Arranca la operación salida con las gasolinas hasta un 7% más baratas | Mi dinero

Quienes no cuenten con un presupuesto muy boyante para gastar durante sus vacaciones de verano y piensen viajar en coche encaran la primera gran operación salida que se inicia mañana con buenas noticias. Los precios de la gasolina sin plomo y el gasóleo han bajado y acumulan descuentos de entre el 5,5% y el 7% respectos a los máximos de este año, alcanzados en febrero pasado. Según los últimos datos oficiales disponibles, de comienzos de esta semana, en España el precio del litro de gasolina sin plomo de 95 octanos se paga en la actualidad a una media de 1,198 euros, mientras que en febrero marcaba un promedio de 1,268 euros. Esto quiere decir que se ha abaratado un 5,5% en cuatro meses.

Si se compara con los precios registrados justo hace un año, la diferencia es mínima, ya que entonces se pagaba a 1,203 euros el litro, por lo que la rebaja en 12 meses es de apenas el 0,41%.

En el caso del gasóleo de automoción la evolución ha sido muy similar. Los últimos datos oficiales publicados calculan que en España se vende en la actualidad a un promedio de 1,069 euros el litro, un 7% menos que el máximo alcanzado también en febrero pasado, cuando tocó los 1,149 euros por litro. De nuevo, si se compara su precio actual con el que marcó hace ahora un año, la diferencia es mínima, de una rebaja del 0,65%.

¿A qué se deben estas reducciones de precios de los combustibles ahora que se inicia una de las épocas de mayor consumo por el aumento de los desplazamientos por carretera? Fundamentalmente al abaratamiento del crudo, que pese al repunte que experimentó durante los peores meses del invierno (enero y febrero pasados), en la actualidad se encuentra en el entorno de los 47 dólares por barril cuando el año pasado el promedio fue de 44, un 15% menos que el ejercicio anterior.

Se trata de un desplome sin precedentes, sobre todo si se tiene en cuenta que hace poco más de tres años el oro negro cotizaba a más de 110 dólares por barril. El exceso de oferta ante la consolidación de las nuevas técnicas extractivas presionan el precio a la baja pese a los intentos de los productores por limitar el bombeo de crudo.

Es decir, que no termina de remontar como quisiera el cártel de la OPEP. El nuevo abaratamiento de la materia prima tiene efectos inmediatos sobre la cotización internacional de los productos ya refinados, como son los combustibles y eso hace que frente a las subidas de precios de los hoteles y paquetes turísticos, llenar el depósito del coche vaya a ser sensiblemente más barato este verano que a comienzos del año.

Para un depósito de tamaño medio, con una capacidad de 60 litros, llenarlo de gasolina sin plomo costará este fin de semana 4,2 euros menos, mientras que si se reposta gasóleo, el ahorro será de media de casi cinco euros. Pero es que además las diferencias pueden ser mayores si se acierta con la estación de servicio. Un simple ejercicio de comparación entre diversas gasolineras de la Comunidad de Madrid demuestra cómo las diferencias entre unos surtidores y otros pueden superar el 10%. Asimismo, esta caída del precio de los carburantes coincide con la proliferación de las conocidas como gasolineras independientes, aquellas que operan al margen de las redes de las grandes petroleras tras el intento que llevó a cabo el Gobierno por avanzar en la liberalización del sector en la Ley de Hidrocarburos aprobada en 2013.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy puso en marcha esta iniciativa con el objetivo de introducir mayor competencia en un mercado que tradicionalmente ha estado bajo sospecha de acordar precios e imponer a los abanderados leoninas condiciones que, en la práctica, limitaban la fluctuación de los precios de venta al público de los combustibles.

Así, la nueva normativa simplificó los trámites necesarios para abrir un nuevo punto de suministro, aceleró el proceso administrativo para conseguir las licencias y limitó las aperturas de nuevas estaciones de servicio en algunas provincias de Repsol, el operador dominante al contar con una cuota de mercado superior al 30%. Esto es lo que explica que en la actualidad la gran mayoría de gasolineras donde el precio es más barato, suele alcanzar diferencias de entre cinco y diez céntimos menos por litro, no pertenezca a ninguna de las tres petroleras líderes: Repsol, Cepsa y BP.

En gran medida se trata de operadores independientes o establecimientos vinculados con cadenas de mucho menor tamaño como Petroprix, Ballenoil o Bonarea, entre otras. Muchas de estas gasolineras low cost venden por ejemplo en la actualidad el gasóleo por debajo del euro el litro, cuando el precio medio en todo el país es de los citados 1,069 euros. Por último, y aunque en una misma localidad dependiendo de dónde se reposte se puede ahorrar un significativo dinero cada mes, ahora que llegan los desplazamientos a otras regiones distintas de la de residencia, se pueden obtener también descuentos al acudir a la gasolinera. Los territorios más baratos son Castilla y León, Cantabria, La Rioja y País Vasco, ya que no aplican ningún recargo fiscal a los hidrocarburos.

Claves del mercado de hidrocarburos

Diferencias de precios. Hay siete comunidades (Cataluña, Baleares, Galicia, Murcia, Valencia, Castilla-La Mancha y Andalucía) que aplican el tipo máximo de 48 euros por cada 1.000 litros, mientras que hay otras cuatro (Cantabria, Castilla y León, La Rioja y País Vasco) en las que no se aplica ese recargo. Esa diferencia provoca que los precios finales sean más baratos en aquellas autonomías en las que la carga impositiva es menor.

Red de estaciones de servicio. La Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP) constata que a finales de 2016 existían en España 11.188 puntos de venta, 241 más que en 2015.

Composición del precio. A las petroleras les gusta recordar que del precio de litro de gasolina sin plomo, el 57% son impuestos, el 28% el coste del carburante al por mayor, el 13% el gasto de distribución y el 2% restante el margen bruto del operador. En el caso del gasóleo la carga fiscal es del 54% y el coste al por mayor el 31%, el resto, igual.

Source link