Inditex mantendrá una alta inversión en aperturas y reformas | Compañías

Inditex no planea levantar el pie del acelerador en su expansión, tanto a nivel nacional como internacional. Pablo Isla, presidente del grupo, anunció ayer durante la junta de accionistas celebrada en su sede de Arteixo, que la empresa tiene “una apuesta muy importante” por la inversión en la apertura de nuevas tiendas como en la remodelación de otras para adaptarlas a la actual estrategia comercial.

El presidente del grupo ya remarcó el mes pasado en la presentación de resultados del primer trimestre que la compañía tiene todavía un “gran potencial de crecimiento”, con un modelo basado en la apuesta por grandes tiendas, o flagship stores como se conoce en el sector, en ubicaciones emblemáticas.

Estos establecimientos ofrecen a la compañía su buscada “integración” entre el segmento online y el físico, como explicó ayer Isla. En este campo, el presidente aseguró que el inicio de este ejercicio ha estado marcado por la apertura de nuevos establecimientos y la reforma de otros locales. Es el caso del Zara del Paseo de la Castellana, en Madrid, el mayor local de esta cadena del mundo. A él se ha unido la remodelación del establecimiento de Opera, en París, o la entrada en nuevas ciudades como Mumbai, en India. La empresa busca con esta estrategia cimentar el “sólido modelo de crecimiento”, en palabras de Isla, que les ha permitido elevar sus ventas un 69% en los últimos cinco años.

Además, dentro de la expansión de la marca, Isla anunció que el próximo mes abrirá su primera tienda en Bielorrusia, el que será el mercado número 94 para la compañía. Se trata de un Zara que se inaugurará en agosto en la capital del país, Minsk y al que sucederán aperturas del resto de cadenas del grupo. Además, ya en el campo del comercio electrónico, confirmó el lanzamiento a partir del mes de octubre de su tienda online en India.

El directivo se refirió, tras la pregunta de los representantes de CC OO en la junta, al futuro de la compañía en Reino Unido. Isla remarcó que la vocación del grupo gallego pasa por diseñar estrategias a “medio y largo plazo” por lo que la aprobación del brexit “no afecta a los planes de inversión y seguiremos desarrollando nuestra actividad en el país”.

Isla ha asegurado durante su discurso que la empresa va a seguir apostando por un modelo de crecimiento “sólido e integrado”, que se traduzca a su vez en la retribución al accionista. El presidente se ha comprometido a mantener una política de dividendo “atractiva y predecible”. La compañía ha elevado un 89% su pago al accionista durante los últimos cinco años. La junta de accionistas dio ayer su aprobación al dividendo de 0,68 euros que anunció el consejo de administración en la presentación de resultados de febrero. Del total, la mitad se abonó en abril, mientras que el resto se pagará el 2 de noviembre.

La junta aprobó también todos los puntos del día, entre los que se encontraba la aprobación de la gestión del consejo durante el pasado ejercicio, la reelección de José Arnau como consejero con la calificación de dominical y el mantenimiento de Deloitte como auditora para el presente ejercicio.

Source link