Lufthansa se queda con la mayor parte de Air Berlin por 210 millones | Compañías

Fin al culebrón de Air Berlin. El presidente del grupo Lufthansa, Carsten Spohr, anunció este jueves que la primera compañía aérea de Alemania se hace con la mayor parte de Air Berlin. Lo hará por 210 millones de euros y en la que va a invertir 1.500 millones de euros.

El acuerdo se rubricó ante notario a mediodía. Air Berlin informó de que había acordado la venta a Lufthansa de su filial de vuelos regionales LGW, la aerolínea austriaca de vuelos vacacionales Niki y otros 20 aviones.

La venta de partes de la compañía garantiza que se van a mantener todos los empleos de estas filiales, unos 1.200, y que se abren perspectivas para miles de trabajadores de Air Berlin. Todo ello permite a Lufthansa hacerse con los derechos de vuelo (slots) de Air Berlin en los principales aeropuertos alemanes (Berlín y Düsseldorf).

Spohr también aseguró que espera que la operación de compra reciba el visto bueno de la Comisión Europea para finales de año. Los empleados de Air Berlin deberán solicitar ser contratados por Eurowings, filial de Lufthansa, y se les reconocerán los años trabajados en Air Berlin, aunque todavía no se sabe qué ocurrirá con el pago de las pensiones que corresponde a la empresa, informa Efe.

La segunda aerolínea de Alemania tiene 144 aviones y 8.500 empleados. El acuerdo establece que Lufthansa se quedaría con 81 aviones y 3.000 empleados. El resto de activos podrían pasar a manos de Easyjet, con quien Air Berlin aún negociaba a última hora del jueves.

Con este anuncio, Spohr pone fin a un culebrón que ha durado dos meses y que se inició el 15 de agosto cuando la compañía se declaró insolvente ante la imposibilidad de hacer frente al calendario de vuelos programado para el verano.

Etihad, el mayor accionista de Air Berlin con un 29,1% del capital, se negó a seguir inyectando dinero a fondo perdido en una empresa sobreendeudada y que acumulaba 1.200 millones de euros de pérdidas en los dos últimos años.

El Ejecutivo alemán le concedió una línea de crédito de 150 millones de euros para evitar la suspensión de pagos, al mismo tiempo que se abrió la puja para repartirse los activos más rentables de la compañía, en especial los derechos de vuelos (slots) desde los principales aeródromos alemanes.

Primera fase

En una primera fase, los candidatos a hacerse con Air Berlin fueron Lufthansa, su aerolínea de bajo coste Eurowings, Condor (perteneciente a Thomas Cook), EasyJet y Ryanair. Desde ese momento, el consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, se mostró muy crítico con el crédito concedido por el Ejecutivo alemán, al considerarlo que era incompatible con la normativa de competencia europea y que era una “maniobra” dirigida a fortalecer la posición de Lufthansa con el propósito de que se hiciera con los mejores slots de su principal rival en Alemania.

Unas sospechas que se vieron refrendadas por las investigaciones lanzadas desde la Comisión Europea por si podían ser consideradas ayudas de Estado o por la Comisión Antimonopolio alemana. “Ambas compañías son competencia directa en muchas rutas”, recordó Achim Wambach, jefe de la Comisión Antimonopolio alemana, en declaraciones al diario Rheinische Post nada más conocerse el proceso de venta.

Source link

De la Serna desmiente a Atlantia sobre el veto oficial a la opa sobre Abertis | Compañías

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha desmentido a Atlantia sobre los permisos que precisa la empresa italiana a la hora de adquirir Abertis. “Será el Gobierno de España, y no Atlantia, quien determine si es precisa o no la autorización”, ha afirmado De la Serna en unas jornadas en el Instituto de Ingeniería. El Gobierno ha encargado a la Abogacía del Estado un informe jurídico  sobre si la operación requiere el ‘visto bueno’ del Ejecutivo o si, tal como sostiene Atlantia, éste no es necesario. En el folleto de la opa presentado ayer la empresa declaró haber solicitado exclusivamente el permiso de la CNMV, y no de otras autoridades.

“Los abogados del Estado están ya analizando si un cambio indirecto en las sociedades concesionarias de las autopistas requiere autorización”, declaró el ministro, que asegura que, hasta el momento, ningún representante o dirigente de Atlantia se ha puesto en contacto con su departamento desde que se planteó la operación.

En el folleto de la opa, la italiana apunta, con todo, su “voluntad de atender a los intereses estratégicos del Reino de España en relación tanto a la gestión y explotación de las concesiones administrativas de construcción, conservación y explotación de autopistas”, como a la “gestión y eventual destino de la participación de Abertis en Hispasat”.

La CNMV ha comunicado oficialmente el calendario de la opa de Atlantia. El plazo de aceptación empieza hoy, dado que el folleto de la operación fue aprobado ayer por la CNMV, y durará hasta el 24 de octubre.

Venta de Hispasat

Abertis, además, ha informado a la CNMV de que ha recibido una “manifestación de interés” por parte de Red Eléctrica para la adquisición de Hispasat. La propuesta, con todo, no es de carácter vinculante, según ha comentado Abertis, por lo que no ha sido sometida al consejo de administración. La posible operación había sido adelantada por Expansión.Abertis adquirió este mismo año un 33,7% de Hispasat por 302 millones de euros. A estos precios, la adquisición del 90% que está en manos de Abertis rondaría los 800 millones de euros. 

Red Eléctrica, por su parte, se ha manifestado en la misma línea: “como parte del proceso de como parte del proceso de búsqueda activa de oportunidades de inversión, la compañía ha venido realizando estudios para valorar el interés en una potencial adquisición de una participación en el capital social de Hispasat, habiendo mantenido conversaciones a este respecto con Abertis”.

La participación de Abertis en Hispasat, de la que la española tiene el 90%, es uno de los aspectos clave de la opa de Atlantia sobre la empresa española. Hispasat gestiona tanto satélites civiles como militares, por lo que su control tiene carácter estratégico. La venta de Hispasat a Red Eléctrica allanaría el camino para la oferta italiana.

Source link

BBVA negocia la venta de su filial en Chile | Compañías

BBVA negocia la venta de sus negocios en Chile, canalizados a través de la entidad BBVA Chile, de la que tiene el 68%. Según ha comunicado a la CNMV, y a raíz de las informaciones aparecidas en la prensa, el banco ha recibido una muestra de interés por parte de Scotiabank, entidad canadiense con fuerte presencia en América Latina. BBVA ha aceptado que el posible comprador revise la documentación y se entreviste con los gestores de la firma, si bien BBVA señala que no puede determinar si habrá acuerdo o cuáles serían las condiciones de éste,

BBVA Chile es la séptima entidad de Chile, con una cuota de mercado de algo más del 6%. De acuerdo con la prensa chilena, la operación de venta se encargó a Citi, y se han recibido muestras de interés por parte de varias entidades. BBVA habría comunicado, según La Tercera, su intención de vender la filial al supervisor del mercado, dado que BBVA Chile cotiza en la Bolsa de Santiago.

A precios de mercado, la participación está valorada en algo menos de 1.200 millones de euros, si bien la liquidez del valor es escasa. Scotiabank, según la comunicación a la CNMV, aspira a quedarse con el 100% de BBVA Chile, para lo que necesitaría la venta del segundo accionista de la entidad, la familia Said, que según la prensa a contratado a Bank of America para la asesoría de la operación.

Scotiabank ya había manifestado en ocasiones anteriores su interés por alcanzar al menos una cuota de mercado del 10% en los territorios en los que opera. Según la prensa local, otros cuatro grupos estarían interesados en la compra de BBVA Chile: Security, Bice, Itaú y BCI.

BBVA entró en Chile en 1998 (cuando solo era BBV) con la adquisición de un 55% del entonces llamado BHIF, participación que aumentó posteriormente.

Source link

Las claves de la venta de la filial inmobiliaria del Popular | Compañías

La operación de venta de la mitad del negocio inmobiliario de Popular a Blackstone es la mayor compra inmobiliaria de España (Sareb aparte). La sociedad resultante será la segunda inmobiliaria de España, con activos valorados (a precio de compra) en 30.000 millones de euros.

¿Qué ha vendido Santander a Blackstone?

El 51% de todos los activos inmobiliarios del Banco Popular. En la comunicación a la CNMV lo explica: cartera de inmuebles adjudicados, créditos dudosos procedentes del sector inmobiliario y otros activos relacionados con esta actividad (incluidos créditos fiscales). La operación asciende a 5.000 millones y valora la cartera de ladrillo del Popular en 10.000 millones de euros.

¿Cuánto valen los inmuebles vendidos?

El valor contable es de 30.000 millones de euros, tal y como ha explicado el banco, por lo que la operación se realiza con un descuento del 66% sobre dicho valor contable. Esto quiere decir que se trata de activos de difícil colocación en el mercado a los precios a los que fueron adjudicados. Se trata de activos tóxicos, tal y como se denominan en el mercado, y su colocación debería ser positiva para el Santander, que aligera su carga de ladrillo y morosidad.

¿Por qué no los había vendido antes el Popular?

Precisamente por el elevado descuento que exigiría el mercado, no recogido en las cuentas del banco vía provisiones. Según las cifras ofrecidas por Santander en la fecha de la operación, los 29.800 millones de euros de los activos inmobiliarios y créditos dudosos ligados al ladrillo presentes en el balance del banco estaban provisionados en un 45%. Esto quiere decir que el banco ya había apuntado en sus cuentas una pérdida de valor del 45%, insuficiente para cubrir el 66% de descuento que ha aplicado el mercado: estos activos tenían un valor neto de 16.860 millones y venderlos por 10.000 habría supuesto una pérdida de casi 7.000 millones, inasumible para la entidad.

Entonces, ¿el Santander no pierde dinero?

Ya el mismo día de la intervención y absorción del banco el Santander adelantó que preparaba una ampliación de capital masiva para sanear el Popular. Así, ha dedicado 7.200 millones de provisiones adicionales para elevar la cobertura de estos activos inmobiliarios hasta el 69%, con lo que su valor contable neto, 9.200 millones, está cerca del precio final de la operación. De este modo, aunque el Santander no registre pérdidas por la operación, ha dedicado 7.200 millones a saneamientos.

¿En qué consisten los activos?

Según las cifras aportadas por el Santander, la filial inmobiliaria tenía 12.100 millones de euros de créditos dudosos ligados al ladrillo, con una cobertura del 55%. El de los activos corresponde a inmuebles, de los que la mayoría son suelo (7.900 millones, cubiertos al 50%), 6.500 millones son casas terminadas, 300 viviendas en construcción, 1.800 millones en inmuebles en alquiler y 1,200 millones de otros activos.

¿Qué efectos tendrá la operación para Santander?

Principalmente, reducción de la morosidad, de los activos tóxicos en balance y liberación de capital, pues la entidad ya explica que la salida de estos activos del balance no tiene impacto en resultados. Banco Popular mejorará en 64 puntos básicos su ratio de capital phased-in, pero no se ha detallado el impacto sobre Santander.

¿Qué sucede con los activos que no vende?

El banco aún tendrá un 49% de los activos tóxicos procedentes del Popular, si bien ya saneados. Santander creará una sociedad con todos los activos inmobiliarios del Popular (más Aliseda, la inmobiliaria del banco) y venderá a Blackstone el 49% de dicha sociedad.

¿Por qué anunció ayer la operación?

El contacto con Blackstone para la compra de los activos inmobiliarios ya se comunicó a finales de julio, pero el banco no ha anunciado la operación hasta que la UE no ha dado la luz verde definitiva a la compra. Bruselas, que

autorizó de forma cautelar la ultrarrápida adquisición para proteger la estabilidad financiera, ha decretado finalmente que cumple las normas de competencia.

Source link