El Ibex se sacude parte de los miedos y recupera los 10.200 con Europa paralizada: las claves de la sesión | Mercados

La Bolsa española se ha sacudido parte de los miedos del efecto Cataluña a la espera de cuál sea el jueves la respuesta final de la Generalitat al Gobierno de Rajoy y se ha desmarca del tono inane de la renta variable en el resto del Viejo Continente. El Ibex 35  ha subido un 0,35%, hasta los 10.216,8 puntos, en una sesión de grandes oscilaciones, al marcar un mínimo en los 10.134 y un máximo cerca de los 10.300. 

Enagás, que ha caído un casi inapreciable 0,02%, ha inaugurado la temporada de presentación de resultados en España. En el Ibex, Siemens Gamesa se ha recuperado un 2,47%, después de la caída superior al 6% del lunes, tras publicar el fabricante de aerogeneradores una advertencia sobre beneficios el viernes pasado tras el cierre. Le han seguido IAG (2,24%) y Mediaset (1,86%) en la parte alta. Los colistas han sido Meliá (–1,6%), Técnicas Reunidas (–1,01%) y Dia (–0,93%).

OHL ha sido  la estrella  fuera del selectivo al dispararse un 43,7%, después de la venta de su filial de concesiones, con lo que reducirá deuda. El volumen negociado en el conjunto de la Bolsa ha sido de 2.370 millones de euros, ligeramente por debajo de los 2.864 millones de media diaria del mes.

En Estados Undios, a la espera de detalles sobre el plan fiscal de Donald Trump y de que el Senado vote el Presupuesto, un paso previo a la rebaja impositiva, ni el Dow Jones ni el S&P 500 ni el Dow Jones registraban movimientos significativos al cierre de la sesión en Europa. 

En el mercado de deuda, la posible llegada del economista Stanford John Taylor a la cúpula de la Reserva Federal, considerado más duro que Yellen y más favorable a tipos más altos, ha fortalecido al dólar, que sube un 0,4%, hasta las 1,175 unidades por euro. Entretanto, la deuda soberana estadounidense a dos años ha marcado máximos desde 2008, con una rentabilidad del 1,554%, tras publicar Bloomberg que se ha reunido con Trump. En España, el 10 años está tranquilo con un interés del 1,547%, frente al 1.551% del lunes.  

El mercado, además, se está haciendo la idea de que el BCE  comprará entre 25.000  y los 40.000 millones al mes el próximo año, frente a los 60.000 millones actuales. Hoy hablan dos miembros del consejo del BCE; Víctor Constancio y Peter Praet. Según IG Securities a través de su analista de Forex Junichi Ishikawa, el euro mantiene la clave de si el dólar permanecerá fuerte.

En el mercado del petróleo, el conflicto entre los kurdos y el Gobierno de Iraq sigue siendo la principal fuerza que mueve el mercado. El Brent está en el entorno de los 58 dólares, después de subir ayer ante la toma de control de pozos en el área de Kirkuk por parte de fuerzas leales a Bagdad. 



Source link

El Ibex se toma el puente y el bono cae a niveles previos al 1-O | Mercados

La tranquilidad se ha impuesto hoy en el mercado. Después de unas sesiones de especial turbulencia a causa de las tensiones independentistas, los inversores aprovecharon la festividad del 12 de octubre para tomar algo de aire. A lo largo de la jornada el selectivo se ha mantenido sin rumbo fijo. Ni siquiera a la apertura bajista de Wall Street sirvieron para que la Bolsa reaccionara. El índice español cede un 0,02%.

Sea como fuera, el caso es que la barrera de los 10.300 puntos se está convirtiendo en una cota infranqueable. La última vez que el selectivo español cerró por encima de ese nivel fue el 29 de septiembre, la jornada previa al referéndum. A diferencia de los últimos días, en los que las subidas y bajadas estuvieron acompañados por altos volúmenes de contratación, hoy este ha caído en picado hasta los 1504 millones, un 55% menos que la media diaria de octubre de 3.354 millones.

Si en las últimas semanas la convulsión en la Bolsa se ha trasladado a la renta fija, ayer la calma de la renta variable tuvo su reflejo en el mercado de deuda. El bono español a diez años bajó tres puntos básicos, hasta el 1,6%. El descenso, aunque moderado, ha sido suficiente para que la deuda española con vencimiento en 2027 cayera a niveles previos a la consulta y se alejase de los máximos de 1,78% que registró el cinco de octubre. Este movimiento se trasladó también a la prima de riesgo española, que bajó dos puntos básicos, hasta los 117.

La escalada de los tipos de la deuda en los últimos días evidenciaba el incremento de las tensiones, pero la buena acogida de las subastas, las compras del BCE y el compás de espera en el que ha entrado el procés contribuyen a aminorar los nervios. El consenso de los analistas asegura que la crisis catalana no ha concluido y señalan como principales amenazas la posibilidad de que el conflicto se encalle hasta el punto de que pase factura al crecimiento económico de España. No obstante, a la espera de que Carles Puigdemont conteste al requerimiento del Ejecutivo sobre si hubo o no declaración de independencia los inversores se dejan arrastrar por el optimismo imperante desde el martes al cierre de los mercados.

En la Bolsa española, los bancos, especialmente los catalanes, los más castigados por el desafío independentista registran un comportamiento estable. CaixaBank (0,32%) y BBVA (0,01%) escapan a las caídas del conjunto de la banca. Santander cede un 0,28%; Bankia, un 0,25%; Bankinter, un 0,04% y Sabadell, un 0,59%. Los mayores ascensos de la jornada ha corrido a cargo de AcerlorMittal (2,64%), Cellnex (2,47%) y Amadeus (1,18%). La cara opuesta la representan Mapfre (-2,2%), Siemens Gamesa (1,65%) y Dia (1,55%).

Después de un mes y medio en el que la Bolsa española se ha distanciado de las principales plazas europeas, hoy se su comportamiento se ha mantenido en línea con el resto de índices.

En Wall Street los inversores reaccionaron con frialdad a los resultados de dos de los principales bancos: JP Morgan y Citigroup. El mercado estadounidense aguarda a conocer los datos de inflación que se publicarán mañana. Estas cifras son seguidas de cerca por la Reserva Federal y se convierten en la clave para decidir si habrá o no subida de tipos en diciembre. Los futuros de los fondos federales dan una probabilidad del 80%, pero muchos empiezan a desconfiar ante la división que existe dentro del banco central estadounidense. Al cierre de los mercados europeos, los tres índices cotizaban en tablas.



Source link

Ibex: Los inversores ven alejarse la declaración de independencia y el Ibex rebota un 2,5% | Mercados

Al Govern de la Generalitat se le complican las cosas. A la posibilidad cada vez más remota de que se anuncie una declaración unilateral de independencia se añade ahora la división entre las formaciones independentistas. Por si esto no fuera suficiente Sabadell han decidido sacar su sede de Cataluña, movimiento que podría imitar CaixaBank.Todo esto tuvo ayer un efecto directo en la Bolsa. El Ibex 35 se anotó un 2,5%, ascenso que le permitió no solo recuperar los 10.000 que perdió un día antes, sino sobrepasar la barrera de los 10.200. Estas subidas se produjeron con un volumen de negociación de 3.448 millones frente a la media diaria del año de 2.574 millones.

La sesión comenzó sin rumbo fijo y cargada de volatilidad.El primer impulso comprador vino de la mano de la banca, en concreto, de las entidades con sede en Cataluña, las más castigadas en los últimos días.Ante la posibilidad de que se produzca una declaración de independencia, ambos bancos están dispuestos a seguir los pasos de Oryzon, cambiar su domicilio social.

Sabadell tiene previsto establecerse en Alicante y se especula con que CaixaBank haga lo propio en Baleares.El objetivo de este movimiento es “asegurarse que en el peor de los escenarios, el que finalmente se llegue a la independencia, las dos entidades sigan teniendo acceso a la financiación del BCE”, afirma Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities. El experto señala que esto adquiere especial importancia en un escenario como el actual en el que los bancos de la zona euro siguen “enganchados” a la financiación del BCE porque “el mercado interbancario no funciona desde hace tiempo”, defiende Fernández Figares.

CaixaBank y Sabadell se anotaron un 4,93% y un 6,16%, respectivamente. A ellas le siguieron el resto de entidades financieras.De producirse una secesión, Victoria Torre, de Self Bank, considera que sería una muy mala situación por “el empeoramiento y la escalada del riesgo país que traería consigo”. Santander subió un 2,93%; BBVA, un 2,77%; Bankia, un 2,41% y Bankinter, un 2,14%. El sector recuperó 5.852 millones (una capitalización similar a la de Merlin o Enagás), de los cuales 1.660 corresponden a CaixaBank y Sabadell. A la banca se sumaron Ferrovial (3,89%), Acciona (3,71%) o ACS (3,55%). Solo dos valores IAG (-0,69%) y Meliá (-0,54%) se desvincularon de la tendencia alcista.

Fuera del selectivo, Catalana Occidente rebotó un 2,51% después de conocerse que la empresa deja la puerta abierta a un cambio de sede. Por su parte, Oryzon Genomics, que fue la primera de decretar la medida tras el referéndum, sumó su segunda sesión en positivo y avanzó un 1,44%. Superior aún fue el ascenso de Ercross (11,8%), compañía catalana que no se ha pronunciado. Torre no descarta que en los próximos días se sumen más empresas pues “el trámite es relativamente sencillo al no requerir la aprobación de la junta de accionistas” salvo que lo establezcan los estatutos. Además, al cierre del mercado saltó la noticia de que el Gobierno prepara un real decreto para facilitar el traslado.

Mientras que las subidas fueron moderadas a lo largo de la mañana, un cóctel de factores aceleró al Ibex poco antes de las cuatro de la tarde. A la buena sintonía con la que los inversores percibieron el cambio de sede de los bancos catalanes, se le sumaron otras dos noticias que saltaron de forma paralela. Por un lado, la decisión del Tribunal Constitucional de suspender el pleno del Parlament del lunes sobre el que ha planeado una posible Declaración Unilateral de Independencia. Por el otro, la aparición en Bloomberg de un artículo que pone negro sobre blanco las primeras fricciones entre el Govern de la Generalitat y las CUP sobre la conveniencia de tomar esta decisión.

Sea como fuere, lo cierto es que el mercado se mueve en estos días en una verdadera hiperestesia. Reacciona de manera exagerada a cualquier noticia debido a que la volatilidad reina con toda su fuerza. “Estamos ante una volatilidad extrema de fondo. El mercado se mueve a golpe de noticias políticas”, asegura Natalia Aguirre, de Renta 4.

Es esta volatilidad la que hace convenir a los analistas que lo ocurrido hoy en los mercados se debe a un mero rebote. Y, que en ningún caso, supone que estas noticias provoquen que el Ibex se despoje de la agitación política y retome el vuelo. Mañana será otro día y nada supone que el mercado vuelva a cerrar con alzas.

Sin embargo, algunos factores inducen al optimismo. Alejandro Robles, analista de XTB, considera que el mercado ha entendió hoy que sobrerreaccionó un día antes, cuando el Ibex sufrió su peor sesión desde el brexit. “No había ninguna noticia distinta a los días anteriores que justificase esas caídas”, explica. 

Otro de los factores positivos está, según Robles, en la resistencia del resto de Europa a verse arrastrada por el conflicto catalán. La mayoría de los índices (el Cac, el FTSE 100 y el MIB italiano) ha cerrado con alzas de entorno al medio punto porcentual. Mientras, el Dax ha caído apenas un 0,05%. El euro, por su parte, cede posiciones y se encuentra al filo de perder los 1,17 billetes verdes.

En el largo plazo, el foco de los inversores está en vislumbrar hasta qué punto el órdago catalán pueda lastrar la marcha de la economía española. Natalia Aguirre comenta que el mayor riesgo que vislumbran es que el conflicto se enquiste y entonces sí afecte a la economía real. Alejandro Núñez, sin embargo, descarta que haya movimientos políticos de calado en los próximos días y sitúa al Ibex en la horquilla entre los 10.000 y los 10.350 puntos.

Óscar Anaya, de Carax Alphavalue, calcula que al selectivo le queda por delante aún una caída de hasta el 4% en sesiones con  fuertes oscilaciones en el mercado bancario y eléctrico, antes de que los inversores vuelvan a tomar posiciones. Eso sí, explica que los movimientos de hoy se deben a inversores cortoplacistas que vieron las caídas de ayer como una oportunidad para entrar en valores que veían baratos y buscan hacer negocio con un mercado que sufre fuertes oscilaciones a golpe de titulares.  

Además, hoy el Tesoro ha celebrado la primera subasta después de la jornada del 1 de octubre y bajo la amenaza de una declaración unilateral de independencia en Cataluña en los próximos días. Ha colocado 4.600 millones de euros en una nueva subasta de bonos a 5 años de nueva referencia, obligaciones con vencimiento en 2029 y otra de obligaciones ligadas a la inflación con vencimiento en 2024. La rentabilidad de la deuda española a diez años bajó del 1,7% y la prima de riego española concluyó en los 116 puntos básicos, frente a los 132 de ayer.



Source link

La crisis catalana provoca un desplome en el Ibex no visto desde el ‘brexit’ | Mercados

La falta de una solución en Cataluña y el avance hacia una declaración unilateral de independencia pesan sobre los accionistas. Después del castigo sufrido el lunes, las ventas regresaron con fuerza al mercado. El selectivo español perdió un 2,85%, su mayor caída desde el brexit. Esto tuvo lugar en un día en el que la Bolsa española negoció 3.667 millones frente a la media diaria del año de 2.567,7 millones.

La Bolsa española perdió los 10.000 puntos y limita las subidas del año al 6,5%, lejos del 14% que llegó a registrar en mayo. El selectivo español se mueve en niveles de marzo, momento en el que las dudas sobre un posible triunfo de Marine Le Pen hacían tambalear los cimientos de la UE. Desde Unicorp Patrimonio fijan como soporte clave los 9.950 puntos.

El sector financiero en conjunto, con las entidades catalanas a la cabeza, lideraron los descensos. CaixaBank se dejó un 4,96% y Sabadell, un 5,69%.El volumen negociado por la entidad que preside Jordi Gual es el mayor desde abril mientras que en el caso de Sabadell se trata del mayor en el años.

A ellas se sumaron BBVA (-3,61%), Santander (-3,83%), Bankia (-3,65%) y Bankinter (-3,5%). Otra firmas fuertemente castigadas fue la catalana Inmobiliaria Colonial (-5,51%). Las cotizadas fuertemente endeudas como inmobiliarias y utilities sufren en los momentos de repunte de la rentabilidad de la deuda porque ven incrementados sus costes de financiación.

En un solo día la banca catalana se dejó en la Bolsa cerca de 1.760 millones. Si se amplía al conjunto del sector, las seis entidades que cotizan en el selectivo perdieron 7.760 millones. Gonzalo Sánchez, analista de Gesconsult, afirma que los bancos son los más castigados, pues se trata de negocios ultraapalancados que dependen de la confianza. Por su parte, Javier Ferrer, director de tipos de interés y divisas de Ahorro Corporación, afirma que los grandes bancos están descontando una fuerte caída de la actividad económica.

En referencia a los que tienen sede en Cataluña, Rodrigo García, de XTB, afirma que los recortes en el sector bancario se han intensificado en las últimas jornadas ante una hipotética escisión. “Al menos hoy el mercado no puede asegurar que vayan a ser bancos europeos regidos por la supervisión única del BCE. De ahí las fuertes caídas”, remarca García.

Solo tres cotizas –Siemens Gamesa, Abertis y ArcelorMittal escaparon las ventas.Fuera del selectivo, Oryzon Genomics avanzó un 12,8& después de que ayer comunicara que trasladaba su sede de Barcelona a Madrid, un movimiento calificado por Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, como sorprendente.

Lo sucedido en el mercado alejan las esperanzas de una solución rápida. Las tensiones entre el Govern de la Generalitat y el Ejecutivo de Mariano Rajoy crecen día a día y la incertidumbre política lleva a los inversores, especialmente los extranjeros, a reducir su exposición a España. Uno de los defensores de esta idea es Miguel Paz, analista de Unicorp Patrimonio. El experto señala que los inversores están actuando en base a comportamientos irracionales y olvidan que cerca del 70% de los ingresos de las cotizadas del Ibex procede del exterior.

Al nerviosismo se añade un ingrediente más y es el de que la crisis catalana ha llegado en el último trimestre del año, periodo en el que muchas gestoras y firmas de análisis empiezan a deshacer las posiciones más arriesgadas. Después de un año satisfactorio en lo que a rentabilidades se refiere, los inversores no están dispuestos a perder lo ganado y huyen de todo aquello que implique riesgo y desvirtúe la foto final del ejercicio.

La realidad es que por un motivo u otro, la Bolsa española toma distancia del resto de sus homólogas europeas. Los principales índices europeos se sumaron a la corriente bajista. Eso sí los descensos fueron mucho más moderados. El Cac francés cedió un 0,08%; el Euro Stoxx, un 0,3%; el FTSE británico, un 0,01%; el Mib italiano, un 1,44%.La Bolsa italiana al igual que su deuda son los activos más sensibles a un efecto contagio si la crisis catalana se recrudece.La cara opuesta la presentan el Dax alemán que avanzaron un 0,53%.

Natalia Aguirre indica que las diferencias de comportamiento se acentúan si se retrocede en el tiempo.Desde comienzos de septiembre, el Dax avanza un 7% algo que contrasta con las caídas del 2,73% del Ibex. “En septiembre las Bolsas europeas consiguieron salir del canal bajista. Sin embargo, la española sigue en él”, apunta Paz.

La misma inestabilidad que vive la renta variable la experimentó ayer la renta fija. La rentabilidad del bono español a diez años subió al 1,78% (niveles de marzo) desde al 1,71% del miércoles. Por su parte, la prima de riesgo avanzó siete puntos básicos, hasta los 132. Más llamativo es el estrechamiento del diferencial con el bono italiano (2,25%) que pasa de los 55 puntos básicos a los 47. “El repunte de la rentabilidad se traduce un encarecimiento de las emisiones del Tesoro y de todas las empresas españolas ya sean financieras o no”, sostiene Ferrer. “Si no fuera por la anestesia del BCE podría ser peor, hasta que no veamos un mensaje contundente que convenza a los mercados vamos a seguir en esta situación. Es imprescindible fortaleza política”, añade el experto. Hoy el Tesoro se enfrenta a su primera prueba de fuego con una emisión a medio y largo plazo en la que intentará captar al menos 3.500 millones.

La prima de riesgo catalana medida con un bono catalán que expira en febrero de 2020 y otro del estado con vencimiento en enero del mismo año sumó 22 puntos básicos, hasta los 332.

Crónica elaborada por Gema Escribano, Miriam Calavia, VIrginia Gómez y Nuño Rodrigo.



Source link

La recogida de beneficios aleja al Ibex de los 10.400, ¿qué pasa? | Mercados

Poco ha durado la alegría en la Bolsa. Después de la subida experimentada el miércoles, hoy los inversores han apostado por la recogida de beneficios. Siguiendo la tendencia que impera en las últimas semanas, el Ibex 35 queda rezagado del resto de índices europeos y toma distancia de los 10.400 puntos, nivel que estuvo a punto de conquistar la sesión previa. Las caídas en el sector de las utilities y de la aseguradora Mapfre llevan al selectivo español a retroceder un 0,39% a solo tres días del referéndum ilegal en Cataluña.

A pesar de que día a día aumenta la tensión entre Cataluña y el gobierno central, los inversores muestran una relativa tranquilidad. No obstante, los expertos no descartan un incremento de la volatilidad las próximas horas. Mientras tanto, EE UU es el punto de referencia para el mercado. Allí el presidente estadounidense expuso el miércoles, con los mercados europeos ya cerrados, las líneas maestras de la reforma fiscal. Aunque ya en abril se expusieron los detalles fundamentales de la rebaja de impuestos, la mayor desde 1980, no ha sido hasta septiembre cuando la Administración Trump ha publicado el documento de trabajo. Ahora queda por delante el debata en el Congreso y el Senado para su posterior aprobación. Después del fracaso cosechado con la reforma sanitaria, algunos analistas empiezan a desconfiar de la capacidad para sacar adelante el plan.

De vuelta al parqué español los mayores descensos han corrido a cargo de Sabadell, que un día después de avanzar un 6,86%, cede un 3,02%, liderando las caídas de la Bolsa española. Muy cerca se situó Mapfre (-3,02%) que hoy sufrió el castigo de los inversores después de que JP Morgan rebajara su recomendación a infraponderar desde mantener y han revisado las estimaciones de dividendos así como su precio objetivo. La firma de análisis recorta el precio de sus acciones a 2,8 desde los 3,15 anteriores tras el impacto en sus cuentas de los huracanes Havey. Irma y María. El tercer valor con peor comportamiento ha sido Mediaset, con un descenso del 2,38%.

En el lado de las subidas destacan Acerinox (2,08%), Indra (1,44%) y Grifols (1,32%). En una jornada en la que las subidas del sector bancario echaron el freno, solo Santander (0,51%) escapó a los números rojos, aupado por la mejora de su precio objetivo por parte de los analistas de JP Morgan que lo elevan un 2,9%, hasta los 7 euros por acción.

Las Bolsas europeas optaron por las subidas con la excepción del Mib italiano, que retrocedió un 0,15%. El Dax se anotó un 0,37%; el Cac, un 0,22% mientras el Euro Stoxx y el FTSE británico avanzaron un 0,24% y un 0,13%, respectivamente. Al otro lado del Atlántico, el Dow Jones y el S&P avanzaban un 0,2% en una jornada marcada por la mejora de la economía estadounidense, que avanzó un 3,1% en el segundo trimestre.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bonos español a diez años subió al 1,63%, ascenso que pasa factura a las compañías más endeudadas como las utilites o inmobiliarias. La prima de riesgo española se mantiene estable en los 116 puntos básicos. 

El barril de petróleo Brent cede posiciones, pero sigue en la zona alta, cerca de los 57 dólares (el martes rozó los 60). Esta corrección obedece a los datos de inventarios en EE UU que quedaron por debajo de las expectativas, una excusa perfecta para vender tras las recuentes subidas.



Source link

Ibex en directo: España cae más que el resto de Europa por la tensión política | Mercados

Si a principios de este 2017 marcado por la agenda política las elecciones alemanas del 24 de septiembre estaban marcadas en rojo en todas las firmas de inversión, la derrota del euroescepticismo en Holanda, Austria y, sobre todo, Francia, había dejado el riesgo de una implosión política del euro en un segundo plano. Con el mercado más atento a otros frentes, Angela Merkel ha ganado su cuarto mandato consecutivo, pero se ha quedado algo corta sobre lo previsto (33% del voto, peor dato desde 1949) y, sobre todo, el partido xenófobo AfD se ha hecho con la tercera posición, un 13,5% del voto y 90 escaños.

Merkel gobernará con liberales y verdes, una vez que el socialdemócrata SPD ha cosechado el peor resultado de su historia. La conclusión, para el mercado, es que la reactivación del proyecto europeo pretendida por Merkel y Macron (cada uno con sus prioridades) no va a ser tan sencilla. El euro, así, retrocede en torno a un 0,55% y se sitúa en los 1,188 dólares. Desde Ebury explican que “la incertidumbre resultante no es positiva para la integración europea”. Esto, junto a a que la Reserva Federal dio al mercado una clara indicación de su intención de subir los tipos en la reunión de diciembre, pesa sobre la divisa europea, opina la firma especializada en el intercambio de divisas.

Por su parte, las Bolsas europeas registran caídas de pequeña escala (el Dax incluso escapa de las pérdidas y sube un 0,12%), pero en el caso del Ibex 35 los descensos han ido a más y cede en torno al 0,7% situándose sobre los 10.200 puntos que ha llegado a perder en algún momento que los retrocesos han alcanzado el 1%. Caixabank es el valor que más cae, casi un 2,7%. Desde Link Securites opinan que “hasta que pase la mencionada fecha y se aclare, si es que se aclara, el panorama político nacional, la bolsa española va a tener un comportamiento relativo algo peor que la del resto de plazas europeas”.

El mercado de deuda también se ha mostrado algo inquieto: la prima de riesgo italiana ha repuntado tres puntos básicos y se va a 175 puntos, mientras la española sube dos a 120. La deuda alemana se ha mostrado prácticamente estable. 

Si las elecciones han tenido un eco limitado en el mercado europeo, aún más en el asiático, donde los índices han cerrado con caídas (salvo Japón). En Tokio, asimismo, se espera que el primer ministro Shinzo Abe conoque elecciones anticipadas para octubre. El yen cedía posiciones hacia las 112 unidades por dólar.

La agenda económica del lunes viene también cargada con la reanudación de las conversaciones sobre Brexit entre Reino Unido y la Unión Europea y la adquisición de activos de Air Berlin por parte de Lufthansa. Hoy habla Mario Draghi y se publica el dato del IFO alemán.

En el mercado del petróleo, los precios ceden tras las recientes subidas, si bien el Brent aún está en la zona de los 56,8 dólares.