Crisis en Catalua: Podemos desprecia la manifestacin de Barcelona: “Estaba liderada por la extrema derecha”

Segn Podemos: PP, Ciudadanos, Vox y Falange son responsables de empujar a Catalua fuera de Espaa

Source link

La CE advierte a Puigdemont que el respeto de la ley es innegociable | Mercados

El conflicto de Cataluña ha dado este miércoles otro paso en su europeización con un debate de urgencia celebrado en el Parlamento Europeo en Estrasburgo que se ha vuelto, en gran parte, contras las intenciones de la Generalitat.

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha ha advertido al govern catalán que “la votación del domingo fue ilegal” y que “el respeto del Estado de derecho y de la ley es obligatoria”. El vicepresidente de la Comisión, en el turno de apertura de la sesión, ha recordado a las autoridades catalanas que “se puede estar en contra de las leyes, se puede intentar cambiarlas, pero no se las puede ignorar”.

Al cierre del debate, Timmermans se ha mostrado aún más duro y ha vinculado a las autoridades catalanas con “los movimientos de populismo nacionalista” que obvian los principios de la democracia cuando lo consideran necesario. “Saltarse el Estado de derecho porque defendemos algo apasionadamente es peligroso porque, después, otros también se lo pueden saltar porque defienden apasionadamente otra cosa”, ha advertido Timmermans.

El número dos de la Comisión Europea también ha calificado como “tristes” las imágenes de la violencia registrada en Cataluña el pasado domingo durante el referéndum convocado por la Generalitat y suspendido por el Tribunal Constitucional. Timmermans ha reconocido el derecho de cualquier Estado a defender el cumplimiento de la ley. Pero ha subrayado la necesidad de usar la fuerza “con proporcionalidad” y ha recordado que la liberad de expresión es un derecho fundamental en la UE. No obstante, ha precisado que “todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero una opinión no es más valiosa que otra por el simple hecho de que diga en voz más alta”.

Bruselas también ha reiterado su llamada al diálogo. “Ha llegado el momento de hablar”, ha señalado Timmermans. “El diálogo, la posibilidad de sentarse a debatir, en especial cuando no se está de acuerdo, es la base de la UE”, ha subrayado el vicepresidente durante una intervención extremadamente calibrada de antemano.

Timmermans ha ignorado las peticiones de mediación cursadas por el gobierno de Carles Puigdemont, posibilidad rechazada por el Gobierno de Mariano Rajoy. “Se trata de un asunto interno de España (…) que deben resolver los 46 millones de ciudadanos españoles”, ha señalado el alto cargo comunitario.

La Comisión Europea mantuvo un perfil muy bajo hasta el 1 de octubre, limitándose a repetir su respeto al orden constitucional español y su rechazo a cualquier consulta ilegal. El 2 de octubre, sin embargo, tras la violenta jornada del 1-O, el organismo presidido por Jean-Claude Juncker hizo por primera vez un llamamiento oficial “a todos los actores pertinentes para que avancen muy rápidamente de la confrontación al diálogo”.

El pronunciamiento de la Comisión Europea de este miércoles se ha producido en el marco de un debate impulsado por los principales grupos parlamentarios (popular, socialista y liberal) bajo el título de “Estado de derecho, Constitución y Derechos Fundamentales en España, a la luz de los acontecimientos en Cataluña”.

Esos grupos impidieron la semana pasada que llegase al pleno otro debate planteado por los Verdes y más centrado en la actuación del Gobierno central español. Pero el 2 de octubre, el debate se hizo inevitable aunque reorientado hacia el respeto al Estado de derecho.

El líder del grupo Popular, el alemán Manfred Weber, ha calificado al gobierno de Puigdemont de “irresponsable, por dividir al país”. El italiano Gianni Pittella, al frente del grupo Socialista, ha lamentado la actuación policial pero alerta sobre “nuevos desastre” si las autoridades catalanas siguen adelante con su intención de declarar la independencia unilateralmente.

El conservador polaco Ryszard Antoni Legutko, en nombre del grupo euroescéptico ERC, ha acusado a la Comisión de doble rasero por no reprochar abiertamente a España la actuación policial del pasado domingo. “Si hubiera sido otro país, la CE hubiera sido mucho más dura”, ha señalado en alusión al expediente abierto por Bruselas contra Polonia por una presunta violación de las normas del Estado de derecho.

Por el grupo Liberal, donde conviven, entre otros, los eurodiputados de Ciudadanos y del PdeCat, ha intervenido su lider, el belga Guy Verhofstadt, que ha rechazado la convocatoria del referéndum ilegal pero ha señalado que “los problemas políticos no se pueden resolver solo con los jueces”.

El eurodiputado francés Patrick Le Hyaric, de Izquierda Unitaria (que engloba Podemos), acusó al Gobierno central de apostar por “la represión”. Y desde los Verdes, la eurodiputada alemana, Ska Keller, además de lamentar la actuación de la policía, instó al diálogo y a la mediación de Bruselas. “La Comisión puede ser un árbitro honesto”, señaló Keller.

El debate se ha enmarcado en una estructura rígida para amortiguar las posibles trifulcas. Cada grupo parlamentario podrá intervenir una sola vez y el vicepresidente de la Comisión tendrá un derecho de respuesta al final. En total, tomarán la palabra nueve europarlamentarios (uno por grupo), ninguno de ellos español.

Antes del debate se ha desplegado una estelada en el pasillo del hemiciclo y el eurodiputado liberal Ramón Tremosa (PdeCat) ha repartido flores entre algunos de los asistentes.

Source link

El conflicto catalán también divide a la Unión Europea | Mercados

El conflicto de Cataluña ya había fracturado antes del 1 de octubre la convivencia dentro de la comunidad autónoma y en el conjunto de España. Tras la bronca jornada del domingo pasado, amenaza con dividir también a la Unión Europea, cada vez más forzada a tomar posición sobre un problema del que se había desentendido calificándolo como “asunto interno” de España.

El asunto interno ha cruzado ya las fronteras y resquebraja la aparente unidad de las capitales y de las instituciones comunitarias, que hasta ahora se limitaban a expresar su apoyo al orden constitucional vigente.

El agravamiento de la crisis obliga a concretar más la posición y con el detalle emergen las diferentes sensibilidades políticas que laten en cada capital y los intereses no siempre coincidentes de los Estados miembros.

Cataluña se ha convertido en arma arrojadiza entre centralistas y federalistas, entre partidarios de avanzar en la integración europea y quienes abogan por frenarla, y entre euroentusiastas y eurófobos.

La división cristalizará este miércoles en Estrasburgo, durante el debate convocado por el Parlamento Europeo con carácter de urgencia para abordar la situación en Cataluña. Pero las diferencias vienen de mucho antes, aunque empezaron a hacerse patentes tras las imágenes de la intervención policial para abortar el referéndum convocado por la Generalitat y suspendido por el Tribunal Constitucional.

El debate de Estrasburgo obliga a la Comisión Europea, presidida por Jean-Claude Juncker, a pronunciarse en el plenario sobre un tema que había esquivado con esmero para no interferir en asuntos españoles pero también para no sufrir una división interna.

Prueba de lo espinoso del asunto es que el organismo comunitario tuvo que deliberar el martes a puerta cerradas para consensuar una posición de cara al plenario, que será defendida por el vicepresidente de la Comisión, el socialista holandés Frans Timmermans.

Las negociaciones previas eran imprescindibles porque en el seno de la Comisión (28 comisarios, uno por país) conviven sensibilidades muy distintas en relación con las reivindicaciones nacionalistas, en general, y sobre el conflicto catalán, en particular.

Al igual que las principales capitales (Berlín, París o Roma), la mayoría de los comisarios se alinea con las tesis de Madrid, representadas en Bruselas por el comisario español Miguel Arias Cañete.

Pero la Comisión cuenta con miembros como el vicepresidente de Asuntos Económicos y ex primer ministro de Letonia, Valdis Dombrovskis, temido por la diplomacia española por sus simpatías hacia el nacionalismo catalán. Un nacionalismo que suele evocar la independencia de los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) como un precedente ejemplar para sus aspiraciones de secesión.

Las cargas policiales del domingo también han enfriado el apoyo hacia el gobierno español entre los comisarios de origen nórdico o de sesgo liberal. Ninguno de ellos parece cuestionar el derecho del Estado español a impedir una ilegalidad, pero se preguntan sobre la proporcionalidad de las medidas adoptadas.

“Está claro que el gobierno español tiene razón legalmente, pero la actuación desproporcionada puede restarle legitimidad”, tuiteaba el domingo el jefe de gabinete del Jyrki Katainen, vicepresidente finlandés de la Comisión Europea.

En la reunión del martes, los comisarios europeos acordaron mantenerse al margen del conflicto y rechazar las peticiones de mediación cursadas por el govern de Carles Puigdemont. Y se aferraron a una línea de consenso que, por ahora, complace a todas la Comisión. La posición pactada señala que “esperamos que las dos partes se sienten a hablar, que se relaje la situación y que encuentren una solución”, según resumió el vicepresidente Katainen al término de la reunión.

“España no acepta lecciones de democracia”, asegura el eurodiputado del Partido Popular Esteban González Pons

 

El equilibrio de la Comisión no calmará el debate del Parlamento, previsiblemente tan acalorado como casi todos los que provoca la crisis de Cataluña. Estrasburgo ya tuvo un aperitivo el martes con una intervención del eurodiputado británico, Nigel Farage (Ukip).

“Nunca hubiera pensado que veía a la policía de un Estado miembro hiriendo a 900 personas para intentar impedir que votaran”, señaló Farage, uno de los líderes que impulsó el brexit en Reino Unido.

“Señor Farage, mi país no acepta lecciones de democracia de alguien a quien no considero demócrata”, replicó el eurodiputado español, Esteban González Pons (PP). “Gracias al brexit se marchará de esta cámara la extrema derecha. Lo único bueno que tiene el brexit es que no tendremos que escuchar jamás al señor Farage”.

Las acusaciones y reproches de Farage y Pons ilustran la dimensión europea que ha alcanzado el conflicto catalán y la trascendencia de su resolución o enquistamiento para el resto del continente. El desgarro al sur de los Pirineos puede agravar otras heridas europeas. Y viceversa.

“Para los partidarios del brexit en Reino Unido, por ejemplo, es una bendición que surjan fisuras en cualquier socio de la UE y más, si es del tamaño de España”, señala una fuente comunitaria. Como consecuencia del conflicto, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya se ha perdido una cumbre europea (en Tallin, el 29 de septiembre) y ha tenido que centrar gran parte de su agenda internacional en la defensa de la integridad de España en detrimento de otros intereses económicos o geoestratégicos.

Las visitas de Rajoy al Elíseo y a la Casa Blanca se destinaron principalmente a recabar el apoyo público de Emmanuel Macron y Donald Trump a la unidad de España.

El conflicto catalán no solo impone el ensimismamiento de España. También puede cruzarse en los esfuerzos del renovado eje franco-alemán para reforzar la zona euro con nuevos instrumentos presupuestarios y nuevas cesiones de soberanía.

Los países reacios a esa evolución ya empiezan a achacar en parte la crisis catalana a la incomodidad de algunas administraciones regionales con una Unión Europea que apenas les concede representatividad. Esas voces abogan por recuperar el apoyo popular mediante la devolución de competencias Bruselas hacia las capitales y de éstas hacia las regiones. Un movimiento centrífugo europeo que el Gobierno español asegura haber frenado en Cataluña.

Source link

Bruselas gira hacia la petición de diálogo tras la violencia del 1-O | Mercados

La violenta jornada del 1 de octubre ha obligado a Bruselas a abandonar su aparente indiferencia hacia el conflicto en Cataluña y a mostrar una mayor beligerancia en las peticiones de diálogo a los gobiernos de Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.

La Comisión Europea, presidida por Jean-Claude Juncker, ha hecho este lunes un llamamiento oficial a todos los actores involucrados en el conflicto “para que pasen muy rápidamente de la confrontación al diálogo“.

Juncker ha telefoneado a Rajoy este lunes por la tarde. Y, según el entorno del presidente de la Comisión, le ha reiterado su apoyo al orden constitucional español pero le ha invitado a plantear un diálogo con Barcelona.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, también telefonéo a Moncloa para insistir en las llamadas al diálogo. “He hablado con Mariano Rajoy. Comparto sus argumentos constitucionalistas, pero le he instado a buscar fórmulas para evitar una escalada y el uso de la fuerza”, tuiteó Tusk nada más colgar el teléfono.

Puigdemont, sin embargo, ha supeditado este lunes el diálogo “a una mediación internacional, para que sea eficaz”. Una propuesta rechazada por Madrid y Bruselas, por lo que el enroque del govern podría abortar la negociación propuesta por la CE.

Juncker mantiene su “confianza” en el presidente del Gobierno español “para gestionar este difícil proceso”. Pero el presidente de la CE subraya, tras las escenas de cargas policiales que han llamado la atención de toda Europa, que “la violencia nunca puede ser un instrumento político”.

El organismo comunitario ha recordado que la consulta convocada por el Govern y suspendida por el Tribunal Constitucional “era ilegal”. Y, por tanto, Bruselas no reconoce ningún resultado.

Pero la CE, por primera vez, insta directamente a entablar una negociación entre Madrid y Barcelona par restablecer la convivencia. “Más allá de los aspectos puramente jurídicos de este asunto, la Comisión considera que son tiempos para la unidad y la estabilidad, no para la división y fragmentación”, señala el organismo comunitario en un comunicado oficial.

En una línea similar se ha expresado este lunes un representante del Gobierno alemán. “El separatismo no resuelve ningún problema”, señaló Michael Roth, secretario de Estados para asuntos europeos en el gobierno de Angela Merkel. Y abogó por una salida negociada al conflicto, pero para lograrlo “ambas partes deben decir que están dispuestas a hacerlo”.

París se ha alineado más claramente con las posiciones de Madrid. En conversación telefónica con Rajoy, el presidente francés, Emmanuel Macron, reiteró que el presidente del Gobierno es su único interlocutor. Un portavoz del ministerio francés de Exteriores apoyó expresamente la propuesta de Rajoy de “abrir una reflexión común con el conjunto de las fuerzas políticas representadas en el Parlamento”.

La respuesta ha sido mucho más dura en países como Bélgica, donde se ha atribuido en g gran parte al Gobierno español la responsabilidad de la violencia del 1-O.

Las portadas de los principales medios de comunicación también coinciden en destacar dramáticas escenas de las cargas policiales y editorialistas y columnistas consideran, en general, que la respuesta del Gobierno central ha sido desproporcionada y contraproducente.

El Parlamento Europeo debatirá los acontecimientos del 1-O a propuesta de Populares, Socialsitas y Liberales

 

La jornada del domingo, en todo caso, ha supuesto la internacionalización de un conflicto sobre el que la mayoría de las capitales europeas habían pasado hasta ahora de puntillas.

La CE insistió el lunes en que se trata de “un asunto interno” de España. Pero la petición de diálogo marca un giro en relación con la posición previa al 1-O.

El viraje de Bruselas se iniciaba en el Parlamento Europeo. “Debe intervenir la política, no la policía”, señalaba el líder de los socialistas europeos, Gianni Pitella, el mismo domingo.

La semana pasada, los Verdes intentaron incluir ese punto en el orden del día, pero Populares y Socialistas, entre otros, lo rechazaron. La nueva propuesta llega avalada por populares, socialistas y liberales. Y aunque se dirige a abordar el problema desde el punto de vista de “la Constitución el Estado de Derecho”, tendrá la misma consecuencia política que la anterior: forzar a la Comisión Europea y al Consejo Europeo a pronunciarse ante el pleno sobre la actuación del Gobierno español y de la Generalitat de Catalunya durante el frustrado referéndum del pasado domingo.

Bruselas se niega a mediar


  • La CE ha urgido al diálogo entre Madrid y Barcelona pero ha rechazado participar en la mediación internacional reclamada por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

  • El portavoz de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, aseguró el lunes que el organismo comunitario “no tiene ningún papel” en la posible negociación entre Madrid y Barcelona.

  • Fuentes europeas aseguran que el artículo 4 del Tratado de la UE impide a Bruselas intervenir. Ese artículo establece que la UE “respetará las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial, mantener el orden público y salvaguardar la seguridad nacional”.

  • Varios grupos del Parlamento Europeo, con los Verdes al frente, consideran, sin embargo, que Bruselas dispone de margen para mediar y recuperar el diálogo entre el gobierno de Rajoy y el de Puigdemont.

  • Los europarlamentarios de Podemos van más lejos y en lugar de mediación piden a Bruselas que expediente a España por la actuación de la policía durante la jornada del 1-O. Podemos pide, incluso, que Bruselas invoque el artículo 7 del Tratado de la UE para suspender el derecho de voto de España en el Consejo de la UE.

Source link

Referndum Catalua 1-O: Podemos llama a los partidos a una asamblea a favor de un referndum pactado y para hacer frente al PP

Podemos llama a cargos de todos los partidos a una asamblea por un referndum legal y con garantas

Source link

Elecciones Allemania: Angela Merkel, la ‘presidenta de Europa’, se prepara para reinar en el caos

Merkel, de campaa electoral en el norte de Alemania: “No hay nada decidido. Cada voto cuenta”

Source link

Italia restituye a su embajador en Egipto mientras crecen las violaciones de derechos humanos en el pas | Internacional Home Tags

Unas mujeres caminan por un edificio a las afueras de El Cairo.

Source link

Angela Merkel absorbe a Martin Schulz en la carrera por la Cancillera | Internacional Home Tags

Carteles de campaa del los socialistas alemanes que lidera Schulz y de la CDU de Merkel.

Source link

Maduro aplasta la democracia, sin apoyo interno y aislado del mundo | Opinion Home

Source link

Bruselas condena la violencia en Venezuela y no reconoce la Constituyente de Maduro | Venezuela

Bruselas condena la violencia en Venezuela y no reconoce la Constituyente de Maduro

Source link