Ejemplos de cómo los periodos de desempleo recortan la pensión | Mi dinero

Cuando un trabajador se queda en el desempleo suele pensar de forma inmediata en la merma que esto supone para sus ingresos del presente y su nivel de vida, pero también debería tener en cuenta cómo puede a afectar esta situación a la cuantía de su futura pensión pública.

El estudio Acerca de la influencia de las interrupciones en el empleo sobre las prestaciones por jubilación elaborado por Jorge Miguel Ventura Bravo y José A. Herce para el Instituto BBVA de pensiones incluye varias simulaciones para determinar en qué casos los periodos de desempleo o inactividad por otros motivos (cuidado de hijos u otros familiares, formación u otras causas) son más dañinos para el futuro poder adquisitivo del pensionista.

Los autores de este estudio diferencian entre el momento en el que se produce el periodo de desempleo o actividad y su duración, así como el nivel salarial del trabajador. Lo primero que destacan es que si el paro del trabajador se registra en los primeros momentos de su vida laboral, durante los años que la ley española no tiene en cuenta para calcular la pensión pública, la incidencia del desempleo en la prestación será nula.

Dicho esto, si los periodos inactivos, sin cotizar a la Seguridad Social, se producen de forma temprana dentro del periodo de cálculo para determinar la pensión (20 útlimos años antes del retiro); o de manera más tardía, en los años más cercanos a la jubilación, estas situaciones sí repercutirán en una merma de la cuantía de la prestación.

Así, por ejemplo, las simulaciones hechas por Ventura Bravo y Herce determinan que el perfil de trabajadores que más perjudicado se vería es aquel con un salario promedio que haya tenido cinco años sin cotizar de forma temprana y otros cinco en los años cercanos a su retiro. En este caso, el trabajador verá recortada su pensión inicial en el entorno del 25%. O lo que es lo mismo en lugar de recibir una pensión de 28.303 euros al año que le correspondería si hubiera tenido una carrera completa, sin interrupciones de cotización, cobraría una prestación anual de 21.210 euros.

Le siguen los trabajadores con mayores sueldos (el doble del salario promedio) que hayan tenido estos mismos periodos de inactividad, que experimentarán un recorte de la prestación del 12,3%. En este caso, el 100% de la pensión que le correspondería para una carrera completa sería de casi 36.000 euros al año y se le quedaría en 31.516 euros.

Pero los autores del informe llaman la atención sobre que “para los trabajadores cuyos salarios están situados muy por encima o por debajo de los salarios promedios, el impacto de las interrupciones laborales sobre las pensiones futuras iniciales se reduce en gran medida a causa del papel que juegan los límites de pensión de jubilación inferiores y superiores”.

De hecho, si el efecto del desempleo sobre un trabajador le recortara su pensión inicial por debajo de la pensión mínima que marca la ley cada año — por ejemplo, 8.471,40 para mayores de 65 años con cónyuge no a cargo en 2017– esta merma no se aplicaría.

Además, la ley española de Seguridad Social, prevé estas circunstancias e incluye que el Estado cotiza por los perceptores de la prestación y el subsidio por desempleo contributivo. Asimismo la norma establece la cobertura de lagunas de cotización. Esto significa que si las interrupciones de la cotización, por el motivo que sea, se producen dentro de los años que se tienen en cuenta para calcular la pensión –20 años antes de la edad de jubilación en la actualidad– se considera que el trabajador ha cotizado por el salario mínimo durante 48 meses y por la mitad el resto de años que el trabajador no cotice.

Los investigadores de este estudio destacan que la existencia de estas coberturas de lagunas de cotización, que ellos denominan acuerdos de subsidios a las cotizaciones, “protegen significativamente a los trabajadores ante la posibilidad de perder derechos de pensión, aún en el caso de los perceptores de salarios promedios que experimenten interrupciones de mayor duración, que pueden resultar afectados de manera desproporcionada”.

Esto explica que, según las simulaciones hechas en este estudio, un trabajador que cobre el doble del salario promedio y esté sin trabajar dos años en el periodo cercano a su jubilación no vea mermada en absoluto su pensión inicial de jubilación. Y casi lo mismo les ocurriría a los trabajadores de escalas salariales inferiores, que apenas verían recortada su prestación entre 20 y 35 euros anuales.

Source link

Messi y Shakira, los jefes ideales para los más pequeños de la casa | Mi dinero

¿Se imagina tener a Leo Messi o a Shakira como jefes? No se sorprenda, pues es lo que les gustaría al 13% y al 6,8% de los niños y niñas, respectivamente, encuestados por el grupo de recursos humanos Adecco, en su XIII Encuesta ¿Qué quieres ser de mayor? en la que han participado casi 2.000 menores de entre 4 y 16 años. Con este sondeo muestran cuáles son las profesiones favoritas de los más pequeños, qué jefes les gustaría tener, cómo perciben el mercado laboral, a qué dedicarían su salario, así como otros factores que no dejarán a nadie indiferente.

A la hora de elegir profesión las cosas han cambiado poco. Los niños dan la victoria a la profesión de futbolista, algo a lo que quieren dedicarse el 18,2%. Esta elección recupera el liderazgo respecto a la encuesta del año anterior, cuando la ocupación de policía fue la ganadora. En esta edición, sin embargo, el empleo de policía pasa a segunda posición al ser elegida por el 15,3%. La tercera vocación más votada fue la de profesor (6,4%), a la que le siguen el empleo de youtuber (5,1%), bombero (4,2%), informático e ingeniero (3,8%).

De entre las niñas entrevistadas, en cambio, el 20,3% preferirían ser profesoras, empleo que eligieron una de cada cinco encuestadas de 13 años. La segunda opción queda muy distante de la primera, pues con un 11,3% y un 8,6%, las profesiones en las que ellas querrían trabajar son médico y veterinaria, respectivamente. A estas preferencias de trabajo le siguen peluquera (4,7%), cantante (3,9%), actriz (3,1%), enfermera y policía (2,7%).

Si se comparan estos resultados es interesante destacar que mientras para los niños están presentes las profesiones más técnicas tales como informática o ingeniería, o más tecnológicas como la de youtuber, ellas en cambio ni las mencionan.

Por su parte, los más imaginativos prefieren ser espías, criminólogos, inventores, blogueros, buscadores de tesoros, skaters, tatuadores o hasta criadores de rapaces. Otras alternativas, tan simples como las de “llevar pizzas en mi moto” o “ser feliz”, también están presentes en las mentes de los más pequeños.

En lo que sí se ponen de acuerdo los peques es en las profesiones que no querrían ser de mayores, pues ambos sexos ponen prácticamente a la misma altura el no querer ser políticos (30,3% ellas y 27,9% ellos), con el no querer ser barrenderos (16,6% las niñas y 18,3% los niños).

Deportistas y cantantes, los mejores jefes

Pero si algo llama la atención es a quienes eligen los niños y niñas para ser sus jefes ideales. Son los  ídolos que llegan a su mente cuando se les pregunta por quién querrían que les dirigera en sus trabajos. De nuevo, chicas y chicos difieren, y bastante, en sus preferencias.

Así como para los niños la profesión ideal sería la de futbolista, ese deseo se ve reflejado en el jefe que les gustaría tener de mayores. Así lo manifiesta el 47,7% de los encuestados masculinos, que posicionan a la cabeza del ranking al jugador del FC Barcelona Leo Messi (13,0%) y al del Real Madrid Cristiano Ronaldo (10,6%) en segundo lugar. Así, en tercera posición, con el 6,0%, estaría la opción de “yo mismo” como jefe y el famoso youtuber español El Rubius (3,2%) como cuarta alternativa. En quinto lugar le sigue el futbolista del Real Madrid Sergio Ramos y su entrenador Zinedine Zidane, con el 2,8 y 2,3% respectivamente. Y es que solamente igualado por el cantante español Enrique Iglesias (1,9%), otro deportista como el tenista mallorquín Rafa Nadal, es otra de las preferencias de los niños.

Para ellas, con el 6,8%, la cantante colombiana Shakira sería su jefa ideal, seguida de “yo misma”, a diferencia de los niños, opción que ocupaba la tercera posición. Asimismo, llama la atención que para las niñas Cristiano Ronaldo también sería un buen jefe, pues este se posiciona en el tercer puesto para ellas con el 5,5%, al que le seguiría la banda juvenil española ‘Sweet California’, con el 4,5%. A este grupo de artistas le sigue el cantante almeriense David Bisbal (3,2%) y la cantante estadounidense Ariana Grande (2,7%).

Si analizamos las diferencias, los más pequeños prefieren jefes deportistas, cantantes o incluso ellos mismos, que cualquier cargo procedente de la política, pues en el último puesto para ellos, con un 1,4% se encuentra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Además, mención especial merecen los conocidos como influencers en esta categoría por el peso que han alcanzado en pocos años y que pone en valor la importancia que las redes sociales tienen en los jóvenes y cómo éstas son una ventana muy importante fuera del círculo tradicional de los medios de comunicación “de siempre”, pues como se puede comprobar, en la encuesta no figura ningún periodista.

Un mercado laboral “más difícil”

Parece que los pequeños tienen clara la difícil situación laboral, pero ¿saben lo que significa exactamente estar en paro? El 46,6% de los niños dice que el paro es esa situación en la que estás sin trabajo. De esta gran verdad destacan matices como “porque no encuentras empleo o porque eres vago”, “no trabajas y tienes que pagar un poco de dinero”, o incluso “es tener un trabajo pero no trabajar”.

Contra ese gran porcentaje de encuestados que sí sabe lo que significa “estar en paro”, un 7,5% lo ve de otro modo, pues esta cifra asocia el paro a la prestación económica que se recibe cuando no trabajas. Así lo han expresado los niños: “el paro es el dinero que le pagan a una persona cuando no trabaja”, es “si has estado un año trabajando y te quedas sin trabajo, te tienen que pagar durante cuatro meses el paro” o “el dinero que te dan cuando te echan del trabajo”, confundiéndolo con el despido o la indemnización que se recibe entonces.

Otra alternativa para los más pequeños es la que representa el 6,7% de los consultados, que asegura que el paro es un espacio físico especificando que es el “sitio al que va la gente a buscar trabajo cuando se queda sin él”.

Algunas de las percepciones más llamativas es la de una madrileña de siete años que parece tener claro que “el paro es donde vas a pedir trabajo pero no te lo dan” o la de otro niño de su misma edad: “el paro es una asociación de jubilados” o “el paro es un tipo de huelga”.

Los más pequeños, aquellos de entre cuatro y seis años, creen que el paro “sirve para ayudar a llegar a los barcos” o que es el “sitio donde aparcan los barcos”, pues la similitud de “paro” con “faro” despista a los menores.

Finalmente se percibe un porcentaje del 22,2% en el que los encuestados reconocen abiertamente no saber qué significa el concepto “paro”.

Salarios billonarios

Con el paro vienen acompañadas dos de las mayores preocupaciones de los españoles en estos momentos: los salarios y la jubilación. Con el propósito de conocer cuáles son las expectativas salariales de los jóvenes de cara al día que trabajen, se les ha preguntado qué sueldo mensual les gustaría recibir cuando estén trabajando.

Las respuestas, cuanto menos originales, reflejan la ambición de los pequeños, pues un 27% querría ganar un salario mensual superior a los 15.000 euros. Incluso un 6,5% se decanta por ganar un millón de euros cada mes y un 5,6% opta por que su nómina fuera infinita o al menos superase los billones como remuneración habitual.

Los menos materialistas expresan que querrían ganar “lo suficiente para vivir”, “el sueldo que me merezca” o “lo importante no es el salario sino estar feliz con el trabajo” En contraposición, los hay más ambiciosos como el niño que dijo que querría cobrar “como el dueño de Zara”.

Cuando se les pregunta en qué emplearían su salario, en el caso de los niños, el 21,2% asegura que en “mis necesidades”, el 15,9% en la vivienda, el 14,7% en el vehículo y el 10,2 y 7,3 % en la familia y ahorrar, respectivamente.

En cuanto a ellas, el 31,4% también coincide con el sexo contrario en dedicarlo a “mis necesidades” y en la vivienda (17,0%). No obstante, en tercer lugar se sitúa la familia (8,7%), y en cuarto y quinto ahorrar (8,0%) y causas altruistas (7,6%).

Una vez más apreciamos un evidente gusto en los niños por las tecnologías, como es en este caso por querer destinar su salario a un vehículo (tercera posición), mientras que para las niñas esta necesidad ocuparía el décimo lugar con el 1,9%.

Por su parte, los más generosos aseguran que dedicarían su salario a “quitar a mamá de trabajar” o “guardarlo, pero si se gasta el de mamá se lo doy a ella”.

Una vez terminada la vida laboral, la jubilación es un momento ideal para aprovechar a hacer cosas que sean del agrado de los trabajadores. Por ello la encuesta dedicó la pregunta de a qué se dedicarán cuando ya no tengan que trabajar, a lo que el 10,4% de ellos responde que dedicarán su tiempo a familia y amigos, un 9,6% a disfrutar de la vida y un 8,4% a viajar.

Ellas no difieren mucho de los niños, pues el 15,1% también emplearía su tiempo en su familia y amigos, el 14,8% en viajar. Sin embargo, el dato que llama la atención es que, mientras el 10,3% de ellas usaría su tiempo en tareas de casa, para el sexo opuesto esta consideración ocupa la novena posición con el 3,2%.

“Los políticos deben luchar contra la corrupción”

Por último, Adecco puso en el centro de las miradas a los políticos, aquellos que para los más pequeños, como por ejemplo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se trata de “aquel que se porta mal con las mujeres” o ” al que no le gustan los latinos”. Ellos saben quiénes son y lo que tienen que hacer, por ello, el 12,7% se muestra tajante y asegura que tienen que luchar contra la corrupción, crear más empleo (9,1%) y mejorar las infraestructuras y servicios (6,8%).

Las tareas de casa, para mamá

Los niños y niñas quieren tener un empleo, esto está claro, ¿pero qué ocurre con el trabajo en casa? Este año, Adecco ha querido preguntar a los menores encuestados quién es la persona que se encarga de las responsabilidades en el hogar de manera habitual, a lo que la mayoría de los encuestados, concretamente el 50,8% reconoce que las tareas de casa siguen siendo principalmente responsabilidad de mamá.

En contraposición con este 50,8%, el 44,3% de los hogares españoles parece que sí ha calado la idea de las responsabilidades domésticas compartidas, por lo que los peques afirman que en casa trabaja por igual el padre que la madre. Sólo un 3,1% de los encuestados declara que sea papá quien se ocupa mayoritariamente de las labores de casa y el resto de los consultados habla de otros familiares como abuelos o tíos.

Además de la visión de los niños sobre el trabajo doméstico, ellos también tienen una opinión acerca de cómo se encuentra la situación del mercado laboral español en estos momentos, pues el 39,1% de los niños y niñas en España cree que hoy es más difícil encontrar empleo en nuestro país que un año atrás.

Son las niñas (34,7%) y los encuestados de más edad (45,3%) quienes más se decantan por esta teoría. Tras esta opción, un 38,3% piensa que la situación sigue igual que hace un año y un 15,7% de los niños y niñas cree que es más fácil conseguir trabajo ahora frente a cómo lo era en 2016.

Source link

Cotizar por la mínima. La tendencia que más aumenta entre autónomos | Autónomos

A pesar de las recomendaciones realizadas por los expertos, cotizar por la mínima es la tendencia que más crece en el colectivo autónomo. Los mensajes de los especialistas son claros: cuanto menos se cotice, menos pensión de jubilación se tendrá, y menos prestaciones se recibirán en caso de baja. Bien sea porque hayan apostado por un complemento privado de jubilación, o porque el autónomo medio no llega a fin de mes, lo cierto es que este tipo de profesionales apuestan claramente por cotizar lo mínimo posible.

Así lo certifica el último análisis de ATA sobre el perfil medio del profesional autónomo. Si comparamos la última oleada con los datos que ofrecia en noviembre del año pasado, encontramos que el número de autónomos que cotiza por la mínima crece mucho más que el resto de tramos.

En julio de 2017, según datos de ATA, tenemos a 1.726.245 autónomos que cotizan por la mínima. Hace ocho meses había 23.000 autónomos menos en esta situación. Bien es cierto que una gran mayoría de estos profesionales vienen derivados de los incentivos de la tarifa plana. Nuevas altas que eligen en su mayoría la base mínima para comenzar su actividad, en la que se presupone que los ingresos y la estabilidad tardarán en llegar.

En comparación con los tramos de cotización más altos la tendencia es clara. El autónomo paga lo mínimo que puede, más allá de las consideraciones de los expertos, que marcan que es una mala idea a medio y largo plazo.

Actualmente, tenemos en España 87.928 autónomos que pagan entre el doble y el triple de la mínima. Son únicamente un 4,4% del total del RETA. Este tramo cae en 2.000 autónomos con respecto a los datos de noviembre del año pasado. El número de autónomos que pagan más de tres veces se mantiene igual de pequeño que en noviembre de 2016, representando únicamente a un 0,8% de este tipo de profesionales.

Source link

Calcular la jubilación en autónomos y consejos para mejorarla | Autónomos

Los autónomos tienen derecho a la pensión por parte del Estado al finalizar su actividad laboral. Calcular esta cifra no es algo sencillo, pues para ello hay que tener en cuenta las variables que conformarán el valor final. Sin embargo, y según informan desde la plataforma de créditos rápidos Credy, tras la aparición del nuevo sistema de cálculo de pensiones para estos profesionales es posible detectar las principales variables, las cuales ayudan al autónomo a calcular un computo veraz y real de la cuantía final de la pensión.

La principal de ellas es la edad de jubilación. Los autónomos con una carrera laboral de 38 años y seis meses, podrán jubilarse a los 65 años. Sin embargo, esta edad irá en aumento en los próximos años, al igual que ocurre en el régimen general. Es decir, el resto de autónomos irán jubilándose progresivamente con una edad mayor, hasta llegar a los 67 años, que será la edad mínima en el año 2027.

Otro factor determinante es el periodo de cotización, que con la nueva normativa se amplia de los 15 hasta los 25 años. Este plazo mínimo se irá añadiendo de forma progresiva, siendo en 2017 de 240 meses, o lo que es lo mismo: 20 años.

En tercer y último lugar hay que tener en cuenta las bases de cotización. Actualmente estas son de 919,80 euros al mes, como mínimo, y de 3751,2 como máximo. En función de los años trabajados y las cantidades cotizadas se obtendrá un resultado final u otro. Como es lógico, cuando más años se trabaje y más se cotice a la Seguridad Social, mayor será la pensión pública de jubilación.

La vulnerabilidad del autónomo en su jubilación

Desde Credy ponen de manifiesto el carácter vulnerable de la actividad autónoma. Esta susceptibilidad puede identificarse, a su juicio, en diferentes características que dibujan el perfil del autónomo frente al cálculo de su pensión. Así, el autónomo goza de una relativa libertad para la elección de la base de cotización, se caracterizan por realizar periodos de cotización muy irregulares dependiendo del desarrollo y estado de su actividad laboral y presentan limitaciones para aumentar la base de cotización, pues a partir de los 45 años se establecen ciertas medidas restrictivas.

Una vez sabidas estas consideraciones, estos expertos aconsejan llevar a cabo ciertas acciones para poder aumentar de forma considerable el valor adquisitivo y económico de la pensión y la salud económica de las personas autónomas.Son principalmente dos:

  • La primera de estas recomendaciones tiene que ver con minimizar la cotización mínima, sobre todo dentro del periodo que comprenden los años para calcular la base reguladora.
  • Asimismo, también aconsejan optar por modalidades de ahorro privados, como los planes de pensiones que refuercen el poder adquisitivo y respalden una pensión de jubilación de autónomos no muy alta.

Source link

Demandas históricas del autónomo que el Congreso todavía debe dirimir | Autónomos

El colectivo que componen los profesionales autónomos plantea desde hace años una serie de reivindicaciones históricas. Cuestiones relacionadas con el término habitualidad, el ser autónomo a tiempo parcial o cómo cotizan este tipo de trabajadores. Estas cuestiones no han sido definidas en la Ley de Autónomos que el Congreso ha remitido al Senado. Es decir, a corto plazo, no serán reguladas. Cuestión que ha sido criticada por diversos colectivos, que entienden que se ha perdido una gran oportunidad para abordarlas definitivamente. Sin embargo, sí existe un compromiso de estudio y valoración por parte del Congreso, según se recoge en varias disposiciones de ese mismo texto legal.

Cuestiones aún por dirimir

La primera de estas reclamaciones apela al concepto de habitualidad y su estudio a efectos de su inclusión en el RETA. En esta línea, la cámara alta señala que se procederá a la determinación de los diferentes elementos que condicionan el concepto de habitualidad, a efectos de la incorporación a dicho régimen. “En particular, se prestará especial atención a los trabajadores por cuenta propia cuyos ingresos íntegros no superen la cuantía del salario mínimo interprofesional, en cómputo anual”, destaca.

De igual modo, queda en stand by la situación de los trabajadores autónomos a tiempo parcial. Al respecto, se adelanta que se tendrán en cuenta los diferentes elementos que hacen posible la implantación de un sistema de cotización a tiempo parcial para los trabajadores autónomos. En concreto, las actividades y colectivos que así lo consideren, se beneficiarán de esta regulación, subraya el texto, “todo caso vinculada a periodos concretos de su vida laboral”.

Por último, también ha quedado fuera de la regulación la jubilación a tiempo parcial de los trabajadores autónomos. No obstante, según se constata, “se procederá a la determinación de los diferentes elementos que hagan posible el acceso a la jubilación parcial de los trabajadores del citado régimen”, incluida la posibilidad de contratar parcialmente o por tiempo completo a un nuevo trabajador.

Source link

Pros y contras de afrontar la compra de una vivienda en la jubilación | Mi dinero

Quién no ha soñado con llegar a la jubilación y alejarse del mundanal ruido comprando una casa en la playa o en la montaña, según sean sus preferencias. Para quienes logren culminar su etapa activa cuando ellos y no la empresa decida y con ahorro suficiente, es obvio que contras para adquirir esa nueva vivienda no hay ninguno. Las dudas surgen si para hacer realidad ese anhelo hace falta contratar una hipoteca.

Según un análisis realizado por el portal Casaktua, el préstamo es posible porque las entidades bancarias suelen conceder esta clase de financiación, aunque las condiciones varían. La primera gran diferencia es los plazos a los que el banco suele acceder a otorgar estos préstamos por razones obvias. La banca es frecuente que exija que ninguno de los titulares del préstamo sobrepase los 70-75 años al finalizar el pago (algunas entidades sitúan el tope en 80 años). De esta manera, lo más frecuente es que estas hipotecas no suelan exceder de los 10 años, como mucho 15 si se está prejubilado.

Un contra más habitual, además del plazo de amortización, es el porcentaje de dinero que presta el banco en relación con el valor de tasación, el conocido como loan to value. Las entidades no son partidarias de conceder a estos perfiles más del 50% del valor de tasación del inmueble, para asegurarse una mayor facilidad de pago. Si no dispone de ahorros suficientes, este puede ser un gran escollo para la compra, salvo que los ingresos regulares (pensión u otros planes de ahorro) sean muy elevados.

Disponer ya de una vivienda en propiedad sobre la que no pesen otras hipotecas suele allanar el camino bastante. Lo aconsejable si ya no se va a utilizar es venderla para aumentar el porcentaje de ahorro que se aporta a la compra de la segunda. Además, los mayores de 65 años están exentos de tributar en el IRPF por la plusvalía que obtendrían con dicha venta. También puede poner su casa habitual en alquiler y con esa renta completar el pago de la hipoteca de su casa de retiro.

Por último, estas hipotecas, al ser más cortas, los intereses a pagar serán mucho menores que en una a 30 años. En cuanto a los productos vinculados, el comprador se ahorrará el seguro de vida, ya que éste solo cubre hasta una edad límite de 65 años. Además, el seguro de amortización solo cubrirá a la persona hasta los 70 años.

Entre los pros destaca el hecho de ser prejubilado, ya que al situarse entre la franja de 55 a 65 años, el margen para pagar el préstamo en opinión de los bancos es mayor. Además, Casaktua recuerda que estos trabajadores suelen “tener un perfil socioeconómico medio o medio-alto y habitualmente cobran tramos más elevados de pensión”.

Y, como es lógico, cuantos más ingresos se obtengan, menos dificultades para endeudarse. La banca considera la pensión pública un salario garantizado, por lo que el riesgo de impago es menor y eso lo tienen en cuenta las entidades. Otro factor que ayuda es contar además con un plan de pensiones privado que dé un empuje a los ingresos y permita afrontar de manera más holgada la cuota mensual. Lo mejor es consultar con el banco y valorar si merece la pena el coste de hacer realidad el sueño.

Source link

Dime tu edad y te diré qué inversor eres | Mi dinero

Está claro. No podemos mover nuestro dinero de la misma manera si tenemos 25 años, un sueldo ajustado y decenas de proyectos por delante, que cuando nos acercamos a los 60, ya hemos afrontado los principales grandes gastos vitales y nuestra principal preocupación es pasar una jubilación confortable.

Para José Antonio Iglesias, subdirector general comercial de VidaCaixa, “todo depende de nuestro nivel de tolerancia al riesgo. Cuando el objetivo está en el largo plazo, por ejemplo en la jubilación, es recomendable asumir cierto riesgo al principio, con una mayor exposición a renta variable que haga crecer los ahorros y, una posición más conservadora al final, para consolidar el ahorro”.

Lo cierto es que no hay un producto más adecuado para cada edad, sino que depende de nuestros objetivos en cada momento. Paula Satrústegui, directora de planificación financiera de la gestora Abante, por su parte, admite que “no es lo mismo si queremos acumular ese dinero para tener una renta complementaria durante la jubilación de cara a mantener nuestro nivel de vida o, si queremos tener un colchón para ayudar a nuestros hijos en el futuro, o si lo queremos para poder emprender un negocio propio”.

En cualquier caso, Satrústegui apuesta por los fondos de inversión, “la forma más eficiente, para la mayoría de los inversores, de acceder a las oportunidades globales de los mercados financieros. Tienen ventajas fiscales y financieras que los hacen muy atractivos para el medio y largo plazo, además de ser líquidos en cualquier momento”.

En BBVA aseguran que la edad no es el factor más determinante a la hora de diferenciar entre un instrumento de ahorro u otro. Tiene más relevancia la capacidad de ahorro, la tolerancia al riesgo, la finalidad y la previsible necesidad de liquidez. En este sentido, también menciona el atractivo de los fondos de inversión.

Jóvenes

No obstante, los expertos consultados coinciden en que el nivel de riesgo que pueden asumir los jóvenes es mucho más elevado que el aconsejable a medida que vamos cumpliendo años. “A edades tempranas y con horizontes de inversión a medio y largo plazo, lo más recomendable son los instrumentos con elevada exposición a acciones”, asegura José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones), “y, sin duda, los productos idóneos son los fondos de inversión”.

En cuanto a la previsión, “cualquier instrumento financiero que permita acumular dinero para la jubilación es positivo (planes de pensiones, fondos de inversión, depósitos, seguros, etcétera), pero los planes de pensiones son los únicos que tienen reducción en la base imponible, convirtiéndolos en idóneos para el ahorro de cara a la jubilación”, afirma.

Planes, fondos de inversión, cuentas, depósitos y seguros permiten acumular ahorros para la etapa de la jubilación

En este sentido, “los planes dinámicos son una buena opción para aquellas personas que tengan una fecha objetivo de retiro y no quieran preocuparse de la gestión. De esta forma, solo es necesario fijar la fecha y el propio plan va modulando el peso en renta variable y renta fija en función de lo cercana o lejana que se encuentre la jubilación”, recomienda Luis González-Soto, director de cuentas e inversión de ING Direct.

Pero hay vida más allá de los fondos y planes. “Un joven debe invertir en renta variable con fiscalidad atractiva. Puede optar por un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS), que invierte el 100% en Bolsa”, propone Miguel Aldalur, director comercial de Vida y Pensiones de Caser.

Sprint final

Pensiones

¿Qué hacer cuando se acerca el momento de jubilarnos? José Antonio Iglesias, subdirector general comercial de VidaCaixa, resalta que los últimos años de la etapa laboral suelen ser aquellos en los que se alcanza el mayor sueldo de la carrera, “por lo que es un buen momento para hacer un último sprint de ahorro. Y para no perder lo acumulado hasta la fecha, es necesario adoptar un perfil de riesgo más conservador en esta etapa”.

El momento de mercado, según nos vamos acercando al periodo en que necesitaremos disponer del ahorro, también condiciona. Así, “si hemos pasado un periodo de mercado muy positivo, igual nos debe animar a reducir el riesgo, mientras que si estamos en un periodo de mercado negativo, puede ser interesante mantener la inversión y aprovechar el plazo para recuperarnos”, advierte Carmelo Lázaro, director de grandes patrimonios de la sociedad de valores Tressis.

Los PIAS son instrumentos que otros recomiendan para un periodo de edad intermedio, entre los 35 y los 55 años. “Estos seguros permiten canalizar un ahorro a largo plazo con rentabilidad garantizada y con un coste fiscal cero, con lo que el cliente se asegura rentas mensuales a futuro para complementar otros ingresos, en el caso de priorizar la necesidad de liquidez y no el ahorro fiscal. O incluso podría ser aconsejable compaginar con planes de pensiones”, observa Raúl León Dorado, subdirector general de desarrollo de negocio de Mapfre Vida.

Según vamos cumpliendo más edad, Aldalur recomienda no tener menos de un 55% del ahorro de nuestra cartera en renta fija mediante un SIALP –también llamado plan de Ahorro 5, porque la inversión debe mantenerse cinco años–, un PIAS o un plan de pensiones. Si de lo que se trata es de invertir: fondos de inversión y unit linked (seguros de vida vinculados a un fondo de inversión).

Alfonso Manso, responsable de gestión de activos de Aegon, cree también que los unit linked pueden ser “otra opción interesante para completar la pensión. Son seguros de vida ahorro en los que el ahorrador designa los activos que quiere invertir en un conjunto de fondos de inversión. Estos productos cuentan con las ventajas fiscales de los seguros y la rentabilidad de los fondos de inversión”, explica.

De 35 a 40 años

Pasados los 35 o 40 años, José María Luna, director de análisis y estrategia de Profim, afirma que “lo lógico es pensar que nuestro perfil de riesgo sea algo más moderado o equilibrado frente a uno algo menos conservador de nuestros inicios como ahorradores, ya que lo hacíamos para asumir gastos a más corto plazo”.

De ahí que este experto proponga combinar inversión directa en Bolsa con cestas de fondos de inversión “y algún plan de pensiones, orientando parte de nuestros ahorros no solo a la fiscalidad ventajosa del momento de la aportación, sino también de cara a cuando me jubile”, indica.

Acciones en la cartera de un hombre previsor

Hemos preguntado qué empresas compondrían una cartera tipo de acciones que nos acompañe hasta la vejez. De esas que se pueden conservar 10 o 15 años acumulando rentabilidad.

Si queremos tejerla con valores españoles, Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, propone cinco compañías. Telefónica, por su valoración y buenas previsiones en España, Reino Unido, Alemania y Latinoamérica, especialmente Brasil.

También Santander forma parte de sus recomendaciones, ya que “seguimos pensando que la estrategia del grupo es acertada, centrándose en la gestión del cliente, el capital y el riesgo, y manteniendo la puerta abierta a pequeñas compras. Aprovecharíamos correcciones para entrar en el valor con un horizonte temporal de medio-largo plazo”.

Iberdrola “es uno de las previsibles ganadoras en las oportunidades que puedan aparecer en renovables”. Ferrovial: “En búsqueda de oportunidades de inversión en infraestructuras de transporte y de energía” y Gestamp por su posicionamiento en automóvil.

Josep Bayarri, director de análisis e inversiones de Arquia Banca, selecciona, compañías internacionales que “o bien mantienen una posición de liderazgo o son compañías cuyo bagaje tecnológico hace difícil pensar que puedan ser desbancadas por nuevos competidores”.

Con estas premisas centra sus apuestas en Amazon, “un líder mundial en su campo que, además, demuestra que es una empresa con voluntad de salir de su círculo de confianza para aplicar su tecnología a sectores donde la productividad es baja y donde puede ejercer un rol revolucionario”; Alphabet (“su liderazgo tecnológico será muy difícil de perder”) y Ping An Insurance, la segunda aseguradora china, “con un papel creciente en la industria de la gestión de activos en China”. Completa el cuadro Berkshire Hathaway, el conglomerado capitaneado por Warren Buffet. 

Y para aprovechar el crecimiento demográfico de los países emergentes apuestan por Sun Hung Kai Properties, que “construye e invierte en activos inmobiliarios en Hong Kong”.

Source link

El Tribunal Supremo fija la interpretación de los requisitos de la jubilación activa | Legal

Sí que es compatible trabajar con cobrar la pensión de jubilación. El problema es que existen requisitos legales que hacen de esta situación un asunto complicado y controvertido. Si bien cada jubilado es un mundo y la cantidad de pensión que percibe depende de su vida laboral, las normas son iguales para todos y el cálculo se realiza con los mismos parámetros. En muchas ocasiones, las características del caso concreto hacen necesario que la justicia interceda para interpretar la mejor solución.

La última sentencia pronunciada por el Tribunal Supremo (TS) sobre este tema, a 30 de mayo de 2017, fija los requisitos requeridos para poder conceder la jubilación activa, una modalidad que permite al jubilado cobrar el 50% de la pensión mientras realiza otro trabajo. La intención de este tipo de jubilación, como está recogido en la exposición de motivos del Real Decreto-ley 5/2013 de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, es favorecer el alargamiento de la vida activa, reforzar la sostenibilidad del sistema de Seguridad Social, y aprovechar en mayor medida los conocimientos y experiencia de estos trabajadores.

El caso del que se ocupa la sentencia llegó al TS a través de un recurso de casación para unificación de doctrina contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJAS) que negaba a un jubilado el cobro de la jubilación activa por no cumplir los requisitos exigidos en el real decreto ley. El problema que se plantea ante el TS es determinar los requisitos para dicha jubilación y, más concretamente, si es necesario tener reconocido un porcentaje que dé derecho a una pensión de jubilación del 100%de la base reguladora en el momento de acceder a ella o si puede recabar ese 100% con las cotizaciones efectuadas por los trabajos posteriores a la jubilación.

Pues bien, el TS da la razón al tribunal asturiano y, por tanto, al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) como parte recurrida, argumentando la necesidad de que concurran dos requisitos para disfrutar de la jubilación activa: “Se requiere en primer lugar tener reconocida una pensión de jubilación por haber alcanzado la edad exigible legalmente en cada caso y, en segundo lugar, que la pensión reconocida sea equivalente al 100% de la base reguladora correspondiente”. Esto implica, como bien aclara la sentencia, que existe “la necesidad de haberse jubilado con una pensión equivalente al 100% de la base reguladora de la misma, para poder compatibilizar el trabajo con la pensión reconocida”. Esta pensión a la que se tiene acceso no será del 100%, sino un 50%, y no es posible alcanzar el 100% con cotizaciones posteriores.

El recurrente, al tiempo de causar la prestación por cumplir la edad de jubilación tenía 11.187 días cotizados y derecho a un porcentaje del 88,79% de la base reguladora, cifra inferior, por tanto, al 100% exigido por la norma. Así, el jubilado no cumple los requisitos de acceso a la jubilación activa y, por tanto, no puede cobrar el 50% de la prestación.

Source link

Llegan los primeros planes de pensiones paneuropeos ¿En qué consisten? | Mi dinero

Bruselas quiere revolucionar el mercado europeo de pensiones personales con un nuevo producto sencillo, de costes y riesgos controlados y adaptado a las necesidades de las personas que a lo largo de su vida laboral vivan o trabajen en varios países de la Unión Europea.

La nueva etiqueta PEPP (Pan-European Personal Pension Product) identificará a esos planes de pensiones privados, que deberán ser autorizados por la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (EIOPA) y podrán ser comercializados por bancos, aseguradoras, fondos o gestores de inversión.

El proyecto de Reglamento aprobado hoy por la Comisión Europea establece todas las condiciones que deberá cumplir un plan de pensiones para llevar una etiqueta que podría llegar a captar ahorros por valor de unos 700.000 millones de euros hasta 2030, según los estudios de impacto encargados por el organismo comunitario.

¿A quién irán destinados los planes?

La Comisión asegura que el PEPP será un producto de ahorro adecuado para todo tipo de perfiles, desde personas con empleo, desempleados o estudiantes. Bruselas añade que el nuevo plan “podría ser especialmente atractivo para los ciudadanos que se trasladan de un país a otro o para los autónomos que no estén cubiertos por un plan de pensiones estatal o de una empresa”.

¿Qué ventajas tendrá?

La etiqueta PEPP exigirá al proveedor cumplir ciertas condiciones. En primer lugar, la garantía del capital. Y en segundo lugar, ofrecer al cliente cinco opciones de inversión basadas todas ellas en una cartera de bajo riesgo. El cliente podrá cambiar de opción de inversión una vez cada cinco abonando una comisión que no podrá superar el 1,5% del balance del plan.

¿Cómo me llevo el plan de un país a otro?

Los proveedores del PEPP deberán garantizar que se puede seguir aportando al plan cuando el titular se traslada a otro país. En los tres primeros años tras la entrada en vigor del Reglamento, el proveedor deberá informar al cliente a qué países puede trasladarse con el plan. A partir de los tres años, el traslado deberá ser posible a cualquier país de la Unión Europea.

¿Se puede cambiar de entidad?

El cliente podrá cambiar de proveedor una vez cada cinco años con unos costes limitados de antemano. La única condición es que el cambio sea para seguir con el PEPP en otra entidad y no para trasladar los ahorros a otro tipo de producto.

¿Cuándo estará disponible el PEPP en el mercado?

Todavía falta un poco. Tal vez en 2020 o 2021, como pronto. El proyeto de Reglamento inicia hoy la tramitación legislativa y necesita el visto bueno del Consejo de la UE y del Parlamento Europeo. Una vez aprobado, Bruselas calcula que las entidades financieras tardarán unos dos años en comercializar planes con etiquetas PEPP.

¿Dónde paga impuestos el plan?

El tipo de imposición dependerá del país en que el cliente haya hecho cada aportación.PEPP estará dividido en compartimentos nacionales, adaptados a las obligaciones fiscales de cada país. El cliente que se traslade podrá elegir entre empezar a contribuir en un nuevo compartimento y mantener el anterior, o trasladar todo al nuevo país, lo que podría obligarle a saldar cuentas con el fisco de su país de origen.

¿Qué trato fiscal recibirán?

La Comisión Europea ha aprobado hoy también una Recomendación en la que insta a los países de la UE a reconocer a los PEPP el trato fiscal más favorable que concedan a los planes de pensiones nacionales, incluso cuando el plan europeo no cumpla todos los requisitos para ciertas desgravaciones. 

¿Quién supervisará la calidad y fiabilidad del producto?

La autorización y concesión de la etiqueta PEPP dependerá de la EIOPA, que podrá retirarla si comprueba que el proveedor deja de cumplir todos los requisitos. Las autoridades nacionales vigilarán a los proveedores presentes en cada país.

¿Por qué le interesa a la Comisión Europea promover los planes de pensiones?

La CE se dice inquieta por la evolución demográfica del continente (que en los próximos 50 años podría reducir la proporción de trabajadores y pensionistas hasta dos a uno frene al cuatro a uno actual) y por el escaso número de europeos que completan sus futuras pensiones con un plan privado. Bruselas señala que en la actualidad solo el 27% de las personas entre 25 y 59 años han suscrito un plan complementario. Bruselas, además, quiere movilizar el ahorro para aumentar las fuentes de financiación de la economía europea, en particular, de las inversiones a largo plazo.

¿Estarán dispuestas las entidades financieras a ofrecer el PEPP?

Bruselas confía en que sí, porque bancos, aseguradoras o fondos podrían lograr un mercado paneuropeo, por encima de las barreras nacionales, lo que les permitiría agrupar activos, lograr economías de escala y captar un mayor número de clientes con una oferta previsiblemente más barata. Los estudios encargados por la CE antes de lanzar su propuesta indican que los activos de los planes personales de pensiones ascienden en la actualidad a 700.000 millones de euros y con el PEPP podrían triplicarse antes de 2030 y alcanzar los 2,1 billones de euros. Sin el plan europeo, los activos se doblarán y se quedarán en 1,4 billones, según el mismo estudio.

Source link

Todas las incógnitas de los mileniales frente a la jubilación | Mi dinero

Las perspectivas de cobrar una pensión de jubilación similar al sueldo que se venía cobrando se van esfumando día a día. No ayuda a mantener la ilusión, por ejemplo, que Alemania anunciara recientemente su necesidad de inyectar 100.000 millones para hacer frente a sus compromisos en pensiones.

No obstante, en España seguimos creyendo que nos jubilaremos con una buena pensión pública. Y lo piensan incluso los más jóvenes, los que más escépticos deberían ser y los que, al mismo tiempo, más oportunidad tienen por delante para poner solución.

Alfonso Manso, responsable de gestión de activos de Aegon, menciona el último estudio anual de Preparación para la jubilación que elabora la aseguradora, y donde se indica que “las generaciones más jóvenes consideran que la pensión pública representará un papel importante de los ingresos durante la jubilación. Sin embargo, frente a estos datos, cerca del 50% de cada generación admite no ahorrar nada o casi nada para la jubilación”. En concreto, los mileniales aún confían en que el 53% de sus ingresos, una vez jubilados, provengan de la Seguridad Social.

Recibir información sobre su pensión estimada facilitaría la concienciación de este colectivo

José Luis Manrique (Inverco)

José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco, cree que el envío por parte del Gobierno “de la información sobre su pensión de jubilación futura estimada facilitaría su concienciación”. Además, opina que se necesitaría un estímulo adicional, “que perfectamente podría ser la implantación de un sistema de aportaciones cuasi obligatorias a planes de pensiones en las empresas, como ya ocurre de forma exitosa en países como Reino Unido”.

Manrique está convencido de que los planes de pensiones son el mejor instrumento para canalizar el ahorro previsión, también de los jóvenes, más aún cuando la iliquidez, “una de las razones por las que las generaciones más jóvenes mostraban ciertas reservas con ellos”, ya no existe desde que en 2014 una reforma incluyó que “pasados diez años, es decir, en 2025, el plan de pensiones es rescatable y aportaría liquidez a los partícipes si así lo desearan”.

“Lo más recomendado sería decantarse por aquellos productos de ahorro que tengan un componente elevado de renta variable”, sugiere. “Históricamente la renta variable ha sido el activo que ha reportado una mayor rentabilidad a largo plazo, por lo que podemos decir que es el mejor instrumento para hacer frente a problemas como el efecto que tiene la inflación sobre el poder adquisitivo futuro.

Esto no quiere decir que el camino vaya a estar exento de momentos de volatilidad e incertidumbre, pero teniendo en cuenta lo amplio del horizonte temporal, no debería renunciarse a mayores retornos potenciales por el miedo a afrontar pérdidas en el corto plazo”, sostiene.

Hay quien ha visto en la posibilidad de ofrecer inversiones socialmente responsables el incentivo necesario para que los jóvenes terminen de decidirse a ahorrar. Así se apunta desde la gestora Natixis, responsable de un reciente estudio sobre inversión con criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por sus siglas en inglés).

“Vemos potencial en las estrategias ESG para incentivar a los jóvenes inversores a aumentar su participación en los planes de jubilación de empresa”, asegura Dave Goodsell, director ejecutivo de Durable Portfolio Construction Research Center en Natixis Global Asset Management. De hecho, según sus datos sobre mileniales estadounidenses, el 84% ahorrarían más para su jubilación si su plan les ofreciera una opción de inversión con enfoque ESG, es decir, si vieran que su dinero tiene un efecto positivo en la sociedad.

Source link