La familia Entrecanales invierte en Ironhack para construir una “alternativa a la universidad” | Compañías

En plena revolución digital, la oferta de profesionales procedente del sistema educativo español no se corresponde con la demanda de talento de las empresas, según criticó hace unos días el Manifiesto por el liderazgo de la transformación digital de la economía española mediante el desarrollo del talento elaborado por la patronal tecnológica Ametic y los sindicatos UGT y CC OO. En este contexto, la startup española Ironhack, fundada en 2013 con el objetivo de formar a personas lo más rápido posible para cambiar de carrera y entrar al mundo de la tecnología, ha cerrado su primera ronda de financiación.

La inversión, de tres millones de dólares, ha sido liderada por la familia Entrecanales, a través de su gestora de fondos de capital riesgo JME Venture Capital, aunque también han participado los fundadores de Ticketbis. Ninguno ha revelado qué participación toma en la startup y la valoración de la misma para cerrar la operación. Lo que sí detalla Gonzalo Manrique, cofundador de Ironhack, es que la meta es abrir con los fondos captados nuevos campus en América Latina y Europa.

La compañía, especializada en ofrecer cursos intensivos de programación y diseño web de nueve semanas (conocidos como bootcamps), ya cuenta con campus en Madrid, Barcelona, París y Miami. “Ahora, con el dinero obtenido, abriremos un campus en México DF, donde prevemos lanzar el primer bootcamp a principios de 2018, y después en Berlín, uno de los principales hubs de startups del mundo. Así podremos colocar a estudiantes españoles también en las dos mayores capitales de startups de Europa continental”, cuenta a CincoDías Gonzalo Manrique, cofundador de Ironhack.

Además de las aperturas, la firma usará los fondos para seguir invirtiendo en su plataforma de aprendizaje y afianzarse como “alternativa a la universidad tradicional”. “Ya estamos siendo una alternativa para mucha gente que ha hecho algún grado de formación profesional, militares o gente sin carrera que se siente más motivado por nuestro modelo educativo. También tenemos muchos alumnos que usan Ironhack como complemento a la universidad. Nuestro objetivo es dar opciones”, dice.

Este emprendedor defiende que existe más de una forma de aprender. “En cuanto a colocación, los titulados de informática salen con un conocimiento muy amplio del campo de informática, pero no saben programar (a no ser que hayan aprendido por su cuenta) en lo que las empresas están demandando. De hecho, muchos de nuestros alumnos son ingenieros informáticos”.

Manrique aclara que ellos se centran en enseñar “lo imprescindible” de programación y diseño web para que sus alumnos encuentren trabajo como programadores o diseñadores UX/UI júniors. “Hay mucho trabajo y nuestros alumnos lo están encontrando sin problema”. Ironchak presume de que en cuatro años han graduado a más de 800 alumnos y logrado una tasa de empleo del 90%. Sus alumnos forman parte ya de empresas como Google, Telefónica, Cabify, Accenture o Wallapop. Según Coursereport, son el tercer bootcamp mejor valorado de programación y diseño a nivel mundial. “Estamos en continuo contacto con las empresas para actualizar nuestro temario según sus necesidades. Y nos encargamos de organizar entrevistas a nuestros alumnos durante su hiring week. Una media de 10 por persona, aunque han llegado a pasar 21 empresas para 15 alumnos”.

Según el directivo, Madrid es actualmente su campus más grande, Miami el que más factura y Barcelona el más internacional. Por último, prevén que el de París (el último en abrirse, el pasado mes de junio) será el mayor en un par de años. “Estamos impresionados del ecosistema parisino de startups y de la cantidad de talento que está buscando entrar en el mundo digital”, subraya manrique, quien asegura que por ahora no planean llevar a cabo otra ronda de financiación. “Tenemos suficiente para llegar a nuestros objetivos de los próximos dos años sin problema”.

Esade, Uber y Wallapop, socios

Origen. Ironhack, creada por Ariel Quirones y Gonzalo Manrique, exalumnos de Harvard y Wharton respectivamente, nació en Silicon Valley debido a que las empresas allí situadas a menudo no hallaban los perfiles que necesitaban salidos de las universidades. En sus campus tienen un alto porcentaje de estudiantes internacionales (más de 40 nacionalidades solo en el último año).

Socios. La startup ha sellado acuerdos con Esade, con los que colaboran para ayudar a estudiantes de ADE a comprender mejor el mundo digital. Y con Uber en EE UU y con Wallapop, con la que ofrecieron 200.000 euros en becas a mujeres.

Profesores. Los profesores de Ironhack “son o han sido profesionales de la industria y siguen conectados a ella y a las últimas tecnologías”, dice Manrique, que señala que imparten alrededor del 50% de la formación con profesores que tienen en plantilla. “Además contamos con un pool de colaboradores (expertos en diferentes áreas) y de exalumnos que aportan muchísimo a la experiencia de clase. En la actualidad, son una plantilla con unos 40 empleados. La previsión es ir aumentándola según vayan incrementando el número de países en los que estarán presentes, con el consiguiente aumento de alumnos.

Campus. El cofundador de Ironhack cuenta que los campus de la compañía son espacios casi abiertos, colaborativos y diseñados para “aprender y generar comunidad”. El 90% de la formación que ofrecen es presencial. “Antes de que los programas empiecen tenemos el prework, que es un trabajo previo que los alumnos hacen online y que sirve para equiparar el nivel de todos nuestros alumnos y para que cuando vengan sepan unos mínimos y podamos así avanzar más rápido”, relata Manrique.

Source link