Google se prepara para la gran batalla del monopolio de Android | Compañías

Alphabet ha despejado la cubierta para una gran batalla antimonopolio. La matriz de Google va a separar su unidad comercial europea y permitir a sus rivales pujar por los anuncios de su comparador de precios. Eso la libera para combatir las afirmaciones de la UE de que utiliza Android para dominar las búsquedas online.

La Comisión Europea multó a Google con 2.420 millones este verano tras determinar que actuó abusivamente en el mercado de comparación de precios, y amenazó con una multa del 5% de sus ingresos diarios si la empresa no solucionaba el problema antes de ayer.

Los comparadores de precios rivales pueden ahora comprar espacio en la parte superior de las páginas de búsqueda de Google y mostrar una foto de producto y un enlace a un minorista. Los competidores se quejan de que esto les obliga a pagar dinero al monopolio de la búsqueda, violando así el espíritu de los mercados competitivos. Pero la solución parece resolver la queja de que Google estaba promoviendo injustamente sus propios servicios.

Alphabet también seguirá apelando la multa. Eso es importante, ya que la idea de que una empresa dominante no puede favorecer sus propios servicios a expensas de sus rivales es polémica y podría conducir a futuros juicios contra Amazon, Facebook y otros.

Pero la cuestión principal es Android. La mayoría de los smartphones usan el sistema operativo de Google. La compañía no cobra a los fabricantes, pero los consumidores valoran estos teléfonos porque pueden descargar apps. La Comisión dice que Alphabet está actuando de manera abusiva al dar incentivos financieros a los fabricantes para que utilicen exclusivamente la búsqueda de Google y forzarlos a establecerla como predeterminada si quieren tener acceso a la tienda de apps.

Cerca del 90% de los ingresos de Alphabet provienen de la publicidad. Y la móvil probablemente representará unos dos tercios de sus ingresos netos de publicidad digital este año, según eMarketer. Dada esa amenaza existencial de perder su control sobre las búsquedas móviles, no es de extrañar que Google busque la menor distracción posible para centrarse en esta pelea.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Source link

El Monopoly de Amazon en la vida real empieza a parecer interminable | Compañías

El Monopoly de Amazon en la vida real acabará pareciendo tan interminable como el juego de mesa. Por el momento, es probable que sigan ganando los consumidores y los inversores.

El plan de entrar en el negocio de supermercados físicos con la compra de Whole Foods sacudió al sector pero también provocó las críticas del think tank New America, que pidió al Gobierno bloquear el acuerdo e investigar cómo obstaculiza a sus rivales. Doug Kass, jefe del hedge fund Seabreeze Partners, dice que está apostando contra la acción de Amazon debido a una posible revisión del Congreso.

La firma de Jeff Bezos controla ya al menos un tercio de las compras online de EE UU. Consiguió el 5,1% del total de ventas al por menor en las categorías que trabaja, excluyendo alimentos, en el primer trimestre, según los analistas de MKM.

Menos obvio es qué tiene de ilegal que Amazon haya renunciado a los beneficios durante dos décadas para alcanzar su posición. “La ley actual subestima el riesgo de los precios abusivos y cómo la integración de distintas líneas de negocio puede resultar anticompetitiva”, según una valoración de Yale Law Journal. Otros estudiosos sugieren también que puede que haga falta un nuevo enfoque para el mercado moderno. Además, aunque puede que Walmart y similares hayan sido demasiado lentos en reaccionar, tampoco han renunciado a luchar con entusiasmo.

Un caso antimonopolio puede ser más plausible en la Comisión Europea, que ha liderado la lucha contra los goliats tecnológicos. La UE se centra en cómo dañan los monopolios a otros negocios, no solo a los consumidores, a quienes todavía no ha hecho ningún daño Amazon. La compañía, empero, ejerce mucha más influencia en EE UU que en el extranjero.

Incluso un posible esfuerzo gubernamental para refrenar o dividir Amazon podría no necesariamente destruir valor. Por ejemplo, su negocio de almacenamiento en la nube AWS podría independizarse con bastante facilidad. Lo mismo sucede probablemente con el negocio de fabricación de aparatos como Kindle y Echo. De cualquier manera, Bezos hizo Amazon para jugar a largo plazo y se está preparando también para jugar contra los cazamonopolios.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Source link