Los sindicatos presionan para llevar el alza del 17% en Baleares a toda España | Compañías

Patronal y sindicatos de hostelería en Baleares firmaron en septiembre un pacto histórico que recoge una subida de salarios del 17% para los próximos cuatro años. Un acuerdo, del que se desmarcaron los empresarios del sector del ocio nocturno, que fija una subida salarial anual del 5% para 2018 y 2019 y de un 3,5% para 2020 y 2021.

Ese pacto ha tensado la negociación colectiva en aquellas comunidades en las que los trabajadores no tienen convenio bien porque ha decaído o porque se está negociando en la actualidad. Los últimos datos de la Federación de Servicios de CC OO reflejan que en la actualidad hay 1,04 millones de personas trabajando en la hostelería, de los que 567.754, un 54,4% del total, están con el convenio caducado o en plena negociación. El grueso de esos trabajadores se concentra en cinco autonomías (Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Andalucía, Galicia y País Vasco), en las que hay 536.810 empleados sin convenio en vigor y en donde las posturas entre sindicatos y patronales están muy distantes, especialmente en Cataluña y Madrid.

Las patronales defienden subidas de salarios, pero muy alejadas de las que se han firmado en Baleares. De hecho, los convenios provinciales que se han firmado para este año no reflejan incrementos superiores al 2% anual. Ese es el límite fijado por los empresarios, que consideran que el pacto en Baleares pone en peligro la competitividad de las firmas y rebaja sus niveles de rentabilidad, mientras que los sindicatos defienden un acuerdo similar al de Baleares para reducir la brecha de salarios de la hostelería con el resto de actividades. En cualquier caso, el punto de partida son alzas anuales del 3%.

Los datos de la encuesta del INE, que recogen la evolución de las retribuciones entre 2004 y 2015, muestran esa divergencia. En 2004, el salario medio en la hostelería era de 13.117 euros brutos al año; once años después se sitúa en 13.977 euros. Un aumento del 6,5% en ese período o del 0,6% anualizado. Un ritmo sensiblemente inferior al de la media nacional, que creció un 26% en once años o un 2,3% anual. Una divergencia en el ritmo de crecimiento que ha llevado a que la diferencia de los salarios que se perciben en la hostelería y en el resto de actividades creciera hasta casi duplicarse, pasando de 5.192 euros en 2004 a 9.129 en 2015.

CC OO y UGT solo negociaran si se parte de un mínimo del 3% y se limitan las externalizaciones

Los sindicatos quieren utilizar el acuerdo de Baleares como guía para que los sueldos recuperen el poder adquisitivo perdido durante la crisis y se alineen con el crecimiento de los ingresos de los hoteleros, especialmente apreciable en los dos últimos años. Es el caso de Sevilla, con cerca de 33.000 trabajadores, donde reclaman un incremento del 3% este año y el que viene y otro del 4% para 2019. Pero el desacuerdo no solo se centra en los salarios. Poner límites a la externalización es otro de los caballos de batalla de los sindicatos. Muchas empresas han externalizado servicios y las empresas adjudicatarias han aprovechado para descolgarse al convenio de empresa, con peores condiciones y salarios que los territoriales. La propuesta de los sindicatos pasa porque en los nuevos convenios, los trabajadores subcontratados tengan las mismas condicionales laborales y salariales que los contratados y que siempre prevalezca el convenio sectorial sobre el de empresa.

Beneficios y salarios

Rentabilidad. Los hoteles españoles cobraron en agosto de 2008 una media de 81,89 euros por habitación contratada. Nueve años después, la tarifa media diaria cobrada se ha disparado hasta los 105,6 euros, lo que supone un alza del 29% en el citado período. El incremento se ha concentrado en los tres últimos ejercicios.

Retribuciones. La brecha entre el salario medio en España y el de la hostelería se ha abierto en la crisis. En 2008 era de 7.925 euros brutos al año y en 2015 (último dato disponible) la diferencia se ha abierto a 9.129 euros.

Source link

España se encamina a ser el destino turístico mundial más visitado en 2017 | Compañías

Los principales destinos españoles recibieron en julio 10,5 millones de visitantes extranjeros. Nunca se había alcanzado en un mes esas cifras. En el acumulado entre enero y junio, la cifra rozó los 47 millones de personas, lo que supone una subida del 11,3%. Si esa tendencia de crecimiento se mantiene en los siguientes cinco meses, España cerrará este año con la llegada de 84 millones de visitantes extranjeros y podría superar por primera vez en la historia a Francia como destino más visitado del mundo. En 2016 España ganó siete millones de turistas y el vecino galo perdió dos millones, hasta los 83 millones, como consecuencia del impacto que tuvieron los numerosos atentados terroristas, especialmente en París, con una desbandada generalizada de turistas.

Agencias de viajes y hoteleros rechazan que se hayan producido cancelaciones desde el 17 de agosto, fecha en la que se produjo el doble atentado terrorista en Barcelona y Cambrils, y auguran que las previsiones no han sufrido variaciones sustanciales. “No estamos teniendo cancelaciones importantes, el número de bajas es anecdótico y responde más a la prudencia propia de las semanas posteriores. No se han producido cancelaciones ni en los destinos de sol y playa ni en las reservas de turismo corporativo realizadas entre octubre y diciembre, muy importantes en Barcelona”, subraya Rafael Gallego, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV). En su opinión, el factor que más ha influido para que no haya habido cambios es la comunicación fluida y directa que todos los operadores del sector han tenido con los turoperadores extranjeros. “No solo se les ha transmitido lo sucedido, sino también toda la seguridad que se ha puesto en marcha para garantizar la estancia de los turistas”, apunta. 

Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), destaca que la situación tras los atentados es de absoluta normalidad, aunque cree que es pronto para hacer valoraciones. “TUI tenía 8.000 clientes en Cataluña y solo repatrió a 40 y Thomas Cook tenía a 5.000 y solo trajo de vuelta a 13”. El presidente de los hoteleros destaca que tampoco ha habido cambios en Costa Dorada o Costa Brava y que la contratación de derechos de vuelo (slots) de las aerolíneas no ha bajado.

El euro se ha apreciado un 13,2% frente al dolar en 2017. Pese a ello crece con fuerza el turismo desde América

De hecho, las previsiones de llegadas realizadas por el Ministerio de Industria para el tercer trimestre (de julio a septiembre de 2017) auguraban un crecimiento medio del 8,9%. Los datos del primer mes han rebasado esas expectativas, con un avance del 10,1%, y se podría cerrar la temporada alta con más de 30 millones de viajeros extranjeros, una cifra inédita y superior en tres millones a la registrada en el mismo período de 2016.

Los datos hasta julio reflejan varias tendencias constatadas en los meses anteriores. La primera es que todos los mercados emisores crecen con fuerza, pero especialmente aquellos que no pertenecen a la zona euro y que realizan un gasto muy superior al de los europeos. El mayor crecimiento es de EE UU, con un avance del 34,4% en los siete primeros meses de julio, y los del resto de América, con un 30,2%. Unas cifras muy elevadas pese al progresivo encarecimiento del euro frente al billete verde. En lo que va de año se ha apreciado un 13,2%, lo que significa que los turistas del área dólar disponen de menos dinero para sus viajes a la zona euro.

La estadística muestra también que la llegada de viajeros ha crecido en las seis grandes autonomías turísticas (Cataluña, Canarias, Baleares, Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid), aunque el avance ha sido muy superior en las dos últimas. Madrid recibió 3,8 millones, un 20% más, y Comunidad Valenciana superó los 5 millones, con un alza del 18,1%.

Pisos turísticos y estancias

Alquiler. El auge de los pisos turísticos en los últimos años ha ido restando cuota de mercado a los hoteles. Un informe de Exceltur con datos de 22 grandes ciudades españoles recalcaba que ya había a finales de2016 más plazas en pisos turísticos (362.493) que en hoteles (330.258). Una tendencia que se ha prolongado a lo largo de este año, como muestra el hecho de que el número de turistas que han optado por el alquiler ha crecido un 30,8% hasta los 5,6 millones, mientras que los que se decantan por el alojamiento en hoteles subió un 6,9% hasta los 29,1 millones.

Estancias. Un tercio de los turistas hasta julio (22,1 millones) pasan entre 4 y 7 noches. Una cifra idéntica al número de turistas (22,1) que no pernoctan en España y por lo tanto son considerados como excursionistas.

Source link