Liberbank ampliará capital a mediados de noviembre | Mercados

El consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, ha explicado que la ampliación de capital de 500 millones de euros propuesta por su consejo de administración “fortalecerá el balance” de la entidad y se pondrá en marcha tras la presentación de los resultados correspondientes al tercer trimestre del año. De esta forma, la ampliación de capital podría iniciarse a mediados de noviembre, según fuentes de la entidad.

Según ha señalado durante su intervención en la junta general extraordinaria de accionistas, que convocada este lunes para aprobar esta ampliación, el aumento de capital fortalecerá al banco para “seguir compitiendo en un mercado difícil”. “Somos realistas y conscientes de los retos que tenemos por delante”, ha apuntado Menéndez.

En la junta, que ha durado poco más de una hora, solo han intervenido dos accionistas. NInguno de ellos, ni el propio Menéndez han hecho mención a lo que ocurre en Cataluña y que, según el mercado, tendría repercusiones en la colocación de los títulos dada la inseguridad política existente en Cataluña, y por extensión en España. El banco, de hecho, ha decidido desafiar al mercado y mantiene su objetivo de ampliar su capital y vender este mismo mes una gran parte de su cartera de activos inmobiliarios.

Las fusiones también pasaron de puntillas en el discurso de Menéndez, aunque uno de los accionostas hizo referencia a ellas y a las posibles presiones que puede estar sufriendo Liberbank para llevar a cabo una operación corporativa. El encargo de responderle fue su presidente, Pedro Manuel Rivero. “No se han recibido presiones distintas a las del mercado. Esté tranquilo, mientras este consejo cuente con el apoyo de la junta, se pueden ahorrar las presiones quien quiera ejercerlas, porque no las vamos a hacer caso”, respondió.

Uno de los objetivos que tiene el banco con la ampliación de capital es elevar la cobertura de los activos improductivos o NPA, lo que le permitirá acelerar la reducción de estos activos respecto al plan previsto. Según ha explicado Menéndez, la posible minusvalía que se produjera se vería compensada por el aumento de las coberturas. Pero el banco ha dado un ligero giro a su proyecto de vender 800 millones de euros en activos inmobiliarios en el mercado mayorista en las próximas semanas, por lo que ha decidido vender una parte a minoristas, según respondió a uno de los dos accionistas que decidieron preguntar en la junta.

La ampliación de capital forma parte de un plan que implica otras medidas, como la venta de Mihabitans, acordada ya con Haya Real Estate por 85 millones de euros, o la venta de carteras de NPA de forma acelerada.

Menéndez ha explicado que durante el tercer trimestre el banco ha realizado ventas de activos por 210 millones de euros de deuda bruta, de los que el 37% corresponden a venta de suelo.

La ampliación de capital, diseñada para mejorar la rentabilidad y reducir la cartera de activos inmobiliarios y dudosos, se articulará mediante la emisión y puesta en circulación de nuevas acciones ordinarias de un valor nominal de 0,02 euros cada una. El importe nominal a emitir será de un máximo de 500 millones de euros y como mucho se pondrán en circulación 25.000 millones de títulos.

La capitalización de la entidad se sitúa en unos 687 millones de euros, dado que las acciones del banco tienen un precio de 0,74 euros tras experimentar una bajada del 0,8% en la sesión del pasado viernes.

Para acometer la ampliación de capital, se realizará previamente una reducción del capital social de la entidad. Se trata de una reducción del capital social de 816,98 millones de euros, hasta situarlo en 18,56 millones de euros. Esta reducción se realizará disminuyendo el valor nominal de las acciones desde los 0,9 euros actuales hasta 0,02 euros por acción. De esta forma, se reforzarán las reservas de la entidad en esta cuantía.

La ampliación de capital busca mejorar su rentabilidad y mejorar su perfil de riesgo. Actualmente, los riesgos minoristas hipotecarios representan el 60% del total de la inversión crediticia de la entidad.

La entidad prevé que la morosidad se sitúe en el 3,5% en 2019 y la ratio de adjudicados quede por debajo del 9%, mientras que la cobertura se incrementará hasta el entorno del 50% en esa fecha.

La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) prevista para 2019 es del 7% y del 8% para 2020. La entidad tiene la previsión de abonar retribución al accionista con cargo al ejercicio 2018 con un payout del 20%, que se incrementará hasta el 40% en 2020.

Asimismo, el banco que dirige Manuel Menéndez tiene el objetivo de alcanzar en el corto plazo una ratio CET1 ‘fully loaded’ proforma del 12%, desde el 11,6% actual.

La entidad ha respondido a la junta de accionistas con caídas en Bolsa. La acción se deja más de un 1% hasta los 73 céntimos por unidad.

Source link

Las grandes operaciones corporativas que están pendientes de Cataluña | Mercados

El banco más pequeño de la Bolsa española con 700 millones de euros aprobará este lunes una ampliación de capital de 500 millones en una junta extraordinaria. La entidad que pilota Manuel Menéndez, su consejero delegado, se ha encontrado un entorno hostil. Liberbank cae un 25% en el año, y pese al blindaje de la CNMV, que desde el 12 de junio impide que los inversores abran posiciones bajista, está bajo la atenta mirada de los inversores extranjeros.

Pero la entidad tiene una hoja de ruta perfectamente trazada. Primer objetivo, la venta inminente a Bain o KKR de ladrillo tóxico valorado en 800 millones cuando a cierre de junio tenía más de 3.100 millones en adjudicados. Segundo, reducir la ratio de morosidad al 3,5% en 2019 desde el 11,3 actual y subir las coberturas de activos no productivos (créditos dudosos y adjudicados) hasta el 50%, desde el 40%. También quiere elevar su rentabilidad sobre fondos propios (ROE)del 7% en 2019 y del 8% en 2020.

Liberbank saldrá al mercado escoltado por los balances de Citi y Deutsche Bank, que han firmado un contrato de preaseguramiento. La entidad cuenta con el apoyo unánime de todos sus accionistas: las antiguas Cajastur, Caja Cantabria y Caja de Extremadura (el 43,8%), varios inversores mexicanos agrupados en torno a la familia Tinajero Flores (7,4%), la familia Masaveu (5,6%) y el hedge fund Oceanwood (con un 12,6%). Todos ellos acudirán a la ampliación, si bien las cajas venderán una parte de sus acciones actuales o de los derechos para financiar la suscripción de la operación. Los tres últimos socios, eso sí, se han comprometido a poner encima del tapete 150 millones.

El escudo otorgado por el supervisor de los mercados se desvanecerá el 30 de noviembre, pero fuentes conocedoras de la marcha de la operación aseguran que estará completada antes de llegar a la fecha límite. Esta es la segunda vez que Liberbank amplía capital, en mayo de 2014, sin problemas, pero entonces valía más de 2.000 millones.

Source link

Liberbank ultima la venta de su ladrillo para asegurarse el éxito de su ampliación | Compañías

Liberbank no quiere seguir el camino de Popular y da pasos firmes para evitarlo. El foco ahora está en deshacerse del lastre del ladrillo que todavía acumula después de la crisis, dar así la imagen al mercado de que es una entidad saneada y garantizarse el éxito en la ampliación de capital. Así, ultima la venta, esta semana, de una gran parte de su cartera de activos adjudicados, en paralelo a la ampliación que aprobará la junta de accionistas del 9 de octubre.

La entidad pilotada por Manuel Menéndez trabaja contra reloj para garantizarse la independencia. La CNMV le ha dado hasta el 30 de noviembre, al prorrogar por tercera vez un veto a las posiciones cortas que instauró en junio, pocos días después de la resolución de Popular. Fuentes próximas a la operación esperan que el primer paso (la venta de una cartera de 800 millones) se cierre esta semana. A más tardar en 15 días y que, en ese caso, se haga de forma paralela al inicio de la ampliación.

Liberbank recibió las primeras ofertas vinculantes al principio de la semana pasada. Y de ellas ha seleccionado a tres fondos: KKR, Bain y Cerberus. Este último es el que adquirió este verano la filial inmobiliaria del banco, Mihabitans, a través de Haya Real State. Entonces desembolsó 85 millones. El mercado calificó la operación como un “éxito” y la pone como ejemplo para la inminente venta de ladrillo tóxico.

Haya está gestionando de forma exclusiva los actuales activos inmobiliarios adjudicados en el balance de Liberbank, así como los futuros activos inmobiliarios adjudicados que sean incorporados al balance general del banco o de sus filiales inmobiliarias. Según las cuentas del primer semestre, Liberbank tenía en su balance 3.115 millones de euros en activos adjudicados, con una cobertura de provisiones del 40%. De éstos, 1.741 millones son viviendas terminadas, 1.162 suelo, 480 viviendas en construcción y 402 oficinas y naves.

Accionistas comprometidos

  • Debut en Bolsa. Liberbank salió en mayo de 2013 a 1,1 euros por acción, bajo la obligación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para dar liquidez a los dueños de las preferentes y la deuda subordinada de las cajas de ahorros que forman la actividad bancaria de la entidad: Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura. Alcanzó su máximo histórico en mayo de 2014 a más de 2,4 euros por acción y una capitalización superior a los 2.400 millones de euros. Tras la crisis del Popular y pese al blindaje de posiciones cortas desde el 12 de junio, que tiene como fecha límite el 30 de noviembre, vale apenas 700 millones de euros. 
  • Socios. Los grandes accionistas de Liberbank son las fundaciones de las antiguas cajas que controlan en total el 43,8%, varios inversores mexicanos agrupados en torno a la familia Tinajero Flores (7,569%), Masaveu (5,6%) y el hedge fund Oceanwood (con un 12,08%). Todos ellos se han comprometido a acudir a la ampliación.

Esta nueva venta de activos adjudicados, bautizada como Operación Invictus, se cerrará en el entorno de los 400 millones de euros. Mientras que el valor en libros de los activos inmobiliarios de este paquete Liberbank es de 800 millones, la venta se cerrará con un descuento de al menos el 50%. Santander cerró la venta del 51% del ladrillo de Popular a Blackstone con un descuento del 66%.

Con el fin de enjugar las pérdidas que generará el traspaso y deshacerse de una vez y para siempre de gran parte del lastre del ladrillo, el consejo de Liberbank planteó el 6 de septiembre la ampliación de capital que trata de blindar ahora. En ella espera levantar 500 millones de euros. El objetivo es que la ratio de morosidad se sitúe en el 3,5% en 2019 y las coberturas de activos no productivos (créditos dudosos y adjudicados) se eleven en torno al 50%. En ambas ratios, Liberbank tenía a cierre de junio un 11,3% y un 40%, respectivamente.

Con un balance de 40.000 millones de euros, es la entidad más pequeña de las supervisadas por el BCE junto al Banco Crédito Social Cooperativo, cabecera de Cajamar. Otra de las misiones de Liberbank es elevar su rentabilidad sobre fondos propios (ROE) del 8% en 2020, frente al 2,7% del primer semestre de este año. Es la segunda vez que este banco amplía capital desde que empezó a cotizar en 2013. La anterior la realizó en mayo de 2014 por casi 500 millones.

Ya entonces el banco encargado de coordinar la operación fue Deutsche Bank, y en la actual irá de la mano de Citi, y la inyección de dinero fresco permitió que la entidad pagara anticipadamente los 124 millones que le inyectó el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), reforzara su ratio de capital de máxima categoría por encima del 10% como si los requisitos de Basilea III fueran completamente aplicables y anticipara el pago de dividendos a sus accionistas.

Source link

La banca prepara la venta de carteras inmobiliarias por 6.000 millones | Compañías

La banca española sigue pasito a pasito reduciendo su exposición al sector inmobiliario, presionado por las directrices del Banco Central Europeo y del Banco de España. Cinco entidades más Sareb (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria) actualmente preparan carteras para deshacerse de parte de su ladrillo por un valor de casi 6.000 millones de euros.

La mayor parte de las carteras incluyen créditos dudosos o NPL (non performing loans) aunque en algunos casos también se incorporan activos inmobiliarios provenientes mayoritariamente de adjudicados.

Santander, tras vender los activos de Popular a Blackstone, ya prepara una cartera a la que la entidad presidida por Ana Botín ha denominado Titán, a través de la plataforma Altamira que comparte con Apollo. Tiene un valor de alrededor de 400 millones, según avanzan fuentes conocedoras del proceso, y se estructura como “un escaparate online” abierto a todos los potenciales compradores. El banco dio un enorme impulso con la operación de venta en agosto del 51% del ladrillo de Popular (NPL y adjudicados principalmente) y que el mercado vio como una respuesta ágil y contundente tras la compra de Popular.

BBVA, por su parte, tiene abierto el denominado proyecto Sena, de venta de una porción de Anida a Cerberus por 400 millones, tal como adelantó ayer CincoDías. Aunque desde el mercado se apunta a que el banco podría deshacerse de todo el negocio de Anida. El banco comunicó ayer a la CNMV que está “está en conversaciones con Cerberus Capital” aunque aclaró que todavía no hay acuerdo. El valor nominal de ese cartera de inmuebles se sitúa en el entorno de los 1.100 millones. Esta operación sigue la estela de la cartera llamada Jaipur comprada este pasado julio por este mismo fondo.

Caixabank también prepara otras dos carteras. La primera, que ha denominado Tribeca, por un importe de 500 millones, saldrá al mercado en los próximos días. Será principalmente residencial. Cuenta con otra denominada Egeo, por 660 millones, compuesta por 440 millones sin colateral y 220 de un mix inmobiliario. La entidad espera recibir ofertas vinculantes de inmediato, según fuentes del mercado.

Uno de los proyectos más grandes que ya se conocen entre los potenciales inversores es el de Sabadell, llamado Voyager, por 800 millones. Se trata de créditos problemáticos a promotores y el resto corresponde a otros sectores, como hoteles. Este portfolio es casi una segunda parte del conocido como Traveller, que la entidad vendió recientemente a Bain. El banco espera ofertas en octubre y desea cerrar el proceso en diciembre, según conocedores del proceso.

Liberbank también prepara otra cartera, de non performing loans, bautizada como Invictus y con un valor de 700 millones, con el 50% vinculado a residencial.

Por último, Sareb ya ha puesto en el mercado una cartera llamada Inés, de cerca de 500 millones, que está en fase de cierre. El conocido como banco malo prepara su primer proyecto de venta online de préstamos, llamado inicialmente Dubai, por alrededor de 400 millones. Y presumiblemente, el mercado espera en los próximos días otro portfolio por 300 millones y nombre Tambo. Sareb quiere deshacerse a través de su nuevo canal online para la venta de préstamos de al menos 3.000 millones en 2018, según desveló la entidad en un conferencia con inversores este jueves en Londres.

Aunque se haya dicho que el ritmo de reducción de la banca al ladrillo ha sido lento, los expertos señalan que actualmente los bancos ya están en una velocidad de crucero aceptable, si se tiene en cuanta la capacidad de absorción de los posibles compradores, que para las mayores operaciones se reducen a 10 o 15 firmas.

Entre los potenciales compradores de estas carteras de la banca, con los que las entidades comienzan a contactar, se encuentran los habituales de este tipo de operaciones como Apollo, Oaktree, Bain, Cerberus, Blackstone, Lone Star, Castlelake, Värde Partners, Lindorff, TPG o Goldman Sachs.

Reducción de los activos problemáticos

La banca redujo un 9% sus activos improductivos (dudosos y adjudicados) en 2016, hasta los 190.000 millones de euros, según se recoge en el Informe de Estabilidad Financiera publicado en mayo por Banco de España. De esa cifra, unos 80.000 millones son inmuebles adjudicados tras el estallido de la burbuja y el resto créditos problemáticos, principalmente de promotores.

Las exigencias tanto del Banco de España como del Banco Central Europeo para reducir la exposición de las entidades al ladrillo, además de las normas de Basilea III sobre la valoración de activos hace que los bancos hayan acelerado en la venta de estas carteras.

El mercado de carteras se encuentra en un momento de gran actividad y las entidades están recurriendo al asesoramiento de las firmas especializadas para ello, como PwC, JLL, Irea, KPMG, Alantra y Morgan Stanley.

Los expertos señalan que el ritmo más elevado de ventas será en 2018 y 2019. “A partir de ese año prevemos una desaceleración”, explican desde una consultora, en parte por el ritmo de absorción limitado de los fondos y también porque los activos mejores están saliendo al mercado en primer lugar.

Source link

Liberbank se dispara en Bolsa un 8% ante el interés de Abanca | Compañías

Varias entidades han mirado la posibilidad de quedarse con Liberbank. Esta, mientras, está en plena preparación de una ampliación de capital de 500 millones de euros para mantenerse independiente. Uno de esos eventuales compradores del banco es Abanca, propiedad del grupo venezolano Banesco, del empresario Juan Carlos Escotet, que pagó unos 1.000 millones de euros a finales de 2013 por Novagalicia Banco, resultante de la fusión de Caixa Galicia y Novagalicia; después cambió su nombre por el actual. 

La acción de Liberbank se disparó el jueves un 7,69%, hasta 0,84 euros por acción, de manera que su capitalización se situó en 774 millones de euros, después de que el diario El Confidencial publicara que Abanca ha contratado a Merrill Lynch Bank of America para sondear una eventual operación corporativa con Liberbank. El interés es real y se suma al que han mostrado otras entidades en el banco que tiene de núcleo a la antigua Cajastur, según fuentes financieras.

La entidad que preside Escotet sondea una eventual operación que le daría acceso a la Bolsa, al conservar la ficha de Liberbank, y ha contratado al banco de inversión para sondear la operación. Un portavoz de la entidad con sede en La Coruña ha indicado que nunca hacen comentarios sobre eventuales operaciones corporativas.

Abanca, eso sí, tendría que convencer a los principales accionistas de Liberbank si quiere realizar algún tipo de operación corporativa. Las antiguas cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura controlan el 45,5%, varios inversores mexicanos agrupados en torno a la familia Tinajero Flores tienen el 7,569%; los Masaveu, el 5,6%; y el hedge fund Oceanwood, el 12,08%. La capitalización está lejos de los 2.200 millones que alcanzó en mayo de 2014.

Las posiciones cortas (bajistas) están prohibidas en Liberbank desde el pasado 12 de junio, cuando la CNMV las vetó después de la resolución de Popular. El 12 de septiembre, después de una renovación en la protección, que se extendió en principio por un mes, el supervisor procedió a ampliar el escudo como máximo hasta el 30 de noviembre, si bien se levantará en cuanto finalizara la ampliación de capital, que se anunció el 6 de septiembre.

El banco resultado de unir los negocios financieros de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremaduraes el pequeño de la clase entre los bancos cotizados y está en la picota del mercado desde inicios de junio. En sus resultados del primer semestre ha logrado una rebaja de la morosidad al 11,3%, que aspira a reducir por debajo del 9% a final del año, si bien los niveles de coberturas de activos tóxicos se mantienen en el 40%.

El pasado 6 de septiembre, el banco cuyo primer ejecutivo es Manuel Manéndez anunció una ampliación de capital de 500 millones de euros para acelerar su plan para reducir sus activos inmobiliarios y dudosos. La operación estará asegurada por Deutsche Bank y Citi, y tendrá el visto bueno de la CNMV a partir del próximo 9 de octubre, cuando celebrará una junta extraordinaria. Uno de sus objetivos es mejorar su rentabilidad, ahora situada en el 5% y pasar al 8% de ROE (rentabilidad sobre fondos propios) en 2020 del 7% en 2019.

Banesco, el primer banco venezolano privado, logró sortear a la gran banca española, y convirtió en la adjudicataria de Novagalicia al presentar una propuesta muy superior a la de CaixaBank, que parecía la gran favorita o el fondo Guggenheim, la opción gallega.

Source link

La CNMV mantiene el veto a los cortos en Liberbank, que se dispara en Bolsa | Mercados

Los inversores de Liberbank tenían este martes marcado en su agenda: se cumplía el plazo dado por la CNMV para la prohibición de las posiciones cortas sobre el valor, tan solo unos días después de que el banco anunciara que ampliará capital por 500 millones. Tras unas horas de confusión en el mercado el regulador anunció que mantendrá el veto hasta el 30 de noviembre.

El regulador del mercado decidió mantener su intervención y evitar que los inversores bajistas pudieran elevar su presencia en el capital de Liberbank “tras considerar todas las circunstancias concurrentes” y “en particular”, la decisión de incrementar su capital.

La CNMV se vio obligada a media sesión a suspender la cotización de Liberbank tras la publicación, retirada instantes después, de que se mantendría la prohibición, lo que disparó la cotización de la entidad. Las acciones del banco volvieron a cotizar una vez se hizo público el veto y se anotaron un alza del 5,77%, hasta los 0,825 euros.

Más información sobre este banco

Con esta nueva prórroga, serán un máximo de cinco los meses en los que los inversores oportunistas no podrán elevar sus posiciones contra la acción de Liberbank, aunque la CNMV reconoció ayer que su intención es levantarla “tan pronto como el proceso de ampliación de capital se complete”.

El regulador decidió vetar los cortos el 12 de junio, tras la resolución de Popular y posterior venta a Santander. Entonces, la institución presidida por Sebastián Albella reconoció que se había detectado un aumento de las posiciones cortas en un momento de espiral bajista en la cotización de Liberbank.

Pasado el efecto de la resolución del Popular, Liberbank anunció la pasada semana una ampliación de capital por 500 millones de euros para sanear su balance. La entidad procedente de los negocios bancarios de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura adoptó esta decisión para acelerar su plan de reducción de activos inmobiliarios y dudosos.

Su intención pasa por deshacerse de activos inmobiliarios y dudosos por importe de 800 millones de euros antes de final de año. Con ello, el objetivo pasa por reducir la ratio de morosidad al 3,5% en 2019, desde el 11,5% actual, así como elevar sus coberturas al 50% desde el 40% actual.

El anuncio de la ampliación, que aún debe ser aprobada en la junta de accionistas extraordinaria del próximo 9 de octubre, ha sido recibida por el mercado con caídas. Sus acciones se dejaron un 20% la pasada semana tras el anuncio. Y ello, a pesar de que la operación ha sido bien recibida por las casas de análisis y que cuenta con el apoyo de sus accionistas de cabecera –Oceanwood (12,6%), Ernesto Tinajero (7,4%), Corporación Masaveu (5%) y las fundaciones bancarias (42,8%)–, que suman el 69% del capital, y que han anunciado que acudirán a la ampliación.

Desde Bankinter optaron por mejorar la recomendación que tenían para el valor hasta comprar tras conocer los detalles de esta operación. Con ella, decía la firma de análisis, “se reducirá el capital actual reclasificando los fondos a reservas con cargo a las que realizar los saneamientos para, a continuación (prácticamente de forma simultánea), ampliar por los 500 millones de euros. Esta operación resolverá el déficit de provisiones”.

Por su parte, Citi ha reiterado la recomendación de compra y mantiene el precio objetivo en 1,20 euros. Y ello a pesar de que considera que los objetivos planteados con la operación son ambiciosos.

Más allá ha ido Borja Rubio, head of brokerage en España de Orey iTrade, quien considera que la prórroga de la CNMV “tiene sentido para restar presión al valor por la ampliación”, pero afirma que “es muy probable que Liberbank acabe siendo adquirido por otra entidad”.

El mercado descarta un impago de la deuda

La deuda subordinada de Liberbank, que se vio en la picota de los inversores tras la resolución de Popular, no se ha visto dañada por el anuncio de la ampliación. La emisión de 300 millones de bonos subordinados, emitidos en marzo y computables como capital de nivel 2, cotizan a un nominal del 104% de su valor nominal, lejos del 85% al que llegaron a situarse el pasado 9 de junio y más cerca del 106% que marcaban en mayo. Su rentabilidad se consolida en el 5,6%, muy lejos del peor momento, cuando superó el 11%.

Source link

Liberbank: El corralito financiero del que huye la banca europea | Compañías

Semana decisiva para Liberbank. Mañana martes, 12 de septiembre, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) comunicará al mercado, y más en concreto a la entidad financiera liderada por Manuel Menéndez, su decisión de levantar o seguir con la prohibición de nuevas ventas en corto. Varias fuentes financieras aseguran que la Comisión esperaba el nuevo plan de saneamiento de Liberbank para levantar este veto del que no disfrutó Popular, pese a que en el caso de esta última firma las posiciones bajistas llegaron a sumar más del 12%, frente al 1,39% en el banco liderado por la antigua Cajastur.

Liberbank comunicó al mercado el pasado miércoles su plan compuesto por una ampliación de capital de 500 millones de euros, el 55% de su capitalización, y un fuerte proyecto de desinversiones inmobiliarias, que empezará inmediatamente con la venta de 800 millones de euros al cierre de año.

Por ello, estas mismas fuentes aseguran que la CNMV levantará ya la prohibición para operar en corto en Liberbank. El problema es que algunos expertos consideran que el diseño de la ampliación de capital, con la venta de los derechos de suscripción preferentes e incluso de acciones, por parte de las fundaciones bancarias de Liberbank, principales accionistas del banco, pueden atraer nuevamente a los cortos, que aprovecharían esta operación blanca para comprar este papel de las fundaciones.

Estos fondos de inversión especulativos, de momento, han hecho negocio apostando por la caída del precio de los títulos de Liberbank. Los cortos que apuntaron a la entidad han recogido beneficios, ya que sus títulos se han desplomado alrededor del 40% desde que comenzaron a atacar a la firma a finales de mayo.

Pese al plan de saneamiento que ha aprobado, y que cuenta con el apoyo de los analistas, el mercado sigue apostando por una futura fusión de Liberbank, lo mismo que de Unicaja. A Abanca la consideran protagonista de una fusión –curioso si nos remontamos a 2013, año en el que se subastó Novacaixagalicia–, y en menor medida a Ibercaja. KutxaBank es un caso diferente, la protección del Gobierno del País Vasco sobre su firma totalmente de origen vasco parece que la protegen de cualquier operación corporativa, aunque de ser algo, sería compradora, según señala una destacada fuente financiera.

Las especulaciones apuntaban en los últimos días más a una fusión de Liberbank con CaixaBank, que a una ampliación de capital. De hecho, fuentes financieras mantienen que durante los tres meses ha durado el veto de la CNMV ambas entidades han mantenido conversaciones. En la recámara también estaba la gallega Abanca. CaixaBank, Liberbank y Abanca no reconocen estas conversaciones, y se limitan a decir que no ha habido o hay nada de eso.

Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank y su primer ejecutivo (el presidente no tiene esta función), es el único responsable de las antiguas cajas de ahorros que mantiene su cargo desde antes de que estallara la crisis financiera. Bueno, el presidente de BMN, Carlos Egea puede considerarse el más veterano ahora en este sector, pero en apenas unas semanas este directivo dejará su cargo para sentarse en el consejo de administración de Bankia tras la prevista aprobación de la fusión de ambas instituciones, lo que sucederá el próximo jueves, 14 de septiembre.

En el lado de los bancos tradicionales el más veterano, es Francisco González, presidente de BBVA, quien lleva en el cargo desde 1996, año en el que el Gobierno de José María Aznar le nombró presidente de Argentaria.

El presidente ejecutivo de Banco Sabadell, Josep Oliu, también es uno de los extraños banqueros que han sobrevivido a la crisis financiera, ya que lleva en su puesto desde 1999. Sabadell fue uno de los bancos que ha salido fortalecido con la crisis, ya que ha pasado de ser un pequeño banco catalán en una de las principales instituciones españolas, tras varias compras entre las que destaca CAM, y ha dado el salto internacional con un banco en Reino Unido. Todo en plena crisis.

Pero mientras que la CNMV dilucida el papel de los cortos en Liberbank, la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), junto a la Junta Única de Resolución (JUR), tiene sobre la mesa otro debate que afecta a todo el sector financiero europeo y a sus clientes.

La crisis y posterior resolución de venta de Popular ha abierto varios frentes en la regulación financiera del Viejo Continente. Y eso pese a que la normativa sobre las intervenciones de la banca es muy reciente. De hecho, se ha estrenado con el propio Popular.

El principal escollo es el de la actual regulación para que un banco pueda obtener liquidez del BCE en momentos de sequía o debilidad. Es decir de urgencia. La caída de Popular se produjo precisamente por falta de liquidez, pese a que reclamó fondos de urgencia para poder hacer frente a los pagos diarios. Pero la ayuda del BCE fue demasiado escasa.

Es cierto que Popular podía haber caído más tarde por solvencia, pero fue la falta de liquidez lo que le hundió. La fuga masiva de depósitos en el banco en los últimos meses (20.000 millones desde enero a junio) ante los constantes rumores sobre su salud terminó de desequilibrar los planes de sus responsables.

Esta mala experiencia ha provocado que se aabrá en Europa un intenso debate para redactar una directiva que controle las salidas de los depósitos de una entidad financiera para evitar su caída por este motivo. Sería lo que se llama corrientemente un corralito financiero, o lo que es lo mismo, restringir durante un cierto tiempo la salida de efectivo, algo que ya se ha experimentado en Europa en la crisis de Malta, Chipre y de Grecia.

Las autoridades supervisoras europeas son partidarias de limitar la salida de depósitos de un banco en crisis o por motivos puntuales. El proyecto de directiva se encuentra ahora en discusión, aunque no sería hasta 2019 cuando pudiese ver la luz. La banca, como es lógico, es totalmente contraria a esta medida. Y así lo ha manifestado en todas las reuniones que ha mantenido o en los papeles que ha remitido a los supervisores, eurodiputados o políticos de turno. Considera que si se impone esta regla los clientes serán reticentes a meter sus ahorros en el banco, y sobre todo en los que haya alguna sospecha, aunque sea infundada de una pequeña crisis. Además, parece que las entidades financieras deberán comunicar sus planes de contingencia en este sentido. Habrá que esperar.

Source link

La banca pública ha devuelto ya 220 millones por las cláusulas suelo | Mi dinero

La banca pública española ha devuelto ya 220 millones de euros a los clientes que contrataron créditos hipotecarios que incluían cláusulas suelo, aquellas que limitan la rebaja de cuotas de la que disfruta el consumidor frente a la caída real del euríbor, consideradas nulas por los tribunales si no se comercializaron con la debida transparencia.

Este es el resultado que arroja, de momento, el plan generalizado de devolución de lo cobrado que pusieron en marcha a comienzos de año Bankia y BMN, de las que el Estado posee un 65%, coincidiendo con el impulso del Ejecutivo a un marco de negociación extrajudicial entre bancos y afectados. Las dos entidades intervenidas se distanciaban así de la estrategia general de las entidades privadas, que optaron por analizar caso a caso y por defender sus contratos en los tribunales.

Bankia, que identificó un riesgo máximo de 214 millones que provisionó íntegramente, ha devuelto hasta mediados de agosto 186 millones a unos 37.000 clientes, según los datos manejados por la entidad. La cifra supone que se ha contestado ya favorablemente a más del 90%_de las reclamaciones registradas.

En concreto, detalla Europa Press, un 82,3% de los clientes ha optado por solicitar la devolución en efectivo y el resto ha amortizado parte de su deuda pendiente. Por su parte, BMN estimó un impacto potencial de hasta 80 millones de euros, que también dotó en su totalidad. Según el último dato disponible, facilitado por el ministro de Economía, Luis de Guindos, en su última comparecencia parlamentaria, la entidad ha devuelto ya más de 34 millones lo que equivale al 77% de reclamaciones recibidas.

Entre Bankia y BMN, que trabajan en su fusión, la banca pública ha devuelto ya el dinero a cerca del 80% de sus clientes con cláusulas suelo. Sin embargo, mientras la banca participada por el Estado se acerca paso a paso a la devolución del 100% de riesgo derivado de la aplicación de cláusulas suelo, el resto de entidades financieras han decidido mantener intacto el volumen de provisiones que anunciaron hace meses o, incluso, comenzar a reducirlo.

Así, CaixaBank, que afronta el mayor riesgo potencial del sector financiero, con una factura de hasta 1.250 millones de euros, mantiene inalterable una provisión de 625 millones. Por su parte, BBVA, con un impacto de hasta 1.200 millones, no eleva la dotación de 577 millones que ya constituyó.

Más significativo resulta, no obstante, el caso de las entidades que a la luz de los resultados del mecanismo extrajudicial de negociación aprobado por decreto en enero, y del colapso judicial que han originado litigios hipotecarios como el de las cláusulas suelo, han optado por reducir la cobertura de este riesgo a cierre del primer semestre. Es el caso de Banco Sabadell, firme defensor de la validez de sus cláusulas que dotó hace meses 410 millones de un riesgo de 490 millones. A cierre de junio, sin embargo, revisó el perímetro de riesgo y rebajó la provisión hasta los 339 millones.

Liberbank, por su parte, llegó a dotar 155 millones de euros para un riesgo máximo de 208 pero, tras devolver el dinero a parte de sus clientes y evaluar los casos pendientes, ha rebajado la provisión a 48 millones de euros.

Caso aparte es el de Unicaja, que tras meses sin ofrecer datos concretos, reveló de cara a su salida a Bolsa que la consultora EY le recomendaba dotar de 310 a 410 millones por el riesgo derivado de sus cláusula suelo. La entidad dotó 370 millones.

Source link

Liberbank vende a Haya su filial inmobiliaria por 85 millones | Compañías

Liberbank ha vendido el 100% de su filial de gestión inmobiliaria, Mihabitans, a Haya Real Estate por 85 millones de euros. La operación ha sido comunicada esta mañana a la CNMV, después de que Liberbank anunciase el pasado 20 de julio el inicio de un proceso competitivo para vender la sociedad.

La operación forma parte, según un comunicado del banco, de la estrategia para acelerar la reducción de activos improductivos. Haya Real Estate, especializada en la prestación de servicios de gestión de activos financieros e inmobiliarios para entidades financieras y fondos institucionales, se convertirá en socio de Liberbank durante los próximos siete años.

Así, Haya gestionará de forma exclusiva los actuales activos inmobiliarios adjudicados en el balance de Liberbank, así como los futuros activos inmobiliarios adjudicados que sean incorporados al balance general del banco o de sus filiales inmobiliarias. El objetivo es que esta plataforma acelere las desinversiones en estos activos problemáticos.

Según las cuentas del primer semestre, Liberbank tenía en su balance 3.115 millones de euros en activos adjudicados, con una cobertura de provisiones del 40%. De éstos, 1.741 millones son viviendas terminadas, 1.162 suelo, 480 viviendas en construcción y 402 oficinas y naves.

En 2016, el banco vendió activos adjudicados por 185 millones de euros, y en el primer semestre de 2017 las ventas han ascendido a 132 millones de euros. El objetivo del acuerdo con Haya es aligerar su cartera en 410 millones en 2017, 625 en 2018 y 850 en 2019, según la comunicación a la CNMV, lo que supondría deshacerse del 60% de los activos inmobiliarios en balance.

Liberar capital y reducir la mora (11,3% a junio) son prioridades para el banco, muy castigado en Bolsa tras la intervención y venta del Banco Popular. Además, la venta de Mihabitans generará plusvalías.

Haya Real Estate, por su parte, tiene ya 52.000 millones en activos bajo gestión, y gestiona inmuebles de Bankia y Cajamar, además de trabajar para Sareb. Es una compañía fundada por el fondo de inversión Cerberus. En dicho fondo trabaja José María Aznar Botella, hijo del ex presidente del Gobierno del mismo nombre. Aznar hijo, de hecho, fue consejero de Sotogrande en representación de Cerberus.

 

Source link

Sacyr, Abanca y Kutxa llevan al fondo Corsair a un arbitraje por evitar su salida de Itínere | Compañías

Los accionistas de la concesionaria de autopistas Itínere han pasado de una situación de tensa negociación, con el intento de salida de partícipes con un 57% del capital, a la guerra abierta. Están en posición de vender Abanca (23,8%), Sacyr (15,5%) y Kutxa (16,3%), que tienen un acuerdo con la operadora de infraestructuras Globalvía, que se haría con el mando. Y parecen defender la posición de cerrar el capital el fondo estadounidense Corsair (38%) y Liberbank (5,8%). En este caso manda la minoría en función de una cesión de control que viene de 2009 y que está posibilitando el veto a la desinversión.

Con los frentes bien definidos, fuentes jurídicas aseguran que Sacyr y los dos bancos han activado un arbitraje en la Corte de Arbitraje de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Madrid, que es el órgano previsto en el contrato de accionistas para dirimir disputas internas.

Los denunciantes ponen de manifiesto una posición de abuso de la citada situación excepcional de control y piden el restablecimiento de sus derechos.

La cesión de control a Citi, que posteriormente fue tomada por Corsair, se produjo en 2009. Entonces el fondo tenía la intención de comprar las participaciones de Sacyr, Abanca y Kutxa, pero en plena crisis le fue imposible levantar la financiación. En virtud de este interés, los accionistas de salida otorgaron las riendas, según argumentan, con la promesa de que se les abriría la puerta en cuanto fuera posible. A día de hoy siguen en la empresa, tienen comprador –Itínere está valorada en unos 1.100 millones– y acuden al arbitraje porque no pueden vender. Las fuentes consultadas explican que los tres accionistas que han activado la defensa argumentarán que la cesión del poder a Corsair concluía en 2010. El segundo argumento contra el fondo es que no ha sido activo a la hora de dotar de liquidez a los paquetes de sus socios.

En medio de esta disputa, Globalvía, controlada por los fondos de pensiones OPTrust (Canadá), PGGM (Holanda) y USS (Reino Unido), espera una resolución para lanzar la adquisición. Con seis concesiones en el norte de España, Itínere facturó el año pasado 259 millones y su ebitda fue de 232 millones.

La empresa, que estuvo controlada por Sacyr y tuvo lanzado un proceso de salida a Bolsa en 2008, tomó vuelo con la privatización de la Empresa Nacional de Autopistas y creció a través de la fusión con Europistas en 2007. Sacyr vendió a finales de 2008 la mayoría en el capital urgida por una deuda cercana a los 20.000 millones. El 15,5% que quedó en manos de la constructora, así como los paquetes de Kutxa y Abanca, llevan años en el escaparate.

Source link