Rajoy lanzará el viernes el plan de inversión privada en carreteras | Compañías

El Gobierno ha acelerado para presentar antes de las vacaciones de agosto, concretamente este viernes, un fuerte estímulo a la inversión en infraestructuras con participación de capital privado. El esperado Plan Extraordinario de Inversiones en Carretera, mediante colaboración público-privada, va a ser revestido como elemento clave en la recuperación económica y del empleo, siendo lanzado por el presidente Mariano Rajoy. En La Moncloa también participará en la puesta de largo el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

En el sector de las infraestructuras se habla desde hace semanas de esta iniciativa, para cuyo diseño el ministerio de la obra pública ha mantenido contactos con las principales constructoras y concesionarias del país. Se especula con proyectos por 5.000 millones de euros, en los que la participación de la inversión privada podría superar la notable cota del 75%. Según fuentes conocedoras del plan, el Gobierno tratará de involucrar a la banca española y hará un llamamiento a la inversión a grandes fondos de infraestructuras.

Esta será la primera iniciativa de calado –a excepción del frustrado plan andaluz de concesiones– en busca de capital privado en carreteras tras la construcción de las radiales de Madrid, cuya quiebra ha abierto una brecha en la confianza del sector de las infraestructuras hacia el Ejecutivo. Pese a ello, durante la crisis ha habido múltiples llamamientos a las distintas Administraciones con el ofrecimiento de inversión a cambio de la explotación de los activos.

Durante la crisis ha habido múltiples llamamientos a las distintas Administraciones con el ofrecimiento de inversión a cambio de la explotación de los activos.

La patronal Seopan presentó en 2015 un informe con proyectos por 66.000 millones, para el que ofrecía respaldo privado, basado en infraestructuras sociales.

La inversión pública ha sufrido fuertes recortes en España en busca del cumplimiento de los objetivos de déficit. Esfuerzos que se agudizaron en 2016 con los acuerdos de no disponibilidad y el desplome de un 25% en la licitación pública, y en 2017 con una rebaja del 21,5% sobre lo presupuestado en el fatídico 2016.

El plan que Rajoy anunciará el viernes es un revulsivo con el que mantener el empleo local y renovar las referencias del sector para competir en el exterior.

Source link