Uterqüe: El arte comienza a dar que hablar en la moda de gran consumo | Fortuna

La relación entre la moda y el arte no es nueva. A principios del siglo XX creció un vínculo entre modistos y artistas de vanguardia, dejando ver que ambos mundos se nutrían mutuamente. “Sirvan de ejemplo el maridaje entre Poiret con Raoul Dufy, Picasso y Chanel con los ballets rusos de Diaghilev, Leó Bakst con Jeanne Paquín y la artista Sonia Delaunay, que consideraba la moda una forma más de expresión artística”, explica la profesora de cultura y moda de ISEM Fashion Business School, Amalia Descalzo. Estas aventuras, que continuaron marcas como Gucci, Prada, Hermès o Loewe se basaron, en su mayoría, en composiciones para desfiles o presentaciones, y de vez en cuando, en colaboraciones entre artistas y diseñadores para las colecciones.

Hoy, ya no son solo las firmas exclusivas las que recurren a estas técnicas. Una de las últimas en subirse al carro ha sido Uterqüe, la marca de alta gama del grupo Inditex, aliándose con varios artistas que han participado tanto en el diseño de la nueva colección otoño-invierno como en la decoración de sus establecimientos. La artista barcelonesa Clàudia Valsells, especializada en el color, ha sido la elegida para el diseño de prendas, y parte de su legado se encuentra en estos modelos. “Ha sido todo un reto porque Uterqüe es una marca de gran impacto. Analicé lo que me transmitía a mí como mujer y como amante de la moda, así como la colección a nivel de texturas, tejidos y colores, y la temporalidad y el tipo de cliente de la firma”, cuenta.

Con todos estos elementos y las directrices del equipo creativo que dirigía el proyecto, decidió qué tipo de lenguaje plástico iba a utilizar: “Trazos de formas orgánicas irregulares con una paleta de colores cálida que se complementara con los tonos de la colección”. La firma no se ha quedado solo en esto, y ha recurrido a las obras de otra artista barcelonesa, Regina Giménez, para decorar uno de sus establecimientos en Barcelona, en el Paseo de Gracia. “No es la primera vez que trabajo con una marca de moda, porque ya lo hice hace años con la diseñadora Isabel Marant, creando una serie de estampados en varios vestidos de una de sus colecciones”, anticipa.

Uno de los modelos de la nueva colección de Uterqüe, en la que ha participado Clàudia Valsells.
Uno de los modelos de la nueva colección de Uterqüe, en la que ha participado Clàudia Valsells.

Esta vez, con Uterqüe, las cosas han sido distintas. La pintora ha creado varias obras para exponer en los locales de la marca, algo que también ha supuesto un reto. “Las galerías son un cubo blanco y no hay nada que perturbe en ellas. Aquí, los colores, las formas y las luces invaden todo el espacio, por lo que hubo que excluir muchos colores, bajar la gama y utilizar líneas más simples”. El resultado ha sido una muestra que se complementa con los modelos de la colección, y que previsiblemente viajará a Madrid para decorar uno de los locales de la capital.

Estas colaboraciones contribuyen a borrar la cada vez más tenue frontera entre arte y diseño

Todas estas iniciativas contribuyen a derretir la barrera, cada vez más tenue, entre las dos industrias. “La idea utópica de que el arte englobaba a un sinfín de disciplinas que no deberían separarse es cierta”, argumenta Giménez, algo que corrobora la docente de ISEM: “Creo que hace tiempo que se han desterrado los viejos prejuicios que dividían las artes, haciendo desaparecer esa frontera”. Para Clàudia Valsells, el paso también es lógico, ya que la globalización ha llegado también a su industria, ampliando sus disciplinas, plataformas y vertientes. Además, ambos sectores salen beneficiados. Los artistas, como reconocen Valsells y Giménez, ganan visibilidad, la posibilidad de encarar nuevos retos y llegar a un público muy diferente al haber salido de sus circuitos habituales. Por su parte, las marcas de gran consumo ganan reputación y diferenciación. “Asociarse con el arte repercute en mayor prestigio y en una mayor notoriedad como marca”, afirma Amalia Descalzo.

Source link

Boris Izaguirre y sus destinos ms exticos y distinguidos | Viajes

Izaguirre de fin de semana en West Palm Beach.

Source link

La moda sigue fiel a la tienda física en plena ola digital | Fortuna

El 61% de las marcas de moda planea aumentar su red de establecimientos propios a lo largo de 2017, según el barómetro de empresas de moda en España elaborado por los portales Vente-privee.com y Modaes.es. A pesar de que la venta online está creciendo y de que los alquileres en el centro de las ciudades son cada vez más altos, las tiendas físicas siguen siendo el principal canal de distribución de moda. El director general de Ventee-privee y Privalia en España, Albert Serrano, cree que estas son importantes para las firmas porque son la mejor manera de construir marca.

Los establecimientos propios son un canal que seguirá en primera posición también en el largo plazo, como corroboran el 38% de las 300 empresas encuestadas para la elaboración del mencionado informe. Continuando con la idea de que las tiendas físicas tienen mucho futuro por delante, el 29% de las firmas de moda españolas considera que los comercio multimarca son su canal más importante junto con el 14% que se decanta por los puntos de venta franquiciados.

Este año, la venta online ha adelantado a las franquicias, se sitúa en cuarta posición y es la forma de negocio favorita para el 18% de los encuestados. Aún así, es una plataforma que presenta cierta inestabilidad, ya que en 2015 era considerado el más importante a largo plazo por el 22%, pero cayó hasta el 16% al año siguiente. Por su parte, la venta a través de corners solo supone la plataforma principal para el 1% de las firmas, seis puntos menos que el año pasado, a pesar de que el 31% afirma que aumentará con toda seguridad su red.

En general, la mayor parte de las empresas de moda se plantea aumentar sus canales de distribución a lo largo del año. Una muestra más de que el sector se ha recuperado tras la crisis, pues según este barómetro, el 64% de las compañías mejoraron su facturación durante el pasado ejercicio y nueve de cada diez apreciaron una mejoría en el consumo. Algo que la directora de Moda.es, Pilar Riaño, considera especialmente positivo después de un 2016 de previsiones pesimistas debido a la inestabilidad política.

Las empresas de moda nacionales sortearon parte de la crisis gracias a su fuerte apuesta por la internacionalización, que permitió paliar los efectos de la caída del consumo en España. El año pasado, el 39% de su facturación procedió del extranjero y rozó los 23 millones de euros. Sin embargo, aunque la cifra de negocio en el exterior sigue creciendo, su peso en las ventas totales cae a medida que el mercado nacional se recupera. No obstante, esto no implica que las empresas relajen sus planes de expansión internacional: siete de cada diez confían en que sus exportaciones sigan creciendo a lo largo de este año.

En este sentido, las firmas de moda prefieren pisar sobre seguro y el 71% se decanta por mercados ya maduros. El criterio principal para el 32% de las compañías a la hora de definir su plan de expansión es la situación económica del país. Estados Unidos, Francia, México y Colombia son los destinos favoritos de las empresas de moda españolas. Además, este año, se reincorporan a la lista Italia y Rusia, tras años en segundo plano, mientras que Arabia Saudí y Emiratos Árabes pierden peso. Por su parte, Perú es uno de los países favoritos para expandirse por Latinoamérica gracias a su creciente desarrollo económico.

El informe considera que la dificultad para alzar precios es la principal flaqueza del sector de la moda en España. La crisis económica generó una guerra de precios en la que las ofertas fueron el principal arma para seguir atrayendo a los consumidores. No obstante, a pesar de que la economía ha mejorado, los precios siguen sin subir y el 74% de las marcas de moda cree que estos continuarán estables durante este año. Además, aunque el 51% de las empresas reconoce que los descuentos son útiles para elevar las ventas, siete de cada diez cree que esta política será negativa en el largo plazo, pero solo el 6% cree que esta desaparecerá.

Source link

rsula Corber: “Estaba cansada de hacer de chica fina” | Moda

‘Making-off’ de la sesin de fotos con rsula Corber

Source link

Un ‘personal shopper’ virtual para directivos ocupados | Fortuna

No tiene ningún inconveniente en reconocer que la idea de su negocio la importó de otros países. “Comprar es una actividad que requiere de mucho tiempo, y no todo el mundo dispone de él. Por eso, tras ver empresas que ofrecían el servicio de personal shopper a través de internet en Estados Unidos, Francia, Alemania u Holanda, decidimos lanzar una en España”. Quien habla es Clara de la Santa, fundadora de Coomo, firma dedicada al asesoramiento y compra de ropa masculina que opera en España desde hace un año. “Tras invierno, primavera y verano, este otoño comenzamos con nuestra cuarta temporada”.

La falta de tiempo de muchos profesionales, sumada a la necesidad de contar con un fondo de armario equipado, es el principio que rige a esta compañía. “El cliente solo pierde unos minutos en contratar el servicio, nosotros nos ocupamos del resto”, cuenta De la Santa. Todo funciona a través de la página web de la firma. El usuario debe seleccionar con qué estilo se siente más identificado: clásico, clásico actual, casual arreglado o casual. A continuación debe responder a un breve cuestionario acerca de qué prendas suele llevar al trabajo, qué tipo de pantalones prefiere, “como pitillos, estrechos o regulares”, o qué ropa no suele ponerse nunca, dentro de una gran variedad en la que se incluyen camisas, camisas de manga corta, polos, camisetas, camisetas de rayas o sudaderas.

“Con todos estos datos, el cliente nos ayuda a entender cuál es su estilo y con qué prendas se siente más identificado. No nos preocupa tanto el tallaje, sino conocer cuanto antes sus gustos para poder establecer una relación de confianza y profesionalidad con él”. Por eso, tras estas primeras preguntas, la plataforma pide al cliente que seleccione el tipo de calzado que suele utilizar, ya sean náuticos, mocasines, botas, zapatos o deportivas, y cuáles son las marcas que más identifica con su estilo personal, dentro de una gran selección entre la que se incluyen firmas como Zara, Lacoste, El Ganso, New Balance, Camper o Massimo Dutti. Terminado este proceso, que no dura más de cinco minutos, el equipo de Coomo, formado por cuatro personas, se pone a trabajar.

Con unas pocas preguntas, la firma conoce el gusto y el estilo del cliente

“Con toda esta información definimos cuál es el estilo del cliente, con qué se siente más cómodo y qué marcas le pueden venir mejor”. Una vez establecido todo esto, la empresa envía a la dirección facilitada por el cliente una caja con unas 10 o 12 prendas, en función de sus necesidades, de las que puede disponer durante cinco días para probárselas o combinarlas con la ropa que ya tiene. “También se establece un vínculo con el comprador gracias a esto. Ofrecemos la posibilidad de utilizar las prendas en casa, en un ambiente mucho más relajado que el probador de una tienda, sin gente, sin prisas, con tu espejo y con posibles combinaciones al alcance de la mano”, prosigue De la Santa. Pasados los cinco días, el cliente elige con qué vestimentas se queda y las descartadas son recogidas por la empresa gratuitamente.

En su mayoría, cuenta la fundadora, quienes contratan los servicios de Coomo son directivos, perfiles que no tienen mucho tiempo entre diario y que no quieren meterse en una tienda el fin de semana. También hay quien no puede desplazarse a otra ciudad solo para comprar. “Pero el mayor punto de diferenciación respecto a otras plataformas web es que contamos con expertos que asesoran, que conocemos el color real de la ropa, que no siempre coincide con el de las fotos de internet, así como la textura de las telas”. De la Santa también incluye el precio, “medio alto y accesible para el servicio que ofrecemos, con polos que se mueven entre los 30 y los 80 euros, pantalones de 75 a 140 euros o zapatos que llegan hasta los 250 euros”.

Source link

Los ‘Gommino’ de Tod’s, ahora en versión personalizada

Cada vez más marcas se unen al fenómeno de la personalización para captar la atención de los consumidores. El último ejemplo es la firma italiana Tod’s. Su proyecto My Gommino permite a los clientes crear su propio Gommino, el icono de la marca. De esta manera, se podrá elegir entre una gran variedad de pieles, colores y accesorios para crear un par de zapatos exclusivos.

Seguir leyendo.

Source link

Mario Testino lanza un desafo: “Sera un orgullo retratar a la Familia Real espaola” | Papel

Source link

Yves Saint Laurent, a caballo entre Pars y Marrakech | UVE

Imagen de Yves Saint Laurent en su estudio en 1986.

Source link

La nueva moda entre ‘fashion victim’: as son las pestaas LED que potencian la mirada y se iluminan al andar | F5 seccin

Pestaas postizas LED.

Source link

Miguel Mas, un joyero fiel a las buenas marcas | Fortuna

Dirige San Eduardo Joyeros, el negocio de joyería que montó su madre, la marquesa de San Eduardo, en 1982. Miguel Mas (Madrid, 1964) es desde los años noventa uno de los prescriptores de joyas de confianza de la alta sociedad madrileña, y también de la marbellí.

De hecho, el verano lo pasa en Marbella, donde atiende a los clientes que tiene allí desde hace años. “Es la zona donde más cultura de joyas hay, es muy de joyas, incluso en verano”.

Cree que el joyero tiene que buscar sobre todo una relación de complicidad, “más de amigo que de cliente, porque la confianza es fundamental”, afirma Mas, quien cree que las joyas son un valor refugio. “Se ha demostrado que en varias guerras han salvado vidas”, señala. Su seña de identidad es el diseño y las piedras bellas raras, como la tanzanita (de color azul casi violeta), una gema escasa y de moda, que procede de una mina de las colinas de Mererani en la región de Manyara, al norte de Tanzania.

Miguel Mas tiene un estilo elegante, de corte clásico, que aligera con corbatas más atrevidas y alguna pulsera de cordón de seda en la muñeca. Siempre lleva un meteorito en el cuello, regalo de su madre, y gemelos en la camisa, un complemento que asegura sigue en vigor entre los jóvenes. “Te los pones en función del ánimo que tengas ese día, y es algo que dice mucho de quien lo lleva”, afirma.

Perfume y Felipao

Es fiel a los perfumes. Desde hace años es fiel a Terre d’Hermès, aunque recuerda que cuando era más joven solo se ponía Eau Sauvage, de Christian Dior. Si tiene que darse un capricho, Miguel Mas no lo duda:una obra de arte. Aprovecha la feria de Arco para hacer este tipo de adquisiciones, como alguna pieza de José Manuel Ballester, o una geometría de Juan Gil. Cuando tiene que hacer un regalo elige un perro escultura de Felipao.

Estilo ‘british’

Viaja a Londres a menudo con la excusa de comprar una americana en la tienda de Hackett. “Me gusta mucho cómo sientan y el estilo elegante que tienen, que puedes combinar con un pantalón más informal”, explica. Uno de los próximos caprichos que se dará es un sueño que tiene desde hace tiempo:viajar a Perú y conocer el Machu Picchu. De momento, se recrea con la lectura de El fuego del flamboyán, de Viruca Yebra.

‘Flamingo’ en rosa

Es una de las últimas adquisiciones que ha hecho: una corbata rosa con los flamingos, tan de moda este verano, de la firma italiana Etro. Es una de los pocos atrevimientos que concede a su atuendo, que define como clásico con un toque desenfadado. De vez en cuando adorna la chaqueta con un pañuelo en el bolsillo, asegura Mas, que no se pierde una ópera en el Teatro Real de Madrid. “Este año me ha encantado Rodelinda”.

Bien calzado

 El zapato cree que es un elemento importante en la imagen de un señor. Y lo tiene claro:“Busco ante todo la comodidad, por eso el zapato tiene que ser bueno, por eso siempre los compro en buenas zapaterías, como Carmina o Bravo, dos clásicos de toda la vida”. Sin embargo, los últimos que se ha comprado han sido un modelo de la firma italiana Bottega Veneta, de ante y cordones.

Marisco en O’Pazo

Frecuenta los restaurantes. Y uno de sus preferidos de Madrid es O’Pazo, propiedad de Pescaderías Coruñesas. “Me encanta venir aquí a darme un homenaje de marisco”. También frecuenta otro clásico madrileño, Horcher, de cocina de influencia alemana, y se deja ver a menudo por uno de los locales de moda de la ciudad, Ten con Ten, “que tengo enfrente de la joyería y lo utilizo mucho”.

La crema siempre de noche

Confiesa que no tiene manías, solo es desordenado y un hombre de costumbres. Por ello, todas las noches sigue el mismo ritual: ponerse una crema en el rostro antes de dormir. Eso sí, tiene que ser de la marca de cosmética japonesa Shiseido. Asegura que tiene otro hábito:cuando hace una venta de joyas importante destina un porcentaje a Save the Children, la Fundación Concordia de Marbella o a la Fundación Lucha contra el Sida.

 

 

Source link