Sacyr, Abanca y Kutxa llevan al fondo Corsair a un arbitraje por evitar su salida de Itínere | Compañías

Los accionistas de la concesionaria de autopistas Itínere han pasado de una situación de tensa negociación, con el intento de salida de partícipes con un 57% del capital, a la guerra abierta. Están en posición de vender Abanca (23,8%), Sacyr (15,5%) y Kutxa (16,3%), que tienen un acuerdo con la operadora de infraestructuras Globalvía, que se haría con el mando. Y parecen defender la posición de cerrar el capital el fondo estadounidense Corsair (38%) y Liberbank (5,8%). En este caso manda la minoría en función de una cesión de control que viene de 2009 y que está posibilitando el veto a la desinversión.

Con los frentes bien definidos, fuentes jurídicas aseguran que Sacyr y los dos bancos han activado un arbitraje en la Corte de Arbitraje de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Madrid, que es el órgano previsto en el contrato de accionistas para dirimir disputas internas.

Los denunciantes ponen de manifiesto una posición de abuso de la citada situación excepcional de control y piden el restablecimiento de sus derechos.

La cesión de control a Citi, que posteriormente fue tomada por Corsair, se produjo en 2009. Entonces el fondo tenía la intención de comprar las participaciones de Sacyr, Abanca y Kutxa, pero en plena crisis le fue imposible levantar la financiación. En virtud de este interés, los accionistas de salida otorgaron las riendas, según argumentan, con la promesa de que se les abriría la puerta en cuanto fuera posible. A día de hoy siguen en la empresa, tienen comprador –Itínere está valorada en unos 1.100 millones– y acuden al arbitraje porque no pueden vender. Las fuentes consultadas explican que los tres accionistas que han activado la defensa argumentarán que la cesión del poder a Corsair concluía en 2010. El segundo argumento contra el fondo es que no ha sido activo a la hora de dotar de liquidez a los paquetes de sus socios.

En medio de esta disputa, Globalvía, controlada por los fondos de pensiones OPTrust (Canadá), PGGM (Holanda) y USS (Reino Unido), espera una resolución para lanzar la adquisición. Con seis concesiones en el norte de España, Itínere facturó el año pasado 259 millones y su ebitda fue de 232 millones.

La empresa, que estuvo controlada por Sacyr y tuvo lanzado un proceso de salida a Bolsa en 2008, tomó vuelo con la privatización de la Empresa Nacional de Autopistas y creció a través de la fusión con Europistas en 2007. Sacyr vendió a finales de 2008 la mayoría en el capital urgida por una deuda cercana a los 20.000 millones. El 15,5% que quedó en manos de la constructora, así como los paquetes de Kutxa y Abanca, llevan años en el escaparate.

Source link