El 80% de los hoteleros prevé precios más altos para temporada alta | Compañías

La industria turística se prepara para lograr otro año histórico. Si el pasado se ganaron siete millones de viajeros extranjeros, el servicio de estudios de CaixaBank augura que la ganancia de este año será aún mayor (en torno a nueve millones de turistas) hasta llegar a un nuevo techo de 84 millones. “No es hora de hablar de nuevos récords, aunque se vayan a conseguir, si no de plantear mejoras en la rentabilidad”, ha apuntado Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), durante la presidente de un informe de previsiones elaborado conjuntamente con PwC.

La encuesta, que se ha realizado a partir de las respuestas de las 54 asociaciones que integran Cehat, avanza que la temporada alta de 2017 será incluso mejor que la de 2016. “La gran diferencia es que hay previsiones de que la temporada se alargue hasta octubre, algo que no sucedió el pasado ejercicio”, subrayó el secretario general de la patronal, Ramón Estalella, quién recalcó que existe un optimismo generalizado para el verano. “Suben el precio medio, las pernoctaciones y la rentabilidad a máximos históricos”, recalcó.

Especialmente significativo es el apartado de los precios, en el que el 80% de los hoteleros prevé precios más altos que el pasado ejercicio, mientras que el 20% augura que se mantendrán sin cambios. Ni uno solo de los empresarios encuestados asegura que bajará precios, algo inédito que constata el impacto que está teniendo el fenómeno del turismo masivo y el aumento de la demanda. “En muchos casos no es tanto que se haya subido precios, como que se han eliminado los descuentos que se hacían por pronto pago, por niños o por contrataciones de un número elevado de personas”, subrayó Estalella.

Ese aumento de precios ha tenido una incidencia directa en la rentabilidad de los establecimientos hoteleros, que se sitúa en máximos históricos. El índice que mide la evolución de la rentabilidad se sitúa en 95,45 puntos, ocho más que en 2016, 17 más que en 2015 y 28 más que en 2014. De hecho, el 91, 3% de los encuestados augura que crecerá su rentabilidad y tan solo un 0,4% estima que bajará.

El presidente de la patronal apuntó que las previsiones que maneja apuntan a que entre enero y agosto llegaran a España 56,7 millones de viajeros extranjeros, lo que supone 4,7 millones más que en el mismo período del pasado ejercicio y un 8,8% en términos relativos. Molas evitó dar cifras de cierre del año y sí advirtió del riesgo de no perseverar en el objetivo más importante: desestacionalizar la llegada de turistas (más de la mitad viene en los cuatro meses de temporada alta) para tratar de mitigar el impacto que puede producir la recuperación de los mercados competidores. “Los grandes mercados de sol y playa como Grecia, Túnez o Turquía en menor medida están recuperándose y pueden empezar a restar cuota de mercado a España”, subrayó Molás, que destacó la importancia de la campaña promocional que lanzará el viernes Turespaña para atraer turistas en temporada baja. “Es un nuevo segmento de turistas, conocidos como cosmopolitan, que suponen más de 25 millones de viajeros, que realizan varios desplazamientos al año de unos cuantos días y que están localizados en zonas concretas de Francia, Reino Unido, Holanda e Italia”, recalcó.

Source link