Toys R Us quiebra: la última gran víctima de Amazon y otros gigantes online | Compañías

Cae un gigante del comercio mundial. Toys R Us, una de las mayores jugueteras estadounidenses, no ha aguantado la presión y se ha acogido a la protección de acreedores (denominado Capítulo 11), equivalente a la antigua suspensión de pagos, al no poder afrontar una deuda cercana a 5.000 millones de dólares (unos 4.170 millones de euros). La compañía se convierte así en la última víctima de la durísima competencia en el comercio online, con Amazon a la cabeza: el gigante de venta por internet, de hecho,  arrebató a Toys R Us el liderago en el podium como mayor juguetera de Estados Unidos, según el ranking de la consultora Kloster Trading recogido por Reuters.  

La juguetera ha indicado que la intención del equipo gestor es utilizar este procedimiento “voluntario” y supervisado por el juzgado “para reestructurar su deuda pendiente y establecer una estructura de capital sostenible”. El objetivo, afirma, es invertir en “crecimiento a largo plazo”. Reconoce asimismo la necesidad de un nuevo posicionamiento del grupo en un mercado “cada vez más desafiante y cambiante”. 

Toys R Us es una de las mayores empresas de comercio minorista que se ha acogido a esta figura de protección (después de Kmart). Cuenta con más de 1.600 tiendas repartidas en todo el mundo y tiene 64.000 empleados. Una “amplia mayoría” de las tiendas del grupo son rentables, ha asegurado la empresa en un comunicado. De momento, todos los establecimientos seguirán funcionando con normalidad, al igual que las tiendas online de los distintos países.

Tras varios intentos de reorganización, Toys ‘R’ Us presentó en la madrugada del lunes la petición de acogerse al capítulo 11 ante el Tribunal de quiebras del distrito del este de Virginia en Richmond. Según la nota de la compañía, las operaciones de fuera de Estados Unidos y Canadá “no están incluidas en el proceso”.  En España, la multinacional tiene 50 tiendas y no se prevén cierres, según un protavoz de la compañía.

Con unos activos de 6.900 millones de dólares (según su último informe anual) y una deuda de 4.761 millones de dólares (la nota de prensa eleva esa cifra hasta los 5.000 millones de deuda), la de Toys R Us es la segunda mayor quiebra de una empresa minorista en EE UU, después de la protagonizada en 2002 por Kmart, que contaba con 14.600 millones en activos, según datos de Reuters.

Según su último informe anual (con fecha de enero), Toys R Us contaba con 1.691 tiendas (más otras 257 en régimen de licencia), ubicadas en 38 países. La compañía tiene las marcas Toys R US y Babies R Us. En el ejercicio fiscal 2016 la compañía registró unas ventas netas de 11.540 millones de dólares, un 2,2% menos, con pérdidas netas de 36 millones de dólares. En España, la compañía tenía 49 tiendas a principios de año.

La plantilla pasa de 64.000 a 107.000 empleados en la temporada navideña

 

Toys R Us tiene 36.000 empleados en Estados Unidos y 28.000 internacionales, a tiempo completo y parcial. Además, la caída se produce a punto de comenzar la temporada pre navideña, una época en la que la plantilla global aumenta hasta los 107.000 empleados. 

“El día de hoy marca el comienzo de una nueva era en Toys R Us donde esperamos que las limitaciones financieras que nos han frenado se aborden de una manera más duradera y efectiva “, aseguró Dave Brandon, presidente y director general en la nota. Brandon sustituyó al español Antonio Urcelay al frente de Toys R Us tras su salida de la compañía en 2015 tras casi dos décadas en la empresa juguetera. 

No es la primera juguetera en problemas. En el mercado local, Imaginarium, con problemas financieros, alcanzó en agosto un principio de acuerdo con la banca acreedora y pactó con un grupo de inversores (liderados por el mexicano Xavier López Ancona, fundador de Kidzania) la inyección de 8,5 millones de euros para reflotarla. 

Source link