La reforma del sistema de financiación autonómica requiere 11.200 millones | Mi dinero

A finales de julio la Comisión de expertos nombrada por el Gobierno y las comunidades para la reforma del sistema de financiación autonómica entregaron sus conclusiones a Hacienda. Del documento, además de las recomendaciones planteadas, destaca la fuerte división que ha suscitado el debate de cómo mejorar el actual sistema. De hecho, el 40% del escrito lo forman votos particulares.

Uno de los especialistas elegido por el Ejecutivo, el director de Fedea, Ángel de la Fuente, denunció entonces el funcionamiento de la comisión y la elección de “expertos con bandera”. Pues bien, ayer De la Fuente presentó los cálculos que ha realizado teniendo en cuenta el núcleo del nuevo modelo que plantean los expertos, es decir, aplicando los dos nuevos instrumentos, el Fondo Básico de Financiación (FBF) y el Fondo de Nivelación Vertical (FNV).

El primero estaría formado por la recaudación de recursos propios y cedidos de las comunidades; mientras que el segundo se nutriría con el dinero aportado por el Estado que sería repartido entre las 15 comunidades de régimen común (todas menos País Vasco y Navarra) para reducir la desigualdad.

De la Fuente recuerda que el FBF funcionaría como el actual Fondo de Garantía, “absorbiendo una parte sustancial de los ingresos tributarios de las comunidades y se distribuiría en proporción a la población ajustada”. Y el FNV se repartiría para reducir las diferencias de financiación que persistieran tras la aplicación del FBF sin alterar la ordenación de las regiones en términos de financiación por habitante ajustado. Asimismo, el actual sistema contempla la llamada cláusula de statu quo, que implica que ninguna comunidad puede recibir menos recursos de los que obtendría con el sistema anterior. Los expertos abogan por eliminar este precepto, pero de forma paulatina.

El profesor De la Fuente realiza una simulación sobre cómo quedaría la nueva financiación con la aplicación de esos dos nuevos fondos teniendo en cuenta un escenario de corte continuista con el modelo actual en cuanto al peso que tendrían parámetros como la superficie, la dispersión de la población o la insularidad. Con sus cálculos y el nuevo FBF la comunidad que mejor financiación obtendría sería Madrid e intentar la nivelación total del resto con esta sería imposible, ya que se requerirían 11.242 millones.

“Puesto que solo se dispone de 4.217 millones, el último escalón completo que se podrá financiar nos lleva a la igualación de Cantabria y todas las regiones por debajo de ella con Aragón, con un coste de 1.934 millones”, asegura. Así, aunque crítico, cree que la aplicación del principio de que nadie pierda reducirá la diferencia entre la mejor y la peor financiada de 29,2 a 11,0 puntos, dependiendo de los criterios de reparto del FNV. Eso sí, aboga por una desaparición gradual del statu quo porque de lo contrario tendría “un impacto dramático”.

Source link

Solo la inmigración permite que la población europea aumente ligeramente | Mi dinero

La Unión Europea sumaba 511,8 millones de habitantes el 1 de enero de 2017, un 0,3% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Un ligero incremento que mantiene los registros de los últimos años en los que el avance de la población se mueve entre el 0,2% y el 0,4%.

Según una primera estimación de la oficina europea de estadística, Eurostat, en 2016 se registraron tantos nacimientos como fallecimientos de ciudadanos comunitarios (5,1 millones), por lo que el movimiento natural de población fue neutro y el aumento respecto al año anterior se atribuye a la migración neta. Este avance poblacional supone un millón y medio más de ciudadanos comunitarios a principios de 2017 frente a las cifras de principios de 2016.

Los mayores incrementos de la población se registraron en Luxemburgo, cuyo censo se incrementó un 2,5%. Le siguió Suecia (1,5%) y Malta (1,4%). En el lado opuesto, Lituania perdió un 1,4% de población, Letonia bajó un 1% y Croacia, un 0,9%. España se situó por debajo dela media. Lapoblación española aumentó un 0,2%, hasta sumar 46,5 millones.

En términos absolutos, Alemania continúa copando la mayor porción de ciudadanos comunitarios, con 82,8 millones (16,2% del total), por delante de Francia (67 millones, 13% del total), Reino Unido (65,8 millones, 12,9%), Italia (60,6 millones, 11,8%) o España (46,5 millones, 9,1%).

La tasa bruta de natalidad fue más elevada en países como Irlanda (13,5 nacimientos por cada mil habitantes) o Suecia (11,8 por cada mil), mientras que los Estados miembros del sur registraron datos más reducidos, con Italia (7,8), Portugal (8,4), Grecia (8,6) y España (8,7) marcando los datos más bajos de la UE en este aspecto.

Un total de 5,1 millones de bebés nacieron en los Veintiocho en 2016, 11.000 más que en el año anterior, con una tasa bruta de natalidad a nivel europeo de diez nacimientos por cada mil habitantes.

Por el contrario, la tasa bruta de mortalidad fue más reducida en Irlanda, Chipre (ambos con 6,4 muertes por cada mil habitantes) y Luxemburgo (6,8) y registró cotas más altas en Bulgaria (15,1), Letonia (14,6) y Lituania (14,3).

La UE registró 5,1 millones de fallecimientos en 2016, 91.000 menos que en el año anterior, lo cual supone una tasa bruta de mortalidad de diez fallecimientos por cada mil habitantes.

Así, Irlanda se mantuvo como el Estado miembro en el que los nacimientos superaron en mayor medida a los fallecimientos, con un aumento natural de población (sin contar con la inmigración) del 7,1%.

Por el contrario, los fallecimientos superaron en mayor medida a los nacimientos en Bulgaria, que registró un descenso poblacional natural del 6%.

España, con 406.600 nacimientos y 406.800 muertes, registró un ­descenso natural de su ­población de unos 200 habitantes.

El envejecimiento demográfico es el principal problema que debe afrontar Europa y que supone una amenaza para la estabilidad de sus economías y para mantener un Estado social relevante.

Source link