Mapfre ofrece rebajas de hasta el 3% al contratar fondos de pensiones | Mi dinero

La aseguradora Mapfre quiere potenciar la venta de planes de pensiones en su campaña de fin de año. Para ello, la firma ha diseñado un programa de descuentos en la prima del seguro, que puede llegar hasta el 3%, en función del importe traspasado. Es la primera vez que la compañía pone en marcha este tipo de promoción.

Mapfre bonificará el traspaso de fondos de pensiones, o planes de pensiones asegurados (PPA) provenientes de otras compañías, independientemente de que se trate de un cliente nuevo o ya sea cliente de Mapfre. El descuento se aplicará en la póliza que el cliente elija: autos, hogar, accidentes, salud.

Para lograr el máximo descuento, del 3%, el cliente deberá traspasar al menos 125.000 euros. Para importes entre 25.000 y 40.000 euros el descuento será del 1,5%. Para traspasos entre 6.000 y 10.000 euros el cliente logrará un descuento del 1%.

El cliente que quiera beneficiarse del descuento deberá comprometerse a mantener el plan de pensiones con Mapfre durante un periodo de 5 años. A lo largo de este plazo, el ahorrador podrá transferir el dinero entre los diferentes planes de pensiones del grupo asegurador.

Hasta el 29 de diciembre

  • Campaña de Navidad. Al igual que hacen las entidades financieras, Mapfre quiere potenciar la venta de planes de pensiones en los últimos meses del año. Durante este periodo es cuando más se contrata este tipo de productos debido a las ventajas fiscales que ofrecen. El plazo máximo para disfrutar de la promoción es el 29 de diciembre.
  • Permanencia. Para poder beneficiarse de este descuento, los clientes que traspasen el plan de pensiones deberán comprometerse a mantenerlo con Mapfre durante un periodo de cinco años.

Ahorro para la jubilación

“Ahorrar para la jubilación debe ser una prioridad para los ciudadanos si queremos mantener nuestro nivel de vida cuando dejemos de trabajar. Por eso, creemos que incentivar el ahorro para la jubilación es una forma de ayudar a las familias a tomar conciencia sobre esta necesidad y a fomentar el ahorro”, explica Juan Fernández Palacios, consejero delegado de Mapfre Vida.

Mapfre administra planes de pensiones que acumulan un patrimonio de 5.161 millones de euros, de acuerdo con los últimos datos disponibles, correspondientes al mes de junio.

Además de vender productos de previsión a través de su red, también cuenta con un acuerdo para distribuir planes de pensiones con Bankinter.

Otra de las iniciativas que ha lanzado Mapfre para promover la contratación de planes de pensiones es una alianza con Carmignac, una de las gestoras más prestigiosas de Francia, especialmente en relación al ahorro más conservador.

La prestigiosa gestora francesa tiene el mandato para administrar el plan Mapfre Jubilación Activa, un producto con un perfil de riesgo moderado, que puede invertir hasta un 50% en Bolsa.

Además de planes de pensiones, Mapfre comercializa otros productos de ahorro, como planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) o seguros de rentas vitalicias. En conjunto el grupo presidido por Antonio Huertas administra cerca de 60.000 millones de euros bajo gestión en productos de ahorro a largo plazo.

En el caso de los planes de pensiones, Mapfre va a aprovechar la campaña de Navidad porque es cuando se produce la inmensa mayoría de los traspasos. Al tratase de un producto cuyas aportaciones anuales son deducibles de la base imponible de Impuesto sobre la Renta, muchos ahorradores lo relacionan con una aportación al final del año fiscal.

Source link

Los fondos soberanos redoblan su apuesta por España con más de 13.000 millones en Bolsa | Compañías

Los fondos soberanos dan todavía los primeros pasos por el camino de la Bolsa española, donde aún les queda un largo trecho por recorrer. En los últimos tiempos han ido tomando posiciones en las cotizadas y acumulan un patrimonio que supera los 13.000 millones de euros, según los datos de Thomson Reuters. Los estados, entre los que destacan Noruega y Asia, invierten en la Bolsa española (así como en otras europeas, divisas o renta fija) los petrodólares que obtienen gracias a las exportaciones que perciben por las prospecciones de oro negro en sus territorios. Preparan ahora dar el gran salto en España.

El ejemplo donde mirarse ya está establecido más allá de las fronteras españolas. En comparación con el resto de grandes mercados europeos, los de Reino Unido, Alemania y Francia sacan ventaja a España en atraer a este tipo de inversores. Sin embargo, la apuesta por España supera a la italiana, que atrae poco más de 11.000 millones de estos vehículos de propiedad estatal.

El dato en el mercado británico se dispara hasta rozar los 100.000 millones, en Alemania supera los 40.000 y en Francia, los 30.000. La superior capitalización de la renta variable de estos países y el mayor peso de su economía en la UE impulsan el interés de los fondos soberanos por estos mercados frente al español y al italiano.

El peso de los fondos soberanos en la Bolsa española es aún reducido. Suponen un 1,6% del valor total de las empresas cotizadas. Algo que contrasta con el elevado interés del dinero extranjero a través de otro tipo de vehículos de inversión, como fondos de pensiones o hedge funds. El último informe de BME explicaba que la inversión extranjera marcó máximos en 2016 desde 1992. El 43% del dinero invertido en renta variable española procedió de fuera del país.

Esta reducida participación de los fondos soberanos en la Bolsa española está soportada en gran medida por un solo fondo: Norges Bank. Más de la mitad de los 13.000 millones apostados por los fondos de inversión en la Bolsa española proceden del país del salmón y los fiordos. El mayor fondo soberano del mundo apuesta el 65,1% de su capital en renta variable, que asciende a 517.448 millones. Su inversión en España supone poco más del 1,4% del total.

Su posición en las cotizadas españolas supera los 7.000 millones y está presente en casi todas ellas. Destaca su posición en el capital sobre algunas empresas de fuera del Ibex de tamaño medio como el 4,98% que ostenta en Europac, el 4,96% que tiene en Iberpapel o el 4,82% de Applus.

En el Ibex, sus participaciones más grandes están en Viscofan (4,96%) y Meliá (4,82%). Sin embargo, no son las que suponen una aportación dineraria de mayor relevancia. Son las que tiene en blue chips con un valor en Bolsa muy superior como Santander (1.118 millones), Inditex (833 millones) o Telefónica (552 millones). Por encima de ellos, la mayor inversión en una cotizada española de Norges Bank es en Iberdrola. Apuesta 1.200 millones al cierre de ayer y controla un 3,01% del capital.

Después del gigante noruego aparece el dinero llegado desde Oriente. El segundo fondo soberano con mayor exposición a la Bolsa española es el catarí, con 4.600 millones repartidos en dos empresas. Una de ellas, Iberdrola, donde controla un 8,57%, porcentaje valorado en 3.637 millones. En Colonial invierte unos 300 millones para controlar un 10,6% de las participaciones.

Tras Qatar el siguiente estado con más posiciones en España es Singapur. Lo hace a través de dos vehículos soberanos. Uno es Temasek que cuenta con una sola posición de poco más de 1.000 millones (un 4,69%) sobre Repsol. Después, GIC reparte cerca de 700 millones entre Amadeus (660 millones) y la socimi Axiare, con 38 millones. Fuera del cómputo queda el 32% que controla de la inmobiliaria GMP, que cotiza en el MAB.

Mucho más pequeñas son las posiciones de dos estados más osbre una misma compañía, Coca-Cola European Partners. El fondo soberano de Alberta (Canadá) le ha invertido 24 millones y el coreano, 19.

Interés por las no cotizadas

El apetito por España de los fondos soberanos no se restringe solo a la Bolsa. Destacan algunas operaciones como la adquisición de Cepsa por el qatarí IPIC, la participación de Abu Dhabi Investment Council en la compra de Naturgas, y la del fondo soberano de Kuwait en Viesgo. Fuentes del mercado aseguran que se está registrando un gran interés por parte de los fondos soberanos de Oriente Medio en España, tanto en cotizadas como en no cotizadas. Un interés que se focaliza en industrias reguladas como la energía, las infraestructuras y las concesionarias. Otras fuentes aseguran que “en algunos casos, los fondos soberanos de Oriente Medio prefieren realizar sus inversiones a través de consorcios, mediante participaciones minoritarias u operan a través de fondos de fondos”.

Mientras que la renta variable española supone una ínfima parte de la cartera de Norges Bank, el mayor fondo soberano del mundo apuesta por otros ámbitos. En renta fija, invierte 4.000 millones en bonos españoles y en real estate España se sitúa en el cuarto puesto del ránking tras EE UU, Reino Unido y Francia.

Source link

La importancia de las comisiones y la rentabilidad en los planes de pensiones | Mercados

Las gestoras de fondos de pensiones avivan tradicionalmente la captura de ahorro privado en los últimos meses de cada año, recordando a los particulares que el gran atractivo de sus productos es el alivio tributario en la liquidación del impuesto sobre la renta de la primavera siguiente, sin advertir con la misma vehemencia eso sí, que la deducción acumulada durante toda la vida del fondo debe ser revertida en el momento del rescate. Pero pese a todo, es cierto que hasta ahora ha sido siempre el alivio fiscal el reclamo capital de los fondos de pensiones y ha funcionado hasta acumular ya un ahorro de unos cien mil millones de euros. Una cantidad, en todo caso, muy modesta comparada con la generada en la sociedad holandesa o británica, donde este tipo de productos financieros tienen una elevada penetración.

En España este mercado debería caminar más aceleradamente, puesto que el envejecimiento de la población que súbitamente llegará a las facturas de la Seguridad Social en los próximos años podría poner límites severos a las prestaciones públicas, que deberían en parte ser compensadas por el ahorro privado, especialmente para quienes estimen que sus necesidades de gasto serán superiores a los ingresos abonados por la pensión pública. Y para ello el foco debe trasladarse del beneficio fiscal, cercenado en el momento del rescate, a unas comisiones de gestión más limitadas (el Gobierno ha aprobado recientemente una reducción hasta un máximo de un 1,25%) que no dañen las plusvalías, y a una rentabilidad regular más generosa.

Tras la rebaja de las comisiones y el plus de liquidez proporcionado a los fondos de pensiones individuales en la última reforma fiscal, las gestoras han ofrecido nuevos productos aparentemente más sugestivos por sus comisiones recortadas; pero el norte que debe conocer cada partícipe para contratar, y que debe exigir a sus gestores, es siempre la rentabilidad. La carestía de un fondo no está en la comisión de gestión, o no del todo, sino en la rentabilidad que proporciona de manera recurrente, aunque en estos tiempos para ello haya que asumir riesgos más elevados en los productos de renta variable.

Source link

Planes de pensiones del futuro: comisiones más baratas y más gestión pasiva | Mercados

El sector financiero no ceja en su insistencia en recordar que las pensiones públicas del futuro serán muy distintas a las actuales, un mensaje lanzado también por el Gobierno aunque con la cautela de no crear alarma en una cuestión de extremada sensibilidad para la opinión pública. La necesidad de hacer sostenible de cara al futuro el sistema público de pensiones es una realidad a la vista del envejecimiento de la población y ante esta perspectiva, cobra importancia la construcción de un ahorro de cara a la jubilación.

Los planes de pensiones privados son el vehículo más extendido, y más incentivado, para crear ese colchón financiero para el retiro. Pero sus actuales beneficios fiscales no bastan para impulsar su contratación de forma generalizada, en especial entre los ciudadanos más jóvenes y de mediana edad sobre los que más impactará la reducción que se prevé a futuro sobre la pensión pública. Las aceptables condiciones en que los ciudadanos se jubilan en la actualidad, la escasa tradición de ahorro privado para la jubilación y los estragos de una crisis que ha creado precariedad laboral y reducido con fuerza los salarios son factores que juegan en contra del despegue de los planes de pensiones, en los que también juega un papel crucial el coste. Es decir la comisión de gestión que el partícipe va a estar pagando durante años.

El Gobierno ha anunciado recientemente un par de medidas con las que pretende incentivar la contratación de planes de pensiones privados. Tendrán más liquidez, puesto que podrán rescatarse al cabo de diez años sin que sean necesario estar en paro de larga duración o sufrir una enfermedad, únicos supuestos para el reembolso anticipado. Así, los planes que se contrataran en 2015 podrán ya rescatarse en 2025. Y en materia de comisiones, el Gobierno establece que la comisión de gestión máxima baje del 1,5% actual al 1,25%.

Esta medida promete tener un impacto significativo y contribuir a un abaratamiento general del producto. De hecho, el 58% de los planes de pensiones soportan actualmente una comisión de gestión superior al 1,25%, según datos de Morningstar. Además, los planes de pensiones de mayor volumen de patrimonio apuran la comisión de gestión máxima, hasta ahora en el 1,5%. El CaixaBank Equilibrio y el CaixaBank Crecimiento –los dos mayores planes del mercado, con patrimonio de 3.987 y 2.166 millones de euros, respectivamente– tienen ambos una comisión de gestión del 1,5%, según datos facilitados por Vdos. También sucede con los dos planes que les siguen en el ránking por tamaño –el Santander Prudente y Santander Moderado–, con patrimonio de 1.923 y 1.564 millones de euros.

El abaratamiento de los planes de pensiones será sin duda una buena noticia para sus partícipes, aunque también haya productos en los que la comisión elevada se justifica por una buena gestión y alta rentabilidad. Así, en los planes de pensiones más rentables es frecuente el cobro de la comisión máxima, que ahora deberá descender. Sucede con los planes de Bolsa más rentables en lo que va de año.

En los planes de renta variable, en los que el coste de gestión suele ser más elevado, el que más gana en 2017 es el Lierde Plan de Pensiones Bolsa, con comisión de gestión del 1,5%. La misma que también aplican los planes de Bolsa emergente de CaixaBank y Caser y el Magallanes Acciones Europeas, en los primeros puestos de rentabilidad. Con una mayor perspectiva temporal –clave para valorar la calidad de gestión de un producto pensado para el largo plazo–, los planes de Bolsa más rentables también cobran el 1,5% de comisión de gestión (ver gráfico), con la excepción del plan de ING de Bolsa estadounidense, que ya se ajusta al nuevo máximo del 1,25%.

En la familia de planes de renta fija mixta, en la que se concentra el mayor volumen de patrimonio y partícipes, también abundan las comisiones de gestión superiores al 1,25% para los productos más rentables. Es el caso del Bestinver Ahorro o el Merchbanc Global, los que más rentan en la última década y que ahora cobran el 1,5% por la gestión. El segundo de ellos es además el más rentable en su categoría en este año, según Vdos.

Los planes de más patrimonio y los más rentables superan el 1,25% de comisión de gestión, el nuevo tope marcado por el Gobierno

En un producto de ahorro con vocación de largo plazo, la comisión de gestión es sin duda un factor importante. Y en la lucha por captar el nuevo mercado que se abre ante la necesidad de ahorrar para la jubilación, están surgiendo iniciativas que apuestan claramente por unas comisiones de gestión bajas. Morningstar y CNP Partners acaban de presentar una nueva iniciativa por la que lanzan tres planes de pensiones con una comisión total del 0,72% –0,65% de gestión más 0,07% de depósito–. Y en su web permiten comparar el coste de sus productos frente al de cualquier otro. Una comisión del 0,72% permite por ejemplo un ahorro al cabo de 20 años de 1.301 euros frente al plan más voluminoso, el CaixaBank Equilibrio, con comisión de gestión del 1,5% más el 0,25% de depósito.

Frente al dominio de la banca en la comercialización y gestión de planes de pensiones, están creciendo las iniciativas que apuestan por la venta únicamente por internet y por planes de gestión pasiva, con comisiones evidentemente más bajas. “El ajuste en comisiones es positivo para el partícipe, aunque la gestión pasiva no necesariamente suponga mejores rentabilidades”, advierte Xavier Bellavista, director de inversiones de Mercer. En su opinión, la clave para una buena gestión pasiva está en la adecuada asignación de activos, de modo que el plan invierta –ya sea a través de ETF o en fondos indexados– en el activo con más rentabilidad, lo que evidentemente requiere de un buen gestor. Bellavista recuerda que, en una inversión a largo plazo, la gran parte de la rentabilidad depende de la estrategia de inversión elegida y solo una pequeña parte, de la toma de posiciones cortoplacistas.

“La comisión de gestión es sin duda un factor a tener en cuenta pero no es determinante. Es muy importante que el plan de pensiones se ajuste al perfil de riesgo y que acompañe al cliente en todo el proceso de ahorro porque es a muy largo plazo”, afirma Silvia Ávila, responsable de bancaseguros de Banco Sabadell. La ejecutiva defiende además que “la industria ha hecho una apuesta con sentido por la gestión activa de los planes de pensiones. Son planes para un ciclo de vida, con la lógica de la inversión a medio plazo”.

La rebaja de comisiones máximas en los planes de pensiones y la creciente alternativa a la oferta bancaria que supone la irrupción de plataformas especializadas en gestión pasiva y venta por internet –como Finizens o Indexa Capital– van a jugar a favor del abaratamiento del producto. En el sector advierten sin embargo de que una rebaja de comisiones no basta para favorecer el despeque de las aportaciones. De hecho, el Gobierno ya estableció en 2014 una rebaja de la comisión de gestión máxima desde el 2% al 1,5%. Desde aquel año, el número de partícipes de planes de pensiones individuales ha descendido desde los 7,85 millones a los 7,62 millones de junio de 2017.

“La rebaja de comisiones ya se aplicó y apenas ha logrado impulsar la contratación de planes de pensiones. Llevamos muchos años con pequeños gestos pero hay que abordar con más profundidad el problema del ahorro para la jubilación”, señala Bellavista. Para el consultor, la gran referencia es Reino Unido, donde casi es obligatoria la contratación de un plan de pensiones de empleo. La empresa lo ofrece en todo caso, si bien el trabajador puede rechazarlo.

La banca insiste en la necesidad de concienciar de que, a futuro, la pensión pública no será suficiente y reclaman que el Gobierno cumpla con su proyecto, aparcado por cálculos electorales, de enviar a los trabajadores de más de 50 años una carta con la pensión que cobrarán. El sector teme también un volumen importante de reembolsos al cabo de 10 años, si bien el partícipe deberá tener en cuenta que la prestación tributará a su tipo marginal –superior cuando se está en activo–. Los planes de pensiones serán por tanto más líquidos y algo más baratos pero de su rentabilidad y de la planificación con que ahorre el partícipe dependerá también que cumplan plenamente con su papel.

Source link

Cuatro opciones ‘low cost’ para ahorrar de cara a la jubilación | Mercados

Las comisiones son un factor clave en el ahorro para la jubilación. Al tratarse de una inversión a muy largo plazo, tener un producto que genere pocos gastos es muy importante. Tanto como escoger bien en qué tipo de activo financiero va a invertir el plan de pensiones o quién se va a encargar de la gestión.

La firma pionera en España en los planes de pensiones de bajo coste fue ING. El banco holandés siempre ha hecho bandera de cobrar las comisiones más bajas del mercado en todos sus productos. Cuando lanzó sus Planes Naranjas no fue una excepción. Los gastos que aplica para planes de pensiones que invierten en Bolsa son un 50% inferiores a los que aplican otras entidades.

¿Cómo puede ser? Primero, porque se trata de productos de gestión pasiva. Esto es, que invierten en fondos que replican la evolución de los principales índices bursátiles. No tiene gestores de fondos que seleccionen determinadas compañías, sino que el plan se mueve al compás del Ibex 35, el S&P500 y el Eurostoxx 50. Además, ING no tiene oficinas, con lo que ahorra mucho dinero de comercialización.

Ahora, con el auge de la gestión pasiva en todo el mundo, han surgido varias iniciativas en España que están plantando cara a los planes de pensiones de ING. En concreto, se trata de dos nuevas compañías de tecnología financiera (fintech) –Indexa Capital y Finizens– que han cerrado una alianza con Caser. Y esta misma semana se ha sumado un cuarto competidor: la aseguradora francesa CNP en alianza con Morningstar.

 

1. ING: pioneros con sus Planes Naranja 

El banco holandés ING fue la primera entidad financiera en comercializar en España planes de pensiones con comisiones de bajo coste. Este ahorro ‘low cost’ para la jubilación casaba perfectamente con la estrategia del grupo, que siempre ha hecho bandera de no aplicar comisiones ni en sus cuentas, ni en sus tarjetas de crédito. Los Planes Naranja se empezaron a comercializar en 2003. La entidad vende 9 planes de pensiones, gestionados por Renta 4, y que acumulan 2.380 millones de euros de activos gestionados.

“Siempre hemos apostado por ofrecer a nuestros clientes unos productos muy sencillos, transparentes y con bajas comisiones, y esta filosofía es la que trasladamos a nuestros planes de pensiones”, explica Luis González Soto, director de cuentas e inversiones de ING en España.

La comisión media aplicada en los planes de pensiones de ING es del 1,26%, mientras que hoy por hoy la comisión media de los planes de Bolsa supera el 1,6%. Hace años la diferencia era aún mayor, pero ING ha subido tarifas y el resto de entidades las han ido reduciendo.

El producto principal de ING son los planes dinámicos. “Se trata de productos en los que el trabajador establece cuál será la fecha más probable de su jubilación. Partiendo de esa premisa, buscamos la mejor combinación de activos para que maximice su inversión, con más peso de la Bolsa en los primeros años, y más de los bonos cuando se acerca la fecha de retiro”, apunta González Soto. La cesta de activos va cambiando su peso poco a poco, año a año. ING tiene un Plan 2020, otro 2025, otro 2030… También cuenta con tres planes que replican directamente índices (Plan Ibex 35, Plan Eurostoxx 50 y Plan S&P 500) y dos que invierten solo en deuda.

2. Indexa Capital: la punta de lanza de la gestión pasiva

Indexa Capital fue la primera compañía fundada en España para tratar de plantar cara a los bancos y a las aseguradoras en el segmento de los fondos de inversión y los planes de pensiones. La entidad defiende la importancia de aplicar comisiones baratas cuando se trata de ahorrar a largo plazo. Primero lanzó fondos de inversión ‘low cost’ y después se alió con la gestora de planes de pensiones de Caser para ofrecer este tipo de productos. La comisión total que aplica Indexa es del 0,78%.

“El negocio de los fondos y los planes de pensiones es un oligopolio completamente dominado por los bancos, lo que acaba perjudicando al cliente final, a quien se cobran altas comisiones sin lograr buenas rentabilidades”, apunta François Derbaix, fundador y consejero delegado de Indexa Capital. Su propuesta de negocio pasa por ofrecer productos de inversión que cobran una comisión que es menos de la mitad de la que cobra el mercado. El particular contrata un plan de pensiones que invierte en productos de gestión pasiva. En concreto, cuenta con el fondo de pensiones Indexa Más Rentabilidad Acciones, que tiene en cartera una cesta de fondos cotizados, ETF, de las principales Bolsas del mundo (Estados Unidos, Europa, países emergentes, Japón…) y el fondo de pensiones Indexa Más Rentabilidad Bonos (que invierte en ETF que representan a un amplio abanico de deuda pública y privada).

En función del perfil inversor, Indexa Capital otorga un mayor peso al fondo de acciones o al de bonos. El más arriesgado tendría casi el 100% del fondo Indexa Acciones y el más conservador tendría casi todo el dinero en Indexa Más Rentabilidad Bonos. Este tipo de estrategia de inversión permite al propietario del plan de pensiones estar invertido a través de un único producto en más de 10.000 bonos y 2.000 compañías de todo el mundo. Un nivel de diversificación difícilmente replicable por un plan de pensiones tradicional.

3. Finizens: una contratación 100% ‘online’

Finizens lanzó hace unos meses un plan de pensiones de gestión pasiva 100% digital y con comisiones muy bajas, gestionado de manera automatizada mediante algoritmos. Los gastos que aplica al plan de pensiones Finizens son un 85% inferiores a los que suelen aplicar los bancos. Una de las grandes apuesta de esta fintech es la tecnología. Ha invertido muchos recursos para que la experiencia de usuario sea muy sencilla. Todo el proceso de contratación se puede realizar desde el teléfono móvil. La firma se ha aliado con Caser como gestora del plan de pensiones.

“Hacían falta en nuestro país alternativas a los planes de pensiones tradicionales que sufren el mismo problema del que llevamos hablando hace mucho tiempo en cuanto a los déficits de la gestión activa: altas comisiones y falta de retornos”, explica Giorgio Semenzato, consejero delegado de Finizens . Los impulsores de esta herramienta de inversión a través del móvil han recurrido a Caser como aliado para la figura del plan de pensiones. También cuentan con esta aseguradora para gestionar su plan de ahorro.

El plan de pensiones de Finizens se basa en una gestión pasiva y sistemática de las inversiones. Quienes contratan este producto, además de invertir en una amplísima variedad de acciones y bonos, también tienen una parte de su cartera en activos reales, como propiedades inmobiliarias y oro.

Finizens cuenta con cinco carteras diferentes según el nivel de riesgo que quiere asumir el cliente. Se puede acceder al plan de pensiones de Finizens desde 50€ y es sencillo configurar aportaciones mensuales automáticas al plan. “De esta forma se consigue que los ahorros vayan incrementándose mes a mes de manera más constante y sin esfuerzos”, explica Semenzato. 

Desde la aplicación para el móvil se puede realizar cualquier tipo de consulta y operativa.

4. CNP-Morningstar: una alianza estratégica

CNP y Morningstar anunciaron esta misma semana una nueva propuesta para ahorrar de cara a la jubilación con comisiones baratas. Las comisiones serán del 0,72%, menos de la mitad de las que suele aplicar el mercado. La aseguradora francesa quiere dar un salto cualitativo en su propuesta de negocio, con una alianza con el líder mundial en análisis de productos de inversión.

La oferta inicial consistirá en tres planes de pensiones de las categorías de renta fija mixta (CNP Partners Morningstar Conservador), renta variable mixta (CNP Partners Morningstar Moderado) y renta variable (CNP Partners Morningstar Dinámico) que serán administrados por CNP Partners, como gestora de pensiones, y asesorados por Morningstar, que asignará los activos. Los planes invertirán en fondos cotizados o ETF y fondos indexados con el objetivo de abaratar el coste. La comisión de gestión (0,65%) más la de depósito (0,07%) sumarán un 0,72%, muy por debajo de la media del mercado. Ahí se incluye el coste ETF o fondo en el que inviertan, que no superará el 0,25%.

“Queremos ser uno de los proveedores financieros de referencia para nuevos clientes de planes de pensiones”, explica Jean Christophe Mérer, director general de CNP Partners, la filial española de CNP Assurances. El perfil de cliente que buscan captar es el de un ahorrador de mediana edad, entre los 40 y los 45 años, con cultura financiera, usuario habitual de la página de Morningstar (que ofrece comparativas de fondos y planes de pensiones) y que ya cuenta con otra entidad financiera de referencia. Así, no habrá un servicio de asesoramiento en la inversión como tal, ni tampoco incentivos por los traspasos desde otras entidades. El comportamiento de las carteras será supervisado por los profesionales de Morningstar y CNP Partners. Trimestralmente, habrá un comité de inversiones conjunto.

Source link

El despegue de las rentas vitalicias y el ahorro 5 para preparar la jubilación | Mercados

Mientras el Gobierno sopesa medidas para intentar incentivar los planes de pensiones, otros productos destinados a complementar la pensión están cogiendo cada vez más brío. Se trata, principalmente de las rentas vitalicias, que han crecido un 3,86%, según datos difundidos por Unespa, y los planes de ahorro 5, que a cierre del primer semestre acumulan 2.586 millones de euros y suben un 69% con carácter interanual.

De hecho, desde Unespa prevén que los productos de ahorro previsión van a seguir creciendo en los próximos años dado que en España “existe un déficit de ahorro previsión en instrumentos financieros.

Durante largo tiempo, el ahorro se ha canalizado hacia otro tipo de activos, como los inmuebles, que no están específicamente pensados para la jubilación”, asegura Luis Miguel Ávalos, director del área de seguros personales, quien achaca el alza de los planes ahorro 5 gestionados por aseguradoras a que “es un producto pensado para pequeños ahorradores, ya que no se puede invertir más de 5.000 euros al año”. Su principal ventaja es que no se tributa por los rendimientos acumulados siempre que hayan transcurrido más de cinco años en el momento de cobrarlos. 

En Unespa prevén que los productos de ahorro previsión van a seguir creciendo en los próximos años

Raúl León, subdirector general de desarrollo de negocio de vida de Mapfre Vida, añade que la mayoría de las modalidades de ahorro 5 garantizan a su vencimiento el 100% del capital invertido, “lo que convierte a estos productos en una magnífica alternativa de inversión para ahorradores con un perfil inversor conservador/prudente”.

El alza de los otros productos de ahorro se constata en la evolución del negocio de las aseguradoras. Miguel Aldalur, director de vida y pensiones particulares de Caser, señala: “Al igual que el mercado, estamos potenciando las rentas vitalicias, pero además están obteniendo especial relevancia los productos basados en unit linked, ya que ofrecen inmejorables entornos de rentabilidad en este contexto de tipos tan bajos e incluso negativos.

Así, el PIAS Unit Linked [planes de ahorro sistemáticos combinados con fondos bajo el paraguas de un seguro] persigue obtener una fiscalidad diferencial tras pasar cinco años si se convierte a renta vitalicia”.

En Mutuactivos, la facturación por primas de rentas vitalicias ha crecido un 9% en el último año. No comercializan SIALP (seguro individual de ahorro a largo plazo), pero en cambio están potenciando los unit linked, que crecen el 19%, y los PPA, un 6,4% en el último año.

Las cifras

400.000 personas han contratado planes de ahorro 5 de aseguradoras en lo que va de año, un 69% más en tasa interanual.

10.000 jubilados habían transformado patrimonio en rentas vitalicias hasta junio de este año, un 3,86% más.

No obstante, ni rentas vitalicias ni otros seguros individuales son comparables con los planes de pensiones. Para José Antonio Iglesias, subdirector general comercial de VidaCaixa, “se trata de soluciones totalmente distintas.

Los planes son un medio de ahorro, mientras que las rentas vitalicias son una forma de optimizar el ingreso de ese ahorro que hemos generado en forma de complemento mensual para toda la vida. Además, las rentas vitalicias también son una solución para quienes desean organizar el patrimonio familiar, dejando una parte del capital en herencia”.

Pero no todo son bondades: Jorge García, director de vida y seguros personales de Generali, cree que el riesgo de las rentas vitalicias “es que su valor de rescate está ligado al valor de mercado del activo en el que se invierta, y en un entorno de previsión de subida de tipos de interés, lo más probable es que estos activos acumulen minusvalías, generando entre las personas que lo contratan la sensación de cautividad con la compañía”.

Source link

Varapalo de Báñez a las agencias privadas de empleo | Mi dinero

El Gobierno va a dejar de incentivar a las comunidades autónomas para que colaboren con las agencias privadas de colocación en la búsqueda de empleo para los parados.

En concreto, el Gobierno y las comunidades acordaron ayer que, dentro de los indicadores que se tienen en cuenta para el reparto de fondos de políticas activas para el empleo, ya no estará el uso de agencias privadas de colocación por parte de las Administraciones regionales.

Hasta ahora, un 10% de la parte variable que reciben las regiones para colocar a sus parados dependía de si los servicios regionales de empleo de cada comunidad firmaban convenios con agencias privadas de colocación para que estas fueran las intermediarias en la búsqueda de empleo de los colectivos de parados de más difícil colocación.

Pero diez comunidades autónomas (Cataluña, País Vasco, Navarra, Asturias, Cantabria, Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura, Valencia y Andalucía) venían ejerciendo en bloque un fuerte rechazo a que el Gobierno incentivara que las regiones tuvieran que contratar a empresas privadas de colocación de todo tipo, entre ellas las empresas de trabajo temporal, para lograr emplear a sus parados y así recibir más dinero de las políticas activas.

Finalmente ayer, estas comunidades lograron ayer que el Ministerio de Empleo renunciara a incluir el uso de estas agencias entre los indicadores que se tienen en cuenta para el reparto de fondos públicos para la intermediación laboral.

Esta fue una de las cesiones que tuvieron que hacer ayer los responsables de Empleo para conseguir el apoyo de todas las comunidades para poder prorrogar el plan Prepara destinado a parados de larga duración o con responsabilidades familiares que hayan agotado todas las ayudas.

Así, finalmente, tras un mes de negociaciones con las regiones, el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, consiguió ayer en la conferencia sectorial de Asuntos Laborales, que todas las comunidades le permitieran prorrogar este programa hasta el 30 abril próximo. Y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, anunció ayer efectivamente estas ayudas estarán vigentes hasta esa fecha. El programa estaba suspendido desde el pasado 15 de agosto cuando terminó su vigencia, pero ahora se reconocerán las ayudas solicitadas o que cumplan los requisitos desde esa fecha.

Empleo necesitaba que las comunidades le permitieran prorrogar esta ayuda y seguir gestionándola después de que el Tribunal Constitucional determinara en julio que el Prepara era un programa de competencia autonómica y no estatal.

Riesgo se reunió ayer con las comunidades para cerrar los detalles de la denominada encomienda de gestión que harán las regiones al Gobierno, para cederle sus competencias sobre el Prepara. Posteriormente, está previsto que el Consejo de Ministros del próximo viernes prorrogue el Prepara hasta finales de abril, fecha en la que también se agotará la vigencia del Programa de Activación para el Empleo (PAE), un subsidio similar al que ayer se acordó renovar.

La intención del Ejecutivo es que para la primavera, Empleo, los sindicatos y las empresas hayan acordado ya una reorganización de todos los programas actuales para parados de larga duración (Prepara, PAE y Renta Activa de Inserción).

Otras concesiones

La renuncia a incentivar a las agencias privadas de colocación no fue la única concesión que tuvo que hacer ayer Empleo. Las comunidades también lograron arrancar a los responsables del Ministerio un compromiso para incrementar el presupuesto de las políticas activas en lo que queda de legislatura, de forma que en 2020 se destine lo mismo que en 2011 a esta partida. Esto supondrá, según explicó ayer el consejero de Trabajo, Comercio e Industria de Baleares, Iago Negueruela, incrementar en 1.000 millones de euros el presupuesto actual para políticas activas.

Además, Empleo tuvo que renunciar también a incentivar el desarrollo del cheque formación, incluido en la reforma de la formación de ocupados de 2015. Esta permitió a las comunidades desarrollar un sistema de cheques para los parados, que pudieran elegir dónde gastar el dinero para su formación. Ninguna comunidad lo está aplicando de forma efectiva; la mayoría por miedo al fraude que podría suponer. Ayer, Empleo aceptó también eliminar que el reparto de estos cheques se tenga en cuenta para recibir más dinero en políticas activas en 2018.

Si bien, desde Empleo se mantuvieron firmes en seguir repartiendo estos fondos en función del cumplimiento de otros objetivos.

Tres ayudas para parados

Cuando los desempleados agotan el cobro de la prestación contributiva por desempleo y el resto de subsidios –salvo el de para mayores de 55 años que se cobra hasta la jubilación– hay tres programas de ayudas:

Prepara. Para parados de larga duración que han agotado todas las ayudas. Si tienen cargas familiares es de 450 euros mensuales y si no, de 400 euros al mes. Se cobra durante seis meses improrrogables.

RAI. La Renta Activa de Inserción (RAI) está destinada a parados de larga duración mayores de 45 años; a discapacitados con un grado de discapacidad igual o mayor del 33%,y a víctimas de violencia de género y emigrantes retornados. Es una ayuda de 426 euros que se otorga por periodos de 11 meses prorrogables hasta tres veces (33 meses en total).

PAE. El Programa de Activación para el Empleo (PAE) es la última de las ayudas a las que se accede. Es para parados de larga duración que busquen activamente empleo. Debe haber transcurrido un mes tras el agotamiento del resto de ayudas; el parado debe llevar 270 días inscrito como demandante;y demostrar que busca activamente empleo. Se cobra durante seis meses improrrogables.

Source link

Más políticas activas de empleo en lugar de más subsidios | Mi dinero

En el juego de cesiones, exigencias y transacciones que rodean las relaciones políticas entre las Administraciones públicas hay siempre ganadores y perdedores. A las agencias privadas de colocación, especializadas en búsqueda de empleo, les ha tocado formar parte de este último grupo en las negociaciones que ha llevado a cabo el Gobierno con las comunidades autonómas para prorrogar el plan Prepara. El Ejecutivo cedió ayer a la demanda de las autonomías de excluir la colaboración con estas agencias de los indicadores que se utilizan para repartir los fondos destinados a políticas activas de empleo s. Hasta ahora, un 10% de la parte variable que recibe las comunidades autónomas para colocar a sus desempleados dependía de la existencia de acuerdos con las agencias de colocación para que estas actuasen de intermediarias. Ello suponía un fuerte respaldo al sector, que dejará de contar con esa muleta.

Desde que el Tribunal Constitucional determinase en julio que el Plan Prepara forma parte de las competencias autónomas, el Gobierno ha tenido que negociar para lograr prorrogar y seguir gestionando esas ayudas, cuyo montante oscila entre los 450 y los 400 euros mensuales y puede cobrarse durante seis meses improrrogables. El Prepara, junto a la RAI (Renta Activa de Inserción) y el PAE son los tres programas de ayuda dirigidos a desempleados que agotan el cobro de la prestación contributiva por el desempleo, así como la mayor parte de los subisidios.

Pese a que el objetivo del Plan Prepara es proporcionar formación a los parados de larga duración para encontrar empleo ese fin no se ha cumplido, por lo que el plan se ha convertido en una ayuda económica. Y sin embargo, no son los subsidios –o la ayudas que funcionan como tales– lo que necesitan las personas sin empleo, sino una formación eficaz para reintegrarse en el mercado laboral. Parte de la contraprestación que han exigido las regiones para prorrogar el Plan Prepara es aumentar el montante de las políticas activas de empleo. Y hacen bien en exigirlo. Nadie debería olvidar aquel viejo consejo sobre la utilidad de enseñar a pescar en lugar de dar peces.

Source link

La banca teme una salida masiva del dinero en planes de pensiones | Mercados

El Ministerio de Economía prepara un cambio legal que va a meter mucha presión a las gestoras de planes de pensiones. El proyecto de Real Decreto que prepara el departamento dirigido por Luis de Guindos establece una reducción de las comisiones que cobran las gestoras (tanto de gestión como de depositaría) y contempla que el dinero ahorrado a través de esta fórmula se pueda recuperar de golpe siempre que las aportaciones tengan más de 10 años de antigüedad.

Este supuesto de liquidez fue introducido en la anterior legislatura, pero quedó pendiente su desarrollo. La Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones (DGSFP) había previsto que hubiera un máximo de retirada anual de 10.000 euros pero ahora Economía ha cambiado de parecer y el borrador del nuevo Real Decreto no contempla establecer ninguna limitación adicional.

La introducción de un nuevo supuesto de liquidez fue aplaudida en 2013 por el sector, porque suponía una vía para acercar el producto a los más jóvenes. Hasta entonces, tan solo se podía recuperar el dinero invertido en planes de pensiones al llegar el momento de la jubilación, o si había una situación de discapacidad o riesgo de desahucio.

Las gestoras de planes de pensiones –mayoritariamente controladas por bancos y aseguradoras– consideraron entonces que un límite máximo de 10.000 euros anuales de retirada era razonable, pero ahora cunde el temor a que se produzca una retirada masiva del dinero de las pensiones privadas cuando se alcance la fecha fijada para que la medida entre en vigor:2025.

“Si no se establecen límites al supuesto de liquidez a 10 años se desvirtúa la figura de los planes de pensiones, que pierde su carácter de ingreso complementario a la pensión de jubilación”, explica un gestor de planes de pensiones. “Dentro de solo ocho años, los partícipes de planes podrían retirar de golpe todo el dinero y llevarlo a otro lado, lo que sería la puntilla para esta figura jurídica”, explica.

El único condicionante sería el fiscal. El dinero recuperado del plan de pensiones tributa como un rendimiento del trabajo en el Impuesto de la Renta. Reintegrar todo el dinero del plan de una tacada conlleva pagar una mayor factura fiscal, al tributar a un tipo marginal superior.

En la actualidad hay 72.000 millones de euros ahorrados a través de planes de pensiones individuales, y otros 35.500 millones de euros en planes de pensiones de empresas. Entre 2001 y 2015 entró en este tipo de vehículos 90.000 millones de euros. Una parte de este dinero se ha ido retirando ya por jubilaciones, pero la mayoría podría rescatarse a partir de 2025.

El borrador del Real Decreto se hizo ayer público. Bancos y aseguradoras tendrán 15 días para presentar alegaciones ante el Ministerio de Economía.

Otra de las medidas estrella que contempla la nueva regulación es una nueva rebaja de las comisiones máximas que pueden cobrar las gestoras. La comisión de gestión bajará del 1,5% al 1,25%, y las de depositaría se reducirán del 0,25% al 0,2%.

Luis de Guindos ha seguido el mismo patrón que utilizó al comienzo de su primer mandato como ministro de Economía, en 2013. Entonces impuso una bajada de la comisión máxima de gestión del 2% al 1,5%, y la de depositaría 0,5% al 0,25%.

Esta medida busca mejorar la rentabilidad de un producto financiero que se ha visto muy denostado por los bajos rendimientos obtenidos. Con los últimos años de tipos de interés cercanos al 0%, las rentabilidades aún son más pobres, por lo que se ha impuesto la necesidad de abaratar los costes que asume el cliente.

Desde la asociación española de fondos de inversión y planes de pensiones (Inverco), se ha criticado en varias ocasiones que el Gobierno trate de impulsar las pensiones privadas a costa de recortar comisiones. Su principal apuesta para relanzar la contratación de planes de pensiones, que lleva varios años de capa caída, pasa porque el Gobierno informe a los ciudadanos de cuál es la pensión pública estimada que cobrarán cuando se jubilen.

“Para que los trabajadores sean conscientes de la importancia de ahorrar de cara a la jubilación la mejor fórmula es que el Gobierno retome su proyecto de envío de una carta con una estimación de la pensión. Solo así se tomará plena consciencia del problema demográfico que afrontamos”, ha explicado en varias ocasiones Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco.

Tanto Inverco como la patronal de las aseguradoras (Unespa) han pedido al Ejecutivo otra medida adicional para fomentar el ahorro privado: que se generalicen los planes de pensiones en las empresas medianas y pequeñas.

Source link

Estos son los fondos de pensiones que apuestan 6.000 millones en el Ibex | Mercados

La hucha de las pensiones española solo invierte en renta fija nacional, pero su caso no es ni mucho menos habitual. Cada uno de los grandes fondos de pensiones fija sus propios criterios a la hora de dedicar parte de sus recursos a bonos, renta variable o activos alternativos como el capital riesgo, y en casos como el de Noruega el porcentaje dedicado a la Bolsa alcanza el 70%.

Ciudadanos de siete países apuestan los ahorros de toda una vida en la Bolsa española para garantizarse un retiro dorado. Un total de 21 fondos de pensiones públicos y privados redoblan su apuesta por una renta variable española que se ha convertido en una perita en dulce para los grandes inversores internacionales al ritmo que el Ibex se revaloriza un 10,44% en el año. Sus posiciones sobre el índice se elevan hasta rozar los 6.000 millones de euros, según información recopilada por Thomson Reuters. El dato supone que casi uno de cada cien euros invertidos en el Ibex procede de un fondo de pensiones.

El montante de los fondos de tres países supera los 1.000 millones cada uno. Holanda, Estados Unidos y Canadá invierten 4.800 millones entre los tres. Un 70% de la inversión total. El primer país es Holanda. Dos vehículos de este tipo con procedencia del país de los tulipanes invierten 1.900 millones en el Ibex. Uno es APG Asset Management, el que cuenta con mayores posiciones en el Ibex por valor de 1.647 millones. Gestiona el patrimonio de los empleados públicos de la educación, la limpieza y la construcción. Se trata de una filial del fondo de pensiones del Estado holandés, uno de los cinco mayores del mundo por gestión de activos, que está presente en firmas como Viscofan (5,77%), Colonial (2,22%) y Merlin (1,5%). Le sigue PGGM, que gestiona los planes de pensiones de los funcionarios holandeses de sanidad y servicios sociales.

Dos fondos de pensiones están presentes en todas las cotizadas que engrosan el índice. Los dos son norteamericanos: Nuveen y el fondo público del Estado de Florida. La estrategia de sus gestores está en diversificar su inversión en pequeñas posiciones (inferiores al 0,3%) en todo el índice. La excepción es el 1,16% de Nuveen en Técnicas Reunidas.

En total son tres fondos de pensiones estadounidenses los que cuentan con posiciones sobre el Ibex. Pisan los talones a los holandeses con una inversión total de 1.896 millones. Las inversiones de fondos canadienses cierran el grupo de cabeza y ascienden a 1.288 millones. Un volumen de activos que se distribuye entre tres vehículos distintos con posiciones en una veintena de valores del selectivo. Son CPP Investment, Caisse Dépôt et Placement du Québec y British Columbia. Mientras que el primero es una gestora privada, los otros administran parte de las pensiones públicas del país.

Lejos de la posición de los canadienses se encuentran los suecos, que han invertido un total de 304 millones. Esta cantidad no evita que los fondos de pensiones americanos superen por volumen de inversión a los europeos. Aunque por poco. Desde el otro lado del Atlántico llegan 2.975 millones frente a los 2.359 de otros países del continente. A pesar del alto volumen de activos que mueven en todo el mundo, el Ibex no logra atraer a ningún fondo asiático.

La inversión de fondos de pensiones europeos la completan los de Suecia, Reino Unido (33,95 millones repartidos en tres fondos), Finlandia y Polonia. Este último país es el que cuenta con un mayor número de fondos que apuestan por el Ibex, aunque de forma más modesta. En total, seis vehículos atesoran 50 millones. Un caso opuesto al finés, donde tan solo el fondo destinado a gestionar el patrimonio de los marineros de la república nórdica se decide por el Ibex. Reparte 68 millones en Santander, Arcelor o BBVA.

Source link