Las diez viviendas más exclusivas de Los Jerónimos | Fortuna

La vegetación es importante dentro del sector de lujo. Es una de las bazas con las que juega el proyecto inmobiliario Montalbán 11, en el corazón del exclusivo barrio de Los Jerónimos, repleto de edificios y palacetes de los siglos XVIII y XIX, frente al Parque del Retiro, el gran pulmón verde de Madrid, el Museo de Artes Decorativas y a escasos metros del Museo del Prado, del Thyssen Bornemisza y del Reina Sofía.

Se trata de diez viviendas de lujo, concebidas como una obra de arte en sí mismas. De hecho, en su interior cuenta con la intervención cromática del artista franco-venezolano Carlos Cruz-Diez. Los montajes de color están presentes tanto en el interior del portal como en el ascensor, cambiando de tonalidad en cada planta, con el fin de concederle exclusividad cromática a cada vivienda. “Se trata de un proyecto pionero en cuanto a la integración del arte en la arquitectura”, señaló ayer Carlos Cruz-Delgado, hijo del artista y responsable del atelier Cruz-Diez, durante la presentación del proyecto, a cargo de la consultora inmobiliaria Knight Frank.

El edificio, con más de un siglo de antigüedad, actualmente en proceso de comercialización, fue adquirido a Ebro Food el año pasado por el grupo inmobiliario Italinmuebles. Las obras de remodelación finalizarán en el primer trimestre del 2019. Es un inmueble que si algo tiene es “location, location, location”, señaló José Faria, director de residencial lujo de Knight Frank. Porque si algo tiene la zona de Jerónimos es su ubicación privilegiada. Según un estudio elaborado por la citada consultora, es la zona con mayor incremento anual de precios de la capital, aumentando un 13% con respecto al año anterior. El metro cuadrado se cotiza entre los 10.000 y los 16.000 euros.

Una vivienda en Montalbán 11 se encuentra entre los 2.235.000 euros, la más económica con 190 metros cuadrados, a los 12,5 millones de la pieza más exclusiva, el ático de 650 metros cuadrados con terrazas de hasta 190 metros, desde las que se divisa uno de los horizontes más bellos de la ciudad. Cuenta con unas zonas comunes con spa, piscina, gimnasio, bodega, jardín interior y garaje robotizado, con plazas también para vehículos eléctricos. “A pesar de estos incrementos, los precios de este tipo de producto en Madrid siguen estando por debajo de otras ciudades globales, lo que hace que sea una ciudad atractiva para compradores internacionales”, explica Carlos Zamora, director de residencial de la consultora. De hecho, tres viviendas ya están reservadas, dos de ellas a clientes extranjeros.

Source link