Cataluña o por qué el Barça necesita al Real Madrid | Legal

El egoísmo y la exclusión son siempre negativos para la economía y las empresas. Esa es la lección de Adam Smith que los separatistas en Cataluña o los Brexiters en el Reino Unido nunca han querido aprender.

Compartir es crecer. En mis debates con separatistas suelo poner un ejemplo, les pregunto cuál es el factor más decisivo y determinante que explica que el Barça haya ganado cuatro Champions League en diez años. Recurro al fútbol porque es siempre un ejemplo claro y comprensible. Unos responden que Messi, lógicamente, otros que La Massia por los Xavi, Puyol, Iniesta, etc. Pero nadie acierta. La respuesta correcta es que el Barça juega la liga española. Esa es la condición base que habilita al resto. Pues bien, algo tan sencillo no se entiende por muchos separatistas. En parte, por el denso barniz emocional que les cubre, pero también por décadas de relato de exaltación de las bondades propias de todo lo catalán y que dificulta ver lo obvio; que tus éxitos y riqueza no caen del cielo, que no se generan en un espacio hermético. Al contrario, surge, se crea y se desarrolla en el seno de un conjunto, de un sistema en el que todos participamos, compartimos y nos enriquecemos; el mercado español.

El mejor aliado del Barça es el Real Madrid, y viceversa. Messi necesita a Cristiano, y viceversa. No entender esto es no comprender cómo funcionan las sinergias de competencia y colaboración. Los competidores se necesitan, se estimulan unos a otros y hasta en ocasiones se asocian para un frente común que les haga crecer a todos (por ejemplo, para negociar y vender los derechos de televisión de La Liga).

Pero aparquemos el fútbol por un momento. Para Cataluña, una hipotética independencia sería mucho peor que el Brexit para el Reino Unido. Y ello por la sencilla razón que los lazos jurídicos (regulación, contratos, etc.) económicos, sistema judicial, sistema financiero, logística, etc. que unen Cataluña con el resto de España son mucho más intensos que los del Reino Unido con el resto de la Unión Europa. Sería todo lo contrario a un win-win, sería un lose-lose para todos y de magnitudes alarmantes.

Estar conectados, compartir y competir en el seno del mercado interno español ha sido y es fuente de riqueza para Cataluña. Que se lo digan al Barça, pero también a La Caixa. Y esta suele ser mi segunda pregunta cuando debato con separatistas; ¿sabes cuántas oficinas comerciales de La Caixa hay en Sevilla? ¿Y en París…? Silencio. Yo les respondo obediente; 217 en Sevilla, 0 en París. Pero, ¿cómo puede ser..? ¿No vivimos en una Europa sin barreras ni aranceles? Sí, pero incluso dentro de Europa hay barreras. Son barreras de todo tipo; regulatorias (que incluso dentro de Europa te obligan a tener un domicilio social y tributar en el mercado en el que operes), sociales, de usos, y de relaciones con proveedores y clientes. Es más fácil vender en Vigo que en París. Eso lo sabe cualquier empresario catalán. Y eso a pesar de que París está más cerca de Barcelona que Vigo y que en Francia la renta per capita es significativamente más alta que la gallega.

Pues bien, esa unidad de mercado, pero también social, económica y jurídica, explica por ejemplo que casi la mitad de las ventas fuera de Cataluña se vendan en el resto de España (unos 40 millones de personas) y que la otra mitad en el resto del mundo (unos 7.000 millones). Hagan números, 40 millones nos compran casi lo mismo que 7.000 millones). O, en concreto, a Aragón le vendemos más que a Francia. Hagan también las cuentas comparando la población y renta per capita de Aragón y Francia. Desde un punto de vista empresarial es simplemente incoherente y muy perjudicial alzar barreras de forma tan gratuita y egoísta con nuestro principal mercado, el de nuestros conciudadanos del resto de España.

Una hipotética independencia de Cataluña del resto de España provocaría ipso facto la deslocalización o partición de muchas empresas con sede en Cataluña. Ya sea por obligaciones legales (sectores regulados; banca, energía, farmacia, seguros, etc.) o por conveniencia (relación con su principal mercado, relaciones institucionales y con bancos), muchas empresas se instalarían y tributarían en el resto de España. Sería un perverso juego en el que se competiría por el mayor número de contribuyentes. Un juego en el que perderíamos todos. Los separatistas argumentarán que también sucedería lo mismo con las empresas españolas que quieran operar en una Cataluña independiente. Sin duda. Pero como la balanza comercial interregional es tan espectacularmente beneficiosa para Cataluña (24.000 millones), la caída del PIB catalán y de los correspondientes ingresos fiscales sería calamitosa. Y todo eso sucedería en cuestión de días; buena parte del PIB se evaporaría y con ello los impuestos.

Y en la partida de costes la debacle no sería menor. Se perderían todas las economías de escala y todos los ahorros que significa compartir instituciones y organismos públicos entre 47 millones. Y de déficit y de financiación de deuda ya ni hablamos.

En definitiva, una hipotética independencia, egoísta, gratuita e incoherente es una sinrazón social y económica, por lo que solo cabe pensar que hay alguien, una pequeña élite, que sí tiene un interés en poner nuevas barreras. Una casta política, y su corte de intelectuales, medios y empresarios (ligados al sector público) que sí se beneficiaría de las nuevas barreras.

Carlos Rivadulla, abogado y empresario. Cofundador de Ecofrego

Source link

La Liga estudia jugar partidos en China o Estados Unidos | Compañías

La Liga de fútbol española baraja que los equipos del torneo, incluidos Real Madrid o el Fútbol Club Barcelona, disputen algunos partidos de la próxima temporada en el extranjero, concretamente en China o Estados Unidos. El plan consistiría en fijar una serie de enfrentamientos para jugar fuera de España, si bien el plan aún no se ha discutido con los equipos.

“Quizás un partido por temporada, dos como mucho“, ha asegurado esta mañana el presidente de La Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas. “Estamos haciendo ese estudio para algo que ya practican otras competiciones, como la NFL o la NBA, para promocionarse en otros mercados, como forma de crear valor“, añade.

Según Tebas, La Liga está analizando los componentes legales, económicos y sociales de la medida, dado que afectaría a los clubes y aficiones. “Puede que antes de fin de año tengamos los estudios para presentárselos a los clubes y que tomen una decisión”, asegura Tebas, que confía en que los planes se puedan aplicar la próxima temporada si se obtiene la luz verde de los equipos. No ha detallado impacto económico.

La Premier League británica ya estudió una medida similar en 2008, pero fue rechazada ante la oposición frontal de aficionados, políticos y comentaristas deportivos. No obstante, la NFL (liga de fútbol americano) sí ha jugado partidos en Londres, por ejemplo, para aumentar el atractivo de este deporte, casi desconocido fuera de EE UU.

El propietario del equipo de la NFL Miami Dolphins, es propietario también de la empresa Relevent Sports, y está entre los empresarios que apuestan por celebrar partidos de fútbol de las ligas europeas en el extranjero. Relevent Sports es la firma que organizó este verano la International Champiosn Cup, torneo amistoso celebrado en EE UU al que acudieron los principales equipos europeos, incluidos Real Madrid y FC Barcelona. Disputaron un Clásico veraniego en Miami ante 66.000 espectadores y con elevados índices de audiencia.

Un directivo de Relevent Sports aseguró esta semana en una conferencia sobre fútbol y negocios que el futuro consiste, precisamente, en la disputa de partidos oficiales, si bien se remitió a la confidencialidad para no revelar de qué competiciones está hablando. Desde la Premier League han asegurado que no hay planes en este sentido (aunque apoyan la idea) y en Alemania, la Bundesliga está en contra, según Financial Times, que adelantó la noticia en su edición de hoy.

En busca de más ingresos

Los planes de expansión internacional de LaLiga, con el objetivo de tener nuevos ingresos, vienen como respuesta al último mercado de fichajes, que se ha saldado con 4.400 millones de gasto en jugadores entre las cinco principales ligas, según el informe Football Transfer Review, presentado hoy.  En concreto, contra lo que Tebas llama “clubes estado”. El presidente de la patronal de los clubes ha señalado directamente al París Saint-Germain, “un club dopado financieramente”, y al Manchester City, “que se ha gastado 1.000 millones en fichajes en cinco años”. A su juicio, estos equipos “no se financian con ingresos del sector, y eso fomenta la inflación. No es posible que un club como el PSG, cuyo valor empresarial es cuatro veces menor que el de Real Madrid o Manchester United, tenga más ingresos comerciales que estos”. Esta situación provoca que, como ha argumentado Tebas, “los clubes que no son de Estado, como Bayern, Juventus, Real Madrid o Barcelona exijan más dinero al sector: a las ligas, federaciones, socios comerciales… Si esto sigue así, vamos a una desestructuración del sector”.

Hay que recordar que LaLiga ha denunciado a PSG y City ante la UEFA, para que esta investigue si los parámetros económicos de estos clubes se corresponden con la realidad del mercado.

Source link

La Liga española se aprovecha de la inflación en el fútbol | Fortuna

El fútbol europeo vive uno de los veranos de mayor actividad y, por qué no decirlo, locura en el mercado de fichajes. La inflación se ha apoderado de un sector cuyos ingresos están creciendo año a año, fruto de lucrativos acuerdos por los derechos de retransmisión. Aunque estos no son igual de cuantiosos entre las principales ligas, todas ellas están viendo cómo su producto se revaloriza gracias al mercado internacional.

Al mercado de fichajes todavía le restan dos semanas para finalizar. En Inglaterra, Francia, Italia y Alemania se cerrará el 31 de agosto, mientras que los equipos españoles tendrán un día más para ultimar incorporaciones. Pese a ello, el gasto en fichajes conjunto de las cinco grandes ligas del continente ya supera a todo el mercado veraniego anterior, superando los 3.400 millones de euros en operaciones, según los datos que recoge la web especializada Transfermarkt. La Premier League inglesa ya ha superado por sí sola los 1.200 millones de inversión, lo que equivale al 88% de todo lo gastado el verano pasado. Y aún se esperan movimientos de calado.

La sensación de que el mercado de fútbol ha disparado sus precios está respaldada por los datos. El gasto medio por jugador ha crecido a dobles dígitos en todas las grandes ligas desde el verano de 2011, y a tres en el caso de la Premier. Allí, el gasto medio hoy por jugador alcanza los 5,8 millones de euros, un 400% más que en 2011. En España, este es de 1,6 millones, un crecimiento del 30%. Destaca el caso francés:es la segunda liga con un mayor precio medio, 2,4 millones de euros, un 204% más que hace seis veranos. La clave está en la entrada de los inversores cataríes en la gestión del Paris Saint-Germain, club que acapara más de la mitad del gasto en jugadores que se realiza en su liga.

El club parisino está siendo el gran actor de este verano, después de hacerse con los servicios del brasileño Neymar, procedente del Barcelona, por 222 millones de euros, récord absoluto en la historia de este deporte, doblando la cota anterior. Una cantidad que permite a la liga española situarse por ahora como la única gran liga que, en los últimos siete años, ha ingresado más dinero por sus futbolistas de lo que ha gastado.

En concreto, el balance se sitúa en 140 millones de euros, que contrastan con los 3.800 millones de pérdida neta que acumulan los clubes ingleses en el mismo periodo de tiempo, o los 550 de la liga alemana. La cifra es temporal, y está pendiente de que el Barcelona reinvierta el dinero recibido por Neymar. De gastarse íntegros esos 222 millones, el balance quedaría en 73 millones negativos, lo que, de todos modos, seguiría situando al campeonato español como el más eficiente en el mercado de fichajes. Sobre todo, si se atiende al rendimiento deportivo alcanzado. Desde 2011, los clubes del país han logrado cuatro títulos de Liga de Campeones y cuatro de Europa League, con tres finales disputadas entre equipos españoles. En la máxima competición continental siempre han habido dos semifinalistas españoles desde esa temporada, y en su hermana pequeña, al menos uno en las últimas cuatro ediciones. En conjunto, la Liga no ha gastado ni la mitad de lo que ha invertido la Premier desde 2011: 8.000 millones de euros, y han ingresado poco más de 4.000 por el mismo concepto.

Los altos niveles de endeudamiento del fútbol español, y los planes de saneamiento impulsados por la patronal de los equipos, LaLiga, provocaron una intensa actividad vendedora entre los clubes españoles con más dificultades entre las temporadas 2012-2013 y la 2014-2015, con una política de fichajes de bajo coste. La deuda con Hacienda del fútbol español se ha reducido un 65% desde diciembre de 2012, siendo de 223 millones en el mismo mes de 2016. Desde la patronal apuntan a que este saneamiento permitirá una mayor actividad en el mercado de fichajes para los equipos. El Betis, con 30 millones, el Villarreal con 45 o el Sevilla con más de 60 han estado especialmente activos en este mercado. Por el momento el Barcelona es el que más ha gastado, cerca de 90 millones, a falta de incorporar al sustituto, o sustitutos, de Neymar

Más salarios

Cada año el fútbol mueve más dinero. Entre 1995 y 2015, los ingresos de los clubes han crecido un 600%, hasta rozar los 17.000 millones de euros, según un informe de la UEFA. Los jugadores son los activos principales de los equipos, de ahí que buena parte de la facturación de estos vaya a parar a comprarlos… y a remunerarlos. De media, el 63% de los ingresos de los equipos de Europa van destinados a pagar los salarios de sus futbolistas. Y estos también están creciendo de una forma exponencial.

La Premier League es la liga que mejor paga a su personal deportivo. La masa salarial de sus 20 clubes era, en la temporada 2015-2016, última con datos disponibles, de 2.470 millones de euros, un 38% más que cinco años antes. Le sigue el campeonato italiano, a más de 1.000 millones de distancia. Sus clubes pagaron a sus jugadores, esa misma temporada, 1.355 millones de euros, un avance del 14% durante ese lustro, mientras que el campeonato español destinó 1.312 millones a las fichas de los futbolistas, un repunte del 29% en ese mismo periodo. Los equipos del campeonato alemán, según su último informe financiero, destinaron 1.058 millones a salarios, el 33% de sus ingresos totales. En la Premier League este ratio es del 60%, y en la liga española, del 58%.El empuje del Paris Saint-Germain provocó que la liga francesa, por primera vez, superara la barrera de los 1.000 millones en salarios en la campaña 2015-2016, un 20% más.

Source link