Atlantia tienta al accionista de Abertis con el doble de dividendo que Hochtief | Compañías

Quedan unos días para que el mercado termine de deshojar la margarita en la que lleva inmerso desde verano. Si finalmente ACS competirá a través de su filial Hochtief para hacerse con el control de Abertis. A expensas de que el grupo pilotado por Florentino Pérez detalle su posible contraopa, Atlantia ha sacado toda su artillería. Y, suba o no su oferta en efectivo, lo hace por el momento con una suculenta política de retribución al accionista para los que opten por las acciones.

La concesionaria italiana promete en el folleto que aprobó la semana pasada la CNMV que distribuirá no menos del 80% del beneficio neto entre sus accionistas (pay-out, en la jerga). Además promete incrementar el dividendo por acción en un 30%. En 2016 distribuyó 0,97 euros por cada título. Según los datos de ese año, y una vez consolidada Abertis, hubiera subido el importe 29 céntimos, a los 1,26 euros.

La política de retribución al accionista de Hochtief no ha sido hasta ahora tan generosa como la de Atlantia. En 2016 dedicó el 50% de su beneficio a retribuir a sus accionistas, algo más de la mitad del pay-out de Atlantia.

En términos totales, Atlantia dedicó al pago al accionista 775 millones en 2016. El dato de Hochtief fue inferior: 167 millones.

La rentabilidad por dividendo, ligada a las claves mencionadas, inclina la balanza del lado de Atlantia. Según los datos de Thomson Reuters, la de la concesionaria italiana respecto a lo pagado en los últimos 12 meses en comparación con su precio actual es de un 3,6%. El doble del 1,8% de Hochtief y ligeramente por debajo del 4,1% de Abertis.

Si finalmente el grupo transalpino se hace con el español y ejecuta su promesa de dividendo, la rentabilidad alcanzaría el 6%, según fuentes conocedoras de la operación.

Los planes de Atlantia pasan (así como ocurre hasta ahora en Abertis) por repartir el dividendo en dos pagos. Un primer abono a cuenta de los resultados del ejercicio en curso, que se pagará en el último trimestre. Y otro complementario, efectivo en el segundo trimestre del año.

Todos estos acicates al inversor del nuevo grupo Atlantia-Abertis aumentan el atractivo de la oferta en acciones. La concesionaria italiana ofrece por cada acción de Abertis 16,5 euros o bien 0,697 títulos de Atlantia o una combinación de ambas. Las acciones de Atlantia han subido más de un 10% en Bolsa desde que presentó su oferta por Abertis el 18 de abril. La acción de Atlantia cerró ayer a 27,24 euros. Así, los actuales socios de Abertis que opten por los títulos del comprador recibirán por cada título acciones de Atlantia valoradas a 18,98 euros. La española cerró ayer a 17,6 euros y el mercado ve cada vez más probable que Atlantia mejore la puja en dinero contante y sonante.

Pero la oferta en acciones tiene varias contraindicaciones. Los nuevos propietarios de Atlantia no podrán desprenderse de sus títulos hasta el 15 de febrero de 2009. Además, los accionistas de Abertis solo podrán recibir el 100% de la contraprestación en títulos si la piden propietarios de menos de 230 millones de acciones de un total de 990 millones. Si es más, se realizará un prorrateo.

Opiniones encontradas de los analistas

La mayoría de los analistas aconsejan comprar títulos de Atlantia, 12 de 18, y ninguno vender. El consenso de Thomson Reuters sitúa el precio objetivo un 1,9% por encima del cierre de ayer. Por contra, en Hochtief la mayoría abogan por vender. El precio objetivo es además casi un 8% inferior a su actual cotización.

Commerzbank afirma que los inversores de Hochtief no ven con buenos ojos la oferta y duda de la respuesta a la ampliaición. Bankhaus Lampe pone el acento en el aumento de deuda, pero aconseja comprar. En Handelsblatt cuestionan las sinergias porque ni Abertis tiene concesiones en Alemania ni Hochtief se dedica a las concesiones.

Source link

La CNMV desoye la petición del Gobierno de frenar la opa de Atlantia por falta de autorización | Compañías

La batalla entre el Gobierno y Atlantia está servida. Incluso podría haber un choque de trenes en el Ejecutivo por la interpretación de supuestas obligaciones de la italiana. La CNMV ha decidido no esperar más y autoriza la operación formalizada el pasado 15 de junio.

Ese visto bueno supone pasar por encima de las advertencias de Fomento y Energía, que se dirigieron por carta al ente regulador el pasado 25 y 26 de septiembre, respectivamente, informando de que Atlantia no había solicitado a ninguno de los dos departamentos un análisis por el cambio de control en concesiones de autopistas y órbitas satelitales.

Fomento alude a la Ley de Autopistas de 1972 y al Decreto 215/1973 sobre el sistema concesional para arrogarse un papel de árbitro en la opa. Abertis gestiona más de 1.500 kilómetros de carreteras de peaje en España, con un 59% del mercado concesional en sus manos.

El ministerio que lidera Íñigo de la Serna recuerda a la CNMV que cuando una opa requiera de la autorización o no oposición de cualquier otro organismo, podrá presentarse la solicitud de autorización de la oferta sin atenderse el citado trámite, pero “la CNMV no autorizará la oferta hasta que no se le acredite la obtención de la correspondiente autorización, no oposición, o simple notificación”.

Fomento alude a la Ley de Autopistas de 1972 y al Decreto 215/1973 sobre el sistema concesional para arrogarse un papel de árbitro en la opa

El aviso se produjo en similares términos por parte de Energía, Turismo y Agenda Digital, donde se califica de estratégica a Hispasat.

Ante el peso de tales avisos, la CNMV trasladó las cartas a Atlantia y esta insistió en su posición de no someter sus planes al visado del Gobierno. “A juicio de Atlantia no es necesaria autorización en España en relación con la toma de control directa de Abertis e indirecta de su grupo de sociedades”, explica en el folleto la empresa participada por la familia Benetton.

En cuanto a Hispasat, Atlantia argumenta que la opa sobre Abertis supone un cambio de control sobre esta última y no la enajenación de acciones del operador de satélites. También incide en que ni Abertis ni la propia Hispasat tienen por objeto social actividades relacionadas directamente con la defensa nacional, por lo que descarta una suspensión del régimen de liberalización de la inversiones exteriores en España, que prevé el Real Decreto 664/1999, y no entiende como obligatoria la autorización del Consejo de Ministros.

Eso sí, la italiana insiste en que se pone a las órdenes del Gobierno en lo que toca a Hispasat: “Atlantia tiene la voluntad de atender a los intereses estratégicos del Reino de España en relación con la gestión y eventual destino del 57,05% de Abertis en Hispasat”, se puede leer en el folleto. Y añade que “tendrá en consideración las indicaciones de la administración española en materias tales como la posible transmisión de todo o parte de Hispasat a terceros que cumplan los requisitos de idoneidad que se tengan por convenientes”.

Pese al intento de freno a la CNMV por parte de Fomento y Energía, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha resaltado la independencia del regulador: “Es un mercado abierto, los mercados de capitales son libres. La CNMV es independiente y ha tomado una decisión, así que no tengo mucho que añadir”, recogió Efe antes de la reunión de titulares de Economía y Finanzas de la eurozona en Luxemburgo.

Sin rastro de Cataluña

– La potencial compradora de Abertis ha evitado citar en la documentación de la opa el grave conflicto político, social y económico que sufre Cataluña, donde Abertis ha tenido siempre su centro de decisiones. Atlantia se compromete a “mantener el actual domicilio social y principal centro de decisión de Abertis”, asegura sin citar ciudad alguna.

– Entre los 27 bancos que firmaron el 25 de mayo el contrato de financiación que sostiene la opa de Atlantia, figuran los españoles Santander, BBVA y CaixaBank.

– Atlantia deja ver que mantendrá a Abertis como primer accionista de Cellnex, en la que cuenta con el 34%. La firma tendrá que bajar del nivel del 30% para evitar una opa sobrevenida, pero no prevé una mayor desinversión.

Source link

Atlantia quiere mantener Cellnex en Abertis y venderá Hispasat si se lo pide el Gobierno | Compañías

La CNMV ha decidido no esperar más y ha dado esta mañana la autorización a la oferta pública de adquisición lanzada por Atlantia, el pasado 15 de mayo, por la española Abertis. La italiana da un escaso plazo a los accionistas para decidir sobre un proyecto más que conocido: 15 días, el mínimo que permite la ley de opas, que contempla un periodo máximo de 70 días en estos casos. Criteria Caixa es el primer accionista de Abertis, con el 22,2% de las acciones.

La integración de la firma que dirige Francisco Reynés busca configurar el mayor operador de autopistas del mundo, con presencia en 15 países y 14.100 kilómetros de carreteras de peaje. Además, la compañía controlada por la familia Benetton lograría reducir su fuerte exposición al mercado italiano, al que debe el 86% del ebitda al cierre de 2016 y donde tiene comprometida gran parte de sus inversiones a corto y medio plazo.

Entre las claves que Atlantia desvela al mercado figura la intención de mantener a Abertis como primer accionista de la operadora de torres de telecomunicaciones Cellnex, en la que cuenta con el 34%. La firma que dirige Giovanni Castellucci expresa en el folleto de la opa que tendrá que bajar del nivel del 30% que obligaría a una opa sobrevenida por Cellnex, pero no prevé una mayor desinversión respecto a esta participada. De hecho, entre los papeles que reserva a Abertis figura el de dirigir al grupo resultante en la estrategia relacionada con las telecomunicaciones.

El regulador iba a completar el cuarto mes de revisión del folleto ante la inquietud de la parte italiana por lo que se veía como un retraso injustificado

De forma paralela, Atlantia insiste en que se pone a las órdenes del Gobierno en lo que toca a Hispasat, en la que Abertis alcanzará el 90,7% una vez ejecutada la adquisición del 33,7% en manos de la francesa Eutelsat, en virtud de una put de salida de esta última. El Estado considera estratégica a Hispasat, por su papel en las comunicaciones satelitales con América y el control de las comunicaciones militares. Una circunstancia que había puesto en guardia al Ejecutivo frente al cambio de control en Abertis.

“Atlantia tiene la voluntad de atender a los intereses estratégicos del Reino de España en relación con la gestión y eventual destino del 57,05% de Abertis en Hispasat”, se puede leer en la documentación de la opa. Y añade que “tendrá en consideración las indicaciones de la administración española en materias tales como la posible transmisión de todo o parte de Hispasat (o de sus filiales) a terceros que cumplan los requisitos de idoneidad que se tengan por convenientes”.

Sin embargo, Atlantia también argumenta que no precisa autorización alguna por parte del Gobierno de Mariano Rajoy ante un eventual cambio de control de Abertis y, por extensión, de sus concesiones de órbitas satelitales y autopistas. “A juicio de Atlantia no es necesaria autorización en España en relación con la toma de control directa de Abertis e indirecta de su grupo de sociedades”, asevera la compañía italiana en su folleto. Siguiendo el espíritu de esta tesis, Atlantia apunta que no ha pedido autorización alguna al Gobierno español.

“Una OPA no supone a juicio de Atlantia la cesión de las concesiones de autopistas, no aparece ningún nuevo empresario que, como tercero, tenga que acreditar que satisface todos los requisitos legales y de solvencia para mantener con garantías el contrato administrativo, sino que, tras la OPA, las sociedades concesionarias seguirán siendo las mismas y permanecerán bajo el control de Abertis”, defiende Atlantia contradiciendo a algunos ministros, como el titular de Foemnto, Íñigo de la Serna.

Cuatro meses de supervisión

La concesionaria española celebra consejo extraordinario esta tarde para decidir el traslado de sede por el conflicto catalán

Atlantia presentó el folleto el 15 de junio y el trabajo de supervisión del ente regulador que preside Sebastián Albella iba a completar su cuarto mes ante la inquietud de la parte italiana por lo que se veía como un retraso injustificado en el visto bueno a la documentación. Con el aprobado de hoy comienza a correr el reloj para la presentación de ofertas competidoras, con el grupo ACS como principal candidato a presentar batalla. El margen es escaso: el grupo que preside Florentino Pérez apenas tiene diez días para lanzar su ofensiva.

El folleto, publicado una hora después del consentimiento de la CNMV a la oferta, complementa la información que Atlantia ya ha ofrecido ya al mercado: el precio es de 16,50 euros por acción, lo que valora Abertis en 16.340 millones de euros; se ofrece un canje en acciones de nueva emisión de Atlantia hasta el 23,2% del capital de la española, siendo condición para sacar adelante la adquisición que un mínimo del 10,1% del capital acepte cobrar en papel.

 La suma de los resultados brutos de explotación de ambas compañías alcanza los 6.600 millones de euros (según cifras de 2016), superando los poco más de 4.000 millones de la francesa Vinci por el negocio de concesiones, y los compromisos de inversión llegan a los 26.000 millones.

Máxima tensión

La batalla por el control de Abertis se va a desatar en pleno conflicto político en Cataluña. Una tormenta que muchos han interpretado como causante del retraso en el arranque del plazo de aceptación de la opa. Atlantia tiene perfectamente cerrada la operación en lo financiero y busca ahora un grado de aceptación mínimo del 50,1% de los accionistas de Abertis, que seguirá cotizando en Madrid. Al grupo ACS, por su parte, no le ha venido mal cualquier tipo de extensión ante la dificultad para encontrar inversores capaces de participar en una compra que, además de estar valorada en 17.000 millones, incluye un saco con 16.000 millones de deuda.

Para esta tarde está convocado un consejo extraordinario de Abertis en el que se decidirá si la empresa traslada su domicilio social fuera de Cataluña ante el riesgo de declaración unilateral de independencia. Se da por descontado que el grupo participado por La Caixa, seguirá a su principal accionista en la salida de Barcelona; también a Banco Sabadell, Gas Natural, Agbar o la textil Dogi, entre otras muchas. Así mismo, se espera la marcha de las cotizadas Colonial y Cellnex, mientras se lo piensan otros emblemas de la economía catalana como Planeta o Freixenet.

La italiana prevé elevar un 30% sus dividendos con la aportación española

Playa de peajes de Centrovías, una de las autopistas de Abertis en Brasil.
Playa de peajes de Centrovías, una de las autopistas de Abertis en Brasil.

En sintonía con el calificativo de “amistosa” con que Atlantia siempre ha acompañado su opa, la compañía italiana huye de anunciar grandes cambios en la estructura y formas de actuar de Abertis, si bien deja sin aclarar aspectos clave como la política de dividendos o posibles sinergias.

El folleto de la opa incluye cierto compromiso de mantenimiento de las plantillas tanto de Atlantia como de Abertis si llega a producirse la integración. En la documentación aprobada hoy por la CNMV se afirma que los posibles ahorros derivados de la operación no son un objetivo prioritario. No se ha dado una cifra al respecto y simplemente se apunta que las sinergias podrían producirse en Chile y Brasil, donde Atlantia dejaría sus negocios bajo gestión del equipo directivo de Abertis.

La parte compradora también habla del potencial de la española como pagadora de dividendos al asegurar que “las restricciones derivadas de los contratos de financiación de Atlantia no impedirán, directa o indirectamente, que Abertis mantenga la actual política de dividendos”.

A renglón seguido, la concesionaria controlada por la familia Benetton argumenta su intención de “promover y respaldar una política de dividendos que alcance un equilibrio entre las necesidades de inversión de Abertis, un nivel adecuado de remuneración del accionista y el fortalecimiento de la estructura de capital de Abertis, con el objetivo de mantener una sólida calificación crediticia en Abertis”.

La española viene cumpliendo en los últimos años el compromiso de elevar un 10% anual la remuneración al accionista: “La citada política podría mantenerse o ser modificada en algún sentido en el futuro”, apunta Atlantia.

Lo que tienen claro en los cuarteles generales de la italiana es que se conservará una política propia de dividendos “con un ratio de desembolso no inferior al 80% del beneficio neto que, tras la conclusión de la oferta, se espera que resulte en un incremento del dividendo por acción actual de Atlantia de hasta un 30%, una vez que Abertis se consolide íntegramente en las cuentas de Atlantia”.

Source link

Santander se sube a la opa italiana sobre Abertis | Compañías

El conglomerado de infraestructuras Atlantia ha sumado un importante aliado español, Banco Santander, en su intento de toma de Abertis. La compañía italiana ha anunciado esta tarde que la entidad que preside Ana Botín se suma a Credit Suisse y Mediobanca en el asesoramiento financiero en exclusiva sobre la opa.

En un comunicado de apenas cinco líneas, Atlantia desvela el fichaje y destaca la posición “de liderazgo” del Santander en el mercado español. La incorporación tiene relevancia en un contexto en que el grupo español ACS trata de conformar una opa competidora.

La oferta de Atlantia, de 16,50 euros por acción, valora Abertis en 16.340 millones. Al margen de este coste, que la italiana afrontaría en efectivo e intercambio de acciones (hasta un máximo del 23% del capital de Abertis), la concesionaria española viaja con otros 16.000 millones de deuda.

Representada por Lazard y JP Morgan, la constructora ACS lleva meses buscando aliados que alivien la carga de la supuesta opa

Representada por Lazard y JP Morgan, la constructora ACS lleva meses buscando aliados que alivien la carga de la supuesta opa. Las llamadas a los grandes fondos especializados en infraestructuras no han dejado de producirse, pero ambos asesores de ACS han obtenido hasta ahora la negativa por respuesta. De hecho, el grupo que preside Florentino Pérez aseguró la semana pasada ante la CNMV que valora distintas opciones, entre ellas realizar la opa a través de la filial germana Hochtief, y que aún no ha sometido la operación al consejo de administración por no tenerla concretada.

Dificultades

Fuentes del mercado explican que Lazard y JP Morgan han diseñado para ACS dos operaciones de difícil ejecución. La primera pasa por una multimillonaria ampliación de capital en Hochtief, a la que no acudiría la matriz española, para cargar a la germana de fondos. ACS se diluiría en el capital por debajo del 50% y de este modo desconsolidaría la descomunal deuda que debería soportar Hochtief. A buen seguro, esta vía encontraría cierta contestación del Gobierno alemán, de los minoritarios de Hochtief y de los potentes sindicatos con representación en la empresa.

El plan B, cuentan las mismas fuentes, consiste en la creación de un vehículo con participación minoritaria de ACS y en el que se daría entrada a inversores institucionales. Es en la tarea de búsqueda de ese capital donde podrían tener un sonoro fracaso los bancos de ACS.

El folleto de la opa de Atlantia espera aún luz verde de la CNMV a pesar de que el consejo del regulador tuvo ayer jueves una reunión y se prefirió aplazar dicha aprobación

El folleto de la opa de Atlantia espera aún luz verde de la CNMV a pesar de que el consejo del regulador tuvo ayer jueves una reunión y se prefirió aplazar dicha aprobación. ACS gana tiempo de este modo, ya que la opa competidora podrá llegar hasta cinco días antes del final del plazo de aceptación de la oferta italiana.

Source link

ACS sigue sin cerrar la posible compra de Abertis y elude llevarla a su consejo | Compañías

El grupo ACS se ha visto esta tarde obligado a ofrecer una última hora sobre la pretendida compra de Abertis en competencia con la opa lanzada ya por la italiana Atlantia. Son muchos los rumores en el mercado, e informaciones en prensa, sobre los que la firma que preside Florentino Pérez ha echado algo de agua fría: “ACS confirma que sigue estudiando una posible opa competidora sobra la sociedad Abertis, con asistencia de asesores externos, habiendo mantenido reuniones con posibles inversores y con entidades financieras, sin que hasta la fecha haya tomado decisión alguna al respecto”, argumenta la nota remitida a la CNMV.

Con ella satisface cualquier tipo de requerimiento de información por parte del regulador y, sobre todo, toma las riendas sobre lo que se vaya a escribir en los medios o informes de Bolsa. Y es que las cotizaciones de ACS y su filial germana Hochtief vienen sufriendo a golpe de rumor.

El comunicado a la CNMV está firmado por el consejero-secretario José Luis del Valle, hombre de la máxima confianza del presidente Pérez, y uno de los pocos que maneja información dentro de ACS sobre el intento de opa competidora. El resto, junto a Florentino Pérez, son el consejero delegado del grupo, Marcelino Fernández Verdes, y el director general corporativo, Ángel García Altozano.

Un bocado de 32.000 millones

En el hecho relevante publicado esta tarde se reconoce que la operación, que supondría poner sobre la mesa más de los 16.400 millones ofertados por Atlantia y asumir casi 16.000 millones de deuda que cuelga de los activos de Abertis, “no ha sido sometida a la deliberación y acuerdo del consejo de Administración”.

Según fuentes cercanas a la operación, a ACS le está costando conformar un grupo de inversores apara abordar en equipo la voluminosa oferta y sigue trabajando en el diseño de la misma. El objetivo es que la matriz, que lleva cinco años de lucha para embridar su deuda, no vea comprometida una posición actual que le ha llevado a conseguir una nota crediticia de investment grade (triple B), otorgada por Standard & Poor’s el pasado mes de mayo.

Es en este escenario donde los bancos asesores, Lazard y JP Morgan, han esbozado una opa utilizando la germana Hochtief, en la que ACS tiene en 71,7%. La jugada pasa por lanzar una macroampliación de capital, por unos 3.000 millones, a la que ACS no acudiría. De este modo, se carga a Hochtief de munición y el accionista de control consigue bajar del 50% del capital. Así ACS desconsolidaría la monumental deuda de la constructora germana si es que finalmente formula la oferta a través de ese canal. El problema para la firma madrileña es que la ampliación en Hochtief debería producirse con fuerte descuento, penalizando con ello al valor.

La jugada de ACS pasa por lanzar una macroampliación de capital en Hochtief, por unos 3.000 millones, a la que no acudiría para bajar del 50% del capital y desconsolidar la deuda

“Entre las fórmulas estudiadas se ha considerado la posibilidad de que la opa sea realizada con la participación de Hochtief”, reconoce ACS en su nota al mercado.

La opa de Atlantia, a 16,5 euros por cada acción de Abertis, sigue su camino en espera de que la CNMV dé el visto bueno al folleto presentado el pasado 15 de junio. La italiana, con fuerte dependencia de su mercado local, pretende crear el mayor grupo de autopistas del mundo, con presencia en 15 mercados y 14.000 kilómetros de carreteras de peaje bajo su gestión. La suma de sus resultados brutos de explotación alcanza los 6.600 millones de euros (según cifras de 2016), superando los poco más de 4.000 millones de la francesa Vinci por el negocio de concesiones, y los compromisos de inversión llegan a los 26.000 millones.

La oferta italiana está condicionada a que un mínimo del 10% del capital de Abertis intercambie su papel por acciones nuevas de la italiana. Esta también ha fijado un umbral mínimo de aceptación del 50,01% del capital.

Source link

Muere a los 68 años el ex consejero delegado de E.on Wulf Bernotat | Compañías

El expresidente de la compañía alemana de suministro energético E.on Wulf Bernotat, directivo que capitaneó la compañía durante la batalla de opas y contraopas para comprar Endesa en 2006 y 2007, murió el domingo a la edad de 68 años después de una larga enfermedad.

E.on informó hoy de que lamenta la pérdida de su anterior consejero delegado, que presidió la compañía desde mayo de 2003 y hasta 2010 en sustitución de Ulrich Hartmann y Wilhelm Simson.

Bernotat desempeñó una función fundamental en dar forma al desarrollo de E.on. Primero llevó a cabo la consolidación de las adquisiciones de VEBA y VIAG y después el proceso de internacionalización de la compañía con la expansión en el Reino Unido, Rumanía, Hungría, República Checa, Eslovaquia e Italia.

Esta expansión también le llevó a España, donde E.on entró en 2006 en la batalla por hacerse con el control de Endesa y a punto estuvo de adquirirla.

Tras realizar varias ofertas por la eléctrica española, finalmente se retiró de la puja tras la opa conjunta anunciada por la italiana Enel, actual propietaria de Endesa, y Acciona, que habían entrado en su capital y adquirido participaciones relevantes en la misma durante el proceso de opa de E.on.

No obstante, al tiempo que abandonaba sus planes de compra, pactó con Enel y Acciona la adquisición de activos de Endesa en Francia, Italia, Polonia y Turquía, así como varias centrales en España y la que entonces era filial española de Enel, Viesgo.

Esta operación permitió a E.on convertirse en uno de los operadores relevantes del mercado eléctrico español, del que salió en 2015 con la venta de prácticamente todo su negocio en España a dos fondos de inversión.

“Gracias a su espectacular personalidad Wulf Bernotat dio a E.on una identidad poderosa en pocos años después de la fusión y todavía nos beneficiamos de esa fortaleza hoy“, dijo el actual presidente de la compañía,Johannes Teyssen.

Destacó que Bernotat desarrollara las renovables en Europa y Norte América cuando todavía eran un negocio joven.

Source link

Ferrovial descarta pujar por Abertis tras analizarlo en su consejo | Compañías

Ferrovial ha tenido bajo análisis una potencial oferta pública de adquisición (opa) sobre Abertis. Aunque bastante reticente, se trata de una de las contadas compañías españolas con pulmón para afrontar el proyecto y sus directivos han hecho números a la vista del creciente interés en el mercado.

El equipo que lideran el presidente Rafael del Pino y el consejero delegado Íñigo Meirás ha llevado las grandes líneas de la operación al consejo de administración después de que competidores locales como ACS y Aena movieran ficha. Y lo han hecho, según fuentes de toda solvencia, con una posición inicial bien definida: la negativa a una inversión de más de 16.300 millones por una operadora de autopistas que carga con otros 16.000 millones de deuda.

Las mismas fuentes aseguran que los ejecutivos de Ferrovial convencieron sin la necesidad de gran debate al resto del consejo, en el que los independientes ocupan cinco de un total de 12 asientos. Sin embargo, la opa italiana va para largo y no falta quien espera a la empresa propietaria de Heathrow o la autopista canadiense 407 ETR.

Consultada ayer por los extremos de esta información, la compañía prefirió no hacer comentarios.

La división de concesiones de Ferrovial tenía identificados proyectos de interés por 103.000 millones en América, Europa y Australia

La opa de Atlantia sobre Abertis, conocida en abril a través de informaciones de prensa y oficializada ante la CNMV el 15 de mayo, motivó una primera aproximación a la operación por parte del comité de dirección de Ferrovial, en el que se sientan Meirás, los consejeros delegados de cada una de las divisiones o el director financiero, entre otros. La conclusión fue que la empresa no entraría a competir con el grupo italiano.

En esta línea, el número dos de Ferrovial, Íñigo Meirás, trasladó al mercado su desinterés por Abertis durante una conferencia ante analistas e inversores celebrada en Londres el 25 de mayo. La reunión se centraba en las previsiones sobre la filial de autopistas Cintra, y Meirás llevaba preparada la respuesta a una pregunta previsible.

Entonces se avanzó que la división de concesiones de Ferrovial tenía identificados proyectos de interés por 103.000 millones en América, Europa y Australia, y que reportaría dividendos a la matriz, con su actual cesta de activos, por 11.600 millones en 20 años. Ferrovial valora Cintra en 9.560 millones, de los que un 81% depende de la autopista canadiense 407 ETR.

Difícil encaje

El pasado mayo el consejero delegado de Ferrovial no hizo más que dar altavoz a la opinión del comité de dirección y de su propio presidente, además de ser fiel al mensaje habitual de que será muy difícil volver a ver a la empresa en una operación del tamaño de la de BAA. Ferrovial se hizo con el control de siete aeropuertos británicos en el año 2006, entre ellos el de Heathrow, por más de 14.000 millones de euros.

El grupo ha tenido que gestionar la fuerte carga de deuda, así como las exigencias de desinversiones de los organismos británicos de la competencia y de Aviación Civil, a lo largo de la crisis. Con la situación ya normalizada y al frente del mayor aeropuerto europeo, el citado Heathrow, Ferrovial ha tirado de abstinencia en el caso de la tentación de Abertis.

El CEO de Ferrovial suele subrayar que será muy difícil volver a ver a la empresa en una operación del tamaño de la de BAA

Además del volumen de la adquisición, la concesionaria catalana y el grupo de la familia Del Pino tienen modelos distintos de negocio, aunque se les pueda atribuir sinergias. Ferrovial asume las autopistas desde su diseño, financiación y construcción; arranca la operación y tratar de venderlas para hacer caja y seguir invirtiendo. Abertis, por su parte, entra con el activo ya en marcha y se queda para gestionar los peajes, un negocio que le da extraordinarios réditos.

Aena y ACS

Han sido las primeras señales de apetito por Abertis, pese a que aún no hay oferta competidora alguna presentada a la CNMV, las que han reactivado a Ferrovial en el análisis de la operación. “El hecho de que dos competidores como Aena y ACS hayan reconocido que les encaja Abertis, obliga de algún modo al presiente de Ferrovial a oficializar ante el consejo que ellos no han dejado de examinarlo y que no les salen los números”, explican las fuentes consultadas.

A Del Pino no le cuadra empeñar la empresa en la toma de una operadora de concesiones maduras. Además, un bocado como el de Abertis comprometería el desarrollo de actividades vitales en la estrategia de diversificación de Ferrovial, como las de servicios y gestión de aeropuertos.

En cuanto a ACS, de momento es el que tiene más opciones de convertirse en el caballero blanco español que dispute Abertis a Atlantia, una vez que el Gobierno frenó en seco cualquier pretensión de pugnar por parte de la empresa pública Aena.

El grupo que preside Florentino Pérez intenta agrupar varios inversores en torno a un vehículo en el que su compañía tendría una participación minoritaria. ACS busca la fórmula para no consolidar la deuda de Abertis y tantea, de forma paralela, la opa a través de Hochtief. Con una participación del 72% en la alemana, se diluiría por debajo del 50% a través de una ampliación de capital, a la que no acudiría, por más de 3.000 millones de euros.

Un proceso que va para largo

– La opa de Atlantia sobre Abertis podría alcanzar el año 2018 si hay opa competidora y Atlantia decide mejorar la oferta inicial de 16,50 euros por acción. Para mover su precio, la italiana debería convocar junta extraordinaria de accionistas.

– Mientras se decide la lucha por su control, el grupo participado por Caixabank está diseñando el plan estratégico para los tres próximos ejercicios. La duda es si Abertis podrá presentarlo ante el mercado en medio de un proceso de opa.

Source link

ACS enfría la opa con Hochtief ante el recelo de los fondos y Atlantia arma su oferta por Abertis | Compañías

La carrera por la conquista de Abertis no se detiene ni en el prácticamente inhábil mes de agosto. El consejo de la italiana Atlantia lleva hoy a su junta de accionistas una ampliación de capital con la que se cargará de títulos de nueva emisión para pagar hasta un 23% de la opa con papel. Está previsto que el CEO Giovanni Castellucci supere este hito en la oferta formulada por parte de Atlantia y lance nuevos mensajes sobre el encaje industrial de una operación valorada en 16.340 millones (16,50 euros por acción). Una cifra a la que hay que sumar los 16.000 millones de deuda de la concesionaria de autopistas.

Mientras esto sucede en Roma, la esperada opa competidora de ACS está aún en fase embrionaria. Lazard tiene lanzada una segunda ronda de contactos en busca de inversores de todo el mundo dispuestos a aunar fuerzas con el grupo que preside Florentino Pérez. Fuentes cercanas a la operación explican que, a día de hoy, la opción con mayor fuerza es que ACS lance la opa a través de un vehículo en el que tendría una participación “muy minoritaria”, compartiendo el esfuerzo con externos.

La posibilidad de participar en la opa bajo este modelo ha sido ofrecida por los bancos de ACS (Lazard y JP Morgan) a un nutrido grupo de fondos, de momento con escasa respuesta. Eso sí, el conglomerado madrileño tiene tiempo para insistir y dar vueltas a su plan, siendo previsible que la contraopa no sea formulada hasta el otoño, con el folleto de la oferta de Atlantia ya publicado.

En una oferta con Hochtief, ACS debería lanzar una ampliación de capital en la filial para captar fondos y diluirse por debajo del 50%. Así no consolidaría la deuda por la toma de Abertis

La otra vía ofrecida por los asesores de ACS a la comunidad de inversores es la de la compleja opa utilizando la filial alemana Hochtief. Una jugada que se ha enfrentado a dudas entre la dirección de ACS y que ha sido recibida con recelo por los fondos.

Según ha podido saber este periódico de distintas entidades tocadas por JP Morgan, ACS tendría que lanzar una ampliación dineraria en Hochtief hasta de 3.000 millones. Con una elevada cotización de la germana (150,6 euros al cierre de ayer) sostenida por la antigua expectativa de una opa de exclusión, sería lógico pensar en la emisión de nuevas acciones con cierto descuento, punto discutido en ACS.

La constructora española no acudiría a esa recapitalización, diluyendo su participación por debajo del 50%, sobre un paquete actual 71,7%. El efecto directo es que Hochtief reforzaría sus fondos para lanzar la opa, aún en compañía de fondos, y ACS dejaría de apuntarse la deuda de la germana al abandonar la consolidación global de sus cuentas y pasar al sistema de puesta en equivalencia. Pero seguiría mandando.

Un menor grado de consolidación también conllevaría la desvinculación de los rating de ACS y Hochtief, manteniendo la primera su calificación de investment grade pese a que la alemana se cargara de deuda. De este modo, se cumplirían dos de los anuncios que ha hecho el consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, en las presentaciones de resultados de la semana pasada: Hochtief podría acudir en ayuda de ACS para formular la opa sobre Abertis, y para la matriz es incuestionable el objetivo de conservar el grado de inversión.

Consecuencias

Con la fórmula de una opa de ACS a través de Hochtief, la española sacrificaría algo más del 22% del beneficio actual de Hochtief e idéntico porcentaje de los dividendos. La constructora con sede en Essen ganó 320 millones en 2016, de los que 230 millones engrosaron el resultado neto de ACS después de minoritarios. Sin embargo, la entrada de Abertis en el perímetro de Hochtief inyectaría unos 1.000 millones anuales al beneficio de la germana. Los números salen: ACS podría triplicar sus ganancias actuales por Hochtief manteniéndose por debajo del 50% en el capital. Y si la citada ampliación en la filial es con derecho de suscripción preferente, también puede hacer caja con su venta.

La operación parece redonda, pero hay que tener en cuenta que podría penalizar la cotización de Hochtief, y por tanto de ACS, en función del descuento de la ampliación. Otro punto en contra es cierta exposición de Hochtief a una opa si el accionista de control pierde la mayoría. Y sería de esperar una reacción del Gobierno alemán por el uso de la cotizada Hochtief para preservar la españolidad de Abertis.

Un menor grado de consolidación también conllevaría la desvinculación de los rating de ACS y Hochtief, manteniendo la primera su calificación de investment grade

Además de estos puntos débiles, el proyecto de una opa lanzada por Hochtief no encaja en el perfil de numerosos fondos: unas veces por el precio que hay que poner para batir a Atlantia, y otras porque este tipo de entidades –fondos de infraestructuras y de pensiones– son reacios a entrar en cotizadas para no exponerse a los posibles deterioros de sus participaciones. Ante este escenario, lo ideal para los fondos es que Abertis fuera excluida de Bolsa, frente a la oferta de Atlantia de mantenerla cotizando en Madrid, o que los futuros accionistas junto a ACS o Hochtief fueran fondos de corte institucional, como TCI o CVC, presentes ya en cotizadas.

La vuelta al mundo de Lazard

– El banco de negocios de cabecera de ACS, Lazard, está repitiendo los contactos con fondos e inversores institucionales de todo el mundo en busca de compañeros de viaje para ACS en la opa sobre Abertis. Fuentes cercanas a esas negociaciones aseguran que son muchos los que descartan entrar en una batalla de ofertas con Atlantia. Entre estos estarían los norteamericanos PSP y KKR. Las australianas Transurban e IFM también habrían declinado la oferta, y en el caso de Macquarie pesa demasiado su exposición a España (Viesgo, Empark, CLH, etcétera).

– La operación de toma de Abertis acompañando a ACS ha sido analizada en mayor profundidad por TCI y CVC, que ya fue accionista de la operadora de autopistas en concertación con la propia ACS. En ambos casos, aseguran fuentes financieras, la respuesta definitiva no ha llegado porque “aún no cuadran los números”.

– Atlantia ampliará capital esta mañana hasta en 3.794 millones de euros, con la emisión de un máximo de 160,3 millones de acciones especiales intransferibles hasta febrero de 2019. La oferta italiana por Abertis es de 16,5 euros por acción en efectivo, condicionada a que un mínimo del 10% del capital cobre en papel de Atlantia (0,697 acciones especiales de la nueva emisión de la italiana por cada título de Abertis).

Source link

ACS cae en Bolsa tras reconocer que estudia una contraopa sobre Abertis | Compañías

ACS ha confirmado a la CNMV que está estudiando “con asistencia de asesores externos” una “posible contraopa sobre la sociedad Abertis“, que competiría con la que lanzó el grupo italiano Atlantia. La compañía presidida por Florentino Pérez señala al regulador que la posible oferta “no se ha sometido a la deliberación del consejo de administración” y añade que “hasta la fecha” no se ha tomado “decisión alguna al respecto”.

ACS reacciona en Bolsa con una caída cercana al 4%, mientras que Abertis avanza un 1,5%. La CNMV, al contrario que hiciera el pasado miércoles cuando AENA reconoció que había estudiado una oferta por Abertis, no ha suspendido la cotización de ninguna de las dos compañías. 

El anuncio se produce después de que el diario Expansión adelantara que la constructora, que fue hasta 2012 accionista de Abertis, se plantea entrar en pugna por el grupo gestor de infraestructuras.

Este miércoles se conoció otro posible interesado. Aena hizo público un comunicado en el que reconocía que había estudiado la posibilidad de lanzar una opa sobre el gestor de autopistas pero su accionista mayoritario, la entidad pública Enaire, dependiente del Ministerio de Fomento, había rechazado la operación. 

El baile de posibles contraofertas se produce después del silencio de Criteria Caixa, principal accionista de Abertis ante la opa de Atlantia. A esa falta de entusiasmo se suma la escasa aceptación de la oferta entre los analistas, que consideran que el precio infravalora la acción de Abertis.

El grupo italiano propone a los accionistas cobrar bien en efectivo, 16,5 euros por acción, o bien acciones especiales de Atlantia, o una combinación de ambas fórmulas. La víspera del anuncio, la acción de Abertis cerró a 16,45 euros, prácticamente el mismo precio ofrecido. Sin embargo, Atlantia señalaba entonces que el precio ofrecido supone una prima por acción del 20% sobre el precio medio de la acción de Abertis en los últimos seis meses.

Atlantia ha condicionado la oferta a que sea aceptada por al menos el 50% del capital de Abertis. Aunque en principio para el éxito de la opa no sería necesaria la aceptación por parte de Criteria, los expertos ven difícil de que esta situación se produzca. Entre otros motivos, la presencia de grandes fondos en el capital de Abertis supondrían un instrumento de presión. Además, la necesidad de que el Gobierno autorice la opa (debe autorizar el cambio de control en el grupo de satélites Hispasat, entre otros activos estratégicos) añade motivos para que el cambio de dueños se hiciera de forma más o menos pactada, más que con una batalla accionarial de por medio.

De entre los accionistas significativos de Abertis, Criteria Caixa es el mayoritario, con un 22,25% del capital, seguida de dos grandes gestoras de Estados Unidos: Capital Group (12,03%) y BlackRock (3,306%). La gestora de Lazard controla el 3,54%, y otro 8,25% está en autocartera. De momento, Criteria Caixa no se ha pronunciado sobre la oferta.

En el plano regulatorio, la opa de la empresa italiana aún está en trámite. Atlantia lanzó en mayo el anuncio previo de la oferta y en junio la formalizó, sin haber llegado a ningún acuerdo con Criteria Caixa, como era su intención inicial. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) admitió a a trámite a principios de julio la solicitud de autorización de la opa, pero aún no ha dado el visto bueno definitivo. 

En el mercado calcula que el examen del folleto podría llevar a la CNMV entre tres y cuatro meses, un periodo en el que podrían llegar valoraciones de las autoridades de la competencia en mercados de Italia, Brasil o Chile, donde ambas empresas son competidoras en autopistas.

Source link

Abertis diseñará nueva estrategia a tres años vista al margen de la opa de Atlantia | Compañías

La concesionaria de autopistas Abertis se dispone a dar un paso decisivo tras el verano, con el diseño de un nuevo plan estratégico, independientemente del anuncio de adquisición por parte de la italiana Atlantia. La compañía que dirige Francisco Reynés está a punto de agotar el plan 2015-2017, que presentó en Londres en octubre de 2014, y fuentes de toda solvencia apuntan que tiene previsto entregar una nueva hoja de ruta al mercado una vez que se ha cubierto claramente la actual.

El documento para el periodo 2015-2017 ha estado presente prácticamente en cada una de las presentaciones económicas de la empresa, cuya dirección ha ido comparando la evolución de los negocios con los hitos comprometidos. La última vez fue en abril, en la junta de accionistas, cuando Atlantia no había oficializado aún su intento de compra.

Con nuevo control, o sin él, se da por descontado que Abertis insistirá en la búsqueda de nuevas concesiones que ensanchen el perímetro del negocio y la vida concesional de la cesta de activos, una vez que ha sido capaz de reemplazar en el exterior, con inversiones en Italia, Francia o Chile, la previsible pérdida de actividad en España.

Un plan estratégico mostraría hasta dónde se ve Abertis capaz de llegar en solitario, además de fijar la política de dividendo y el futuro de Cellnex

El grupo participado por CaixaBank se despedirá de dos de sus mayores activos en este país, Aumar y Acesa, con su reversión a la Administración en 2019 y 2021, respectivamente. Desde Fomento se ha reiterado que no habrá ampliación de plazo a cambio de obras de mejora, rechazándose la propuesta de la actual concesionaria de estas autopistas.

Antes de saber si serán relicitadas, Abertis se presentará a medio plazo como una empresa con mucha menor dependencia de España (32% del ebitda en 2016).

Otras claves, como el control del apalancamiento (la deuda neta es de 4,4 veces el ebitda en 2016) y el mantenimiento de las políticas de eficiencia, irán en la línea de mantener el margen bruto de explotación por encima del 66% logrado en 2016, e incluso del 68% marcado ya como objetivo en el plan que expira en unos meses.

Abertis cuenta con un histórico probado en cuanto al incremento del dividendo que, a buen seguro, será siendo reclamo para captar al inversor. La remuneración al accionista con cargo a 2016 creció un 11% respecto a 2015 y la estimación del plan era pagar hasta 2.200 millones en el periodo 2015-2017, con un alza del 10% anual.

Inversión y planificación

Reynés y su equipo están decididos a no detener la compañía pese a la incertidumbre. Desde que Atlantia anunció la opa, además de seguir invirtiendo en Sanef, Hispasat o comprometer proyectos en Argentina, la empresa va a marcarse nuevos objetivos. Un ejercicio que serviría de elemento de juicio para los accionistas en comparación con la propuesta del holding de la familia Benetton.

De hecho, ante los numerosos permisos que supeditan el avance de la opa, no está claro que la oferta de Atlantia se cierre en el cuarto trimestre, tal y como prevé la italiana, ni está descartado que aflore alguna opa competidora auspiciada por fondos.

De llegar el plan estratégico en el cuatro trimestre, la actual dirección tendrá que defenderlo ante el futuro accionista de control siempre que triunfe una opa.

Entre los puntos que ha de atacar Abertis figura el destino de Cellnex, en la que controla un 34%. Esta participación, uno de los activos más líquidos en sus manos, ha despertado el apetito de operadores de gran envergadura como American Tower, por lo que el primer accionista está obligado a ser cauto al declarar sus intenciones si quiere maximizar el valor del paquete. Al cierre bursátil del viernes (18,06 euros por acción), el 34% de Cellnex vale 1.420 millones.

Abertis indicó en el plan vigente que cristalizaría el valor de la entonces Abertis Telecom, que terminó saliendo a Bolsa en 2015 y proporcionó 2.700 millones de euros en plusvalías netas al grupo catalán. La propia Atlantia esconde sus cartas por el momento en lo que toca a este apéndice de Abertis, afirmando simplemente que bajará del 30% para eludir la opa forzosa. Fuentes cercanas al grupo italiano creen que no hay necesidad de vender Cellnex para financiar la opa y que se discutirá con la dirección de Abertis el encaje estratégico de la participada.

La sustitución de dos activos de peso

– Acesa opera 479 kilómetros de autopista, entre la AP-7 y distintos tramos de la AP-2, y logró un ebitda de 411 millones en 2016. Aumar, titular del tramo valenciano de la AP-7 y de la AP-4 entre Cádiz y Sevilla, logró otros 243 millones de ebitda el año pasado. Entre las dos suman 654 millones de resultado bruto de explotación, de los 1.079 millones generados por Abertis en España. Acesa volverá a manos de Fomento en 2021 y Aumar lo hará dos años antes, en 2019.

– Abertis multiplicó el año pasado por 2,5 la inversión de 2015, hasta alcanzar los 2.600 millones. Y para el presente ejercicio las estimaciones superan con creces los 3.000 millones.

– La compañía tenía 20 años de vida concesional en su cesta de activos en 2010 y siete años después declara 24 años por el efecto de las inversiones. Abertis se ha reforzado en activos como la chilena Autopista Central y Sanef, y ha invertido en la toma de la italiana A4 Holding, entre otras operaciones.

Source link