Empleo quiere aprobar ya el complemento salarial de 430 euros para jóvenes | Mi dinero

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social está ultimando un real decreto-ley que quiere aprobar en el próximo Consejo de Ministros del viernes o en el de la semana siguiente, como muy tarde, en el que se incluye una batería de bonificaciones empresariales y ayudas a la contratación de jóvenes parados. Estas medidas “de choque” han sido pactadas con las patronales CEOE-Cepyme y con los sindicatos CC OO y UGT.

La novedad más esperada consiste en la creación de un complemento salarial para jóvenes parados que consigan un contrato formativo. Empleo, que denomina esta ayuda Bono Garantía Juvenil, pactó su creación con Ciudadanos dentro del acuerdo de investidura.

Este bono lo recibirán “los jóvenes de bajo nivel formativo inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil que suscriban un contrato para la formación y el aprendizaje”. Conseguir este contrato correrá a cargo del joven, orientado por el servicio público de empleo o no.

Una vez logre dicho contrato, el joven, además de cobrar el salario fijado para su puesto por el convenio de referencia, en un porcentaje proporcional a su tiempo de trabajo, recibirá también una ayuda de 430 euros mensuales (el 80% del Iprem). Se cobrará durante un máximo de 18 meses (36 meses para jóvenes con discapacidad).

Este bono también incluye un incentivo para el empresario, siempre y cuando convierta el contrato formativo en indefinido. En ese caso cobrará una bonificación adicional a la existente –exención de cotización por los primeros 500 euros del salario– en las cuotas que pagan a la Seguridad Social de 250 euros al mes. La duración de esta bonificación será de tres años como máximo (3.000 euros al año).

Desde Empleo aseguran que este bono podrá costearse con una parte de los 3.200 millones que tiene España para implantar la garantía juvenil.

La segunda gran medida de este plan consiste en un nuevo contrato de relevo en las jubilaciones parciales. Si dicho contrato se hace a un menor de 30 años inscrito en la Garantía Juvenil que no tenga experiencia ni cualificación, el jubilado parcial podrá adelantar hasta cuatro años su edad de retiro. Si bien deberá dedicar al menos el 50% de su jornada a formar al joven relevista que trabajará a tiempo completo. Si el primer contrato es fijo, el empresario no pagará contingencias comunes durante dos años. Si la conversión a indefinido se hace en los dos primeros años del contrato, la bonificación será del 50%;en el tercer año, un 25% y entre el tercero y cuarto, un 10%.

Otras ayudas que vienen

Contrato en prácticas. Esta modalidad contractual se equipara al contrato de formación y aprendizaje. De esta forma, se fija una bonificación del 100% en las cuotas empresariales si la plantilla es menor de 250 trabajadores y del 75%, si es mayor. Así como una bonificación del 100% en la cuota del trabajador. Si el contrato se convierte en fijo a su término, la empresa se bonificará por 1.500 euros durante tres años o 1.800 euros si la contratada es una mujer.

Source link

El 36% de los universitarios trabaja en puestos de baja cualificación | Fortuna

España es país de contrastes. Por un lado, es una de las regiones de la Unión Europea con mayor número de graduados universitarios, pero por otro es también una de las zonas en las que un alto porcentaje de la población adulta no ha pasado de los estudios obligatorios.

En el año 2016, según datos de Eurostat, el 35,7% de la población adulta española de entre 25 y 64 años, tenía bajo el brazo una titulación universitaria, una cifra que situaba al país cinco puntos por encima de la media de la UE. Por contra, España volvía a destacar por ser uno de los tres países de la unión (junto a Portugal y Malta) con una mayor proporción de población que únicamente contaba con estudios obligatorios, con una tasa del 41,7%, muy por encima de la media de la unión, que se sitúa en el 23%. En medio de estos dos extremos se situó, con un 22,6%, la franja correspondiente a los títulos secundarios tales como el bachillerato o los ciclos formativos de grado medio, con una cifra muy inferior al 46,3% de la media europea. En conclusión: muchos universitarios, muchos profesionales sin más formación que la obligatoria y muy pocos perfiles equipados con un título secundario. Es la radiografía española que se extrae del último Informe de la Fundación CYD sobre La contribución de las universidades españolas al desarrollo, hecho público hoy.

Las cifras parecen estar respaldadas por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que hizo público también ayer el informe sobre el Panorama de la Educación 2017, en el que puso de manifiesto que uno de cada tres jóvenes españoles de entre 25 y 34 años no se sacó el título de Bachillerato durante el último curso, el doble que la media de la citada organización (16%), situando a España (33%) solo por detrás de Turquía (45%) y México (53%). Todos estos datos, como no podía ser de otra forma, tienen sus consecuencias en el mercado laboral español, que echa en falta una mayor fortaleza en las enseñanzas secundarias.

Si bien el mercado ha experimentado un comportamiento positivo en los tres últimos años, “se percibe un desajuste entre el nivel formativo de los graduados y el requerido por los puestos de trabajo. En 2016, el 36,8% de los graduados que estaban trabajando lo hicieron en puestos de baja cualificación, frente al 23% de la UE”, explicó el coordinador del estudio de CYD, Martí Parellada. Esta cifra ha crecido en siete décimas respecto a 2015 y algo más de cuatro puntos porcentuales si se toma como referencia el año 2010, por lo que se consolida como tendencia negativa. En algunas regiones de España, de hecho, las cifras son realmente escandalosas. En Castilla y León, Aragón y Canarias, los contratos realizados con graduados universitarios para desempeñar tareas de baja cualificación supusieron el 47%, 44% y 40% de los casos respectivamente. Según el citado informe, además, España es el país de Europa en el que mayor número de contratos marcados por la sobrecualificación de los profesionales se firman, por delante de Chipre (36,7%), Irlanda (32,2%) y Grecia (32%)

No obstante, prosiguió Parellada, también hay algunos datos que permiten pensar que España ha pasado un punto de inflexión y comienza a acercarse a los años previos a la crisis económica. “En 2015, y por primera vez en la década actual, los presupuestos liquidados por las universidades públicas muestran un crecimiento positivo tanto de los ingresos como de los gastos; el personal docente e investigador alcanzó en el curso 2015-2016 las 118.094 personas, un aumento del 2,4% respecto al año anterior; y el volumen de publicaciones aumentó en más de un 25% si se compara la producción científica de 2015 con la de 2010”, recalcó el experto.

No son los únicos puntos que avanzan. Otros siguen cosechando buenos resultados aunque necesiten seguir caminando: “El número de alumnos y profesores extranjeros sigue en aumento, aunque sigue siendo bajo; mantenemos una amplia y sólida base investigadora, pero la calidad y la excelencia es mejorable”, ilustró Ana Botín, presidenta de la Fundación CYD.

Source link

España lidera el crecimiento de ‘ninis’ en Europa | Mi dinero

España ostenta el nada honroso título de ser el segundo país de la Unión Europea donde más ha crecido el colectivo de jóvenes que ni estudia ni trabaja –conocidos como ninis– entre 2006 y 2016. En este periodo este grupo ha crecido ocho puntos porcentuales pasando del 13,2 al 21,2%, De esta forma, uno de cada cinco jóvenes tiene esta categoría, según datos facilitados hoy por la oficina de estadísticas europea (Eurostat).

Solo en Chipre los ninis han crecido más que en España durante los años citados (del 9% al 22,7%). Si bien, en términos absolutos, Italia es, con diferencia, el país europeo con más proporción de ninis, casi uno de cada tres jóvenes de entre 20 y 24 años lo es (un 29,1%).

No obstante, esta no es la tónica en toda la UE, también hay un buen número de Estados miembros dónde los ninis han disminuido entre 2006 y 2016. Bulgaria, a pesar de estar entre los países con más ninis (el 22,7%) es el país que más ha recortado el colectivo en el tiempo analizado (6,6 puntos porcentuales menos). En el descenso del número de ninis le siguen Alemania, Polonia y Suecia.

En total, Eurostat ha certificado hoy que en volumen de ninis se incrementa notablemente con la edad: mientras que en el grupo de jóvenes de entre 15 y 19 años solo un 6,1% ni estudia ni trabaja, los ninis llegan a ser casi el 19% entre aquellos que tienen entre 25 y 29 años.

Source link

Ayudas a pymes o autónomos que realicen contratos en prácticas | Pyme

Los contratos en prácticas tienen el objetivo de proporcionar experiencia laboral sobre los estudios cursados por el trabajador. Un tipo de contratación que, según informan desde la Agencia EFE, cuentan en la actualidad con una serie de incentivos especiales para las pymes o autónomos que los firmen.

En primer lugar, si el contrato se cierra con un empleado de menos de 30 años, dicho contrato tendrá una reducción de un 50% en la cuota que debe pagar la pyme o autónomo a la Seguridad Social. En segundo lugar, si el trabajador se encontraba realizando prácticas no laborales al concertar el contrato en prácticas, la reducción será aún mayor. En concreto, un 75% de la cuota.

Asimismo, existen dos situaciones más que también repercutirán en una ayuda para las organizaciones empresariales o autónomos. La primera de ellas está relacionada con el grado de discapacidad del empleado pues, si es igual o superior al 33%, los contratos firmados con personas hasta 35 años también serán bonificados.

A continuación, desde los Servicios Públicos de Empleo aseguran que se puede dar el caso de que un contrato en prácticas pase a ser indefinido. En esta circunstancia, la pyme o autónomo tendrá derecho a una bonificación en las cuotas empresariales de 500 euros al año durante tres años. En los casos de las mujeres la cuantía ascenderá a los 700 euros anuales.

Se puede establecer un periodo de prueba del contrato en prácticas, que no podrá ser de más de un mes para trabajadores que estén en posesión de un título de grado medio o certificado de profesionalidad de nivel uno o dos, o de más de dos meses para los trabajadores con titulación superior o certificado de profesionalidad de nivel tres. La única excepción a ello es que lo recoja el convenio colectivo.

Además, hay que tener en cuenta que la duración de las prácticas computarán a efectos de antigüedad en la empresa. El sueldo de un contrato en prácticas está fijado por el convenio colectivo para los trabajadores en prácticas. En ningún caso, por último, este debe ser inferior al 60% durante el primer año, o al 75% durante el segundo año, del salario fijado en convenio para un trabajador que desempeñe el mismo puesto de trabajo u otro equivalente.

Source link

El sueldo más habitual en España no cambia: 1.375 euros brutos al mes | Mi dinero

El sueldo más habitual en España se ha estancado en unos 16.500 euros brutos al año, o 1.375 euros brutos al mes en caso de tener doce pagas (en 14 pagas el emolumento sería de 1.178 euros al mes). La cifra prácticamente no ha cambiado con respecto al año anterior. Sin embargo, la ganancia media anual por trabajador sí ha ascendido un 1,1% hasta los 23.106,30 euros. Así, la diferencia entre el salario más frecuente y el que de media cobran los españoles asciende a más de 6.000 euros, según la encuesta anual de estructura salarial de 2015 publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo estadístico explica esta diferencia entre el salario medio y el más habitual en que hay pocos trabajadores con salarios muy altos, pero que influyen notablemente en el salario medio. Y el salario mediano (que divide al número de trabajadores en dos partes iguales, los que tienen un salario superior y los que tienen un salario inferior) se situó en 2015 en 19.466,49 euros.

Por otro lado, la brecha salarial entre los trabajadores temporales e indefinidos se situó en el 33,1%, dado que los primeros tuvieron un sueldo medio anual de 16.422,50 euros frente a los 24.561,81 euros de los indefinidos. También es destacable la diferencia entre la ganancia media anual de los trabajadores a tiempo completo (27.039,01 euros) con la de los contratados a tiempo parcial (10.065,18 euros), aunque esta brecha se explica por la diferencia de horas trabajadas.

También existen desigualdades salariales entre hombres y mujeres, que aumentaron ligeramente respecto a la anterior encuesta. En general, la ganancia media anual de los hombres fue de 25.992,76 euros al año, mientras que la de las mujeres supuso el 77,1% de esta cuantía, con 20.051,58 euros, un 22,8% menos que la de los hombres. En 2014, la brecha entre ambos sexos era del 76%

El INE ha destacado que esta diferencia salarial se matiza si se consideran situaciones similares (tipo de contrato, jornada, ocupación). En 2015 el número de mujeres que tuvo unos ingresos salariales menores o iguales al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) fue del 18,2%, frente al 7,4% de los hombres. En los salarios más altos, el 9,8% de los hombres presentó unos salarios cinco veces superiores al SMI, frente al 5% de las mujeres.

La actividad económica con mayor remuneración anual fue suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (con 51.919,72 euros). Por el contrario, los asalariados de Hostelería (13.977,06 euros) tuvieron la remuneración media más baja.

Directores y gerentes (51.645,86 euros) constituyó el grupo de ocupación con la ganancia media anual más elevada. Por el contrario, los Trabajadores no cualificados en servicios (excepto transporte) fueron los menos remunerados,con 12.700,70 euros.

Por edades, el sueldo medio anual en 2015 para los trabajadores de 20 a 24 años alcanzó los 7.526,91 euros, frente a los 27.457,14 euros de los trabajadores de entre 55 y 59 años.

Por nacionalidad, el sueldo medio anual de los trabajadores con nacionalidad española fue el más alto en 2015, con 23.543,48 euros. Todos los grupos con nacionalidad distinta a la española presentaron un sueldo inferior al salario medio, siendo el más bajo el de América Latina (14.339,43 euros) y el del grupo designado como ‘Resto del Mundo’ (14.045,79 euros).

Por comunidades autónomas, País Vasco (25.571,13 euros anuales por trabajador), Madrid (26.448,04 euros) y Navarra (24.863.98 euros) registraron los salarios más elevados en 2015, mientras que Extremadura (19.564,49 euros), Canarias (19.856,61 euros) y Galicia (20.624,55 euros) registraron los salarios inferiores a la media.

Source link

Todas las incógnitas de los mileniales frente a la jubilación | Mi dinero

Las perspectivas de cobrar una pensión de jubilación similar al sueldo que se venía cobrando se van esfumando día a día. No ayuda a mantener la ilusión, por ejemplo, que Alemania anunciara recientemente su necesidad de inyectar 100.000 millones para hacer frente a sus compromisos en pensiones.

No obstante, en España seguimos creyendo que nos jubilaremos con una buena pensión pública. Y lo piensan incluso los más jóvenes, los que más escépticos deberían ser y los que, al mismo tiempo, más oportunidad tienen por delante para poner solución.

Alfonso Manso, responsable de gestión de activos de Aegon, menciona el último estudio anual de Preparación para la jubilación que elabora la aseguradora, y donde se indica que “las generaciones más jóvenes consideran que la pensión pública representará un papel importante de los ingresos durante la jubilación. Sin embargo, frente a estos datos, cerca del 50% de cada generación admite no ahorrar nada o casi nada para la jubilación”. En concreto, los mileniales aún confían en que el 53% de sus ingresos, una vez jubilados, provengan de la Seguridad Social.

Recibir información sobre su pensión estimada facilitaría la concienciación de este colectivo

José Luis Manrique (Inverco)

José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco, cree que el envío por parte del Gobierno “de la información sobre su pensión de jubilación futura estimada facilitaría su concienciación”. Además, opina que se necesitaría un estímulo adicional, “que perfectamente podría ser la implantación de un sistema de aportaciones cuasi obligatorias a planes de pensiones en las empresas, como ya ocurre de forma exitosa en países como Reino Unido”.

Manrique está convencido de que los planes de pensiones son el mejor instrumento para canalizar el ahorro previsión, también de los jóvenes, más aún cuando la iliquidez, “una de las razones por las que las generaciones más jóvenes mostraban ciertas reservas con ellos”, ya no existe desde que en 2014 una reforma incluyó que “pasados diez años, es decir, en 2025, el plan de pensiones es rescatable y aportaría liquidez a los partícipes si así lo desearan”.

“Lo más recomendado sería decantarse por aquellos productos de ahorro que tengan un componente elevado de renta variable”, sugiere. “Históricamente la renta variable ha sido el activo que ha reportado una mayor rentabilidad a largo plazo, por lo que podemos decir que es el mejor instrumento para hacer frente a problemas como el efecto que tiene la inflación sobre el poder adquisitivo futuro.

Esto no quiere decir que el camino vaya a estar exento de momentos de volatilidad e incertidumbre, pero teniendo en cuenta lo amplio del horizonte temporal, no debería renunciarse a mayores retornos potenciales por el miedo a afrontar pérdidas en el corto plazo”, sostiene.

Hay quien ha visto en la posibilidad de ofrecer inversiones socialmente responsables el incentivo necesario para que los jóvenes terminen de decidirse a ahorrar. Así se apunta desde la gestora Natixis, responsable de un reciente estudio sobre inversión con criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por sus siglas en inglés).

“Vemos potencial en las estrategias ESG para incentivar a los jóvenes inversores a aumentar su participación en los planes de jubilación de empresa”, asegura Dave Goodsell, director ejecutivo de Durable Portfolio Construction Research Center en Natixis Global Asset Management. De hecho, según sus datos sobre mileniales estadounidenses, el 84% ahorrarían más para su jubilación si su plan les ofreciera una opción de inversión con enfoque ESG, es decir, si vieran que su dinero tiene un efecto positivo en la sociedad.

Source link