Toys R Us quiebra: la última gran víctima de Amazon y otros gigantes online | Compañías

Cae un gigante del comercio mundial. Toys R Us, una de las mayores jugueteras estadounidenses, no ha aguantado la presión y se ha acogido a la protección de acreedores (denominado Capítulo 11), equivalente a la antigua suspensión de pagos, al no poder afrontar una deuda cercana a 5.000 millones de dólares (unos 4.170 millones de euros). La compañía se convierte así en la última víctima de la durísima competencia en el comercio online, con Amazon a la cabeza: el gigante de venta por internet, de hecho,  arrebató a Toys R Us el liderago en el podium como mayor juguetera de Estados Unidos, según el ranking de la consultora Kloster Trading recogido por Reuters.  

La juguetera ha indicado que la intención del equipo gestor es utilizar este procedimiento “voluntario” y supervisado por el juzgado “para reestructurar su deuda pendiente y establecer una estructura de capital sostenible”. El objetivo, afirma, es invertir en “crecimiento a largo plazo”. Reconoce asimismo la necesidad de un nuevo posicionamiento del grupo en un mercado “cada vez más desafiante y cambiante”. 

Toys R Us es una de las mayores empresas de comercio minorista que se ha acogido a esta figura de protección (después de Kmart). Cuenta con más de 1.600 tiendas repartidas en todo el mundo y tiene 64.000 empleados. Una “amplia mayoría” de las tiendas del grupo son rentables, ha asegurado la empresa en un comunicado. De momento, todos los establecimientos seguirán funcionando con normalidad, al igual que las tiendas online de los distintos países.

Tras varios intentos de reorganización, Toys ‘R’ Us presentó en la madrugada del lunes la petición de acogerse al capítulo 11 ante el Tribunal de quiebras del distrito del este de Virginia en Richmond. Según la nota de la compañía, las operaciones de fuera de Estados Unidos y Canadá “no están incluidas en el proceso”.  En España, la multinacional tiene 50 tiendas y no se prevén cierres, según un protavoz de la compañía.

Con unos activos de 6.900 millones de dólares (según su último informe anual) y una deuda de 4.761 millones de dólares (la nota de prensa eleva esa cifra hasta los 5.000 millones de deuda), la de Toys R Us es la segunda mayor quiebra de una empresa minorista en EE UU, después de la protagonizada en 2002 por Kmart, que contaba con 14.600 millones en activos, según datos de Reuters.

Según su último informe anual (con fecha de enero), Toys R Us contaba con 1.691 tiendas (más otras 257 en régimen de licencia), ubicadas en 38 países. La compañía tiene las marcas Toys R US y Babies R Us. En el ejercicio fiscal 2016 la compañía registró unas ventas netas de 11.540 millones de dólares, un 2,2% menos, con pérdidas netas de 36 millones de dólares. En España, la compañía tenía 49 tiendas a principios de año.

La plantilla pasa de 64.000 a 107.000 empleados en la temporada navideña

 

Toys R Us tiene 36.000 empleados en Estados Unidos y 28.000 internacionales, a tiempo completo y parcial. Además, la caída se produce a punto de comenzar la temporada pre navideña, una época en la que la plantilla global aumenta hasta los 107.000 empleados. 

“El día de hoy marca el comienzo de una nueva era en Toys R Us donde esperamos que las limitaciones financieras que nos han frenado se aborden de una manera más duradera y efectiva “, aseguró Dave Brandon, presidente y director general en la nota. Brandon sustituyó al español Antonio Urcelay al frente de Toys R Us tras su salida de la compañía en 2015 tras casi dos décadas en la empresa juguetera. 

No es la primera juguetera en problemas. En el mercado local, Imaginarium, con problemas financieros, alcanzó en agosto un principio de acuerdo con la banca acreedora y pactó con un grupo de inversores (liderados por el mexicano Xavier López Ancona, fundador de Kidzania) la inyección de 8,5 millones de euros para reflotarla. 

Source link

Los tractores de juguete despiertan el espíritu agrícola | Compañías

Mantener el espíritu rural en los más pequeños, sobre todo en los que viven en ciudades y a lo mejor solo van en verano al pueblo. Es el objetivo de RuralToys, empresa de Ciudad Rodrigo (Salamanca) que distribuye juguetes relacionados con la agricultura y es filial de Garduño y Gómez, dedicada a maquinaria agrícola y forestal, es decir, las versiones para adultos.

La idea se le ocurrió a Manuel Gómez, socio de la empresa junto a su padre del mismo nombre y a su hermana Ana, al detectar una necesidad de este tipo de artículos entre los hijos de los propios agricultores.

Gómez procede del mundo de la banca. Tras hacer un máster en marketing, se le ocurrió crear una web que aglutinara todas las marcas del sector, incluidas generalistas comoLego y Playmobil y, sobre todo, especializadas como Bruder. “Tenemos fabricantes de Alemania, Francia o ReinoUnido que no se encuentran fácilmente en las jugueterías”.

Además de material agroganadero, el portal (el 90% de las ventas es vía internet; el resto, en su tienda de Ciudad Rodrigo) incluye también material de jardinería y huertos urbanos, así como la ropa apropiada, todo adaptado para niños (y, por tanto, cumple normativa de seguridad). “También tenemos nidos reales para pájaros, con guías para que los puedan montar con ayuda de sus padres”.

Lo que más se vende son los tractores de pedales, que suelen superar el centenar de euros de precio, aunque hay ejemplares a partir de 60. “Son réplicas de modelos reales, concesiones de las marcas oficiales”.

Una de las ventajas de RuralToys es que elimina los intermediarios, por lo que puede vender los juguetes más baratos. “Normalmente, en el norte de Europa los tractores de juguete se venden en concesionarios del sector adulto”. El ahorro puede ser de 60 o 70 euros en un tractor.

Además, aunque no arreglan los juguetes estropeados, sí cuentan con repuestos, piezas “que se desgastan, como las de los vehículos reales”. Los componentes son fáciles de montar y desmontar. “También hemos roto el paradigma de que los juguetes no tienen arreglo”. En cualquier caso, aclara Gómez, los productos son de alta calidad “y los niños les pueden dar mucha caña”.

RuralToys vende a empresas y jugueterías, pero principalmente a particulares. Los picos de negocio se dan al finalizar los trimestres escolares: uno, a partir del Black Friday (finales de noviembre) y hasta las Navidades. Precisamente, al ser el invierno época de descanso en el campo, y en consecuencia venderse menos tractores de verdad, la división juguetera permite a Garduño yGómez utilizar la mano de obra del grupo –ocho empleados– para la venta en tienda y online, y desestacionalizar así la compañía. El otro pico de ventas es justo antes del verano, “cuando los niños se van al pueblo con sus familias y les apetece jugar con estos vehículos”.

Después de estas Navidades remodelarán la web, mejorando su usabilidad y su presencia en el mercado internacional, especialmente en Portugal, adonde ya venden “por las redes sociales, no por la web”. Además, crearán una segunda web solo con productos de la marca Bruder, que también fabrica réplicas del sector de la construcción. “A largo plazo quizá creemos una página específica para jardinería”.

Gómez señala que después de abrir su página han salido otras similares. “Eso es bueno”. RuralToys supone, con 90.000 euros de facturación, el 8% del total del grupo. “El agrícola es un mercado bastante estable. La forma de crecer es online y mediante nuevas vías de negocio”.

De cara al futuro, pretenden desarrollar la venta digital para todo el grupo, “aprovechando la base de datos de RuralToys”. Aunque, señala, el sector adulto es mucho más complejo.“Vendemos hasta 57.000 repuestos y hay que catalogarlos todos al detalle; los errores son graves, a diferencia de con los juguetes”. Además, este tipo de piezas oscila de precio con mucha frecuencia. Los juguetes les dejan más margen para la diversión.

Envíos competitivos

Por medio de la empresa Packlink, RuralToys ha desarrollado su línea de negocio internacional, que supone el 6% de las ventas. “Nos ha permitido tener tarifas competitivas con empresas grandes”, señala ManuelGómez. “Vendemos también a Francia, Alemania o ReinoUnido”. Por encima de 50 euros el envío es gratuito.

En el portal de RuralToys se puede comprar desde una cabra montés –de juguete– por 5 euros hasta una carretilla metálica por 36, pasando por un maletín veterinario –de mentira– por 25.

Source link

Niels B. Christiansen: otro danés para reconstruir un Lego digital | Compañías

De niño, Niels B. Christiansen (Sønderborg, Dinamarca, 1966) creaba sus propios edificios con los ladrillos de Lego. Desde el 1 de octubre, tendrá que usar estos bloques para construir un futuro para una compañía que se recuperó de casi una bancarrota a principios de siglo, pero que ha perdido en los últimos tiempos el interés de los más pequeños, que prefieren las tabletas y los videojuegos.

Christiansen tendrá que llevar su experiencia en la digitalización de Danfoss, de la que hasta julio fue presidente y consejero delegado, a la empresa de juguetes. Al menos eso es lo que espera el presidente ejecutivo de Lego, Jørgen Vig Knudstorp. “Transformó una empresa industrial en un líder tecnológico. Su experiencia en digitalización y globalización, implementando una estrategia de transformación y creando un equipo ágil, internacional y con un alto grado de desempaño beneficiará a Lego”, explicó cuando publicó su nombramiento en agosto.

La noticia llegó solo un mes antes de que la firma danesa anunciara el despido de 1.400 trabajadores en todo el mundo, el 8% de la plantilla. Las razones de esta decisión parecen ser la caída del 5% las ventas en el primer semestre del año y del 3% de las ganancias. Sin embargo, la compañía afirma que se debe a una reestructuración del grupo para crear “una organización más pequeña y menos compleja” que “simplificará” su modelo de negocio con el objetivo de “llegar a más niños”. Sea cual sea la razón, lo cierto es que Christiansen tendrá que hacer frente al cambio de dirección de la empresa, que hasta ahora había estado diversificándose hacia nuevas áreas: parques temáticos, videojuegos o cine.

Ingeniero civil por la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU) y con un master in business administration (MBA) por la escuela de negocios francesa Insead, tiene una dilatada experiencia en la gestión de compañías, aunque no el sector de los juguetes. Al finalizar sus estudios universitarios, se incorporó a la consultora McKinsey & Company. Tras cuatro años, llegó al fabricante de herramientas Hilti como vicepresidente de desarrollo corporativo. Un nuevo cambio le llevó a GN Netcom, fabricante de teléfonos móviles y auriculares inalámbricos de GN Group. Tres años después fue nombrado su director ejecutivo y, tras 12 meses, pasó a ser el vicepresidente ejecutivo de GN Store Nord, división del grupo dedicada a audífonos y equipos de diagnóstico auditivo.

Casado con la banquera Lene Grodt y con dos hijos que rondan los 20 años, el danés volvió a dar un giro a su carrera en 2004 al incorporarse a Danfoss, empresa de productos y servicios especializada en infraestructuras, suministro de alimentos, eficiencia energética y soluciones para el medio ambiente. Desde el primer momento, Christiansen ocupó puestos de responsabilidad: vicepresidente ejecutivo, director de operaciones y director general adjunto, hasta que en 2008 se convirtió en su presidente y consejero delegado, cargos que ocupó hasta su renuncia el pasado 1 de julio.

En estos nueve años, el directivo logró doblar el tamaño de la compañía, aumentar su presencia global y transformar la cartera en respuesta a las nuevas demandas de los clientes. Todos estos logros, además de fraguarle una gran reputación en el mundo empresarial danés, le convirtieron en 2015 en el ejecutivo mejor pagado del país, con un sueldo de 6,72 millones de euros.

Su llegada a Lego ha sido inesperada también para la compañía, pues hace solo ocho meses nombró a su actual consejero delegado, Bali Padda, el primer no danés (británico nacido en India) en ocupar el cargo. Sin embargo, el presidente de la empresa afirma que desde el principio se sabía que este cargo era temporal y se buscaba a un sucesor más joven. Pero ni él pensaba que fuera a ser tan rápido. “Cuando Niels dejó Danfoss, encontré a una de las mejores personas del país para liderar Lego. Vi una oportunidad para acortar el proceso”, explicó. Además de su trayectoria en la empresa de tecnología, un negocio familiar como Lego, Knudstorp destaca los valores daneses del nuevo CEO, según los cuales “tienes autoridad porque eres un líder competente, creíble y auténtico y no por ser el jefe que se sienta al final de la mesa y fuma grandes cigarros”, subraya.

Christiansen se siente “orgulloso” por la oportunidad que se le presenta y considera que “la misión de Lego, de inspirar y desarrollar a los constructores del mañana es ahora más urgente que nunca”. Para ello, tendrá que coger todos los ladrillos, ponerlos en las posiciones adecuadas en sus mercados principales, EE UU y Europa, y hacerlos llegar a uno de sus objetivos: Asia. Pero no puede olvidar que lo digital es esencial para las nuevas generaciones ni que los consumidores más maduros han permitido el resurgir de la empresa en los últimos años. El reto es remontar la empresa, pero también ganar la batalla por convertirse en el mayor fabricante de juguetes del mundo, puesto que vuelve a ostentar Mattel.

Familiar y aficionado a la meditación

  • Aunque sus hijos dejaron atrás la infancia y uno de ellos ya no vive en casa, a Niels B. Christiansen le gusta organizar encuentros de los cuatro. Una personalidad familiar que le ayudará a gestionar una empresa como Lego.
  • Amante del fútbol y gran fan del Liverpool, aunque también del Barça y del SønderjyskE Fodbold, prefiere ver este deporte en la televisión y practicar golf. Además, solía practicar la meditación zen por las mañanas.
  • No le gusta la política ni es miembro de ningún partido, pero utiliza su experiencia profesional para ayudar en lo que puede y en estos momentos es presidente de la Comisión de Energía de Dinamarca.

Source link