Esade: ‘Management’ entre viñetas | Fortuna

En la producción del cómic encontramos una maquinaria que requiere coordinación extrema y trabajo puntual para poder publicar a tiempo y de forma periódica. Un proceso en el que la obra circula de manera lineal, secuencial y sincronizada entre el guionista, el dibujante, el entintador, el colorista y el rotulista, todos ellos bajo la supervisión del editor. Se requiere un perfecto equilibrio, dado que cualquiera de los resultados generados por los participantes en este circuito condiciona el resultado final. En España hay un gran potencial de dibujantes trabajando en todo el mundo para las principales editoriales. Existen agentes especializados que potencian su talento y proyección internacional, como el caso de Alberto Garrido, agente de Infinitoons Agency, quienes ya tienen más de 10 años de experiencia en el terreno.

Realizando una inmersión en este mundo, es muy curioso analizar los diferentes formatos, algunos más uniformes y estables a lo largo de toda su historia como Watchmen o los más dinámicos y creativos como el de Akira. Destaca la velocidad y la fluidez que imprimen desde Marvel, gracias a que una viñeta lleva a la otra, jugando con la vista y atención del lector con una pulida técnica a la altura de los mejores publicitarios.

BELLAS ARTES Y GESTIÓN EMPRESARIAL

Sección elaborada por profesores de Esade que analiza diferentes ramas de las bellas artes bajo la óptica de las lecciones que pueden extraerse para el management.

Con personajes de todos los estilos, es sorprendente cómo nuestros superhéroes más admirados sobreviven más de 75 años. Clark Kent, Superman, lleva entre nosotros desde los años 40. Siendo periodista del Daily Planet, tiene acceso a todo un sistema de información imprescindible para poder operar de forma inmediata y con garantías, muy relevante en la época porque no había el acceso y la disponibilidad que hoy nos proporciona internet.

Estas profesiones se actualizan, como es el caso de Peter Parker, Spiderman. Desde su etapa de estudiante y fotógrafo en el Daily Bugle ha evolucionado en su carrera potenciando su talento. En los últimos dos años se ha convertido en empresario fundador y presidente de su propia compañía, Parker Industries. Un ejemplo de emprendimiento en el ámbito científico y de la innovación que, sin duda, demuestra el camino hacia la felicidad y la autorrealización del protagonista. Los mayores de 40 ya detectamos su potencial cuando en sus inicios empezó a fabricar sus propias telarañas, demostrando conocimiento, actitud y visión.

Peter no es el único empresario en el mundo del cómic. Bruce Wayne, Batman, es propietario de Wayne Enterprises, empresa familiar con una clara dimensión social. Gracias a la Fundación Wayne, es posible canalizar sus ayudas y manifestar su preocupación por el bienestar de Gotham City.

O por ejemplo, Tony Stark, Iron Man, propietario de Stark Industries, especializada en sus orígenes en la venta de armas, la cual ha evolucionado hasta una compañía tecnológica puntera. Se trata de una compañía que, en la saga de La guerra de las armaduras, sufre una opa hostil y pierde el control de la compañía. Los nuevos gestores cambian el rumbo estratégico, centrándose en un nuevo cliente objetivo: Los Villanos. Las armaduras bajan de precio, obteniendo menos margen pero más rotación, enfocándose a un segmento aparentemente más masivo. Un ejemplo de descremado de precios, porque partiendo de un precio alto solo apto para clientes pioneros, procedemos a bajar precios progresivamente para dar acceso a otro tipo de clientes, en un proceso de democratización del producto, con sus lógicas consecuencias.

Pero el cómic no olvida la igualdad de género. Wonder Woman, que celebró su 75 aniversario el año pasado, fue la primera superheroína y única mujer en este ámbito durante mucho tiempo. En una época dominada por el machismo en los cómics, su misión de traer la paz al mundo del hombre tuvo gran impacto hasta nuestros días. Llegó a ser nombrada embajadora honorífica de las Naciones Unidas por la igualdad género, movimiento que se inició el 21 de octubre del año pasado y que lamentablemente no culminó debido a las voces discordantes contra el personaje de ficción. Siguieron su estela Canario Negro, la Bruja Escarlata, la Viuda Negra o Tormenta, que son auténticas heroínas diseñadas en femenino desde su concepción. Otras como, por ejemplo, Supergirl, Batwoman, Spider Woman, son la contrapartida femenina de los respectivos superhéroes masculinos.

 

Joan Riera es profesor de Dirección General y Estrategia de ESADE

Recomendaciones

Wonder Woman. William M. Marston y Sadie H. Marston, 1941

Iron Man. Stan Lee, 1963

Watchmen. Len Wein y Barbara Kesel. 1986

Dilbert. Scott Adams, 1989.

Source link

Qué aprender de la danza | Fortuna

 ¿Debería el buen directivo dedicar unas horas a la semana a bailar? Sí, sin dudarlo. La danza puede favorecer el desarrollo de las habilidades de un directivo y su equipo.

Tres de las Bellas Artes utilizan el cuerpo para expresarse, en orden creciente: música, teatro y danza. Siendo la expresión corporal, no se entiende la danza sin el cuerpo. Sin embargo, en nuestra vida cotidiana y en la empresa, el cuerpo se utiliza poco como herramienta de comunicación. Aunque las personas somos alma, mente y cuerpo (entendiendo por cuerpo toda nuestra forma externa: rostro, gestos, movimientos…), vivimos en gran parte desconectados de nuestro cuerpo. ¿En qué consiste esta desconexión? Los ejecutivos tendemos a compartimentar nuestro comportamiento: durante la jornada laboral estamos en modo pensante, trabajamos con nuestra mente. Después, si disponemos de tiempo, pasamos al modo físico, utilizamos nuestro cuerpo. Y por último, al llegar a casa y reunirnos con la familia o amigos, entramos En el modo emotivo. Nuestras vertientes mental, física y emotiva interactúan de forma limitada. Los bailarines aúnan estos tres ejes del ser humano para comunicarse con el público. Los no bailarines en cierto sentido desaprovechamos nuestro cuerpo, nos comunicamos a expensas de él. Concentramos nuestros esfuerzos como comunicadores en el texto del mensaje, en redactar informes, preparar transparencias, planificar la agenda … y olvidamos que a través de nuestro cuerpo podríamos transmitir tantos pensamientos y sentimientos que no sería necesario hablar tanto. Nuestro cuerpo es nuestro gran desconocido, no somos conscientes de que, queramos o no, él se expresa. Sólo por cómo andamos, por cómo nos sentamos, cómo saludamos, cómo entramos en nuestro despacho, cómo miramos a nuestro colaborador… estamos comunicando. Los bailarines conocen su cuerpo y saben exactamente qué expresa en cada movimiento. Nosotros no, y por eso nuestro cuerpo nos traiciona. Nuestro rostro, nuestra postura, nuestros gestos… transmiten muchas veces mensajes que nuestras palabras niegan. Sin embargo, nuestros interlocutores primero nos ven, y sólo después nos escuchan. Si lo que ven no les convence, no escucharán o no creerán lo que escuchan.

La danza como disciplina podría ayudar a los ejecutivos a conectar con su cuerpo, conocerse mejor, entender qué expresa su forma y canalizar sus sentimientos y pensamientos para que su cuerpo les ayudara a comunicarlos. Fruto de ese conocimiento, el directivo aprendería a comunicar con su cuerpo y discernir el poder que como comunicador eso le confiere. Podría sustituirlas palabras por un gesto, una mirada, una forma de andar, de entrar en una reunión o salir de ella, de saludar a un colaborador, de sentarse a negociar…, y disfrutar de ello. Lo interesante de este proceso es que a través del entrenamiento corporal los no bailarines pueden aunar mensaje verbal y mensaje no verbal y lograr la coherencia. Así lo que piensan, sienten y dicen se alineará con lo que su cuerpo expresa, y éste no les traicionará expresando emociones e ideas diferentes de las que su voz transmita.

El baile puede también ayudar al directivo a ejercitar la capacidad de concentración. El bailarín sale a escena y se entrega con todo su ser. Sería impensable estar bailando y tener la mente focalizada en otro tema. Esa capacidad de concentración y de abstracción de todo lo demás puede ser muy necesaria para el directivo en determinados momentos. Bailar, a cualquier nivel, desde el principiante amateur hasta el primer bailarín de una compañía, es una actividad que se ejercita con los cinco sentidos.

Otras variables importantes de la danza son la disciplina y el esfuerzo, todas ellas virtudes necesarias en el mundo empresarial. Y si no hay tiempo para bailar es siempre recomendable experimentarla como espectador, ya sea ballet clásico o danza moderna. La danza es pasión, diversión, creatividad, ingenio, emoción. Todo buen espectáculo de danza es un estímulo para los sentidos, y un impulso para la imaginación. Al no estar delimitada por el texto, como el teatro, la danza necesita de la interpretación del espectador, es una invitación constante a la decodificación y por tanto, un acicate para innovar, crear.

 

Source link