España gasta en desempleo la mitad que en los peores años de la crisis | Mi dinero

España llegó a gastarse en protección por desempleo 32.365 millones de euros en 2009. Aquel año esa cantidad supuso que se invirtió el doble de dinero en costear las ayudas económicas a los parados que en financiar los intereses de la deuda pública, en lo que se gastaron 17.400 millones de euros.

Esa situación se ha revertido y este año el presupuesto español destinará 32.171 millones de euros a pagar intereses de la deuda y poco más de 16.000 millones a pagar prestaciones y subsidios por desempleo.

En 2013 se frenó la sangría del paro y a finales de año empezó a crearse empleo. Esto fue el principio del constante descenso del gasto en desempleo que se viene produciendo desde entonces.

En el primer semestre de este año, el coste del desempleo se ha abaratado hasta los 8.744 millones de euros, un 8% menos que entre enero y junio del año pasado. Previsiblemente, en la segunda mitad del año se mantenga este ritmo, con lo que 2017 cerraría con una factura de gasto en desempleo que rondará los 16.000 millones de euros, por debajo de los 18.300 millones presupuestados inicialmente.

Esto se corresponde con un descenso similar del número beneficiarios de estas prestaciones, que en el primer semestre ascendieron a una media de 1.872847 desempleados, un 8,4% menos que en el mismo periodo de 2016.

Esta disminución de beneficiarios obedece, sobre todo, a la creación de casi 400.000 empleos en el primer semestre del año, según las cifras ajustadas de variaciones estacionales de afiliación a la Seguridad Social.Pero también a la corta duración de muchas de las nuevas contrataciones, lo que hace más difícil al desempleado volver a reunir los días de cotización que se exigen para cobrar la prestación contributiva.

Por estos dos motivos y debido también al agotamiento de las prestaciones contributivas de trabajadores que siguen sin encontrar un empleo y pasan a cobrar ayudas asistenciales, desde 2013 hay siempre más perceptores de subsidios que de prestaciones contributivas, algo que antes de la crisis y durante sus primeros años no ocurría.

En concreto, entre enero y junio se han registrado una media de 706.200 beneficiarios de prestaciones contributivas, frente 934.098 perceptores de subsidios asistenciales.

Sin embargo, a pesar del citado descenso de parados que reciben algún tipo de prestación o subsidio, la tasa de cobertura del sistema (parados que cobran ayudas respecto al total de desempleados registrados) se ha incrementado en el último año. En el primer semestre, dicha tasa es del 55,1%, un punto más que hace un año. Este aumento obedece a que la caída del desempleo es mayor que el descenso del número de beneficiarios.

Casi la mitad de quienes reciben una prestación contributiva llegan a esta ayuda tras la finalización de un contrato temporal, mientras que el 35% proceden de un trabajo fijo del que han sido despedidos. Esto indica que la temporalidad genera más gasto por desempleo que los despidos.

En el caso de los beneficiarios de subsidios, cuatro de cada diez son mayores de 55 años que en su mayoría han agotado la prestación contributiva y reciben esta ayuda hasta la jubilación.

El comercio, con 228.754 perceptores de ayudas en el primer semestre; la hostelería, con 182.383 beneficiarios y la agricultura, con 175.782, son los sectores económicos, que por su elevada temporalidad, generan más gasto en protección a los desempleados.

Source link

La cantidad del empleo no basta para mantener la Seguridad Social | Mi dinero

El comportamiento del empleo ha arrancado el tercer trimestre del año como terminó el segundo: con una velocidad de crucero muy elevada, a juzgar por los datos de afiliación a la Seguridad Social. En el mejor julio de los últimos once años, los afiliados ocupados se habrían incrementado en 56.222, y en 644.337 en los últimos doce meses, un 3,61%, un avance más acelerado que el de la propia actividad. Con este avance, coherente con un descenso del paro de 26.887 personas, la afiliación llega a los 18,489 millones, y se sitúa muy cerca de la marcada en diciembre de 2008, justo unos meses después de haber estallado la crisis. Con tal cantidad, la Seguridad Social, habría recuperado ya 2,4 millones de afiliados ocupados, el 70% de los perdidos durante la recesión.

El vigoroso crecimiento de los ocupados se concentra entre los asalariados (avanzan más del 4%), y aunque en julio se registra un comportamiento ligado al turismo, no cesa de crecer la actividad en la industria manufacturera y exportable, con avance del 3,6% en tasa interanual. Llama también la atención la recuperación muy fuerte que ha experimentado la contratación en el último año de las actividades inmobiliarias y la construcción, con tirones del 6% y 9% respectivamente.

Este crecimiento del empleo en el registro de cotizantes tan fuerte, superior incluso al que contabiliza la EPA, es una condición imprescindible para acercar las cuentas del sistema de pensiones al equilibrio. Pero no será suficiente. La generación de cantidad de empleo precisa también de dosis más elevadas de calidad, sobre todo en las remuneraciones, para que las cotizaciones asociadas sean suficientes para sostener las pensiones públicas. Los partidos políticos analizan ahora en el Congreso las distintas alternativas para reformar las cuentas y garantizar su viabilidad futura, a sabiendas de que el pleno empleo no será suficiente para absorber el desaforado crecimiento del gasto en pensiones. Por ello, además de elevar la remuneración del nuevo empleo, especialmente de aquel más productivo, hay que considerar elevar la carga de la Seguridad social sobre los salarios, que es de las más bajas de Europa.

Source link

Montoro confirma que habrá rebaja de impuestos en 2018 | Mercados

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha asegurado este lunes que las rebajas de impuestos demandadas por Ciudadanos para el próximo ejercicio tienen cabida en el escenario presupuestario que ha comenzado a diseñar el Ejecutivo con la aprobación hoy del techo de gasto para 2018. El ministro ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo que espera poder reunirse ya esta semana con los responsables de la formación naranja para estudiar cómo llevar a cabo las demandas de Ciudadanos para bajar el IRPF el próximo año.

En este sentido, también ha anunciado que tiene cabida un aumento salarial para los funcionarios que ha eludido cuantificar, pero ha admitido que será mayor al decretado para este año, que fue del 1%. Montoro ha recordado que después de haber alcanzado un acuerdo para reducir la interinidad en las Administraciones públicas y reforzar las plantillas sustituyendo todas las bajas que se produzcan en los servicios primordiales, ahora toca negociar con los sindicatos todos los aspectos relativos a los salarios. En este sentido, ha remarcado que espera que el acuerdo de incremento de los sueldos de los empleados públicos vaya más allá del año 2018 y sea para todo lo que resta de legislatura.

Durante la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros celebrada este lunes el Gobierno ha elevado del 2,7% al 3% su previsión de crecimiento de la economía para 2017, en tanto que ha bajado su estimación de tasa de paro una décima, hasta el 17,4%. Para el próximo año, también ha elevado la previsión de PIB del 2,5% inicial al 2,6% y la tasa de paro la ha situado en el 15,4% de la población activa. “Se trata de una revisión prudente, inferior a la que están realizando el resto de analistas”, ha afirmado el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Ante estas nuevas previsiones, el ministro De Guindos ha recordado que si se cumplen, se adelantará a 2019 la consecución del nivel de empleo previo a la crisis, con más de 20 millones de ocupados después de que este ejercicio se haya superado ya el nivel de renta previo a 2008.

Source link