Cómo mudarse de oficina y no fracasar en el intento | Fortuna

Septiembre es un mes propicio para los cambios y los estrenos. Ya sea de índole personal o empresarial, el retorno de las vacaciones y el hecho de enfrentarse de nuevo a la realidad de cada día trae consigo nuevas tareas y hábitos. En el caso de las empresas, es el momento ideal para cambiar de oficina.

Según un informe de la consultora inmobiliaria JLL, en el ejercicio 2015/2016 se firmaron un 24% más de operaciones de adquisición de oficinas de más de 2.000 metros cuadrados en Madrid respecto a dos años antes. La reactivación económica está invitando a las empresas a buscar nuevos espacios. Pero tan importante es elegir el inmueble adecuado y el nuevo modelo de trabajo que se quiera introducir con él, como el hecho de que la mudanza no suponga una rémora para la productividad de los trabajadores y, por extensión, para la actividad de la propia compañía. Y no es fácil.

Por ello, septiembre es un mes “de especial actividad” en este tipo de traslados, como explica el director de operaciones de Tétris, filial de JLL especializada en diseño y construcción de oficinas, Alfonso de las Peñas. Este describe que, durante los meses de julio y agosto, la presencia de trabajadores en la oficina de origen se reduce entre el 30 y el 50%, algo que facilita el proceso, tanto si la mudanza se produce dentro del propio inmueble como si no, y sobre todo, la actividad de la compañía no se ve afectada más allá de lo normal en verano. “A finales de agosto y antes de la incorporación del 100% de la plantilla, se aprovecha para ejecutar la mudanza y que los que quedan por volver lo hagan ya en su nuevo puesto de trabajo”, añade De las Peñas, quien constata que este tipo de operaciones “se aprovechan desde recursos humanos para generar una expectativa atractiva de nuevo curso”.

Pero desembalar las cajas en la nueva oficina es el último paso de un proceso que dura meses. Hasta cuatro o incluso seis, dependiendo del tamaño de la compañía, como estima Enrique Carrero, director del área de ocupantes de CBRE, tiempo en el que entran en contacto multitud de departamentos y cuestiones a considerar. Pero el primer paso, según el director de Gesvalt Property Services, Jesús Fernández, es entender la actividad de la compañía y la motivación de ese traslado. “No se trata solo de mudarse a otro edificio, sino que es una parte de un proceso de cambio que afecta a la cultura empresarial, a los métodos de trabajo que se quieren establecer…”. Como añade Carrero, “la gestión del traslado es una parte más de la gestión del cambio”.

Después de este primer acercamiento, tanto la empresa como la compañía especializada a la que ha recurrido para gestionar todo el proceso deben establecer una estructuración donde no haya lugar a imprevistos. Cada traslado es diferente, pero sí hay una serie de pasos que hay que seguir para que no exista un impacto negativo. Algo que, según Enrique Carrero, “solo se puede conseguir con una muy buena planificación, coordinación y una correcta ejecución”.

Lo primero, el trabajo conjunto entre los departamentos implicados de la empresa, generalmente servicios generales, con el responsable logístico de la compañía que ejecutará el proceso, y con los proveedores externos:compañía de telecomunicaciones, eléctrica, la que proporcionará el mobiliario… “Se evalúa el volumen de lo que se va a mudar, si por ejemplo se incluye el mobiliario, lo cual acaba decantando mucho los plazos finales… Eso se tiene que analizar con datos reales y observando todo lo que intervendrá en el traslado:ascensores, montacargas, normas de fin de semana… Todo lo que pueda afectar a la mudanza para que el día que se haga no haya imprevistos”, explica Alfonso de las Peñas, de Tétris.

Con esto en cuenta, comienza una etapa fundamental: la comunicación con los trabajadores. “Debe ser transparente y reforzar los puntos fuertes que motivan el traslado”, recalca Enrique Carrero, quien apuesta por trazar un plan específico dirigido a este propósito. “Cualquier proceso de cambio genera rechazo, y hay que preparar al trabajador de la forma más positiva para un futuro que desconoce y que genera tensión”, indica Alfonso de las Peñas, para quien la implicación del departamento de recursos humanos en ello es muy importante. En el caso de Tétris preparan un manual de bienvenida, donde se explica todo el proceso, cómo se deberá realizar el empaquetado y señalización de los objetos personales que quedarán plasmados en un inventario, y también el sitio que ocupará en la nueva oficina, así como los detalles y servicios que se ofrecerán en ella y su entorno. Todo para que, el día que se incorpore a la nueva oficina, el empleado encuentre todo en su sitio y solo tenga que preocuparse por trabajar con normalidad.

Para ello, lo ideal es que el traslado se ejecute de una vez y en fin de semana. Si la mudanza es de gran tamaño, hacerlo por fases, completando plantas enteras en cada una de ellas. Y si es posible, hacer un primer traslado piloto que sirva para identificar posibles errores. Enrique Carrero, de CBRE, apunta que si se realiza por fases, se da prioridad a los departamentos prioritarios para la actividad de la empresa. Y por último, llega una fase crucial, que empieza el día después. “Ver y analizar que todo va bien y que no surgen problemas”, dice Carrero. Lo prioritario, detalla Jesús Fernández de Gesvalt, es la red de telecomunicaciones y el sistema eléctrico. A partir de ahí, toca disfrutar de oficina nueva.

Ejemplos concretos

Hace cuatro años, Vodafone reunificó las distintas oficinas que tenía en Madrid en un solo lugar:el llamado Vodafone Plaza. Ubicada junto a la autovía A2, y con una superficie de 50.000 metros cuadrados, la mudanza supuso todo un reto. “Eran 2.000 personas que había que trasladar. Lo fuimos haciendo por fases, en distintos fines de semana, según las plantas iban estando preparadas. Fue un caso especial porque no fue de un edificio a otro, sino de varios inmuebles a uno nuevo”, recuerda Alfonso de las Peñas, de Tétris.

A escasos cinco kilómetros de la sede de Vodafone están las oficinas principales de Axa en Madrid, a las que se trasladó el año pasado. Un año antes, la consultora KPMG se mudó a la Torre de Cristal. Procesos en los que participó CBRE. En ese último caso, la fecha elegida para ejecutar el traslado fue Semana Santa, en lugar del verano. “Era una época en la que igualmente había menos procesos”, recuerda EnriqueCarrero, director del área de ocupantes de CBRE.

Source link

Tres distritos de Madrid concentran el 50% de todas las grúas de la ciudad | Mi dinero

Las nuevas tecnologías han revolucionado la manera de trabajar en muchos sectores y el inmobiliario no iba a ser menos. Gracias al acuerdo firmado entre la consultora CBRE y Airbus y mediante técnicas de geolocalización vía satélite, este jueves se ha presentado la segunda edición del estudio Madrid desde el cielo. Se trata de un trabajo que identifica cuántos proyectos de nueva construcción y rehabilitación están en marcha en la capital en la actualidad.

Con la información disponible, CBRE concluye que a finales de junio pasado existían en la capital 244 grúas activas, correspondientes a un total de 242 proyectos en curso, de los que el 72% correspondía a edificación o renovación de viviendas.

El informe pone de manifiesto cómo el número de grúas se ha incrementado este año un 5%, en comparación con el año pasado, y cómo éstas continúan concentradas en el norte de la capital, la zona más activa. Tal y como explicó la directora de Research de CBRE, Lola Martínez Brioso, tres distritos, Hortaleza, Fuencarral-El Pardo y Moncloa-Aravaca, concentran más del 50% de todas esas grúas.

“El informe demuestra que la construcción mantiene el alto ritmo observado el año pasado. Existe falta de oferta de vivienda nueva y, por lo tanto, una demanda insatisfecha”, explican desde la consultora. Por este motivo, los expertos de CBRE apuestan por que la actividad constructora se mantendrá en los próximos meses, aunque la falta de suelo finalista y el retraso en la concesión de licencias (que se está demorando de ocho meses a un año) podría hacer que se ralentizara a partir de 2019.

Al margen del residencial, los proyectos terciarios, que aúnan a los sectores de oficinas, hoteles y retail, aglutinan otro 12% de las grúas. En oficinas, la rehabilitación de edificios que predominó en el informe del año pasado, va dejando paso a la construcción de proyectos de nueva planta. El informe también destaca cómo el distrito centro vive un momento de gran esplendor en el segmento del retail por la atracción que siguen ejerciendo calles como Preciados o Gran Vía, al tiempo que continúa el proyecto mixto de Canalejas y se avanza en el desarrollo del centro comercial Plaza Río, que prevé abrir en otoño.

Source link

El gigante de la construcción Bouygues regresa a España con su negocio inmobiliario | Compañías

Bouygues regresa a España con su negocio inmobiliario después de años que la compañía permaneciera alejada de esta actividad por la crisis del ladrillo. El gigante francés de la construcción ya ha desembarcado con un equipo para su filial promotora destinado tanto a España como a Portugal. Y ya cuenta con un proyecto concreto para levantar un edificio de oficinas en Madrid con fecha de inicio en 2018.

La empresa francesa ha decidido buscar oportunidades en España al calor de la recuperación en el ladrillo y la mejora económica. “Hemos esperado a que los indicadores macro mejorasen y estamos mirando de nuevo la promoción destinada a activos terciarios, como oficinas y hoteles”, avanza Ana Vidal, directora general de Bouygues Inmobiliaria.

Esta directiva ya encabezaba el proyecto inmobiliario de la compañía en España –presente desde 1989– en el anterior boom de principios de siglo, pero tras la crisis, Bouygues replegó velas y Vidal se trasladó a París. Desde finales de 2016, ha vuelto a Madrid para identificar oportunidades. “Vamos a trabajar en tres negocios fundamentalmente: la promoción de oficinas, residencias de estudiantes y para mayores, y hoteles”, apunta la directora general.

La compañía ha mantenido durante este tiempo tres solares en propiedad, dos en Madrid y otro en el distrito 22@ de Barcelona.

El primer proyecto, ya en fase de diseño, se desarrolla en la zona de Julián Camarillo de Madrid, una zona industrial, de oficinas y residencial al este de la capital, más allá de la M-30. En este solar, Bouygues Inmobiliaria ha proyectado un edificio de oficinas de 18.000 metros cuadrados.

El diseño del inmueble ha sido encargado a Luis Vidal + Architects, despacho español conocido, entre otras grandes obras, por el diseño de la Terminal 2 del aeropuerto de Heathrow en Londres. También acaba de liderar la reforma para la socimi GMP de la antigua sede de Saint-Gobain, ahora conocida como Castellana 77. Además, colaboró con el arquitecto Renzo Piano en el recientemente inaugurado Centro Botín de Santander.

La empresa espera invertir 50 millones de euros en levantar un edificio a partir de 2018, en un plazo aproximado de dos años.

El otro solar con el que cuentan en Madrid –compartido al 50% con Vía Célere (del fondo Värde Partners)– también se ubica en Julián Camarillo. “Creemos que es una zona de oficinas alternativa al centro, donde se están construyendo edificios de altísima calidad. Es un barrio con mucho recorrido, como lo ha sido 22@ en Barcelona, aunque le falta planificación”, apunta Vidal. Por último, precisamente en ese nuevo distrito de la Ciudad Condal prevé en un futuro desarrollar algún inmueble de uso terciario.

Bouygues Inmobiliaria planea una inversión anual de entre 30 y 50 millones en España para los próximos ejercicios, especializándose en edificios de llave en mano. De momento, el primer proyecto para el equipo de profesionales recién instalado en Madrid no tiene inquilino, aunque Vidal asegura que no es un problema, porque disponen de fondos propios para iniciar la obra.

Las claves de esta compañía

La multinacional nació en 1952, fundada por Francis Bouygues. 65 años después, está dirigida por su hijo Martin. La familia controla el 20% de la sociedad.

El pasado año facturó 31.768 millones de euros, un 2% menos que en 2015. Tiene una capitalización bursátil de alrededor de 13.100 millones de euros, solo tras Vinci y Ferrovial en Europa, y a nivel similar al de ACS y Hochtief. Su principal negocio es el de la construcción, con 12.633 millones. La empresa está presente en más de 90 países en el mundo.

Bouygues Inmobilier dispone de un negocio de 2.838 millones; de ellos, 2.343 millones provienen de la promoción de viviendas. En ingeniería, cuenta con la filial Colas, además otras empresas como la televisión TF1 y Bouygues Telecom.

Source link

Valdebebas Fintech District: un millón de metros cuadrados para oficinas | Compañías

El nuevo barrio de Valdebebas en Madrid quiere convertirse también en un área de negocios. Aprovechando una presentación sobre las oportunidades de atraer empresas que salgan del Reino Unido por el brexit, los responsables del desarrollo urbanístico dieron ayer el pistoletazo de salida a la comercialización de más de un millón de metros cuadrados destinados a oficinas.

Esa nueva área destinada a empresas en el norte de Madrid se llamará Valdebebas Fintech District. “Queremos posicionarnos como el nuevo distrito financiero y tecnológico de la ciudad”, señaló César Cort, presidente de la junta de compensación de Parque de Valdebebas (el organismo que agrupa a los propietarios y gestiona este desarrollo).

La junta de compensación presentó esa nueva imagen junto a un informe encargado a la consultora PwC sobre las oportunidades del brexit. Según este estudio, España podría atraer hasta 13.900 empleados de empresas situadas ahora en el Reino Unido, beneficiarse de un impacto del 0,32% del PIB, recaudar 1.450 millones de euros en impuestos y crear alrededor de 52.900 nuevos puestos de trabajo.

Desde Valdebebas se señala que Madrid es una buena alternativa para acoger parcialmente a las empresas que saldrán por el brexit debido a que la capital de España tiene ventajas como ser una puerta a América Latina, ser un potente punto logístico, con buenas infraestructuras como AVE y autovías, una fiscalidad del trabajo razonable y un coste de vida menor que en otros países europeos.

“A nivel internacional se ha visto a Valdebebas como un referente urbanístico, pero a nivel nacional se nos ha percibido solo como un desarrollo residencial”, apuntó Cort, quien destacó que el 10% de todo el ámbito se destina a usos terciarios y donde ya se pueden solicitar licencias para estos usos.

Con una inversión de más de 550 millones de euros, es uno de los proyectos urbanísticos más importantes de la Comunidad de Madrid. Cuenta con una superficie total de más de 10 millones de m2 de suelo, donde se integrará el parque empresarial, que dispone de 20 manzanas destinadas a oficinas, con edificabilidades comprendidas entre los 9.000 m2 y los 110.000 m2 y con edificios de entre cinco y 14 alturas.

Madrid disponía en 2016 de cerca de 1,9 millones de m2 para oficinas –es la segunda capital europea tras París con mayor disponibilidad–, según datos de la propia junta de compensación. Valdebebas quiere poner en el mercado ese millón de metros cuadrados de terreno para que promotores, socimis o fondos desarrollen allí oficinas.

Hasta ahora, la junta de compensación se ha centrado en la venta de suelo residencial y todavía no se ha cerrado ninguna transacción para terciario, según reconoció Cort. El mayor reto para la junta de compensación pasa por convencer a empresas e inversores de apostar por un nuevo entorno alejado en más de 15 kilómetros del centro de la capital. Además, presumiblemente, competirá con Distrito Castellana Norte, el desarrollo que Ayuntamiento de Madrid y BBVA ultiman de negociar, donde se preveía inicialmente que el 20% de sus terrenos fueran destinados a viviendas y oficinas.

La oportunidad del ‘brexit’

La junta de compensación de Valdebebas encargó a PwC un informe, presentado ayer, sobre la oportunidad del brexit. Según esta consultora, España se podría beneficiar en el PIB de entre 1.300 y 3.600 millones de euros (entre el 0,12% y el 0,32% del PIB) gracias a la atracción de empresas.

En el empleo, PwC prevé que se atraiga entre 5.400 y 13.900 empleados procedentes de la relocalización. “Los sectores más afectados por el brexit serían el financiero y el tecnológico”, según la consultora. Además, calcula la generación de entre 20.000 y 53.000 empleos asociados al efecto positivo.

PwC prevé que el impacto de la llegada de nuevas empresas beneficie sobre todo al sector inmobiliario, servicios financieros, I+D, hostelería y consultoría.

Source link