

De esta forma, el contraste entre España y el resto de la UE va en aumento. Mientras que en la mayoría de los países de la unión, a día de hoy se invierte un 25% más en I+D+i que en los años previos a la crisis económica, el porcentaje en España se sitúa todavía 10 puntos porcentuales por debajo a las cifras de 2008. Con todos estos datos sobre la mesa, no solo el sector público suspende. En España, cerca de la mitad del sistema de producción innovador es privado, por lo que el esfuerzo de las compañías españolas en esta materia, en comparación con las tasas de las organizaciones europeas, es mucho más bajo. Las cifras hablan por sí solas: en España las empresas realizan un 52% del total del gasto en I+D+i, frente al 63% de la Unión Europea.

Como consecuencia, destaca el informe, no hay más que analizar el número de patentes registradas en España, que ha caído a niveles inferiores a los de 2008. Como dato esclarecedor, en términos de solicitud de patentes europeas por millón de habitantes, la cifra que maneja España es de 32, frente a las 162 de Francia y las 307 de Alemania. Queda todavía camino por recorrer.

 

 

Source link

Una década al frente de la innovación empresarial | Fortuna

Diez años homenajeando a la innovación. Reconocer las iniciativas más innovadoras relacionadas con el mundo empresarial, universitario y con la responsabilidad social, ese ha sido, y sigue siendo, el objetivo con el que nacieron hace una década los Premios CincoDías a la Innovación Empresarial, que organiza el periódico económico del Grupo PRISA , y que se entregan esta noche. La sede madrileña de CaixaForum acogerá la gala de entrega de los galardones, que contará con la lección magistral de Fuencisla Clemares, directora general de Google para España y Portugal. En esta edición, el jurado ha reconocido el trabajo de Libelium, BEOnChip, Vía Célere y el grupo Inditex, que recibe un galardón especial como reconocimiento a su trayectoria innovadora

El premio al proyecto empresarial más innovador en el campo de las nuevas tecnologías ha ido a parar a la empresa Libelium, fundada en 2006 con sede en Zaragoza y capital íntegramente aragonés.Está dedicada al diseño y fabricación de dispositivos de hardware para construir redes sensoriales inalámbricas para el internet de las cosas. Las aplicaciones de su tecnología se enmarcan en el ámbito de las ciudades inteligentes, la agricultura de precisión, la gestión inteligente del agua, el medio ambiente y de muchas otras finalidades, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.Libelium nació como una spin-off de la Universidad de Zaragoza, después de detectar la necesidad de desarrollar una tecnología que fuera capaz de monitorizar de manera inalámbrica cualquier parámetro ambiental y enviar la información a internet. Se comenzaba a hablar por entonces, hace 11 años, del internet de las cosas. En la actualidad, la compañía da empleo a 60 personas, vende tecnología a más de 120 países y en 2016 facturó cinco millones de euros, de los cuales el 63% procedía del mercado exterior.

En la categoría de responsabilidad social empresarial, el galardón ha sido para Vía Célere por su proyecto Espacio Fácil, lanzado en febrero de este año y que se sitúa en el contexto del próximo 4 de diciembre, fecha en la que finaliza el plazo fijado en la legislación española para que los edificios de viviendas en España hayan realizado los ajustes razonables de accesibilidad. Los promotores de esta iniciativa aseguran que mientras la accesibilidad física ha sido ampliamente difundida y recogida en la normativa, la accesibilidad cognitiva no lo está. Vía Célere, a través de su Fundación, junto a Afanías, la Asociación para la Comprensión Fácil de Entornos y Edificios, el CSU La Salle y otros agentes del sector de la construcción, ha puesto en marcha Espacio Fácil, con el fin de contribuir a la inclusión social de personas con discapacidad intelectual e incidir en la calidad de vida de todos, a través del diseño comprensible y accesible del hábitat.

La creación de dispositivos microfluídicos para cultivo celular en ambiente biomimético, desarrollados por la empresa zaragozana BEOnChip recibe el premio a la propuesta innovadora ligada a la universidad. La iniciativa nació tras cinco años de innovación por parte de un grupo de investigadores, liderado por Rosa Monge, de la Universidad de Zaragoza, después de observar cómo las herramientas que se utilizan habitualmente en los laboratorios de cultivo celular no reproducen fielmente lo que realmente sucede en un ser vivo. Porque uno de los principales problemas con el que se encuentran los investigadores es la falta de concordancia entre lo que sucede en un laboratorio y lo que ocurre en una clínica.

Por último, el jurado de los premios, que cuentan con el patrocinio de Repsol y La Caixa, decidió conceder un galardón especial al grupo Inditex, fundado por Amancio Ortega en 1985 y presidido por Pablo Isla, por su contribución al sector de la fabricación y distribución textil en España. El grupo cerró 2016 con ventas de 23.311 millones de euros y unos beneficios de 3.170 millones, lo que supuso un crecimiento del 10%. Cuenta con más de 7.400 tiendas repartidas en 94 mercados y da empleo a más de 162.450 personas.Los premiados, que recibirán una obra de la escultora Cristina Iglesias, autora, entre otros trabajos, de las puertas esculpidas en bronce de las puertas de la ampliación del Museo del Prado, en las que está inspirada la pieza que se entrega con estos galardones.

Source link

Ocho novedades en tecnología sanitaria

Estas ocho innovaciones necesitan apoyo económico para llegar a ser una realidad en el ámbito sanitario. Todas tienen su fase inicial más o menos cubierta, atienden una necesidad anteriormente no tomada en consideración y cuentan con la aprobación y apoyo de la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud en España (Fipse).

Seguir leyendo.

Source link

El ‘blockchain’ y la impresión 3D, en el laboratorio | Compañías

El País Vasco siempre ha estado en la vanguardia de la innovación y mantiene el ritmo con nuevos procesos de digitalización. El blockchain y la impresión 3D son algunas de las tecnologías que se están desarrollando en centros vascos de investigación.

A lo largo de este año, la corporación privada Tecnalia ha desarrollado diferentes iniciativas de la mano de empresas, que se encuentran ya en el mercado, centradas en la industria 4.0.

Por ejemplo, junto al Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC), ha presentado el primer robot de cables capaz de crear piezas de grandes dimensiones para la construcción en 3D e incluso de pequeños edificios.

El robot se basa en una estructura móvil con unas dimensiones de 15 x 11 x 6 metros (largo x ancho x alto) que mediante cables manipula una máquina de impresión 3D cuyo espacio de trabajo es de 13,6 x 9,4 x 3,3 metros y es capaz de crear piezas de material natural, biodegradable y reciclable. Además, el proyecto también incluye el uso de drones que vuelan autónomamente, que monitorizan la obra y ofrecen informaciones térmicas del estado de secado de la estructura.

En el apartado de software también hay grandes novedades. “Cabe destacar”, señalan desde Tecnalia, “la irrupción de la tecnología blockchain en las relaciones comerciales entre empresas”. El blockchain es un registro de transacciones digitales cuya información es inalterable, lo que convierte al propio sistema en “árbitro” del proceso y permite facilitar las relaciones de la cadena de intermediarios.

Ofrece, por tanto, seguridad y transparencia a la vez que acelera las transacciones económicas. Tecnalia ha creado el primer laboratorio industrial de blockchain, en la que las empresas pueden “experimentar con sus retos y necesidades, ver demostraciones y casos de éxitos reales, así como realizar ensayos de soluciones tecnológicas y modelos de negocio relacionados con esta tecnología”.

En él se ensayarán desde plataformas de participación y voto electrónico hasta sistemas de trazabilidad para los sectores de energía, fabricación o automoción. Y se pondrán en marcha estas soluciones tecnológicas para implantarlas en el tejido empresarial.

Otro de los mercados en los que la industria 4.0 ha irrumpido con fuerza es el aeronáutico. Tecnalia, junto con Airbus, el mayor fabricante de aviones del mundo, está trabajando en un nuevo concepto de línea de montaje para mejorar la producción y conseguir un ahorro de hasta un 30%, que se prevé que estará operativa en el próximo año. “El nuevo entorno incluye la aplicación de tecnologías de la información, el procesamiento inteligente y la gestión segura, así como herramientas que permitan incrementar la visibilidad del proceso y estado del montaje, y la optimización de los procesos logísticos asociados”, explican desde la entidad.

“La capacidad de innovación de las compañías vascas está al nivel de las regiones más avanzadas de Europa”, señala Matías Alonso, senior managing director de Accenture Global Utilities, que colabora con las entidades de la región para mejorar su rendimiento. “Además, contamos con universidades líderes para proveer el talento necesario. Tenemos también grandes ejecutivos, con visión estratégica y capacidad de liderazgo, algo clave para llevar a cabo la transformación digital. También cabe destacar el impulso desde el Gobierno vasco y el resto de instituciones públicas”.

Existen, sin embargo, “ciertas debilidades que pueden afectar, como el bajo tamaño medio de las empresas, lo que limita las posibilidades de innovación y cambio en muchos casos”. También hay carencias, señala, en el “nivel de conexión con el ecosistema internacional” y una “falta de atractivo para atraer talento global”.

Source link

Por qué España pierde inversión extranjera para I+D | Fortuna

La irrupción de los países emergentes como nuevo destino de I+D de las multinacionales está debilitando el liderazgo de los países desarrollados, y poniendo en situación complicada a países como España en aspectos vinculados a la oferta tecnológica. Un problema para estos países considerados innovadores intermedios, sobre todo a raíz de la crisis. De hecho, de 2005 a 2015, el porcentaje de inversión extranjera recibida acumulada por los países emergentes aumentó considerablemente. Sirvan de ejemplo, los siguientes datos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo: China pasó de un 2,4% a un 4,9%, Brasil, del 1,6% al 1,9%, India, del 0,4 al 1,1%, mientras que países, que antes dominaban la localización internacional de I+D, han descendido en porcentaje.

Es el caso de Estados Unidos, que ha pasado del 24,6% al 22,4%, de Alemania, del 5,6% al 4,5%, o de España, que ha bajado del 3,4 al 2,1%. Las multinacionales eligen los países en los que localizar su actividad innovadora sobre la base de factores ligados a la demanda de mercado y a la oferta tecnológica del país anfitrión. Así se desprende de un informe sobre ciencia elaborado por el Observatorio Social de la Caixa, que ahonda en la capacidad de atracción de la inversión extranjera.

De hecho, la demanda de mercado, según detalló Paloma Miravitlles, doctora de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, durante la presentación del estudio, atañe a aspectos como el tamaño, potencial y dinamismo de la economía local y adyacente, y a la disponibilidad de infraestructuras productivas y logísticas. Estos factores atraen la inversión en innovación para dar soporte técnico a las unidades productivas extranjeras y diferenciar los productos estandarizados de la multinacional adaptándolos a las necesidades locales. Hasta ahora, tal y como recordó Miravitlles, este tipo de factores característicos de los países emergentes, eran los que atraían la inversión, por lo que la innovación estaba vinculada a la fabricación y comercialización de productos en el mercado geográfico. Estos países están apostando por atraer inversión en innovación de mayor valor añadido. Así pues, refuerzan los aspectos más relacionados con las políticas en materia de innovación, la presencia local de instituciones científicas punteras, la disponibilidad de personal investigador cualificado y la calidad de la educación superior, entre otros factores.

Así, los países consiguen mayor poder de atracción cuanto más incrementan los recursos comprometidos con la I+D, cuando mejora la calidad de los recursos humanos y cuando crece su nivel científico. Además del mercado y de la oferta tecnológica, según apuntó Miravitlles, existen otros factores de carácter institucional que incluyen aspectos como la coyuntura económica y política, la legislación, la burocracia o las barreras culturales. Porque si algo es prioritario es proporcionar la estabilidad necesaria para dotar de confianza a los inversores extranjeros. En opinión del profesor del CSIC, Luis Sanz, España debe hacer un mayor esfuerzo público y las empresas deben transformar su cultura inversora, de manera que no se invierta tanto en ladrillo y se apueste por el conocimiento. “Un sistema fiscal eficiente también favorece la localización de innovación”, señaló Miravitlles.

6.000 millones de euros

El sector privado en España financia actividades de I+D por valor de más de 6.000 millones de euros. Para situarse en la media europea debería alcanzar los 11.500 millones de euros. España ha sido uno de los países de la UE, según el informe de la Fundación La Caixa, que más ha reducido los presupuestos públicos en I+D durante la crisis, representando en 2015 un tercio menos que en 2009.

Source link

Nadal: El agua de mar que bebe Rafa Nadal en sus partidos | Fortuna

Fue en 2015, durante la tercera ronda del Open de Australia, cuando se vio en público por primera vez. Desde entonces, Totum Sport, un complemento alimenticio natural, es un habitual en los entrenamientos y partidos oficiales de Rafa Nadal, que con su victoria ayer en el US Open logrando el decimosexto grand slam de su palmarés, ha vuelto a consagrarse como el mejor tenista del momento. Del mar a la boca. Del golfo de Vizcaya al estómago. Así funciona este suplemento natural basado en la rápida asimilación por parte del ser humano y que facilita la hidratación y la recuperación tras la práctica deportiva, procesado y comercializado por Laboratorios Quinton, una empresa con sede en Alicante.

“En la deshidratación, los calambres y las lesiones musculares, la mineralización juega un papel fundamental. Este complemento, que proporciona todos los electrolitos necesarios, ayuda al cuerpo a mantenerse correctamente hidratado, así como a evitar estas lesiones y reducir el periodo de recuperación”, explica Francisco Coll, director general de los Laboratorios Quinton. Los electrolitos son minerales en estado iónico fundamentales para el correcto funcionamiento del metabolismo, que durante la práctica deportiva, debido al esfuerzo físico y a la sudoración, sobre todo en ambientes húmedos y calurosos, se pierden con mucha más rapidez. “El nuestro es el único complemento energético que consigue ofrecer todos los elementos naturales necesarios de la tabla periódica de Mendeleïev, un total de 78, con una absorción inmediata”, añade.

La razón no es otra que la materia prima utilizada por la compañía: agua marina extraída a 30 metros de profundidad del vórtex del golfo de Vizcaya que, sin romper la cadena de frío, se traslada en menos de 48 horas a los laboratorios del grupo para someterla a un proceso de doble microfiltración, en frío y en ambiente estéril, con el que garantizar la preservación de las propiedades nutricionales. “El vórtex del golfo de Vizcaya es uno de los pocos lugares del mundo, 11 que se conozcan, en donde el agua cuenta con estas propiedades. Son las zonas en las que nace la vida, donde hay fitoplancton y donde comienza la cadena alimenticia del mar”, cuenta Coll.

Todo el proceso se basa en los estudios del fisiólogo y biólogo francés, René Quinton, quien a comienzos del siglo XX descubrió que el agua de mar de esta zona, debido a su similitud con la sangre, contiene todos los minerales necesarios para el buen funcionamiento y regeneración de las células. A esto se le añade que gracias a la biodisponibilidad iónica de sus elementos consigue reponer cualquier carencia de minerales en muy pocos minutos. Por eso, hasta la fecha, la empresa suministra este complemento, que comercializa en forma de pequeños sobres, a clubes de fútbol profesional como el Valencia, a equipos de la NBA y a deportistas individuales de la talla de Rafa Nadal, así como a nadadores, senderistas, ciclistas o corredores.

Este tipo de agua contiene hasta 78 minerales naturales necesarios para el cuerpo

Como recuerda Coll, este producto “no está únicamente pensado para los deportistas de élite ni de alto rendimiento, sino para cualquier práctica que se acerque o supere los 60 minutos de esfuerzo físico”. De hecho, gracias a un acuerdo firmado la semana pasada con la distribuidora especializada en deporte, salud y bienestar, WanaLife, Laboratorios Quinton comercializa estos sobres, que se venden en cajas de 10 unidades de 20 mililitros cada una por un precio de 15 euros, en más de 350 puntos de venta distribuidos a lo largo de toda España, y que ambos grupos esperan aumentar a 1.000 en menos de dos años.

La terapia marina de Quinton no se queda aquí. Su técnica está probada para el tratamiento de diversas enfermedades. Por ejemplo: la toma de dos ampollas frena automáticamente la gastroenteritis en niños. También ayuda al tratamiento de la psoriasis, a la desinfección de heridas superficilaes infectadas y a hidratar los ojos con problemas de sequedad. Incluso tiene un efecto antiaging en la cosmética, “aunque por el momento no la comercializamos para este último objetivo”, matiza Coll.

Uno de los procesos del agua marina extraída.
Uno de los procesos del agua marina extraída.

Source link

Invertir en creatividad es rentable | Compañías

Me toca defender el papel de la creatividad en la comunicación en este momento, cuando cada día son más los anunciantes que no tienen claro cómo la creatividad influye en sus resultados de negocio. No es fácil.

Las ideas creativas son un intangible. Son emocionales, subjetivas; caras, según los clientes; baratas, según la agencia. Hay que mimarlas. Hay que cuidarlas. Dan trabajo. Quitan tiempo. No está claro cuándo funcionan ni tampoco cuándo dejan de funcionar. No hay una medición para las ideas. No hay un baremo. No hay una regla. O quizás sí.

McKinsey & Company, una de las consultoras con más prestigio en el mundo, ha elaborado un informe que demuestra que a las empresas que confían en la creatividad les va mejor. Y para demostrarlo, ha hecho números: ha creado el índice Award Creativity Score (ACS), cruzando los premios ganados en el festival de Cannes (Cannes Lions) con los resultados financieros de las compañías top globales.

El índice ha tenido en cuenta los premios conseguidos desde el 2001 hasta el 2016. Ha incluido el número más amplio de categorías y el número de años donde ha habido reconocimiento.

¿Qué pasa cuando se hace eso? Pues que las compañías más creativas, según el ACS, han sido las mejor valoradas en dos parámetros: resultados financieros e innovación (de acuerdo al ranking de innovación de McKinsey).

Lo curioso es que las empresas con mejor índice creativo están un 67% por encima de promedio en crecimiento orgánico de los ingresos. Un 70% por arriba en retorno total a inversores y un 74% mejor consideradas en valor empresarial neto (NEV/ebitda)

Datos que a McKinsey le han dado confianza, porque reafirman encuestas anteriores donde se analizaba el valor de la creatividad. La investigación reveló que casi en el 90% de las categorías, los consumidores no son leales a una marca. Y casi el 60% estaba considerando cambiar de marca. Por lo tanto, la influencia de la creatividad sobresaliente en el momento de decisión no es algo superfluo, sino fundamental.

Cuando analizamos el índice de creatividad de las empresas ganadoras en Cannes, respecto a la innovación, los resultados son claros: las compañías con mejores resultados en creatividad puntúan también un 16% mejor de promedio en innovación. Lo que nos viene a reafirmar en una idea muy sencilla: la creatividad es la esencia de la innovación y la innovación es el motor de crecimiento de una empresa.

La investigación sobre la correlación entre creatividad e innovación en estas empresas que puntúan top en el ACS, se puede resumir en cuatro prácticas:

  • Hay que llevar la creatividad y la innovación al día a día de la empresa. No basta con hacer declaraciones de buena voluntad. Las empresas más creativas dedican el doble de tiempo (y por lo tanto de dinero) a hablar de creatividad e innovación con sus equipos. Creen en lo que hacen.
  • A los clientes no hay que respetarlos, hay que adorarlos. Las empresas con mejor índice ACS se caracterizan porque quieren entender a sus clientes mejor que sus propios clientes. Ya no les basta con encuestas o focus group, buscan nuevas fuentes de información: analíticas avanzadas, investigación etnográfica, análisis de comportamiento. Observan su entorno de consumo y estudian con lupa los problemas que sus clientes tratan de resolver con sus productos o servicios.
  • Si no vas rápido, estás fuera. Las compañías más creativas son las que saben transformar insights en acción. Y no vale ir deprisa por ir deprisa. Hay que saber qué es lo que se quiere. El delivery de la acción es decisivo, los objetivos tienen que estar claros. Y ser medibles.
  • Adaptarse o morir. El lanzamiento de un nuevo producto o servicio es solo el inicio de un proceso. Los ejecutivos de las compañías con mejor índice ACS afirman que el éxito está en la capacidad de evolucionar sobre la respuesta del mercado.

Es difícil medir la influencia que la buena creatividad puede tener en los resultados de un negocio. Pero McKinsey lo ha hecho. Y lo ha dejado bien claro. Empecemos a confiar en que la creatividad vende.

Uschi Henkes es presidenta del Club de Creativos de España.

Source link

Cómo hacer grande un pequeño invento | Fortuna

Lo más probable es que hoy en día nadie necesite leerse el manual de instrucciones para utilizar una fregona, pero aunque a veces lo parezca, el famoso invento español no ha existido siempre. Fue el resultado de un gran trabajo de innovación por parte de un emprendedor nacido en Logroño en 1925: Manolo Jalón. Así lo reconocen Juli Capella y Antonio Monturiol en el libro De la fregona al airbus (Editorial LID, 24 euros), un homenaje a este innovador que explica las claves de por qué un sencillo invento puede llegar a convertirse en un gran negocio.

Al parecer, en una conversación entre amigos, uno de ellos le sugirió a Jalón que si quería dedicarse a la empresa, podría fabricar utensilios prácticos, “como alguno que pudiera permitirle a las mujeres (las únicas que lo hacían por aquella época) fregar de pie”. La idea no era nueva, la mopa ya existía y el sistema de escurrido también. El propio Jalón se inspiró en diseños que había visto en EE UU y que dieron origen a la fregona, tal y como la conocemos. El primer prototipo, copiado del estadounidense, resultó excesivamente caro, pero le permitió advertir sus ventajas, así que se centró en conseguir abaratar los costes.

Sustituyó el complejo sistema de rodillos, que escurrían la mopa, por una cesta con agujeros, y el metal por el plástico, mucho más económico. Este nuevo modelo triunfó porque abarató notablemente la producción. Además, gracias a su forma, era apilable, lo que facilitaba el transporte y el almacenaje. Pero la clave de la fregona estaba en el escurridor monocasco de plástico, que al ser una sola pieza, era mucho más resistente. A Jalón se le ocurrió utilizar la técnica monocasco porque era ingeniero aeronáutico, y esta era la tecnología que se usaba en los aviones, aunque ahora su uso está más extendido. El caso ilustra, como recogen Capella y Monturiol, cómo una buena formación favorece la llegada de la innovación, pues los descubrimientos azarosos suceden muy ocasionalmente.

Con este bagaje, una mente creativa y una voluntad inquieta, se retiró de la aeronáutica, que desarrollaba en el Ejército del Aire, para saltar al mundo empresarial. La empresa que formó, Rodex, dio lugar a un centenar de productos más, como la jeringuilla desechable. Esta ya existía, pero una vez más, Jalón mejoró el producto y redujo sus costes. Algo en lo que ya centraban sus esfuerzos los fabricantes del momento, pero el logroñés contaba con dos cualidades que no siempre coinciden: creatividad y determinación. Su imaginación, a veces escasa en la dirección, le permitía dar con soluciones alternativas antes que sus competidores, y su arrojo, mantener los pies en la tierra y hacerle triunfar. Hoy en día, la fábrica original en Huesca sigue siendo la primera productora de jeringuillas del mundo. Su fabricación era un gran reto, pues necesitaba mucha precisión, pero el manejo del plástico que consiguió el ingeniero, gracias a la fregona, le concedió ventaja frente a sus competidores.

La experiencia con este material generó otros dos exitosos inventos más: la cubitera para hacer hielo, cuyo diseño es el más vendido en Europa. El siguiente triunfo fue el rodex-ware, una tartera de plástico mejorada. Jalón añadió una pestaña interior en la zona de ensamblaje del conocido tupper-ware, lo que aumentaba su hermeticidad.

Otro de sus grandes logros fue saber venderlos. Porque, según el experto en gestión empresarial Peter Drucker, la prueba de una innovación no es su novedad ni su contenido científico, sino su éxito en el mercado. Y Jalón lo consiguió.

El método Manolo Jalón

Para Juli Capella y Antonio Monturiol, “solo nos fijamos en el diseño de un producto cuando este no funciona”. El inventor español, Manolo Jalón, conseguía que sus productos, aparentemente sencillos, pasaran inadvertidos mejorando el diseño de instrumentos existentes. Cualquier innovación debe basarse en los conocimientos previos generados por el desarrollo tecnológico. Se trata de un caso de copia legítima y es lo que le hizo triunfar, junto con el manejo del plástico en una época en la que el material era casi un desconocido.

Source link

Indulleida, el imperio que saca provecho a pieles y pipos de frutas y verduras | Compañías

Si decir que la unión hace la fuerza tiene algún sentido en términos empresariales, Indulleida es un ejemplo potente. Nacida en 1979 para solucionar un problema concreto, hoy es una de las diez compañías punteras en Europa en el campo de la transformación e investigación hortofrutícola. Y todo gracias a la confluencia del trabajo y de los intereses de las más de 150 cooperativas y centrales frutícolas que la integran y que representan a unos 16.000 agricultores de 12 comunidades autónomas y tres departamentos pirenaicos franceses.

Indulleida se dedica al aprovechamiento de las frutas y las verduras y a la investigación de nuevos productos a partir de ellas. La llegada de la I+D+i al sector agroalimentario tiene su origen en la sobreproducción de manzanas en el campo español en la década de los setenta, muy intensa en Lleida y que llevó a los agricultores de la zona a buscar una solución para evitar el hundimiento de los precios.

Elaboran zumos, purés, alimentación líquida, productos deshidratados, aceites esenciales, papillas, compotas, fibras y piensos

Con el concurso de dos empresas nacionales, Endiasa y Mercosa, y el de la Caja Rural se forjó una empresa para hacer frente al problema del excedente de producción en la que el sector, cooperativas y comercializadoras de frutas, controlaba el 50% de las acciones.

La idea básica era, y es, aprovechar todo lo que compone un fruto. Primero, las pieles y el agua de la manzana; luego las peras y los melocotones. “De ahí, pasamos a servirnos de los huesos de melocotones y albaricoques. En 1991 saltamos a los cítricos y ahora también trabajamos con los olores para crear aromas frutales”, afirma Marià Sorribas, director general de la compañía.

Gama de productos

La transformación de frutas y verduras, que les reporta una facturación de 70 millones de euros anuales, se está ampliando a las hortalizas, para fabricar zumos y alimentación líquida y espesa.

De esta forma, cuentan con una gama de productos que abarca zumos, purés, aromas, productos deshidratados, preparados de frutas, aceites esenciales, fibras, papillas, compotas, pienso granulado para el ganado con la pulpa sobrante de la fruta o “cualquier producto a la carta, como bases de frutos o marcas blancas de batidos vegetales que nos pidan los clientes”, explica. Clientes de 60 países, ya que Indulleida exporta más del 60% de su producción.

I+D+i

El trabajar con lo que sobra agudiza el ingenio de tal manera que, hoy por hoy, Indulleida se dedica a la I+D+i en toda regla. Algo de responsabilidad tuvo la necesidad de que los residuos que generaban dejaran de ser un problema para ser una oportunidad.

En la sede de la compañía, en la localidad leridana de Alguaire, todavía se recuerda lo que tuvieron que luchar para que la Generalitat les diera financiación para una depuradora. Ahora, Indulleida tiene una planta de cogeneración con la que se autoabastece de su propia energía eléctrica y térmica.

Una plantilla en la que no podían faltar ingenieros, más de 35 entre agrónomos y químicos, se dedica a estas alturas “no solo a fabricar producto, a ser empresa de commodities o productos básicos, sino a lograr un valor añadido que venga de la diferenciación”, señala Marià Sorribas.

  1. Cifra de negocios. Indulleida factura en la actualidad más de 70 millones de euros al año. La inversión alcanza los cinco millones de euros.
  2. Materia prima. Transforma entre 250.000 y 300.000 toneladas de fruta al año. La capacidad de almacenaje en sus tanques asépticos y refrigerados es de 60.000 toneladas. Se llegan a transformar hasta 70 millones de kilos de pieles de fruta.
  3. Trabajadores. La plantilla trabaja en turnos las 24 horas del día. Llega hasta los 300 empleados en las campañas de verano.
  4. Reconocimientos. La Unión Europea ha reconocido a Indulleida como Asociación Transnacional de Organización de Productores.

Esta diferenciación viene de apostar por ingredientes naturales frente a sintéticos o de apostar por ofrecer productos de mucha más calidad en la misma gama. Y en este sentido la investigación es clave.

La faceta investigadora de Indulleida es su seña de identidad en 2017. Más de 40 proyectos avalan a una compañía que fue una adelantada en quitar el amargor que se adueña del zumo de naranja al poco tiempo de exprimirse. Se consiguió a base de utilizar resinas que capturan ese amargor.

Desde hace pocos años, Indulleida cuenta con el apoyo del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), dependiente del Ministerio de Economía, para varios proyectos, como el de Eureka Frunatar, que desarrolla aromas naturales de frutas utilizando nuevas tecnologías, el de concentración de alimentos líquidos mediante ósmosis directa, mejora en la cadena alimenticia y el uso eficiente de recursos naturales .

También se considera a la empresa entidad asociativa prioritaria, lo que le da acceso a 256 millones de euros en ayudas públicas durante el periodo 2014-2020. Esta calificación solamente la ostentan unas 20 sociedades en España.

Proyectos de futuro

La vertiente investigadora está llevando a Indulleida a estudiar la relación de la comida con el cerebro y a colaborar con universidades de todo el país. En estos momentos existe un proyecto, Agrimax, por valor de 13 millones de euros, entre varias empresas al que Indulleida, además de dinero, aporta una planta piloto.

Al mismo tiempo, se trabaja para valorizar los subproductos de las pieles y recuperar los polifenoles, es decir, los principios activos saludables que se encuentran en la propia piel de las principales frutas. Porque, como explica el director general, las dietas y la farmacia son campos en los que la empresa catalana quiere entrar.

Lo cual no es incompatible con que, al mismo tiempo, atraviesen la Península cisternas refrigeradas con fresas machacadas desde la localidad onubense de Lepe hasta el municipio leridano de Alguaire (la fruta fresca no aguanta el viaje) o que se trabaje el mosto de uva procedente de varias zonas de Castilla-La Mancha como empezó a hacerse en la década de los noventa.

Claves eternas: amortizar y pagar a precio de mercado

Marià Sorribas, director general de Indulleida
Marià Sorribas, director general de Indulleida

Indulleida nació como empresa en noviembre de 1979 y la inauguración de la planta transformadora en Alguaire (Lleida) tuvo lugar en septiembre de 1981. En sus casi 38 años de vida ha tenido cinco presidentes, el último de ellos Josep Maria Vendrell, que lo es desde 2001.

Todos ellos elogian la labor del actual director general, Marià Sorribas, quien desde la fundación de la compañía ha tenido claro que las claves estratégicas de Indulleida son: pagar siempre el precio de mercado; amortizar al máximo cada ejercicio; no dejar de procesar fruta si lo necesita un accionista; controlar los costes; internacionalizar la empresa, y ser transparente e innovar para la revalorización de los subproductos.

El nacimiento de esta empresa “aglutinadora” se debió a una necesidad, pero todos contribuyeron con iniciativas. Para ello, viajaban por Europa “para coger ideas de allí y de allá”, sin copiar exactamente ninguna de las plantas suizas, francesas o alemanas que visitaron.

De lo que se trataba era de solucionar un problema del campo español que se daba con mayor virulencia en Lleida, hortofrutícola por excelencia. Por eso, la idea de instalar la compañía en esta provincia fue innegociable. Se eligió la población de Alguaire (ahora Indulleida también se ha extendido a la vecina Vilanova de Segrià) por las buenas condiciones del agua, así como por la buena disposición del ayuntamiento para la compra de los terrenos.

Igualmente, se peleó en Madrid para que la gestión recayera en los cooperativistas pues el hecho de que dos empresas nacionales, Endiasa y Mercosa, fueron accionistas provocó que la Administración quisiera llevar la voz cantante.

Uno de los momentos más duros por los que ha atravesado la compañía fue la salida de Mercolleida como socio de referencia, presente desde el inicio.

Hoy, consolidada y en plena expansión, Indulleida no descuida su carácter social: todos los años ofrece al Banco de Alimentos de Cataluña dos millones de litros de zumo de melocotón y nectarina al precio de coste industrial.

Source link