El capital riesgo mueve la bicicleta de la comida a domicilio | Compañías

El panorama del tráfico en las ciudades ha cambiado. A los coches y las motos se han unido en los últimos años los vehículos eléctricos compartidos gracias a plataformas como Car2go o Emov y entre todos ellos, serpentean por las urbes miles de ciclistas con aparatosas mochilas.

Tras esos riders, como se les conoce, que reparten la comida a domicilio, están empresas cuyos accionariados están copados por el capital riesgo y las gestoras de fondos, que apuestan por ellas desde que son pequeñas plataformas tecnológicas. Algunas, como Just Eat, se acaban convirtiendo en grandes cotizadas con capitalizaciones que superan los 5.300 millones.

Tal es el interés que ha generado este sector entre estos inversores, que algunas de estos están presentes en varias empresas. Es el caso de Blackrock (Uber Eats, Telepizza y Just Eat), Vanguard (Burger King, Just Eat y McDonald’s) o Fidelity (Just Eat y Burger King). Otros, como KKR, Greenoaks o 3G también participan en algunos grupos.

El sector de la comida a domicilio es en los últimos dos años el segmento más dinámico de la restauración. Según un estudio realizado por la consultora NPD a comienzos de año, en 2016 esta actividad movió en España 1.140 millones.

Incluso las dos mayores cadenas de restaurantes de comida rápida, Burger King y McDonald’s, se han rendido a la evidencia de la importancia de esta actividad. La primera se lanzó en 2014 y la segunda, líder en España en la restauración física de comida rápida, debutó hace unos meses.

McDonald’s, al igual que otras cadenas de restauración como Vips, ha apostado por alianzas con startups para adentrarse en un segmento que va a marcar los próximos años del sector. La estadounidense se ha aliado con la española Glovo, mientras que el grupo de la familia Arango, tiene un acuerdo con Deliveroo.

Han sido precisamente las startups las que han provocado un desarrollo más rápido de la comida a domicilio, llegando no solo a las cadenas de restauración organizada, sino también a restaurantes independientes. Los seis principales grupos de comida a domicilio dan servicio a más de 11.000 restaurantes.

Son muchos los actores en este segmento, cada uno con su especialidad. Si bien, uno destaca sobre el resto: JustEat. La compañía, que aterrizó en 2010, da servicio a más de 6.500 restaurantes en toda España. Según NPD es el líder del segmento y, gracias a haber adquirido la española La Nevera Ropa, controla el 70% del mercado.

Cotiza en la Bolsa de Londres y ha crecido en los últimos años apoyándose en adquisiciones en distintos países, como el de la citada española. Su valor ha aumentado casi un 140% desde su debut bursátil en 2014.

Otras empresas, como Deliveroo, no han llegado al mercado. Sin embargo, la empresa del Soho londinense ya ha captado más de 400 millones en rondas de financiación y algunos analistas ya apuntan que es un unicornio, como se conoce a las startups que alcanzan una valoración de 1.000 millones. Por su lado, la española Glovo captó cinco millones en 2016.

Pero sin duda el decano de esta actividad en España ha sido Telepizza. La cadena de pizzerías nacida a finales de los años ochenta extendió por toda España su red de motoristas. En la actualidad, el 60% de su actividad son pedidos a domicilio, de los que más del 40% se hacen a través de internet. Fuentes de la compañía cotizada señalan que esta actividad está creciendo a doble dígito.

Tal es la influencia de Telepizza en el sector de la comida a domicilio que Octavio Llamas, presidente de Marcas de Restauración, la patronal de las cadenas de restaurantes, señaló hace unos días que la batalla del sector va a ir al reparto en media hora, el tiempo que marcó la cadena de pizzerías.

El directivo apuntó que actualmente la comida a domicilio supone únicamente un 3%, pero con crecimientos importantes. “Hay empresas que aumentan su actividad a ritmos de dos y tres dígitos”, apuntó. Dicha patronal cuenta con la previsión de que en cinco años 1 de cada 10 euros ingresados por el sector se ingrese por los envíos a casa.

El interés ha atraído a empresas que, en origen, estaban fuera de esta actividad. Así, la estadounidense Uber lanzó a inicios de año su servicio Uber Eats en Madrid. La empresa, recientemente en el foco de la polémica por la competencia con los taxistas, ha cambiado el coche por las bicicletas para distribuir la comida a domicilio de 500 restaurantes.

Mientras tanto, las cadenas de restaurantes aumentan sus redes de establecimientos y prevén cerrar el curso con 700 locales más, según datos manejados por la patronal. Llamas no ve incoherencia en el hecho de que se crezca paralelamente en restaurantes a pie de calle y en servicio a domicilio. “A las empresas les interesa tener la mayor presencia posible para tener capacidad de realizar envíos más rápidos”, señaló el representante del sector. Y añadió, que se puede dar lugar a que en el futuro, los locales apuesten por aumentar sus cocinas y reducir las salas de mesas, para aumentar sus posiciones en el conocido como delivery.

Además, se ha abierto en el sector vías a la especialización en los servicios de comida a domicilio. Así, por ejemplo, existen aplicaciones especializadas en llevar menús de comida casera a la oficina, como ApetEat. Otras, como Food In The Box envía a casa tuppers con ingredientes necesarios para hacer platos caseros, y se presentan como el Ikea de la comida a domicilio.

Source link